Esta noche en Valhalla de seguro habrá fiesta.

Que increíble fue el ver la mayoría de las nominaciones para cierto viajero del futuro post-apocalíptico. Sin perder el respeto a ‘The Revenant’, pero ese tipo de películas ya la hemos visto tantas veces, que resulta admirable un poquito de fama a un género tan ignorado por la Academia. Aunque les advertimos que este truco de nominar películas queridas por la audiencia en su intento por verse más en sinfonía con el resto de la humanidad, ocurre cada año.

Es casi seguro que la mitad de las nominaciones que recibió Mad Max, sean en aspectos técnicos, el resto como siempre será para la película con ambiciones más artísticas como ‘The Revenant’. Pero sería una rotunda sorpresa ver a George Miller ganar por mejor director, nada más porque desafió lo convencional al ofrecernos una experiencia como no la habíamos visto en años.

Como ya es costumbre, tenemos a Leonardo DiCaprio probando suerte de nuevo en la categoría de mejor actor, ahora de la mano del director Alejandro G. Iñárritu, quien por lo visto no tiene detractores o de plano no hay nada digno de competir con sus obras. Parece que por fin se le hará cargar la chatarra de oro, perdón, estatuilla dorada. La tiene muy fácil, tanto que hasta incluyeron a Eddie Redmayne como producto de la osmosis por su triunfo del año pasado.

Otro nombre que suena es el de Sylvester Stallone, y parece que su triunfo en los Globos de Oro tiene fundamento. Si es así, más vale que nos vayamos preparando para un gran momento. Aunque no dejo de dudar que sea cierto, por lo que es inevitable que vea el trabajo de todos los nominados para confirmarlo. Si tiene mérito, porque no y hasta echarle porras.

Del lado femenino, este año otra vez tenemos la presencia de Cate Blanchet y Jennifer Lawrence. Tristemente no tenemos a Meryl Streep, quien se ha vuelto el aderezo de las ceremonias. Quien no me sorprende y era cuestión de tiempo es la nominación a Saoirse Ronan. Estén seguros que al igual que JLaw, de ahora en adelante la verán en un sin fin de producciones.

Me sorprendió la falta de Hollywood en las películas nominadas a película animada. Solo ‘Intensamente’ es la que destaca sobre una terna de prácticamente desconocidos. ¿Acaso están tratando de enmendar su terrible error del año pasado con Big Hero 6? Lo cierto, es que el ganador es de lo más predecible.

En el aspecto latinoamericano, pues destaca Iñárritu en dirección, Emmanuel Lubezki en fotografía (ese hombre ya tiene por adelanto su asistencia a este tipo de eventos), y por supuesto que ‘El abrazo de la serpiente’,  la nominada a mejor película extranjera por parte de Colombia.

Entre nominaciones técnicas para Star Wars, la verdad que no hay mucho que la audiencia pueda identificar, y si mucho que dudar para ver un buen número de películas nominadas que no han tenido su estreno. En especial el desdén para Quentin Tarantino y su obra ‘The Hateful Eight’, que por lo visto no estuvo a la altura de la Academia porque prefirió la comedia ‘The Martian’ (¡jajaja!).

Es así, tenemos otro año con nominaciones polémicas, interesantes, sorprendentes y otras que ni al caso. De todas formas no me perderé el próximo mes,  la fiesta a lo que se supone ser lo mejor de cine.