A veces me gusta comparar algunos años en cuanto a películas para ver cuánto se ha cambiado, si hay algo bueno que se mantiene o algo malo, notar patrones que se repiten o situaciones similares. Y es divertido ver como este 2014 corre un camino similar al que recorrió el 2011, al menos con blockbusters. Ese año vimos como Marvel cerraba sus preparativos para “Los Vengadores” con una película para cada integrante que faltaba (“Thor” y ”Capitán América: El Primer Vengador”), había otro superhéroe batallando tanto con la crítica como con la taquilla (“Linterna Verde”), una película de autos haciéndose la interesante “Rápido y Furioso Sin Control”, una secuela de Dreamworks batallando con la taquilla norteamericana pero siendo un éxito en México (“Kung Fu Panda 2”), y teníamos a Michael Bay destrozando una ciudad entera (y de paso, nuestros oídos) con sus robots extraterrestres (“Transformers: El Lado Oscuro de la Luna”), eso sin mencionar el final de la franquicia de Harry Potter. Pero fueron 3 las películas de este tipo las que se llevaron el verano: “X-Men Primera Generación” (que se convirtió en una bocana de aire fresco para una franquicia que parecía muerta), “Súper 8” (considerado un buen homenaje a los clásicos que en su momento entrego Steven Spielberg) y “El Planeta de los Simios: Revolución”, esta ultima de la que menos se esperaba y termino siendo la que más sorprendió a todos.

Cesar y Malcolm
3 años después de ver a los simios salir de San Francisco para vivir en el bosque, estos regresa con César como líder y vemos que nada ha cambiado con respecto a 2011: Marvel vuelve a cerrar para “Los Vengadores 2: La Era de Ultron” con dos entregas, de hecho repiten a uno de los héroes (“Capitán América: Soldado de Invierno” y “Guardianes de la Galaxia”), otro superhéroe batallo con la taquilla, aunque sea la norteamericana (“El Sorprendente Hombre Araña 2: la Amenaza de Electro”), hubo otra película de autos haciéndose la interesante cuando en realidad fue un desastre completo (“Need for speed”), hay otra secuela de Dreamworks batallando con la taquilla norteamericana pero siendo un éxito en México (“Como Entrenar a tu Dragón 2”), y nuevamente tenemos a Michael Bay destrozando ciudades enteras (y de paso, OTRA VEZ, nuestros oídos). Y, tal como aquel año, la única competencia creíble que tienen en frente en cuanto a calidad serían los mutantes (“X-Men: Días del Futuro Pasado”); y, tal y como aquel año, los simios vuelven a alzarse con el triunfo.

Planeta Simios-conviviendo

Así es, los simios entregan la película más interesante del verano junto con los mutantes, de hecho en muchos aspectos esta película esta igualada con la de los X-Men, ya que aquí tenemos una historia bastante interesante, una buena construcción de personajes y unas escenas de acción bastante claras y que no cansan de verse y oírse; la historia comienza continuando con el final de la primer película: vemos como el virus ALZ-113 poco a poco fue acabando con la humanidad hasta que quedaron unos cuantos, que solo buscan sobrevivir y tratar de recuperar de lo perdido en 10 años, de acuerdo a la película, por culpa del mencionado virus. Y mientras los humanos sufren, los simios han progresado: son una sociedad pacífica y viven en armonía liderados por un Cesar más sabio y más maduro que en la película anterior y que antepone el bienestar de su familia por encima por encima de otros temas. El problema estalla aquí cuando humanos y simios se encuentran nuevamente y los viejos problemas parecen resurgir y es solo el liderazgo de César el que los puede ayudar a que las cosas no se salgan de control y todo transcurra en paz, aun y cuando habrá gente (o simios) que no están dispuestos a aceptar esa situación.

Simios-Cesar

El primer punto a revisar de la historia es la manera tan madura en que la presenta. Habría sido muy fácil empezar rápido con la acción para amarrar al público y que este se olvide de los motivos o de plano no le importe, pero el director Matt Reeves decide hacer lo contrario: primero establece las bases, vemos la situación de los humanos y los simios y como, incluso entre esa propia comunidad, hay ciertas tensiones y problemas. El director y los escritores se encargan de que nos importen los personajes, su situación y que nos identifiquemos en algún momento con ello.

En cuanto a actuaciones, Andy Serkis sigue demostrando que merece todo el reconocimiento posible: su interpretación de César es maravillosa simplemente, los momentos de paz, de tensión, de felicidad o de enojo que tiene los aceptas, porque el propio Serkis te convence de ello.

También aplaudiría a Toby Kebbell, por su interpretación de Koba, el villano de esta historia, y el punto donde esta película supera a la de los mutantes; mientras que X-Men, a mi gusto, fallo con el villano, en el Planeta de los Simios es todo lo contrario; Koba es siniestro y traicionero, pero al mismo tiempo tienes claras las razones de sus acciones. Mientras que César conoció todo lo bueno y malo de los humanos, Koba solo conoció lo peor de ellos y eso hace que guarde un eterno rencor.

Simios-Koba

Y un punto a agradecer a los guionistas es el hecho de ocultar bienal villano; los trailers daban a entender que Gary Oldman sería el villano aquí, pero no: es el líder de un grupo de sobrevivientes humanos que también tiene rencor hacia los simios, por motivos entendibles; y aun así, es capaz de hacer esos sentimientos a un lado porque solo busca lo mejor para su grupo.

La acción está bien llevada; se toma su tiempo para aparecer, y cuando aparece está grabada como los dioses; todo lo puedes ver con claridad (nada tan pegado a los ojos, ni se encuentra la molesta cámara agitándose) y el sonido es perfecto (nada que te haga sentirte incomodo en todas las escenas y si, aún le tiro mierda por eso a Bay).

Al final, que puedo decir, lo siento por los mutantes, pero los simios ganaron, simplemente les diré esto: si quieren ver un blockbuster de calidad en estos momentos, están más que obligados a ver a César y compañía.

 

A veces me gusta comparar algunos años en cuanto a películas para ver cuánto se ha cambiado, si hay algo bueno que se mantiene o algo malo, notar patrones que se repiten o situaciones similares. Y es divertido ver como este 2014 corre un camino similar al que recorrió el 2011, al menos con blockbusters. Ese año vimos como Marvel cerraba sus preparativos para “Los Vengadores” con una película para cada integrante que faltaba (“Thor” y ”Capitán América: El Primer Vengador”), había otro superhéroe batallando tanto con la crítica como con la taquilla (“Linterna Verde”), una película de autos haciéndose…
Quizá un poco de mejora con los personajes humanos, pero al final estamos hablando del blockbuster del año, dudo mucho que lo que venga lo supere.

Review Overview

Dirección
Actuaciones
Libreto

4.75

Quizá un poco de mejora con los personajes humanos, pero al final estamos hablando del blockbuster del año, dudo mucho que lo que venga lo supere.