En medio de grabaciones de lo que es la séptima entrega de la famosa serie de autos de carreras, es impensable no detener una producción mermada por la inesperada muerte de uno de sus protagonistas. Después de todo son seres humanos los que tienen que pararse en frente de cámaras y fingir cualquier cosa que el libreto demande. No creo que ninguno de los actores del elenco tenga las ganas o el animo de seguir en estos momentos, sin antes darles un descanso que logre sanar el dolor de la perdida de un compañero o amigo.

Paul-Walker-y-Vin-Diesel

Por lo pronto los estudios Fox ya posicionaron ‘Rise of the Planet of the Apes’ para el mismo fin de semana que habría de estrenarse ‘Fast and Furious 7’, todo en espera del inminente anuncio de un retraso en la premier. Es casi un hecho de que con todo lo ocurrido, alguna vez saldrá a la luz lo que tristemente será el último trabajo de Walker. No los culpo el que sigan adelante con la producción, después de todo existe demasiado dinero invertido, además de centenares de empleos de por medio.

En donde ya empezaría a expresar mi disgusto es una posible octava o hasta novena parte dentro de la nueva trilogía que se tenía planeada.

Para empezar, esto ya esta comprobado que no funciona sin Vin Diesel y Paul Walker como protagonistas: ‘2 Fast 2 Furious’ es una secuela que exprimió digamos que el prestigio de su antecesora y ‘Tokyo Drift’ vino a cimentar que era imposible replicar éxito. Los productores creyeron que tenía una fórmula y que con sólo tener autos custom era posible poner a cualquiera como protagonistas. Decir que fue un fracaso es exagerado, pero las pésimas críticas de hasta los fans hicieron evidente que esto no podía seguir. Es por eso que llegamos a una cuarta parte que revivió la saga que se creía pérdida gracias a que se regresaron a los origenes con la participaciones de Vin Diesel, Michelle Rodriguez, y Jordana Brewster. ¿Y adivinen qué? Funcionó 

Fast-and-Furious-2,3

Ahora, entiendo que Rápido y Furioso no puede ser jamás un ejemplo guionismo o tan siquiera de planeación, porque la sexta parte dejó mucho que desear en esos departamentos. Ese filme no pide, te reclama que creas en resucitados donde desde un inicio no los había, con tal de seguir produciendo películas hasta el infinito. Sencillamente, ya no hay para donde ir. Esto ya ni es Rápido y Furioso, se ha vuelto en un especial de dos horas donde reúnes a tus personajes preferidos, haces explotar vehículos, presentas a un estúpido villano y quienes se supone eran pilotos de autos, ahora ya son un equipo especializado en atracos con todo y stunts al estilo de James Bond.

Por más duro que parezca. La muerte de Paul Walker les esta haciendo un favor al sobrevalorar un película a niveles más lejanos de lo que la mercadotecnia permite. ¿Quién no quedra ver el último trabajo de quien se ha vuelto un icono de la juventud durante una década? Es cierto, sus trabajos no son para premios, pero adolescentes que ahora son adultos lo conocen porque crecieron con sus aventuras. Sólo por eso Rápido y Furioso 8 será la película del siguiente año.

Lejos de los niveles de morbo sobre las circunstancias del fallecimiento de Walker y asquerosamente propagados por los medios de comunicación,  estoy más intrigado por saber como lograrán continuar grabando la cinta sin la participación del actor. Se sabe que el hermano al parecer estará presente en algunas escenas, e inclusive se rumora la muerte del personaje dentro del contexto de la trama. Lo que sea, la especulación dará pie a más noticias de entretenimiento que espero sean más profesionales.

Así que responderé a mi pregunta: ¿Debe de seguir Rápido y Furioso?

Simplemente y con un rotundo. ¡NO!