Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar….y de la audiencia contra Sparrow.

Era el año 2011 cuando Johnny Depp estrenaba en los cines “The Rum Diary”, película que protagonizara junto a Aaron Eckhart y su ex-esposa Amber Heard, y la cosas no salieron como el seguramente esperaba: la película fue un fracaso en taquilla y la crítica no fue precisamente bondadosa con la entrega de Bruce Robinson. Cuando la prensa cuestionó a Depp sobre esta situación el simplemente respondió (según leí en un articulo años atrás) algo que indicaba que la película era demasiado buena para la gente y que apenas hiciera otra película de “Piratas del Caribe”, todos estarían rendidos a sus pies, porque no conocían algo mejor.

Sera que la gente supo de esta entrevista o sera que en verdad se cansaron rápido del “raro” Depp, pero lo cierto es que después de esas declaraciones Johnny no ha podido encontrarse con una película que sea la combinación éxito un taquilla y éxito en critica, al menos no en un papel estelar pues las películas que han tenido esa combinación son aquellas en donde es secundario o invitado especial (“Comando Especial”, “En el Bosque”, “Animales fantásticos y como encontrarlos”).

Entre esos numerosos fracasos que Depp se ha apuntado tenemos un par de colaboraciones con Tim Burton (“Sombras Tenebrosas” y “Alicia a través del espejo”), su versión de piratas en el Oeste (“El Llanero Solitario”, que a mi gusto no es tan mala) y otra seguidilla de películas que se veían venir el desastre o que tenían potencial, pero circunstancias como el libreto y los personajes lo arruinaban. Viendo esta racha negativa, se entiende la urgencia de Johnny para regresar al capitán Jack Sparrow a las misteriosas aguas en el Caribe.

El problema es que han pasado ya 6 años desde la ultima vez que vimos a Jack Sparrow hacer payasadas para sus fans en la pantalla grande, y en ese periodo de tiempo la popularidad de esta franquicia a venido a menos (a la par de la catástrofe en que Depp ha caído) y otras franquicias (mejor realizadas o con mas potencial) han atrapado a la audiencia que espera más de esas películas que de las desventuras del famoso pirata; aun así, decidieron continuar con el estrafalario pirata y, para tratar de inyectarle algo de vida a esta franquicia, se decidieron por contratar nuevos directores, siendo Joachim Ronning y Espen Sandberg, creadores de la aclamada “Kon-Tiki”, los elegidos para inyectarle vida a la franquicia.

Pero los directores, cuya única experiencia en blockbusters gringos (“Bandidas”) no tuvo mucha aceptación, decidieron hacer un reinicio a la franquicia (en cierta forma). Uno puede ver esta película y la original del 2003 y vera que, salvo por un par de nuevas adiciones, la película sigue casi los mismos pasos que “La Maldición del Perla Negra”, solo que sin la “innovación” y la “magia” que esta llego a tener.

Si bien no borran nada de las películas anteriores, la sensación que deja esta entrega es de temor de esta gente a generar algo nuevo, por lo que se decidieron por hacer lo mismo de la primer película: una vez más, Jack está sin bote y tripulación, una vez más un desconocido busca a Jack para rescatar a un ser amado, una vez mas interviene Barbosa, y una vez mas tenemos imágenes de acciones imposibles que ya no impresionan como hace mas de 10 años.

Puede que el problema mas grave de esta película recae en los actores y personajes. Los viejos miembros de la franquicia lucen apagados, como que esperando que los directores digan que terminó el día para ir a cobrar su cheque, y los nuevos no terminan por despertar. Johnny Depp luce visiblemente harto de su personaje, y Geoffrey Rush luce peor incluso, lo que es triste considerando que era el mejor actor en la franquicia. Los nuevos tampoco aportan mucho que digamos: Brenton Thwaites y Kaya Scodelario tratan de transmitir romance, como lo hicieron en su tiempo Orlando Bloom y Keira Knightley,  quienes fracasan en el intento; juntos no producen nada, y separados no funcionan bien. Pero el mayor pecado aquí recae en Javier Bardem como el villano: no le niego que hace el intento, pero no genera la simpatía que Rush si generaba en la primera, no tiene un gran aspecto como Bill Nighy en las secuelas, ni siquiera tiene la presencia que ciertamente ponía Ian McShane en la anterior secuela. Da pena, y lo cierto es que no era una mala elecc

Curiosamente, lo mejor de la película vendría siendo su duración, al ser la entrega mas corta de la franquicia, pasando apenas las 2 horas. Lo que hace que todo transcurra de rápida forma, aunque eso también termina exponiendo a los personajes. La trama tampoco ayuda bastante ya que, aunque no es tan confusa como las anteriores entregas, pareciera que se esforzaron por hacer eso. Todos esta en búsqueda de un artefacto que les ayudara con sus planes, pero deciden sub-tramas que en verdad estorban el desarrollo de esta película (lo de los personajes de Scodelario y Rush, de pena). Incluso los efectos especiales no lucen espectaculares, con unos Tiburones Zombies mas dignos de una película del canal SyFy que de una producción Hollywoodense.

Pero el final es sin duda lo que mas dejaría molestos incluso a un fan aguerrido de la franquicia, ya que acaba exactamente igual que la original. Solo traten de recordar como acabaron los personajes principales en “La Maldición del Perla Negra” y sabra que aquí acabo todo igual. ¿O sea que todo el trayecto que estos personajes tuvieron fue acabar igual que hace 14 años?

Es una pena que la película haya quedado en tan mal estado, pero eso tristemente era de esperarse: hace años que Disney no sabe que hacer con esta franquicia y Depp solo la utiliza para generar billetes y revivir un poco su alicaída carrera. Difícilmente recomendara esta película y diría que seria mejor que se pierda ahí en alta mar, opacada por mejores opciones en cartelera.

Evaluación Criticón

Dirección
Actuacion
Libreto

Hace falta ron

Una entrega mas de una franquicia que no da para mas, y que empieza a sufrir los efectos de la indiferencia.

Deja un comentario