Después del ‘Sexto Sentido’ y ‘Señales, le he perdido la pista a M. Night Shyamalan. El motivo principal había sido el tumulto de críticas negativas que reciben sus películas, además de los trailers que no venden nada fuera de lo ordinario. Uno pudiera llegar a pensar que es un complot contra el joven director, o que fue tanto el éxito de su primera película que es natural exigirle de acuerdo a su prometedor talento. Luego llegó ‘Avatar’ y no solo consolido todo lo que se escribió de él, si no que lo dejo grabado en canteras de mármol para la eternidad. ¡Que pedazo de desecho orgánico le regalo a la humanidad con ese engendro de cinta! Después de eso uno hubiera considerado el retiro, pero para su fortuna el daño fue a un grupo selecto de fanáticos de una famosa serie de animación por lo que su error medio paso desapercibido. Después de tres años de estar en el limbo es que tenemos otra producción ‘Shameliana’ y los resultados son mucho mejores a su anterior película. De pésimo, hemos avanzado a menos pésimo, lo cual ya es progreso.

Despues de la Tierra

No se si sean sus miedos a un rotundo rechazo o simplemente el Sr. Night se esta yendo por el camino seguro. ‘Después de la Tierra’ es una cinta carente de ambición, prefabricada con las mismas fórmulas de siempre y con el mayor pecado de no negarlo. Es tan transparente a donde se dirige la trama que simplemente con leer la sinopsis uno puede deducir el resultado. Me la pase esperando ese aspecto único que hiciera especial esta película y eso simplemente nunca llego. La justificación que le encuentro a este filme es de ser una carta de presentación para Jaden Smith y para pagar las deudas del desprestigiado director. No más.

La mayoría del tiempo transcurre contando las oportunidades perdidas de un libreto que no tiene concepto de astrofísica o de evolución. Con absurdos como explosiones de asteroides, comunicaciones intergalácticas en la palma de tu mano, una verde vegetación tóxica de la Tierra que no puede producir oxigeno para humanos, pero si para su múltiple vida silvestre. Este libreto es un montón de excusas para hacer funcionar un concepto que requiere de remaches como lo fue con una ave samaritana que ayuda a nuestro héroe.

Will Smith

El siempre carismático Will Smith es reducido a una versión desgajada de un actor que esta a fuerzas en una película. Se hubieran ahorrado dinero con un espantapájaros dictando ordenes. Es cierto que va acorde al concepto de cero miedos para sobrevivir, lo que sucede es que se vuelve la proyección de nuestras emociones a lo que miramos. Y no es nada bueno. A eso hay que agregarle el drama de una perdida familiar que no funciona por la incoherente reacciones que tienen nuestros protagonistas a tal trauma. Por una lado tenemos al padre más vulcano que Spock y por el otro al adolescente en toda su gloria hormonal destruyéndose internamente sin que a nosotros nos importe. ¿Como esperan que simpatice ante esta disfuncional pareja?

Es así que llegamos al verdadero protagonista: Jaden Smith. El joven no es un mal actor, aunque me agrado más en Karate Kid. Lo que sucede es que se que se ve forzado a expresar emociones enfrente a un témpano de hielo haciéndose ver en ridículo y sobreactuado. Cuando no tienes esa retroalimentación de parte de otra persona, más vale que tengas un buen guionista para expresar sentimientos porque de lo contrario sólo veras una adolescente haciendo berrinches y eso es lo que tenemos en esta ocasión. Es al final cuando empieza a mover las neuronas cuando tenemos un respiro y lo empezamos a respetar como personaje, mientras tenemos que apoyar ese saco de miedo andante en una serie de persecuciones a través de la selva.

Destruccion

A pesar de tanta desgracia junta en 90 minutos, existen detalles interesantes y son mayormente en conceptos tecnológicos: como el uso de un traje inteligente que cambia de color de acuerdo al ambiente, las pastillas que auxilian en la respiración, los diseños de las naves, el arma de combate y hasta el botiquín de emergencia. Otro detalle positivo es el mensaje sobre la realidad del miedo y como combatirlo. Aún cuando no funciona del todo, es respetable el esfuerzo de querer tener profundidad filosófica en medio de un melodrama redundante.

Es difícil recomendar ‘Después de la Tierra’ no solo por tener la desventaja de ser ciencia ficción, si no por su excesivo uso de fórmulas agotadas. Y aún olvidándonos del reciclaje, la torpeza para narrar una historia coherente sin que parezca que esta parchando sus errores con salidas fáciles es lo que da el tiro de gracia. En medio de tanto estreno semanal no tiene nada de especial más que el apoyo mercadológico de un estudio desesperado de salvar su inversión económica, un actor famoso junto con su hijo y un director que tendrá mayores dificultades para dirigir su próxima película. Si es que aún existen valientes que puedan confiar en él.

[xrr rating= 2/5]