Hay demasiadas adaptaciones del héroe mitológico, que hace inevitable el preguntarse por qué alguien querría hacer otra película. Apenas a inicios de año tuvimos un intento, que por lo visto indigesto a un gran número de personas y hasta la fecha no a podido recuperar en taquillas el costo de producción.

Las dos razones que encuentro para que este proyecto exista es que tiene en el protagónico un imán de la audiencia en  ‘La Roca’ , o como quiere ahora que le llamemos: Dwayne Johnson; la segunda, es una oportunidad para el director Brett Ratner de asomar su cabeza del agujero de avestruz del que se metió. Ambas razones no son del todo negativas, si no fuera porque no ofrecen nada distinto que no hayamos visto antes.

Hercules FAMILIA

Este filme sufre de una falta tremenda de ambición: pretende ser una más del montón que utilizó la mitología para crear una historia aparte donde Hércules tiene su “entourage” y es subcontratado por un Rey que le pide defender sus dominios. Es un producto que inexplicablemente decide estrenarse en verano como si fuera algo digno de esta temporada.

‘La Roca’ es un personaje carismático que a donde sea que se encuentre, logra ser interesante. Esto ya ha sido comprobado en varias ocasiones, es solo que se le olvida un error fatal en su diseño como protagónico de filmes: no sabe actuar, lo que hace es interpretar de acuerdo a su personalidad y a lo que cree que le pide el libreto, pero nunca se sale de su zona de confort. Hay una escena clave ya casi al final, donde Hércules está encadenado y ante la noticia de un hecho despreciable, esté personaje da un grito dramático que en vez de sacudirnos emocionalmente, no te queda más que reírte. Pensar que en los videos promocionales Dwayne presume demasiado de su gran actuación, me hace pensar que desconoce sus limitantes o de plano prefiere ignorarlas.

Leon y Hercules

Llega un momento en que cada actor descubre sus debilidades y fortalezas, es por eso que tenemos a cada rato a Tom Cruise corriendo por su vida en otra película de acción. Al parecer Dwayne Johnson sigue en busca de su sitio dentro de la industria del cine, porque después de las críticas recibidas por sus fans en su andar por producciones infantiles, retomó el sendero de la acción y es ahí donde debe de pastar, pero sin exigirle hacer drama, porque solo hace el ridículo.

Aún así, esta adaptación no es vulnerable por la presencia de ‘La Roca’, al contrario, con todo y su defecto de fábrica es él quien hace tolerable una película en los momentos que el director Brett Ratner decide pisar el acelerador con los efectos visuales o batallas intercambiables entre las películas de este género. Es algo inexplicable que con solo la presencia del ex-luchador, todo lo que hemos visto una y otra vez, se vuelva interesante por las expresiones inmutables de Dwayne.

Hercules

Es el grupo anexo de inútiles que lo acompañan donde Hércules tiene su defecto. Apenas y se logra a hacer de tu protagonista un ser tridimensional y encima tienes que lidiar con un grupo de extraños los cuales con breves destellos de personalidad pretendemos que nos importen. La película no se llama “Hércules y sus amigos” y con justa razón.

Ahora, tampoco voy a echarle toda la culpa a Ratner, porque reconozco que hizo el intento, por más inútil que haya resultado. A ratos nos recuerda el trauma que tiene Hércules por haber asesinado a su familia, luego para no aburrirnos tiene destellos de recordar las hazañas que la mayoría conocemos. Todo con el uso extensivo de efectos visuales del que tanto necesita y en esta ocasión son justificados. Por lo que vale, al menos intenta mantener control de su obra, hasta que llegamos al desenlace y todos los defectos del director salen a relucir.

Hercules entourage

Esa necesidad de hacer comedia donde no debe de existir es un defecto típico de Ratner que se vuelve presente en el peor momento: en el clímax. Tienes ruinas cayéndose, un imperio en caos, la vida de los protagonistas en peligro, ¿y qué es lo que tenemos? Un personaje que solo está esperando la muerte para que llegue Hércules y con una frase despache a la huesuda. ¿Por qué? No logras convencernos del drama o tan siquiera de la evolución que tiene el semi-dios y pretendes ahora hacer comedia.

No me atrevo a decir que este filme es un desastre, es simplemente otro intento más dentro del género de aventuras mitológicas que después de su renacimiento por los efectos visuales, no han logrado o querido desarrollar apropiadamente. Esto es otro ejercicio para aquellos que deseen contar clichés, nada más.