No todo en los premios Oscar es malo, ni tampoco maravilloso, pero hay que reconocer que a lo largo de su historia han tenido más tropiezos que aciertos, por ello fue el motivo de los artículos que hice con respecto a los mismos; sin embargo, también hay un lado positivo, y es el que nos toca cubrir hoy. Si el Oscar aún no pierde su prestigio ni su fama se debe principalmente a una serie de títulos fílmicos que ayudaron a forjar su leyenda habiéndose coronado como Mejor Película en los poco más de 80 años de vida de dicho certamen. Hubo, y espero que en años posteriores las haya, películas que fueron premiadas con el máximo galardón y que a día de hoy son consideradas clásicos cinematográficos en todo el mundo, y razones hay de sobra. No solo eran las mejores películas nominadas sino que además dejaron un legado que aún en nuestros días es difícil no reconocer o copiar pues aportaron al cine mundial algo más que una buena historia; aportaron calidad, emoción, horror, risas, lágrimas, secuencias imborrables, actuaciones inolvidables, música eterna y, más importante aún, una trascendencia cultural que no se trasmite por palabras sino por imágenes. Acá las más grandes ganadoras del premio Oscar.

Lo que el viento se llevó – Edición 12th del Oscar

Gone-with-the-Wind

Una de las grandes joyas del cine norteamericano y un clásico imperecedero alrededor del mundo, quizás sea la película que mejor demuestre la época de oro del cine en Hollywood. Basada en la novela del mismo nombre escrita por  Margaret Mitchell y llevada al cine de la mano del productor David O. Selznick, Lo que el viento se llevo es una película de amor y épica, por donde se le mire. La química que lograron en pantalla Vivien Leigh y Clark Gable es aún inolvidable, sobretodo la gran frase final de Gable, todo un hito en la cinematografía. No solo revolucionó técnicamente la manera de hacer cine en Hollywood sino que además entregó una de las historias más entrañables en el séptimo arte. La película que la gran mayoría de mujeres en todo el mundo adoran, y la razón es más que evidente: una chica frágil que debe transformarse física y emocionalmente cuando el mundo a su alrededor empieza a colapsarse. Woman Power.

Casablanca – Edición 16th del Oscar

Casablanca

Para muchos la mejor película de amor de la historia del cine, personalmente no lo considero así, sin embargo es innegable que sea un clásico inmortal. El director Michael Curtiz nos entrega un relato sufrido y doloroso sobre una trágica historia de amor ocurrida durante la segunda guerra mundial.  Humphrey Bogart e Ingrid Bergman ofrecen una actuación en conjunto para la posteridad y nos hacen recordar que el cine es mágico, al menos en esta película. ¿Qué harías por hacer que la mujer que amas sea feliz, aunque esto implique que no lo sea a tu lado sino en los brazos de otro hombre? Vaya, sin duda alguna una flecha mortal al corazón humano y una historia que traspasa barreras culturas. Insuperable, hermosa y perfecta.

Ben-Hur – Edición 32th del Oscar

Ben-Hur

Posiblemente la última gran superproducción de Hollywood. Basada en la novela homónima de  Lewis Wallace escrita en 1880 y llevada igualmente al cine en 1925, como película muda, el Ben-Hur de 1959 y dirigida por  William Wyler es la más memorable. Una historia de traición y justicia ambientada durante la época que el hijo de Dios (Jesús de Nazaret) camino entre los hombres y que demuestra el triunfo del espíritu humano ante cualquier adversidad en la piel de uno de los grandes héroes y personajes del cine: Judá Ben-Hur, interpretado por un magnifico Charlton Heston en el papel de su vida y acompañado por un reparto de secundarios igualmente sobresalientes. Todo en éste relato es épico y estremecedor, incluyendo la mítica carrera de cuadrillas, una demostración de técnica y narrativa donde se lleva a cabo la confrontación definitiva entre el bien y el mal.

El apartamento – Edición 33th del Oscar

Apartamento

Una de las películas más hermosas y conmovedoras de la historia del cine, por mucho. Billy Wilder, irrepetible director, nos entrega una trágica historia de amor donde un pobre oficinista tratará de conquistar a la que, muy probablemente, sea la mujer más sexy y hermosa que se haya visto en una película. Un relato sobre el verdadero amor que deja un legado único y que aún en nuestros días merece la pena volver a verse una y otra vez. Cine a la vieja escuela, filmado milimetricamente bien para narrarnos el sueño de todo gran perdedor: conquistar a la mujer de sus sueños. La secuencia final no solo te deja una sonrisa en el rostro sino que es muy probable que sea una de las imágenes más inolvidables del gran cine mundial.

Amor sin barreras – Edición 34th del Oscar

WestSideStory

Que la historia de amor más famosa del mundo, Romeo y Julieta, haya sido adaptada infinidad de veces al cine no es algo extraño, sobretodo si tenemos en cuenta que es probablemente el relato más fácil de digerir de Shakespeare, sin embargo, es aquí, en forma de musical, cuando logra su mayor representación artística. Basada, igualmente, en el musical del mismo nombre, y adaptando la historia a modo de que sea un relato entre pandillas callejeras, Amor sin barreras es un éxito fílmico que lleva a su punto más alto el musical como género cinematográfico. Canciones únicas, coreografías perfectas, escenarios inolvidables y una portentosa selección de actores hacen de esta película el mejor musical de la historia del cine. Nunca se volverá a hacer nada parecido.

Lawrence de Arabia – Edición 35th del Oscar

Lawrence

El gran tesoro de Inglaterra y una de las películas visualmente más impresionantes y hermosas del cine, casi nada. No es casualidad que en Estados Unidos la consideren un patrimonio cultural en lo que respecta al arte pues estamos hablando de una cinta que para su época dejó una huella imborrable que aún permanece vigente en nuestros días. Pocas veces el desierto se vio tan majestuoso e increíble para lograr meter al espectador en un relato ambientado durante la primera guerra mundial. Si deseas ver cine de época, de ese que hoy en día ni por asomo se hace seriamente, bueno, pues no debes perderte una de las grandes joyas del cine que deja en evidencia, y con nostalgia, que cine de estas proporciones tan épicas jamás se volverá a hacer en el mundo tan tecnológico en el que vivimos. Clásico inigualable.

El padrino – Edición 45th del Oscar

El_Padrino

Para los americanos, la más grande película hecha, y poco se les puede discutir, la verdad. Francis Ford Coppola lleva a la gran pantalla lo que en definitiva es el relato sobre gangsters más famoso y perfecto que se ha hecho. Mario Puzo, escritor de la novela, colabora con Coppola en el guión y de la mano de Gordon Willis, extraordinario cinefotografo, nos ofrecen una historia sobre el ascenso y caída al poder, amén de la importancia de la familia como estructura fundamental en el crecimiento de cualquier sociedad. Pocas veces volverás a simpatizar más con los villanos que con los propios héroes o víctimas de un película. Marlon Brando nos entrega al hombre más poderoso y respetado que el cine haya visto. La película como tal tiene una calificación perfecta por parte de la crítica y en cualquier listado que se haga de cine hoy, mañana o en diez años, siempre estará en primer lugar.

El padrino Parte II – Edición 47th del Oscar

PadrinoII

Quizás sea el único que piense que ésta película es no solo mejor que su predecesora sino que además es sin ningún problema la más grande película hecha en el cine. El padrino es un logro monumental en el cine pero ya existía una fuente de inspiración en papel, sin embargo atreverse a hacer una secuela, de algo que era ya perfecto, merece nuestro reconocimiento por donde se le mire. Si fracasaban y echaban a perder algo que ya era mítico, el mundo jamás se los perdonaría, y Coppola lo sabía a la perfección, por ello aumenta aún más la admiración y valentía hacia con una película que supera en todos los aspectos a la primera y que nos entrega a uno de los mejores villanos del cine. Esta debe ser la película base que todo cineasta y estudio en Hollywood debe tomar como referencia para atreverse a hacer secuelas.

Atrapado sin salida – Edición 48th del Oscar

AtrapadoSinSalida

Otro relato soberbio y único que nos recuerda que el cine no tiene límite alguno para contarnos una historia maravillosa. Atrapado sin salida, basada en el libro escrito por  Ken Kesey, y dirigida por Miloš Forman, es una película igualmente deprimente como conmovedora que te hará perder la esperanza en este mundo. Jack Nicholson ofrece el que puede ser el papel de su vida en la piel de un criminal ante los ojos de la sociedad que para eludir la prisión aparenta tener un desorden mental y con ello se gana el boleto a una institución psiquiátrica donde no habrá lugar para la esperanza. Nicholson brilla con luz propia y nos ofrece una actuación sincera, humana y hermosa donde nos enseña que el espíritu humano es inquebrantable, o al menos hasta que hacen pedazos tu cuerpo. La secuencia final es legendaria.

El silencio de los inocentes – Edición 64th del Oscar

the-silence-of-the-lambs

Otra novela trasladada al cine que demuestra, una vez más, que la literatura y el cine pueden ir de la mano. La película, así como el libro, siguen las peripecias de la agente del FBI,  Clarice Starling, interpretada por una maravillosa Jodie Foster, quién deberá intentar atrapar a un asesino en serie que se dedica a atacar a jóvenes mujeres. Debido a que el propio FBI y la policía no saben como localizar al asesino, Starling deberá recurrir a un reconocido psiquiatra, Hannibal Lecter, para que le de pistas sobre cómo poder atrapar a su asesino. Cabe mencionar no solo que el propio Lecter es también un asesino, sino que en la piel de Anthony Hopkins, entrega a uno de los más grandes villanos de la historia del cine. Si bien la película como tal no es tan grandiosa, el reparto actoral compensa los puntos flojos que la historia pudiera tener. Merece estar entre las más grandes por el simple hecho de retratar la batalla entre un héroe y un villano, un grandísimo villano.

Los imperdonables – Edición 65th del Oscar

Imperdonables

El último gran western que el cine nos ha dado, nada menos que de la mano de alguien que conoce muy bien el género: Clint Eastwood. Eastwood se hizo famoso por colaborar bajo las ordenes del gran Sergio Leone y acá, ya como cineasta encumbrado, nos ofrece un relato de venganza y justicia filmado de una manera brutal y devastadora. Un grupo de bandidos ha desfigurado el rostro a una prostituta, motivo por el cual se ofrece una recompensa para aquellos que hagan justicia, situación que ocasionará un problema con el sherrif del lugar, mismo que no permite que se tome la justicia en otras manos que no sean las suyas. Duelo de actuaciones, gran cine y una película memorable que los amantes del western guardarán en lo más profundo de su gusto cinéfilo. Imperdible.

La lista de Schindler – Edición 66th del Oscar

Schindlers-list

La película que, finalmente, le dio el reconocimiento que tanto merecía Steven Spielberg como uno de los más grandes cineastas de la historia. No es su mejor película, esa sigue siendo Tiburón, pero si es un poderoso y devastador relato sobre el horripilante genocidio que los alemanes hicieron con los judíos durante la segunda guerra mundial. Posiblemente la película más emblemática de dicho acontecimiento histórico. La música de John Williams y la fotografía de  Janusz Kaminski respaldan a un inspirado Spielberg que trata de contarnos, de una forma humilde, que en la época más oscura de la humanidad, un hombre tuvo el coraje para salvar a miles de una muerte segura.

Forrest Gump – Edición 67th del Oscar

Forrest-Gump

Una de las historias más divertidas, únicas y entrañables de la historia del cine. Nunca se había hecho, ni se volverá a hacer, nada parecido. Y es que en su inverosimilitud y disparate, Forrest Gump usa el cine para mostrarnos una historia imposible sobre un individuo discapacitado, algunos dirán estúpido, que triunfó en todo lo que hizo y propuso con tal de conquistar a la chica de sus sueños. Ni el director Robert Zemeckis ni el actor Tom Hanks pensaron que la gente y la crítica se tomaría la película en un tono serio, mayormente porque parecía más una fantasía irreal que un drama humano. Bueno, no solo le arrebató el Oscar a Cadena perpetua sino que además se convirtió en una de las películas más amadas y queridas por Estados Unidos y el resto del mundo.

Corazón Valiente – Edición 68th del Oscar

Braveheart

Una salvajada. Una épica de gran escala que dejó en evidencia que Mel Gibson tenía talento, y ún lo tiene aunque se esfuerce en demostrar lo contrario. Si bien la película como tal tiene infinidad de errores históricos con respecto a la vida y legado de William Wallace, héroe escocés reconocido por llevar a su pueblo a levantarse en armas ante la tiranía y esclavitud por parte de los ingleses, Gibson saca provecho de las herramientas cinematográficas para entregarnos un relato de triunfo bañado en sangre, sudor y lágrimas, todo ello con tal de demostrar la fortaleza humana de un individuo que lucho y murió para lograr que sus hermanos, como seres vivos, tuvieran libertad. Las secuencias de guerra aún siguen siendo insuperables.

El paciente inglés – Edición 69th del Oscar

El-paciente-ingles

Un maravilloso drama bélico que muy probablemente no conozcas, mayormente porque no tuvo, ni tiene, la propaganda necesaria para que le prestes atención. Basada en la novela del mismo nombre, Anthony Minghella lleva a la gran pantalla una historia conmovedora y trágica sobre un hombre sin identidad, el paciente inglés, que tras un accidente aéreo quedó con el cuerpo desfigurado por las llamas. Una enfermera se hará cargo de él, entablando con ello una relación de amistad y conociendo, durante el transcurso de la película, la historia detrás del hombre que yace postrado en cama con quemaduras en su cuerpo. Una película muy humana y cruda sobre un amor perdido en el tiempo que te sacará más de una lágrima. Aún estas a tiempo de verla.

Belleza americana – Edición 72th del Oscar

Belleza_Americana

Otra de las grandes joyas del cine estadounidense que resguardan con recelo. Sam Mendes nos entrega un discurso crítico sobre la vida del americano promedio en un país sumido en la violencia, drogas y capitalismo. Es así como formaremos parte de una familia de clase media, liderada por un monumental Kevin Spacey, que deberá afrontar la crisis del matrimonio, la educación de su hija única y aparentar ser algo que no son ante una sociedad que solo se fija en lo superficial para etiquetar clases sociales. Es una película muy sencilla en forma pero monstruosamente poderosa en contenido y mensaje.

El señor de los anillos: El retorno del rey – Edición 76th del Oscar

ElRetornodelRey

La más grande historia de fantasía que el cine nos haya dado. Peter Jackson y un increíble grupo de personas detrás de él, se animaron a llevar a la gran pantalla la trilogía épica de J.R.R. Tolkien sobre la Tierra Media, y el resultado es ya un clásico. El retorno del rey supone el tercer y último libro, así como el punto final de la trilogía fílmica, dando por cerrado un viaje único, inigualable, inolvidable y fantástico sobre la lucha del bien contra el mal. Nunca se volverá a ver nada parecido, ni por asomo. La gran batalla en los campos de Pelennor es aún, hoy en día, insuperable. De esas películas que hacen soñar a todo el mundo que el cine es un medio para asistir a un viaje que en ningún otro lado podrás ver, escuchar o sentir.

Golpes del destino – Edición 77th del Oscar

GolpesDestino

Uno de los últimos grandes trabajos de Clint Eastwood. Tomando como referencia el mundo del boxeo, Eastwood nos narra la particular y trágica historia de Maggie Fitzgerald, una mesera de 31 años que desea ser boxeadora profesional. Cuando todos pensamos que el desenlace será el que todos desearíamos, Eastwood nos hace pedazos y nos entrega un relato desgarrador y portentoso sobre el triunfo y caída del espíritu humano. Morgan Freeman y Hilary Swank acompañan a Eastwood en este drama deportivo y humano que aún cuesta ver en su totalidad, debido principalmente al destino de Maggie.

Los infiltrados -Edición 79th del Oscar

the-departed

No es el mejor trabajo de Martin Scorsese ni tampoco es que fuera la mejor película de ese año, pero sin duda alguna estamos ante el reconocimiento, tardío, que La Academia hizo ante uno de los grandes directores de la historia del cine. La consagración de la vida y obra de un individuo al que le fluye cine, gran cine, por las venas de su cuerpo. Una brutal historia de gangsters que habla sobre el poder, la traición y, nuevamente, la familia. Todo en la película es perfecto, desde las actuaciones hasta el trabajo técnico detrás de las cámaras para brindarnos un relato de avaricia y muerte ante el poder absoluto. La edición de Thelma Schoonmaker es escandalosa.

Quisiera ser millonario – Edición 81th del Oscar

Slumdog-millionaire

La última gran película en ganar el Oscar a Mejor Película del año. Danny Boyle nos entrega un relato hermoso y conmovedor sobre el amor y el destino humano, ambientado en un país donde la esperanza ha muerto, India. Un chico de la calle gana un concurso televisivo respondiendo correctamente a todas las preguntas que se le hacen. Cada pregunta forma parte de su vida y por ello conoce todas las respuestas, a excepción de la final. Boyle, en conjunto con el guionista  Simon Beaufoy, construyen un melodrama poderoso y sincero sobre la pérdida de la niñez y el triunfo del hombre ante las dificultades de la vida en un mundo donde no hay justicia y Dios ha muerto. Inolvidable, bella, sincera, humilde, soñadora e irrepetible.

PD. Este 22 de Febrero habrá una nueva ganadora a Mejor Película, intuyo que la ganadora no formará parte de éstas 20 grandes películas.