Thor1

Si algo hizo bien Marvel cuando anuncio la película de Iron Man (Jon Favreau, 2008) fue que tenía entre manos un proyecto a largo plazo que, sinceramente, se antojaba muy difícil de concretar pero que al menos era posible. La película fue un gran éxito y por ende se procedió a dar luz verde a los demás personajes que servirían para dar lugar a Los vengadores (Joss Whedon, 2012). Si bien es cierto que para que esa cinta fuera posible tuvimos que soportar cosas tan lamentables como Iron Man 2 (Jon Favreau, 2010) o Capitán América ( Joe Johnston, 2011), fue Thor ( Kenneth Branagh, 2011) la que nos dio un breve respiro y una ligera esperanza de que el estudio sabía lo que hacía. Ahora que ya Marvel esta en la fase 2, preparando la secuela de Los vengadores, toca a nosotros como público, y alguno que otro fan por ahí, tragarnos las aventuras individuales de cada personaje, un error a mi parecer. Un error que se acrecentó con la desastrosa Iron Man 3 y que deja en evidencia el mal camino con esta secuela de Thor.

No me malentiendan, no creo que Thor: Un mundo oscuro sea un desastre de película, por el contrario, la disfrute mucho y me la pase bomba en mi asiento. El problema es que si te pones a analizarla te darás cuenta de la cantidad de errores en verosimilitud y en guión que tiene. Es absurda por donde le veas y salvo el final, como siempre, no aporta nada al universo de Marvel en el cine. Un gran problema si tenemos en cuenta que faltan dos años para volver a ver a Los vengadores. Pareciera que Marvel se quedo sin ideas y como suele suceder con sus cómics, al menos en los años recientes, pretenden vender productos basura para que el espectador los compre y consuma mientras preparan su «gran evento».

Thor2

Un mundo oscuro nos sitúa tiempo después de los acontecimientos ocurridos en Los vengadores, como de ahora en adelante será, y seremos testigos de un mal que amenaza por destruir al universo entero. Un terrible enemigo, Malekith, un elfo oscuro que fue derrotado por el padre de Odín hace ya miles de años, ha regresado para reclamar un terrible poder que se creía perdido pero que por azares del destino fue descubierto por la novia de Thor, nos referimos a la endeble Jane Foster (Natalie Portman). Ante tal situación, y como era de esperarse, Thor deberá llevar a Jane a Asgard y planear algún tipo de estrategia antes de que Malekith se apodere del infinito poder que reside en el cuerpo de la pobre mortal.

Alan Taylor, todo un experto en dirigir series de televisión, es el menos culpable de lo que vemos en pantalla, de eso estoy seguro. Se nota la mano de Marvel y de los diversos guionistas que hicieron esta adaptación sin pies ni cabeza no porque fueran incompetentes sino porque pensaron que a nadie le importaría. Me explico. La película tienen tantas lagunas argumentales que se respaldan, de manera errónea, en el famoso Deux Ex Machina. ¿Qué es eso? Es una expresión en latín, que proviene del teatro griego, que hace referencia a meter un giro argumentativo en la historia sin ninguna lógica acorde con lo que nos están contando. ¿Por qué Jane Foster encontró el poder que Malekith tenía años sin poder localizar? No importa, sigamos. Y como ese caso hay muchos en la película. ¿La perjudican? Si, pero tampoco la destruyen. Eso, gracias a Taylor.

Thor3

Y es que Taylor se fue por un camino fácil pero muy práctico: el humor. Toda la aventura que el dios del trueno esta por atravesar, junto a sus amigos y enemigos, incluido su hermano Loki, esta plagada de puro entretenimiento que te hace olvidar los fallos que la historia como tal tuvo. Se nota una gran camarería entre los actores, en especial Chris Hemsworth, Natalie Portman y Tom Hiddleston; y eso se agradece en pantalla. De igual manera se nota un poco de desarrollo en Thor, cosa que en ningún momento Tony Stark demostró, lo cual merece la pena mencionar. Tiene sus cosas buenas, ya lo dije, pero es muy probable que muchos salgan decepcionados. La película es espectacular, tiene secuencias muy bien logradas, pero en resumidas cuentas tanto poderío visual se queda opaco ante el inexistente guión.

No la recomendaré porque no es necesaria verla en una sala de cine, quizás en la sala de tu casa un domingo que estés aburrido, nada más. Otro tropiezo de Marvel que hace presagiar lo peor y que deja en Capitán America: El soldado de invierno, todas las esperanzas. Ya veremos. Por cierto, en caso de que decidan ir a verla, prestar atención al ataque a Asgard, de pena ajena.

Thor4