Lo prometido es deuda y por ello ando nuevamente colaborando, gustosamente, en CinéfiloCriticón luego de haberlo dejado abandonado por un rato; algo que estaba fuera de mis manos, la verdad. Pero bueno, toca enfocarse en el mes de Octubre y como les había comentado hará unas semanas, a comienzos del mes si mal no me falla la memoria, llevaré a cabo ciertos artículos del género del horror en el blog; mayormente críticas de películas y ciertos análisis. Recientemente, les cuento, un compañero y amigo muy cercano, me recomendó una película de horror que si bien ya había escuchado mucho con anterioridad, nunca me tome el tiempo para visionarla; lo cual resulta interesante si tomamos en consideración que del cine de horror estrenado en la última década, lo cual incluye ciertas joyitas, El cuarto contacto goza un estatus casi de culto entre muchos seguidores amantes del género. Habiéndola visto, creo entenderlos.

Tomando como excusa la técnica, ya agotada hasta la aburrición, de found footage, el novato director Olatunde Osunsanmi y la reconocida actriz Milla Jovovich, reconocida por un servidor por haberse cagado en la saga de Resident Evil, nos brindan un proyecto que a priori parte de hechos reales; lo cual parece gustar mucho a los fans del horror, no sé por qué. Supongo que la sensación que trasmiten imágenes basadas en acontecimientos reales y filmadas de tal manera que parezcan verídicas, trasmite al espectador cierta sensación perturbadora y aterradora en su subsconsiente. No por nada el éxito que tuvo El proyecto de la bruja de blair se debió en gran parte en hacer creer al visionado de que lo que estaba viendo era real, aunque a final de cuentas todo se tratase de un inteligente engaño colectivo.

CuartoContacto2

La ola de películas que utilizan esta técnica, algunas más logradas que otras, han caído en el error de tratar de engañar al espectador con algo que es mentira; y el espectador que no es ningún tonto, ya se la sabe, por ello generalmente las deja pasar de lado, al menos en los últimos años. Entonces, ¿por qué El cuarto contacto no quedó en el olvido y si generó ese miedo que tantas otras películas no pudieron? Bueno, quizás se deba a la estructura narrativa con la cual esta contada. Desde los primeros minutos, tanto el director como los actores, te dejan saber que lo que estás a punto de ver es una “dramatización” de los hechos ocurridos en Nome, Alaska; lugar donde han ocurrido ciertas desapariciones de personas, relacionadas con el fenómeno extraterrestre. El cuarto contacto hace referencia al contacto físico con dichas entidades paranormales: la abducción.

Cuando me refiero a “dramatización”, técnica real y funcional en el cine, trato de decir que actores profesionales van a recrear los acontecimientos reales que ocurrieron. Así es entonces como El cuarto contacto nos presenta a Abigail Tyler, interpretada por Jovovich, una  psicoterapeuta  atormentada por el asesinato de su esposo años atrás y que ahora se dedica a tratar a varios pacientes con un común denominador: problemas al dormir y visiones de lechuzas. La película intercala grabaciones reales de las sesiones terapéuticas de Tyler con sus pacientes y secuencias recreadas por los actores. Conforme avanza la trama nos daremos cuenta que hay una grabación que es el hilo conductor de todo el suspenso que explotara al final: la entrevista a la Abigail “real” en un programa de televisión.

CuartoContacto3

La idea general de la película es sembrar una pequeña semilla en el espectador que irá germinando conforme nos acerquemos al clímax aterrador de la historia; que si somos sinceros no es que sea aterrador como tal pero si es sumamente perturbador. El ser humano por naturaleza ha decidido, por voluntad propia, creer en ciertas cosas irreales, según para los más escépticos, que rondan a nuestro alrededor; cosas como fantasmas, entidades diabólicas o extraterrestres, han estado en el imaginativo colectivo por siglos y no es sorpresa que a muchos les encanten este tipo de temáticas retratadas en el cine. Es por ello que El cuarto contacto ha tenido una aceptación mayoritaria por parte del público, más no de la crítica, puesto que deja a decisión meramente personal del espectador si creer o no en lo que acaba de ver. Una decisión que será difícil de determinar al presenciar una de las secuencias más horribles en el cine de horror: la grabación de abducción de uno de los pacientes de Tyler, y no precisamente por el vídeo, sino por las frases que el paciente dice.CuartoContacto4

No creo que El cuarto contacto sea una obra mayor en el género del horror, tal vez ni siquiera podría ser un trabajo memorable como tal; sin embargo, el engranaje de partes que conforman la estructura de la película permite que el espectador pueda disfrutar sin mayores quejas una historia contada de una manera correcta y muy acertada. Yo conozco el trabajo de fondo y sé de buena manera si los hechos ocurridos son reales o mentiras, pero no se los diré para no arruinarles la película. ¿La recomiendo? Si, un sencillo y práctico trabajo que cumple sus expectativas y que seguramente te dejará perturbado en tu habitación, a solas en la noche.