La ‘Lego Película’ era una apuesta a la que muy pocos tenían fe; la publicidad, los tráilers, hasta el título de la película parecían una parodia de una idea llevada al extremo. Es por eso, que ni la casa productora tenía confianza, menos considerando que para Warner Brothers las películas de animación no necesariamente han sido éxitos en taquilla. Para evitar perdidas económicas la WB decidió asociarse con Village Roadshow Pictures para coproducir la película. Si no fuera suficiente, el estreno se programó en el pozo de perdición de febrero, todo con el fin de evitar un descalabro mayor. El resultado todos lo conocemos: La ‘Lego Película’ sorprendió al mundo con una historia llena de humor, colorido, demasiada creatividad, y sobretodas las cosas; mucho, mucho dinero.

Es así como tenemos ‘Lego Batman’, una película que nace del impacto que tuvó en la audiencia el caballero oscuro y que ahora tiene la responsabilidad de continuar el legado establecido por Phil Lord y Chris Miller, pero ahora de las manos del director Chris McKay, quien es conocido por su trabajo en el programa de televisión Robot Chicken. El resultado es un filme que logra satisfacer a la audiencia con lo básico del entrenimiento, más no logra ni igualar el legado de ‘La Lego Película’.

En tiempos donde el Batman oficial es aniquilado por tantos individuos que no tienen idea a donde llevar el personaje, la versión de juguete no se topa con tal dilema, y sin tapujos se dedica a divertirnos desde los primeros segundos de la cinta con todo lo absurdo que rodea a Batman: ridículos villanos, su obvia identidad secreta, la incompetente policía de ciudad Gótica, múltiples disfraces,  o el simple hecho que Bruce Wayne no ha podido superar el trauma de la perdida de sus padres; todo es motivo de burla y por lo tanto del interés del público adulto que disfrutará cada uno de los dilemas de un Batman suficientemente distinto a los tantos que conocemos.

Pero como es una película infantil, Bruce Wayne debe de aprender la valiosísima lección de volver a formar parte de una familia. La moraleja no brilla de originalidad si no fuera porque se trata de Batman y con ello los guionistas le agregan detalles que lo hacen ver único, le agregan algunos chistes afines a su personalidad, se burlan de su mitología, pero más de eso, no hay un análisis profundo que nos haga refleccionar. A lo mucho uno se tiene que conformar con los nuevos personajes que aparecen para acompañarlo en su aventura y esperar el inevitable desenlace en donde aprende su lección, porque no había de otra.

Este ‘Lego Batman’ al principio cuesta trabajo en aceptarlo. Aún cuando los chistes son constantes, muchos de ellos son tan rápidos que ni tiempo tienes de reaccionar. Además que no todos funcionan y se crean espacios donde nada más estas esperando la próxima sorpresa o de plano el cambio de escenografía. Es a la mitad del filme con un Guazón dispuesto a cruzar dimensiones y desatar el mal sobre el mundo de Lego Gótica, cuando la película logra una coherencia narrativa y no se dedica a lanzar chistes de cualquier cosa.

Con el solo objetivo de detener a los villanos es cuando el director director Chris McKay logra mantener un ritmo aceptable al inyectar grandes cantidad de creatividad a lo que podría haberse considerado una masiva explotación de basura plástica. Como si se tratara de un circo de tres pistas, hay tanto que ver en la pantalla que ni tiempo tienes de pensar. Así es, lejos de la trama, desarrollo de personajes o aspecto visual; lo mejor que tuvo que ofrecerme el filme fueron sus escenas frenéticas de acción.

El desenlace es predecible y no es requerido del uso de neuronas para conocer a donde nos lleva esta Lego aventura. No existe revelaciones sorpresa sobre la naturaleza del universo o motivos ultra secretos por el que existe este filme. En pocas palabras, nada que trascienda dentro de su género.

Es difícil superar a la ‘Lego Película’ porque nos engaño al hacernos creer que era entretenimiento desechable; cuando resultó todo lo contrario. Dentro de tanta locura esconde un mensaje de libertad, creatividad y sobretodo amor. Con ‘Lego Batman’ existe la herencia de creatividad, más no la ambición para lograr una historia diferente. Esta vez se queda en entretenimiento pasajero que al final del día solo sirve para rellenar referencias en Wikipedia.

La 'Lego Película' era una apuesta a la que muy pocos tenían fe; la publicidad, los tráilers, hasta el título de la película parecían una parodia de una idea llevada al extremo. Es por eso, que ni la casa productora tenía confianza, menos considerando que para Warner Brothers las películas de animación no necesariamente han sido éxitos en taquilla. Para evitar perdidas económicas la WB decidió asociarse con Village Roadshow Pictures para coproducir la película. Si no fuera suficiente, el estreno se programó en el pozo de perdición de febrero, todo con el fin de evitar un descalabro mayor. El resultado todos lo conocemos: La 'Lego Película'…
Ayuda mucho que se mantenga la herencia de libertad y creatividad. Lástima que no te tenga más originalidad en el libreto.

Evaluación criticón

Libreto
Dirección
Animación

El legado LEGO

Ayuda mucho que se mantenga la herencia de libertad y creatividad. Lástima que no te tenga más originalidad en el libreto.