Crítica Blancanieves y el Cazador

Héroe de acción que hacen que mis ojos sonrían y mis oídos sangren.

[xrr rating=2/5]

Después de ‘Espejito, Espejito’, ya no tenía ánimo de otra versión de la tan querida princesa de cuento. Ahora en una de esas coincidencias, llegamos a tener una segunda opción con meses de diferencia que si alguien me pregunta quién ganó la guerra de las ‘Blancanieves’, me temo aceptarlo, pero es esta versión y sólo porque la protagonista sufre una transformación de adorable dama, a un héroe de acción con espada, armadura y todo la cosa. También, es un poco más entretenida que soportar Julia Roberts haciéndose la graciosa.

La película no se anda con timideces, desde los primeros minutos se hace sentir un ambiente épico con grandes vistas, escenarios medievales y hasta el uso inesperado de gran imaginación en el uso de efectos visuales. La dinámica dirección del novato Rupert Sanders le infunde grandeza al cuento de los hermanos Grimm, haciendo de esta versión de Blancanieves un personaje de acción que tiene que escapar de la Reina porque desea saborear su corazón. A tal grado llega la actualización, que hasta hacen del personaje un mesías con la capacidad de cambiar el reino. Casi, casi sólo les falta nombrarla  ‘Neo’ Blancura y Nieves.

Lo que es inevitable es la actuación tiesa de Kristen Stewart, quien durante la mitad de la película su personaje debe de padecer todo lo que uno del club que detesta ‘Crepúsculo soñaba alguna vez que le ocurriera. Tales desgracias incluyen: sufrir encerrada en una prisión, saltar de un risco, embarrarse de fango y salir huyendo de las llamas. Es todo un sueño hecho realidad las desgracias que el ocurren, pero la ilusión de que saldría bien librada del asunto termina cuando comienza a emitir extraños sonidos de su boca que se hacen pasar por diálogos, son tan absurdos que hasta canalizan innecesariamente a Shakespeare, cuando no lo es. Ni que decir de los motivantes discursos que realiza a sus súbditos que me hacen dudar de cualquier personas capaz en sus cinco sentidos pueda seguir a esta princesa en batalla.

La Reina, la mentada Reina que tanta falta le hace al cuento, es una de aquellas que se come el escenario con gritos y ojos de sapo. No está mal, es sólo que es evidente que Charlize Theron a momentos le exagera para llamar la atención. Ahora sí que no todos pueden gritar sin verse sobreactuados y ella no es una de la elegidas. Un punto a su favor es que sus escenas son entretenidas e interesantes porque el guión le proporciona una buena cantidad de fechorías. Después de una primera mitad dedicada a la majestad preocupada por su eterna juventud, se desaparece para resurgir en el requerido desenlace con todo y una lucha a muerte con ya saben quién. Su ausencia se hace sentir y no pueden imaginar como, porque lo que se tiene para suplantarla no es tan cautivador como ver a su majestad bañarse en crema marca Alpura.

Con variaciones en el uso de la manzana y algunos atajos por algún un bosque encantado, la cinta carece de sorpresas. Lo que si existe es esa sensación de que lo que miramos es relleno, como la introducción del cazador interpretado por Chris Hemsworth (quien sufre de un acento australiano difícil de ignorar). Tal personaje es sólo una herramienta capaz de producir luchas y persecuciones que permiten satisfacer a la audiencia adolescente o en mi caso, el que evite dormirme. Cuando se intenta brindarle profundidad con una historia trágica, no existe la menor importancia por lo que nos tiene que decir, es sólo una excusa para conversar con ‘Neo Chica’ cuando no esta siendo constantemente perseguida por el sicópata del hermano de la Reina. Al ser una anexo, la trama no fluye con naturalidad y cuando vienen los requeridos enanos, estos son despachados con mucha rapidez porque su tiempo fue utilizado ya por otro.

La película es prácticamente una gran persecución por todo el mundo mágico hasta llegar a la batalla final con espadas y la requerida lucha a muerte entre Blancanieves y la Reina. El que tenga grandes ambiciones puede que convenza a muchos como inocente entretenimiento que no requiere de mucho análisis, a mí en lo personal, lejos de las escenas de persecución y un buen uso de efectos visuales que hacen sonreír mis ojos; la película se vuelve eterna con una protagonista que me es inexplicable su fama y unos diálogos que hacen sangrar los oídos.


8 comentarios

  1. Chale Cristobal, con las 2 estrellas q le pones me dices “Mira esta película solo si no tienes nada mejor que hacer” y con la crítica entiendo que sí vale dedicarle un viernes o sábado por la noche en lugar de ir a echar cheves, cosa que es muy importante los fines.

  2. jejej la verdad que pense lo mismo cuando dijeron "es la elegida".

  3. Marilu Baudelaire Medellin Estrada

    Pues yo ameee la peliculaa estoii muii facinada con el mundo encantado y los enanos robaron mi corzon sinn contar el cazador amo su actuacioon a la reina la ame y kristen tambiien mega me agrada todaa la pelii me encantoo toda no parpadiiee ni nada todo la pelii con la boca abierta nono 😀 la ame cada quien es libre de pensar y criticar el cine yo la ameeee amee amee.

  4. Es de momentos la pelicula en mi opinion, y ahi un momento en que me recordo a Independence Day (Spoiler, momento de discurso), pasable en algunos lapsos, pero tampoco es la gran cosa. Sigo esperando a Spiderman y Batman. Saludos.

  5. Gabriel Ernesto Alvarado R

    Lo unico que impacta de la pelicula son las escenas de charlize theron, de ahi en mas relleno, el cazador ni si quiera tenia cabida como protagonista.

  6. Lo mas feo de la pelicula de Blancanieves es Blancanieves. Como me hubiera parecido mas interesante ver a la chica de los juegos del hambre hacerla de Blancanieves, o a Nataly Portman de Ravenna. Me parecio una pelicula dispareja, floja y con la peor Stewart que recuerde.

  7. Alexandra Alexandre Mateo

    la vi hoy, la verdad me gusto la critica esta muy bien realizada y me parece q la actuación de charlize fue la mas llamativa, tanto el cazador como la princesa y williams fueron nulos. es mas a la princesa le falto mas protagonismo.

Deja un comentario