Con el auge que ha tenido Prometeo, para bien o para mal, he decidido hacer este artículo que plantea hacer un recuento por algunas películas que tuve la oportunidad de ver y que me dejaron algunos traumas. El cine es una herramienta muy útil a la hora de ser usado como medio audiovisual, por ello uno de sus géneros cinematográficos, como lo es el del terror y horror, depende mucho de que tanto poderío en imágenes y sonido se le puedan dar, esto para causar mayor impacto psicológico.  El recurrir a criaturas infernales para potenciar y sustentar una historia siempre ha ocurrido, pues muy en el fondo, el ser humanos siempre ha tenido curiosidad y miedo a cosas que no entiende y que le aterran. Por ello quiero compartir con ustedes diez películas que nos ofrecieron, para nuestro insomnio, criaturas, ya conocidas; y monstruos, creados por el hombre o por una anomalía, que marcaron a una generación, y que a día de hoy, siguen recordándose, unas mas que otras.

Por motivos personales deje afuera de la lista criaturas mundialmente conocidas como los vampiros u hombres lobos, esto debido a que si bien el cine los fortaleció, sus leyendas ya estaban cimentadas desde mucho antes. Las monstruosidades que decidí incluir se debió a que el cine les dio el escape definitivo para consolidarse y recordarles. A final de cada criatura/monstruo inclui un video del mismo, para que se les quede en la memoria el porque decidí incluirlo. Espero y puedan ustedes también compartir sus propias criaturas que el cine les ha dado, a fin de cuentas este tipo de artículos son para diversión tanto de ustedes como el de un servidor.

28 dias despues

28 días después. Supongo que muchos de ustedes estarían esperando que hablase de zombies, o muertos vivientes, como mayormente son conocidos, pues su fama se ha incrementado considerablemente a raíz del éxito de la serie norteamericana The Walking Dead, una genialidad.  También hay que considerar el impacto de George A. Romero en el cine de zombies, considerado el padre por excelencia de tan horripilantes seres, pero no es sino hasta el 2002, de la mano del cineasta británico Danny Boyle, cuando en realidad el miedo se hace presente en referencia a “muertos vivientes”. Si somos estrictos, en realidad 28 días después, no trata sobre zombies, sino sobre “infectados”. ¿De que? Al parecer de un extraño virus que vuelve a las personas animales sedientos de sangre y carne. Lo peor no es que si te muerden o tienen contacto contigo te transformas, sino que a diferencia de los zombies, estos corren, y no por gusto. Eso es lo realmente aterrador. Pues mientras que en un estereotipo zombie la probabilidad de sobrevivir es altísima, pues estos son muy lentos, su único peligro es que son montoneros, los infectados suelen correr detrás de ti, y a menos que seas un atleta olímpico, no creo que sobrevivas más de dos días.

A esta le siguió una secuela de menor éxito en taquilla, pero de maravillosa manufactura, inclusive me atrevería a decir que mejor desarrollada y mas aterradora, la cual tiene una de las secuencias iniciales mas acojonantes que he presenciado. ¿Vivir en ese mundo? No, gracias.

Alien

Alien. ¿Hace falta decir más? El mundo del cine vio como en 1979 uno de los más terroríficos seres cobraba vida, esto a costa de la vida de un hombre. Alien es considerada una de las mejores películas de ciencia ficción y de horror en el cine, y no es para menos. Ridley Scott se dio a la tarea de convertir el sideral espacio como el hogar de criaturas y monstruos que causen pesadillas. Si de por si era vomitivo que un parasito se te adhiera a tu cabeza, te deposite un embrión en tu cuerpo y este mismo después de un tiempo explote, desde dentro, mientras la victima aun esta viva; el ver a un monstruo salir de tu interior no es nada agradable. Como es costumbre, la criatura crecerá y matara a todo el que se cruce en su camino. El hecho de que este conformada estructuralmente por acido, le da mas votos de simpatía.

Pero no es sino hasta siete años después, en 1986, cuando este monstruo se vuelve más amenazador, esto de la mano de James Cameron, en la película Aliens, por mucho su mejor trabajo, en la cual conoceremos a la madre de todos los monstruos, nunca mejor dicho, me refiero a la Reina Alien. De las posteriores secuelas es mejor olvidarse, poco o nada aportaron al universo creado por Scott.

Cloverfield

Cloverfield. Para muchos una estafa, para mí una genialidad absoluta que puso de moda un formato de filmación un tanto desgastado y mal usado: el de falso footage. A esto le agregamos el que esta filmada con cámara en mano, un estilo que es pesimamente empleado en el cine de terror, salvo en honrosas excepciones, pero que aquí cobra mucha mayor fuerza y coherencia. Producida por J.J Abrams, y dirigida por Matt Reeves, Cloverfield nos sitúa en la ciudad de Nueva York, la noche en la que esta misma es atacada por un monstruo desconocido, al parecer indestructible y con muy mal humor. Reeves nos presenta a los protagonistas como un grupo de amigos que están realizando la despedida de uno de ellos que parte a Japón, justo cuando el temible monstruo ataca. De ahí lo que sigue es solo correr por tu vida.

Lo escalofriante no es que el monstruo sea prácticamente invulnerable a todo, venga que atacar Nueva York por mas de una hora y con el ejercito irritándote y sin morirte, tiene su merito; sino que tiene unos “hijos” que conviene no encontrarte mientras caminas por un túnel oscuro. Basta decir que si estas pequeñas criaturas te llegan a morder, es cuestión de tiempo para que la victima explote en mil pedazos, como ocurrió a uno de los pobres personajes.

Critters

Critters. Quizás muchos de ustedes los conozcan de la infancia, pues es una película de los años 80´s y durante gran parte de la década posterior la trasmitían repetidamente en la televisión. Lo divertido de Critters es que es una mala película, pero cumple en su cometido: entretener. Y como no hacerlo, si con esos extraterrestres que presenta cualquiera le pensaría mas de una vez en andar de noche por praderas solitarias. La trama de la cinta es que unos pequeños seres, que logran escapar de una prisión de máxima seguridad en el espacio, huyen hacia la Tierra, pues ahí hay mucha carne para degustar.

Los escalofriantes seres caen en un pequeño poblado americano, raro, y deciden devorar todo lo que encuentran a su paso, lo cual incluye desde ganado hasta policías. Para mala fortuna de una familia de clase media, quienes viven alejados de la ciudad, ellos serán ahora el interés alimenticio de los pequeños seres. Lo temible de estos monstruos no era que atacasen en grupo, sino su endiablada dentadura, capaz de arrancarte un brazo de una mordida. ¿Les mencione que te lanzaban espinas envenenadas para dormirte y así comerte mejor?

Terror en lo Profundo

Terror en lo profundo. Posiblemente muchos de ustedes no conocen esta película, lo cual le otorgaría el beneficio de ser considerada de culto, mas por su divertida historia. Antes de que Stephen Sommers hiciese su mayor logro como cineasta, la divertida La momia, tuvo que hacer un trabajo de menor rango pero de endiablado entretenimiento. Deep Rising , traducida en México como Terror en lo profundo, parece que se esforzaron, nos presenta los horrores que el mar puede tener, y no, no me refiero a tiburones, sino a algo peor. ¿Recuerdan al Kraken o calamar gigante? Ya saben, ese que hunde barcos y devora hombres, bueno, ese es el protagonista, salvo que con mas mala rosca.

No solo ataca cruceros de lujo, sino que devora a todos sus tripulantes, esto mediante sus tentáculos que te comen de un bocado para posteriormente ser desintegrado, vivo, por el acido intestinal de la bestia. Por si esto no fuese suficientemente aterrador para nuestros protagonistas, aun deberán enfrentarse al mismísimo demonio en persona, el cual tiene muy mal aliento.

El Descenso

El descenso. Una de mis películas de horror favoritas de la década pasada, y de las mejores en su género. El director  Neil Marshall nos presenta la escalofriante bajada al mismísimo infierno en la piel de un grupo de amigas que deciden ir de viaje a unas tranquilas montañas. El objetivo, entre otros, es descender y recorrer unas cuevas muy famosas que están en los alrededores. Bueno, basta decir que se equivocaron de lugar y por ende deberán pagar las consecuencias. Pocas son las películas que retratan el miedo interno del ser humano, y sus mayores temores, pero esta lo cumple a la perfección.

Ya suficiente aterrador es perderte varios metros por debajo de la superficie en unas cuevas oscuras donde no logras ver un carajo, como para darte cuenta que hay criaturas con muy mala uva que viven por ahí. Aterradora, sugestionante, claustrofóbica, desesperanzadora y cruel. ¿Algo mas se le puede pedir a una película de horror? Lo dudo.

El Huesped

El huésped. El cine asiático tiene una relación más que gratificante con el terror y el horror a partes iguales, pero es quizás esta película, la que los aborda de una manera tan fascinante y desesperanzadora como ninguna otra. El director  Bong Joon-ho nos presenta la respuesta de lo que puede llegar a pasar si sueltas productos químicos en el agua, mayormente en un rio o mar. ¿Creerías que no habría consecuencias? Pues te equivocas, y los personajes de esta película serán testigos de ello. Basta recordar la memorable secuencia inicial, el primer ataque, para darte cuenta de lo buena que es esta película. Una joya para los amantes del género.

Lo mismo que una joya puede ser la criatura en si, pues es original y hasta fecha no he visto algo similar, salvo las interpretaciones de J.J Abrams a lo sobrenatural. Si esperas un final feliz aquí, te equivocas, pues a pesar de ser una película dividida entre la comedia y el drama, este ultimo suele imponerse con total frialdad.

Jurassic Park

Jurassic Park. Lo se, para muchos es una de sus películas preferidas, mía lo es, y es mundialmente famosa, en mayor parte por el atractivo visual que represento ver a los dinosaurios, en estado puro y decente, en el cine. Dirigida por Steven Spielberg y basada en la exitosa novela de Michael Crichton, este Parque Jurásico es todo menos un lugar familiar. Quizás sea menos aterrador y divertido ver a estos asombrosos animales detrás de una reja, pero cuando traspasan la misma, lo único que quieres es huir como loco descarriado. Una película que demuestra la ignorancia del hombre al tratar de ser Dios y manejar a la naturaleza a su conveniencia, pues esta misma esta muy por encima del dominio y entendimiento humano.

Comentaba con mi compañero Cristóbal sobre cual criatura colocar aquí, por un lado el tan temible T-Rex, inmortalizado en esa poderosa secuencia bajo al lluvia, o los tan mortíferos Velocirraptores, responsables de mas de un susto y grito en la sala de cine con la mítica escena en la cocina. Me decline por la primera, es brutal.

La Cosa

The thing. O traducida correctamente como “La cosa”, remake de la cinta El enigma de otro mundo del cineasta Howard Hawks, y que aborda el tema de un visitante alienígena que llega a la Tierra, y no precisamente de vacaciones. Dirigida por John Carpenter, uno de los maestros norteamericanos del terror, esta cinta es por demás un clásico del género y un ejemplo perfecto de como saber usar el miedo interior de las personas. Un grupo de científicos que trabajan en Alaska harán un terrible descubrimiento, en un campamento vecino, destruido, encontraran lo que parece ser una criatura congelada, al parecer, por muchos siglos.

Como buenos investigadores deciden llevarse a la curiosa criatura a su base, para después lamentarlo profundamente. Resulta que la criatura es un ser del espacio que puede tomar la forma de todo aquel ser vivo con el que interactúe, después de matarlo, claro esta. Les dejo la escena más memorable, una pasada.

Tiburon

Tiburón. Finalmente tenemos a una de las criaturas más difamadas y tratadas injustamente en el cine, me refiero al tiburón. Si bien es un animal hasta cierto punto peligroso, el decir que es un come-hombres es exagerar los hechos, pues generalmente nunca nos atacan por gusto, sino por error. Claro que hay una excepción, misma que hizo que millones de personas en todo el mundo no se atreviesen a tocar el agua por años. Se llamaba Jaws, “mandíbulas” en su traducción más cercana, y titulada en México como Tiburón, el tercer largometraje de Steven Spielberg, y su mejor trabajo hasta la fecha. La historia era simple: un tiburón gigante con mal humor que devoraba gente.

La película se convirtió en un clásico no solo por el tan famoso tiburón, mismo que solo veremos durante los últimos veinte minutos, sino también por la escalofriante melodía que John Williams compuso y que antecede al ataque del aterrador escualo. Una catedra de como usar el suspenso sin mostrar absolutamente nada. Si vas al mar y no tienes miedo de que un tiburón te devore, es por que estas mintiendo.