15 secuelas desafortunadas

Por definición casi de bolsillo, una secuela, en lo que respecta a cine, es una continuación o expansión argumentativa de un producto ya existente y que pretende, por lo tanto, enriquecer más, un universo que el público consumista exige o ansia. Esto claro esta, seamos realista, no es ni remotamente cierto. Lo que exprese bien puede estar pegado en las repisas de las oficinas de las grandes casas productoras de Hollywood, fabrica en la cual se ensañan, cada día más, en destruir historias que eran buenas o al menos honrosas. El motivo de esta recopilación es para compartir con ustedes, público, lo que a mi parecer son las 15 películas responsables de hundir o destruir todo lo bueno que sus antecesoras habían logrado. Vergüenza total.

Spiderman 3. Uno de los más grandes misterios que me acomplejan. Luego de dos entregas más que dignas, la segunda una maravilla, de las peripecias de Peter Parker, aka El hombre araña, era de esperarse un cierre más que decente y espectacular, más si tenemos en cuenta que el hombre detrás de la cámara era el genial Sam Raimi. El resultado es incomprensible: Una historia atropellada que sobresalía por lo mal contada que estaba, villanos desaprovechados, ¿alguien recuerda a Venom?, y personajes del universo Marvel metidos con calzador. Se noto a kilómetros que Raimi ya estaba harto del trepamuros.

Piratas del caribe: En el fin del mundo. El titulo bien resume lo que es esta “cosa”. Luego de las dos divertidísimas entregas que Gore Verbinski había echo, contando las aventuras del singular Jack Sparrow, nos entrega un desenlace aburrido y penoso, donde todo lo bueno que nos tragamos en nuestra butaca, con las películas anteriores, se va al caño en esta inexistente trama que parece haber sido escrita durante un día. Ni Jhonny Deep salva éste despropósito.

Matrix Recargado. Los hermanos Wachowsky se habían dado a conocer mundialmente por revolucionar de manera visual la forma de ver cine. Su película triunfal, hoy de culto, Matrix había sido copiada miles de veces por cineastas posteriores, pero nunca igualada. Los únicos que podían hacer eso, en principio, eran los Wachowsky, por ello se dieron a la lastimosa tarea de hacer una secuela de su obra maestra, dando cómo resultado un nefasto relato filosófico que acababa por hundir una trama genial y original. Muchos dirán que ver a Neo volando era impresionante, yo, personalmente, soy de los que piensan que fue penoso.

Hombres de negro 2. Todo lo irreverente y refrescante que la primera película había tenido, aquí se convierte en una repetición cansina de malos chistes y de un humor estúpido y simple. A esto le sumamos una villana que lo único que aporta es enseñarnos su escultural cuerpo, y tenemos un producto basura, de los que Hollywood acostumbra vendernos respaldándose en su obra anterior. Para los fanáticos de la primera cinta, esta segunda entrega, supuso una decepción gigantesca.

Transformers: La venganza de los caídos. O la venganza de Michael Bay hacia el cine espectáculo. Si bien la primera entrega había salido apenas bien librada de las críticas, debido a sus salvajes efectos visuales, esta segunda entrega no tuvo ni de donde respaldarse ni mucho menos protegerse. Ya el propio director y el protagonista alguna vez lo dijeron: “Fue una mierda”. Creo que eso lo dice todo.

Máxima velocidad 2. Si el titulo de por si ya suena ofensivo, la trama lo es aun más, por increíble que parezca. Ahora ya no es un camión de pasajeros el que podría explotar en cualquier momento, sino que ahora es un barco. Si, que divertido. Creo que a los escritores, porque en verdad los hubo, nunca se les ocurrió la remota posibilidad de que en el mar, lo único peligroso para los barcos son los huracanes. Sandra Bullock aun debe sonrojarse al verse actuando aquí.

Más rápidos más furiosos. Otro titulo que no da cabida a la esperanza. Si su antecesora era una película más que decente de acción callejera, esta, su secuela, es un despropósito de principio a fin, empezando por la ausencia del carismático Vin Diesel, responsable del éxito de la primera película, no por nada lo volverían a llamar en entregas posteriores. Y cómo no, si todo lo bueno que había echo, Tyrese Gibson se lo carga con su lamentable e irritante interpretación.

X-Men: La batalla final. Lo que tanto trabajo le había costado levantar a Bryan Singer con sus dos películas anteriores sobre los mutantes de Marvel, Brett Ratner lo manda al carajo aquí. Todo el crew técnico y de actores trabajo aquí por contrato,  de lo contrario los demandaban. Es claro que en su sano juicio y por respeto a los millones de fans en el mundo, sin contrato, hubiesen rechazado el trabajar en semejante película. Ríos de lágrimas aun inundan las salas de cine, y no precisamente por emoción.

Terminator 3: La rebelión de las maquinas. Sin James Cameron en la dirección, esto solo podía tener un resultado: fracaso. A esto le sumamos una trama que en un principio nunca debió suceder, pues el juicio final se evito en la película anterior, y tenemos cómo resultado un poco más de hora y media de explicaciones nefastas y absurdas sobre el guión de Cameron, vaya profanación. Por cierto, ¿era necesario un robot femenino? Me lo sigo preguntando todos los días.

El mundo perdido. Vaya, quien hubiese pensado que la secuela de una de las películas más taquilleras de todos los tiempos, sería un fracaso total. Ni Spielberg supongo. Lo cierto es que la adaptación de la novela de Michael Crichton fue todo menos exitosa. A esto súmale el protagónico de Jeff Goldblum y el ataque del temible dinosaurio a la ciudad de Los Ángeles, California. Pocas veces la música de John Williams, la fotografía de Janusz Kamisky y la dirección de Spielberg sirvieron para absolutamente nada.

Alien: La resurrección. Uno de los monstruos mas míticos y temibles de la historia del cine quedo reducido a un mero y lastimero chiste. Ni la incursión de Sigourney Weaver, ni una nueva reina alien sirvieron para reparar éste desastre. El hibrido final, mezcla entre humano y alienígena es de pena ajena. Increíble que el director de Amelie haya dirigido tal aberración.

Tiburón 4: La venganza. Un insulto al cine y a la decencia. Una burla descarada a esa joyita cinematográfica que Spielberg creo en la década de los 70`s. Por cosas cómo esta a uno cómo cinéfilo de corazón le dan ganas de llorar y entra en depresión aguda. El que Michael Caine haya participado aquí solo nos comprueba que cuando hay que comer, cualquier trabajo es bueno. Y si no me creen, vean la escena final, pueden encontrarla en youtube. Es para morirse de vergüenza.

Destino final 3. La idea “original” de la primera película fue interesante y hasta cierto punto entretenida, claro hasta antes de enfrentarse a la muerte y mil estupideces más. Su secuela fue mejor, ya que enlazo correctamente cabos sueltos y se dio tiempo para mostrar un festín de sangre a raudales, pero siempre con un propósito. Pero esta tercera entrega, es una tontería absoluta. Lo peor es que serviría para posteriores secuelas aun más malas. Increíble. Ya no importaba la trama, mientras hubiese sangre, lo demás sobraba. Lamentable.

Star Wars Episodio 1: La amenaza fantasma. Si bien cronológicamente hablando no es una secuela, sino una precuela, la incluí porque Lucas la visualizo cómo una continuación, no retroceso, del universo tan basto que había creado. Creo que solo él pensaba que esta era una buena idea. Nada más alejado de la realidad. Toda la mitología Jedi echada a perder, personajes irritantes, ¿hace falta decir quien?, y una trama aburridísima, hacen de ésta película, la peor de toda la saga de Lucas. Una decepción tremenda para los fanáticos.

Harry Potter y el misterio del príncipe. Es una adaptación literaria, pero cuenta cómo secuela en orden cronológico. La sexta aventura del joven mago es todo menos eso, aventura. El ¿director? David Yates hace gala de su ilimitado talento para presentarnos la peor película de Potter, imperdonable, más si tenemos en cuenta que el libro en que esta basada es el mejor de toda la saga. Increíble que después de esto, Yates haya sido ratificado para el desenlace de la franquicia.

Y bueno, con esto termino éste amargo recuento, espero y lo hayan sufrido al igual que yo. Obviamente faltan muchas y quizás, dependiendo de su sano juicio, sobren algunas. Esperemos y aprendan éstos productores que al hacer dinero no solo rompen las ilusiones de millones, sino que también atentan contra el legado fílmico.