Lo que prometía ser una nueva forma de expander el universo Marvel, con el paso del tiempo se volvió un fastidio y una pérdida de tiempo ante otras mejores propuestas de televisión. No había ambición, no existía un objetivo, los villanos eran patéticos y los protagonistas no provocaban el mayor interés. Solo fueron necesarios tres episodios para tirar la toalla. De vez en cuando leía resúmenes y si no fuera por la publicidad en los medios, ni tan siquiera me acordaba de que esto seguía con vida.

Lo relevante del último episodio es que justifica la lentitud con la que se extendían las aventuras de estos agentes. Pasamos demasiado tiempo en episodios de búsqueda de objetos perdidos, investigaciones para descubrir los orígenes de Skye y el secreto peor revelado de la resurrección de Coulson. Nada de lo anterior fue lo suficientemente cautivante para el tiempo que se le dedico. Aún cuando se seguía una línea argumentativa respecto al programa ‘Centipede’, que fue de lo más consistente, este careció de enfoque al no presentar un villano que personifique planes ambiciosos o al menos un vínculo con los protagonistas.

SKYE-SHIELD

Ahora después del estreno de ‘Capitán América 2’, por fin nos damos cuenta que la serie de televisión dependía extremadamente de la película. Los guionistas estaban obligados a rellenar episodios, hasta llegar a este capítulo que revela la gran amenaza. La apuesta de complementar cine con televisión fue ambiciosa, más sin embargo no les funcionó del todo.

Con el paso del tiempo el programa de televisión se diluyó. Los guionistas fueron demasiado ineptos en el desarrollo de historias que seguían las fórmulas anticuadas de las cuales nos hemos curado con mejor televisión. El contraste es abismal cuando tienes Arrow, Walking Dead y Game of Thrones; para luego regresar a ver amoríos en un avión y científicos a los que no les entiendes ni una palabra.

Ward

La pasada transmisión obtuvo los peores ratings de la serie, indicando cansancio del público. Aún cuando los medios de comunicación todavía les hacen caso para cualquier novedad, sería interesante si los fanáticos responden a la buena recepción de este episodio. Las siguientes semanas serán decisivas para una segunda temporada, que es probable, aunque con un reducido número de episodios y espero que transmitidos de manera continua.

Ante el panorama tan gris, todavía existe la esperanza que los siguientes seis episodios tengan un mayor enfoque que permita explotar al máximo estos agentes. Este episodio sirvió para demostrar que la serie luchará hasta el final y al igual que sus personajes, ahora tendrán que luchar por sobrevivir.