Todos han sido hipnotizados por el elenco, es por eso que ha recibido tanto premio. No importa que esto tarde más tiempo que el horno de microondas que explota, o que no tenga un desenlace conciso que me haga salir de la sala de cine satisfecho; simple y sencillamente son las actuaciones las que hacen que sobresalga Escándalo Americano del resto.

Fui de los primeros que dudaron de la nominación a mejor actor que recibió Christian Bale, porque ya se me había olvidado de lo que fue capaz de hacer en ‘The Fighter’. Le agradezco el recordatorio a su capacidad transformativa y habilidad para crear un personaje que mande de vacaciones cualquier dieta o vanidad en la cabellera. Lo que hace de Irving Rosenfeld es digno de reconocimiento, porque con gran control y sin mucha exhibición crees en que este hombre pueda realizar su trabajo, sin que nadie logre detenerlo. De él depende toda la película y de que los giros que da el libreto sean convincentes. Sin él, no estaríamos hablando de premios.

Elenco-American-Hustle

Si me he brincado la breve reseña explicando la trama, es porque es lo menos que resulta de todo esto. Es cierto que el libreto es ingenioso, inteligente, con personajes vibrantes y situaciones interesantes; pero también abusa del monologo personal para explicar todo, comienza con una escena que no funciona para intrigarnos y como se ha vuelto costumbre regresamos a días antes para volver a llegar al mismo punto donde iniciamos. Ni que decir del desenlace que se asemeja a un continuará, que a un punto conciso. Y por más rudo que sea con los guionistas David O. Russell y Eric Warren Singer; debo de admitir que es de lo mejor que hemos tenido en el año.

Me ha gustado como la película aumenta su grado de complejidad conforme transcurre la trama y de cierta forma resultan ser tres películas distintas. Al principio tenemos la infidelidad de Irving Rosenfeld (Christian Bale) y su bella dama Sidney Prossier (Amy Adams), como si tratase de una historia de amor; luego seguimos con una supuesta colaboración con el agente del FBI Richie DiMaso (Bradley Cooper); y terminamos con una serie de engaños en donde existe dinero de la mafia, corrupción política, burocracia gubernamental, venganza y hasta la dichosa comedia que insisten en vendernos.

Christian-Bale

Debe de existir una tabla de medidas para determinar que esta cinta es una comedia. Las escenas con la increíble Rosalyn Rosenfeld (Jennifer Lawrence) que a lo máximo resultan ser 15 minutos (hasta creo que es mucho) no pueden ser suficiente para determinar tal género. Ni las interacciones que tiene el elenco en donde existe levedad en sus diálogos pueden justificarlo. Fiel al tema de la película, esto fue un fraude para colarse en los premios de comedia para Los Globos de Oro.

Recordando premios, todavía me falta un largo recorrido para valorar merecimientos, pero Jennifer Lawrence está resultando ser una actriz sumamente interesante. Cada momento que estaba en pantalla estaba sonriendo por la bola de estupideces que decía , o por su actitud ante la infedelidad de su esposo. Su momento de consagración fue cuando conoció a la amante de su marido, o cuando le explica su método de estimulación de ideas. Lo triste es que se ausenta largos periodos de tiempo.

Tampoco se me puede olvidar la bella Amy Adams, el siempre alegre Bradley Cooper o el no tan convincente italiano Jeremy Renner. De estos tres, Adams es la que ha recibido reconocimientos por su habilidad de interpretar la dualidad de Sidney Prossier.  Su personaje es de esos que se llevan premios, porque tiene que demostrar ser una dama vulnerable que busca superación económica, y cuando le conviene a sus intereses, comportarse como dama refinada capaz de engañar a todos.

Jennifer-Lawrence-American-Hustle

El director David O. Russell ha resultado ser sumamente confiable. No le importa tardarse en desarrollar sus personajes, explicar plenamente lo que sucede y recrear con detalle la era de los setentas. También es fascinante como sin restricciones utiliza escenarios al aire libre, que solo me puedo imaginar el trabajo para lograrlo. El que la trama se desarrolle hace cuatro décadas es una fortaleza más de la cinta y no una excusa para hacerla relevante.

Hay que reconocer la capacidad que ha tenido el director para explotar el talento de este grupo de actores promesa. Se nota claramente que están disfrutando de su trabajo. Es por eso que cuando aparecen en ceremonias recibiendo premios, ni ellos mismos se lo creen.

Escándalo Americano es una película compleja, que difícilmente hubiera podido ser llevada a cabo por un novato. Aparenta tener una estructura sencilla, para luego sorprendernos con giros inesperados. No voy negar que al principio cuesta trabajo involucrarse con el filme y no es hasta que la presencia de Jennifer Lawrence se hace constante, que la película toma vuelo. Más sin embargo, resulta ser una de las mejores películas del año.

Ya veremos en algunas semanas si es la sorpresa de los Premios Oscar, porque la cinta está hecha a la medida para la ceremonia.

Todos han sido hipnotizados por el elenco, es por eso que ha recibido tanto premio. No importa que esto tarde más tiempo que el horno de microondas que explota, o que no tenga un desenlace conciso que me haga salir de la sala de cine satisfecho; simple y sencillamente son las actuaciones las que hacen que sobresalga Escándalo Americano del resto. Fui de los primeros que dudaron de la nominación a mejor actor que recibió Christian Bale, porque ya se me había olvidado de lo que fue capaz de hacer en 'The Fighter'. Le agradezco el recordatorio a su capacidad…
Aparenta tener una estructura sencilla, para luego sorprendernos con giros inesperados en la trama. Su fortaleza radica en las actuaciones de un elenco envidiable.

Review Overview

Dirección
Actuaciones
Libreto

4.5

Aparenta tener una estructura sencilla, para luego sorprendernos con giros inesperados en la trama. Su fortaleza radica en las actuaciones de un elenco envidiable.