Después de tantos años, nos llega la secuela al fenómeno que fue Cloverfield, de aquel lejano año de 2008. ¡Oh! Que tiempos aquellos en donde Dark Knight era considerada la mejor película del año, hasta que llegó Slumdog Millionaire y arruinó todo. Pero esa es historia para otro día, porque hoy el centro de atención es cierto monstruo temeroso que no le gusta salir en cámara.

El tráiler ha provocado tanto alboroto en los medios, no solo por la calidad, si no por la estrategia de mercadeo tan secreta que JJ Abrams acostumbra, aún cuando solo sea el productor en está ocasión, se nota que esta cuidando el legado de su creación. De antemano, aplaudo que haya podido mantener este proyecto en el anonimato, porque en estos tiempos es casi un hazaña lograrlo.

Pero eso no le quita lo interesante que es este avance, que tiende a favorecer el flujo de adrenalina y a recordarnos porque nos enamoramos del legado Cloverfield. Porque hay que ser sinceros, este tipo de filmes no caracterizan por su libreto, aunque me llama la atención que esta seudo-secuela sea escrita por Damien Chazelle, quien les tengo que recordar es responsable de la favorita Whiplash: Música y obsesión. Así, que si buscan caos, gritos o diálogos interesantes; pues no busquen más porque estarán garantizados.

El elenco tampoco es para despreciar, y muchos ya fueron atrapados por la bella Mary Elizabeth Winstead, quien recordamos por Scott Pilgrim contra el mundo, que por sus otros tropiezos. También tenemos a John Goodman, quien por cierto usaron su cueva como locación porque hace tiempo que no aparece en algo que valga la pena. Quien es más desconocido es John Gallagher Jr., al menos que hayan visto la serie de televisión en HBO llamada The Newsroom.

Donde tengo temor es en la dirección por parte del desconocido Dan Trachtenberg. Ni le busquen en que ha trabajado porque puede que les cause depresión, y el anuncio, como el tráiler me emocionaron lo suficiente para ignorar la posibilidad que esto es un engaño.

Por lo pronto, a disfrutar que volveremos a medio ver cierto monstruo de dudosa procedencia y sus nuevas víctimas del Apocalipsis.