Esta no es una crítica que ve las bondades del remake que nadie pidió. No veo la necesidad de ser condescendiente a lo que debe nombrarse como un fracaso.

Hay que reconocer que el libreto de Joshua Zetumer intenta ampliar otros temas de la versión original, pero lo que elige para inspirarse no resulta tan interesante como para decir que valió la pena. Prefiere involucrarse en temas políticos, intereses comerciales y un drama familiar tan acertadamente ausente en la versión original. El resultado a esta reinvención es estéril, porque se olvida de las agallas que tuvo su predecesor, y no precisamente por la falta de escenas con extrema violencia.

Robocop

Estaba preparado para lanzar bombas al director José Padilha, pero conforme más investigo me doy cuenta que fue la burocracia de la casa productora la que destruyó la resurrección de Robocop. Desde antes que se comenzará a filmar ya existían rumores que todas las ideas que tenía el director estaban siendo rechazadas. Aún cuando en apariencia logra obtener un buen presupuesto, elenco y hasta cierto punto el apoyo mercadológico necesario; lo que tenemos es un producto desechable, de esos que  tanto abundan. Espero algún día escuchar “la verdad” de la boca de Padilha, o mejor aún, en sus comentarios de director en el DVD.

En otras ocasiones estaría de acuerdo en no hacer comparaciones, porque es cierto que hay que evaluar la película por sus propios méritos. Esta vez no es posible, desde inicio esta versión te invita a recordar una y otra vez porque Paul Verhoeven creó un clásico. En los primeros minutos estaba más atento a la música de fondo con el tema clásico de Robocop, que cualquier cosa que gritaba Samuel L. Jackson. Es triste porque quieres darle la oportunidad de demostrar porque vale la pena, pero se vuelve casi imposible.

Clara y Alex Murphy

Es cierto que la película intenta valerse por si misma, solo utilizando trazos para crear su propio mundo. Pero también, conforme transcurren los minutos las características que eligieron para distanciarse del Robocop de hace 27 años resultan ser justificaciones al porque no lo hicieron desde un principio. Las primeras distracciones son las estéticas respecto a la armadura de Robocop, que por cierto se vuelven irrelevantes como el hecho de que tenga una prótesis muy parecida a una mano humana. Continuamos con la forma de morir de Alex Murphy, que nada de dramático o de simbolismo brinda a una trama necesitada de un momento para recordar.

Y ese es precisamente el punto al que quería llegar. Mientras que Robocop clásico nos brinda infinidad de escenas que se quedan grabadas en nuestra mente, tanto que hasta el primitivo efecto del robot gigante atorado en las escaleras se vuelve icónico, este nuevo Robocop no ofrece nada. Quisiera pensar que estoy exagerando, pero cuando tienes una película que marco una generación, no tienes otra opción más que también brincarse la barda. Eso jamás sucede, entonces esto se vuelve un fracaso innecesario.

Alex-Murphy-y-el-Dr.-Dennett-Norton

Se me puede criticar de que estoy pidiendo demasiado, pero a todos ustedes les digo que ellos mismos se impusieron una prueba difícil de superar. No había necesidad de narrar una historia que había sido llevada a cabo con perfección , así como tampoco necesitábamos un recuento del Hombre Araña.  ¿Y por qué llego a mencionarlo? Porque es otro ejemplo de que esto es producto de una compañía y no de una idea digna de llegarla al cine. Ni que decir de degradar la clasificación apta para adolescentes, todo con el propósito de lograr mayor audiencia.  Atrás quedaron los borbotones de sangre que tanto se han contabilizado en innumerables videos de You Tube y ahora tendrán que conformarse con chatarra digital volar por los aires, para que los niños no se traumen. Y eso de destrozar la imagen de Detroit como una ciudad de marginación, violencia y pobreza quedó atrás, para eso tenemos al país indeseable de Irán. Todo perfectamente calculado en una oficina con hombres de traje.

Pero entonces, ¿qué es lo que nos ofrece el nuevo Robocop? Pues nos enseña ética profesional, la libertad de elección, y prácticas empresariales deplorables. ¡Sorprendente! Si deberás querían mover las neuronas, porque no cuestionarnos con temas más interesantes: ¿Acaso Alex Murphy tiene alma con solo pulmones y cerebro? ¿Se merece vivir? O mejor aún, regresar al cuestionamiento clásico sobre si es humano o un producto de una empresa. Pero para qué todo eso. Mejor rellenamos con efectos visuales con robots,  escenas de acción con movimientos de cámara, un Gary Oldman comprometido con su personaje, y sobre todo el rostro demacrado de Clara Murphy (Abbie Cornish). Porque precisamente eso era lo que nos hacia falta: el drama familiar que todo mundo se quedó con ganas de presenciar.

Robocop-en-accion

Lo que más me molesta es que aún cuando pretende tener una trama interesante, jamás experimente una conclusión a sus propios cuestionamientos. Todo fue como resuelto por arte de magia. La investigación a los culpables del intento de homicidio de Alex Murphy es predecible y hay dramas en la televisión con más intriga y complejidad que esto. El drama familiar con la esposa e hijo se vuelve tedioso, y es al final las leyes del cine se confirman al tener los familiares del protagonista como rehenes. Ni el Dr. Dennett Norton (Gary Oldman) se salva, porque resulta ser un robot al que se le cambia el chip de un momento a otro, de repente le crece el  corazón y el realizar una lobotomía cerebral le ocasiona remordimientos.

Se puede afirmar que este nuevo Robocop no arruina el legado,  pero tampoco ayuda en mucho, y solo comprueba lo difícil que es llevar el personaje a la gran pantalla. En aquel entonces existió una mezcla de elementos que hicieron al clásico algo único y digno de alabar. Lástima que no supieron destilar esas características, ya sea por temor, miedo, o por total estupidez. Ni modo.

Esta no es una crítica que ve las bondades del remake que nadie pidió. No veo la necesidad de ser condescendiente a lo que debe nombrarse como un fracaso. Hay que reconocer que el libreto de Joshua Zetumer intenta ampliar otros temas de la versión original, pero lo que elige para inspirarse no resulta tan interesante como para decir que valió la pena. Prefiere involucrarse en temas políticos, intereses comerciales y un drama familiar tan acertadamente ausente en la versión original. El resultado a esta reinvención es estéril, porque se olvida de las agallas que tuvo su predecesor, y no precisamente…
Se puede afirmar que este nuevo Robocop no arruina el legado, pero tampoco ayuda en mucho, y solo comprueba lo difícil que es llevar el personaje a la gran pantalla.

Review Overview

Dirección
Libreto
Actuaciones

2.5

Se puede afirmar que este nuevo Robocop no arruina el legado, pero tampoco ayuda en mucho, y solo comprueba lo difícil que es llevar el personaje a la gran pantalla.