diciembre 2009

Crítica: Asesino Ninja

Rain protagoniza la película Asesino Ninja

Pensar en encontrar buenos diálogos y una adecuada trama en este tipo de películas es engañarse a si mismo. Si acaso las emociones deben de ser producto de las peleas a muerte de los personajes, por algo se llama «Asesino Ninja».

Raizo ( interpretado por el cantante coreano Rain) se la pasa corriendo por el mundo. Es entonces donde descubrimos su pasado (por medio de los siempre útiles sueños de su infancia) que es un huérfano educado para ser un asesino en un secreto clan de ninjas y que aparentemente nadie conoce más que un selecto grupo de personas que contratan sus servicios.

Pero como ya mencione, no es eso a lo que nos lleva a ver esta película, ¿qué tal las peleas a muerte de las que tanto deseamos? Todo comienza bien con una adecuada descuartizadera pero ya lo que sigue son como desechos de batallas de Matrix sin el dinero necesario para efectos especiales, con movimientos difíciles de seguir y la ya patentada cámara lenta que distrae en vez de mejorar la acción.

Otro aspecto que me distrajo fueron lo artificial se que vieron los escenarios de la cinta. Se notaba como todo fue filmado en un estudio barato de Alemania y aún cuando estábamos supuestamente en una jungla de Asia se veía todo ficticio. Hasta la sangre resulta digital.

Sorpresivamente Rain hace un buen trabajo con la apariencia de ninja pero no como actor, después de todo se le puede echar la culpa al guión que no se decidió entre hacer drama, acción o suspenso y se vuelve un desorden. Tampoco esperen comedia, frases graciosas o al menos un chistorete que la vida de nuestro protagonista esta llena de venganza y solo hasta el final se ríe.

Lo que más me molesto fue que durante el trayecto de la cinta se nos educa a que los ninjas son seres casi sobrenaturales que lo pueden todo, casi llegan a tener superpoderes, pero ya en el momento del clímax todos salen corriendo como ratas al ser perseguidos por metralletas.

Quienes esperen escenas de acción constantes saldrán decepcionados, la mayor parte del tiempo no la pasamos en la cabeza de Raizo hasta llegar a la midad de la cinta donde aquellos que toleraron lo anterior puede que disfruten el resto.

Esperaba algo más de los hermanos Wachowski, después de todo nos dieron Matrix y V de Vendetta, pero Asesino Ninja se sabotea abrigándose con un toque de realidad para irlo destruyendo paso a paso con el desarrollo de la trama.

Crítica: Donde Viven los Monstruos

Cuando eres un infante todos tus sentimientos son una jungla de emociones, cualquier regaño o halago te afecta como el agua al papel.

Ahora imagínense ver el dilema interior de tus emociones reflejados en monstruos gigantes que hablan. Eso es precisamente lo que tenemos en «Donde viven los monstruos», una película nada convencional que demanda la atención del público para observar el mundo salvaje de los sentimientos de un niño.

El director Spike Jonze no la tuvo fácil al tener que adaptar un cuento clásico de unas cuantas páginas en una película de 101 minutos. Inclusive en algunos momentos se nota que extiende las escenas para inflar el contenido, aún así nos a regalado una preciosa película que es muy adulta en su contenido, pero con apariencia para público infantil.

Desde el principio nos invade con viejos recuerdos de dibujos, música y palabras. Inevitablemente comienzas a recordar la simpleza de la existencia de aquellos tiempos y de lo complicado que era en ese entonces relacionarse con los demás y mucho menos pensar en controlar tus emociones.

Max (Max Records) es un niño que se siente solitario por lo que busca constantemente la atención por parte de su madre y hermana. Lamentablemente para el ellas tienen una vida que se basa en relaciones con amigos y lo que es peor para un niño de esa edad es que tu madre tenga novio. En uno de sus berrinches encuentra una lancha que lo lleva a una isla habitada por las cosas salvajes (wild things).

Para empezar , los diseños de los monstruos son fascinantes, pudieron ser un fracaso fácil y obvio para criticar sus defectos, pero durante la duración de la película no deje de admirar el talento con que lograron crear con tanto realismo estos seres de personalidades extremas.

Otro punto a favor de la producción es la actuación del joven actor Max Records , su energía y emotividad a las situaciones que le rodean le da vida a lo que otros pudieron haber arruinado con su sola presencia. Aquí la importancia de haber elegido a este chico fue vital, gracias a él es posible empatizar con sus diferentes monstruos interiores, porque téngalo por seguro lo que vemos son representaciones físicas de la personalidad de Max.

La película no es para todos, tiene momentos muy serios con los monstruos que son más antagónicos y nada parecidos a los adorables seres de caricaturas que estamos acostumbrados. Quizás los niños disfruten los muñecos, pero los adultos se darán cuenta que existe transfondo en las interacciones que dependiendo del estado de ánimo puede que disfruten.

Aún con sus momentos serios existen escenas reconfortantes donde el amor prevalece y lo anterior se ve reflejado como una cereza en el pastel al final de la cinta con una ligera sonrisa de Max.

Es importante que consideren que no existen abundantes momentos alegres, es más, en muchas ocasiones se vuelve hasta deprimente. Se necesita paciencia con » Donde viven los monstruos» porque el mensaje no a todos les a de llegar y puede que hasta se aburran en los primeros minutos.

Por mi parte, disfrute la película, no tanto como hubiera querido. Me dejo más pensativo que entretenido y eso cuenta de algo.

Trailer Donde Viven los Monstruos

Crítica: Adventureland

Es díficil crecer , nunca estas seguro de lo que estas haciendo y los errores que cometes son como puñaladas en el pecho. Lo peor es que nada sale como uno quiere , por lo que debes de tomar la desición de hundirte en tus propias lágrimas o salir adelante con los recursos que tienes a tu alrededor.

«Adventureland» narra la historia de James Brennan (Jesse Eisenberg, el actor con papeles perpetuos de geek) en su intento por reunir dinero para irse de vacaciones a Europa y después ingresar a la prestigiada escuela de periodismo de Columbia, tiene que trabajar en el parque de diversiones de la localidad ante su falta de experiencia laboral y la falta de apoyo económico de sus padres.

En sus aventuras conoce a Em Lewin (Kristen Stewart), quien demuestra que sabe actuar, haciendome despreciar más su papel en las películas de los vampiros. Lógico que todo termina en el romance de James con Em, pero por supuesto que hay secretos y obstaculos ejemplificados por la nostálgica Lisa P (Margarita Levieva).

«Adventureland» no es para todos, se necesita apreciar el ambiente ochentero que se presenta en pantalla. Otro inconveniente es que no es tan cómica como uno quisiera, esta enraizada en su melancolía de no saber a donde ír ni que hacer y los pocos momentos de risa se vuelven respiros entre la confusión de nuestros personajes.

La salvación de la producción viene del cariño que empieza uno a sentir por las aventuras de James y Em. Aquí tenemos otro ejemplo de un romance basado en la realidad y no en fantasias como bien nos demostró «500 días con ella». No insulta al cinéfilo con soluciones fáciles y aún en el final se mantiene coherente dejandonos saber que la vida continua aún en las circunstancias nada favorables.

Si acaso la duración de 107 minutos se hace sentir, es por el paso lento que lleva la trama. No esperen explosiones, desgracias, quemazones, ni asesinatos. Es de estas películas raras que no es para todos, depende de tu estado de ánimo y necesidad de estudiar la conducta humana para que te animes a verla.

Primer Aniversario

Imagen del sitio pinchepelicula.com en el año 2009

Hace un año en pleno día de navidad nació este blog.

Parece ayer que comenzamos esta aventura en el humilde y limitante Blogger de Google. No fue hasta marzo cuando agarramos vuelo con un mayor número de visitantes que me dí cuenta lo inútil de la plataforma y comence a planear la migración a Word Press.

Fue todo un desastre allá por mayo cuando la página no estaba al 100%, a cada rato se caía por mi ignorancia al nuevo sistema, virus y spam a todo lo que da, pero bien valió la pena.

En un principio que dificil se me hacía escribir una crítica, apenas y podía con 200 palabras y hoy ya casi me tengo que contener para no aburrirlos con redundancias.

Sigo con mi esfuerzo de reducir las faltas de ortografía, porque se que exiten personas capaces de jactarse de cualquier cosa para desacreditar un punto de opinión que deciden desechar con frases simplonas sin dar los porques.

Agradezco a las amables personas que han dado su punto de opinión al grado de llegar a competir con la crítica. Se agradece cualquier punto de opinión, aún siendo este negativo y espero nunca llegar a cancelar un comentario. Si acaso me he visto en la necesidad de editarlo es por inapropiado lo cual es irónico con el nombre que tiene el blog.

«Pinche Película» fue creado con el fin de externar un punto de opinión, sencillo, sin tanta paja que a veces uno detesta. Simplemente me gusta o no, sin medias tintas, porque al final es lo uno quiere saber.

Quizás para algunos el nombre del blog resulte algo agresivo, no fue mi intención , fue sólo inspiración e inclusive el logo del sitio expresa pinche como la acción de tocar o seleccionar. He llegado a pensar en cambiar el nombre del blog, pero me he arrepentido, es lo que es. Además que el dominio esta reservado hasta el próximo año.

Espero seguir contando con ustedes, no duden en usar los comentarios para cualquier opinión.

Muchas gracias y felicidades pinchepelicula.com.

Crítica Avatar

Durante nuestras vidas hemos visto un centenar de películas de las que esperamos al menos unos cuantos minutos de entretenimiento. Las que nunca se nos llegan a olvidar son aquellas que nos hicieron emocionar lo inimaginable. Con ‘Avatar’ no sabía que esperar.

En los primeros minutos te das cuenta que es un filme diferente a lo que estamos acostumbrados. El derroche de dinero se ve reflejado en la pantalla y no como un insulto sino como una verdadera utilización de los recursos para lograr llevar a cabo la historia. Es entonces que nuestro héroe Jake Sully (Sam Worthington) comienza a narrar su aventura en el paradisíaco planeta de Pandora cuando vivimos una verdadera experiencia de cinema.

Innumerables autores han recreado mundos fantásticos donde todo es posible, pero en esta ocasión nunca había existido uno tan perfectamente elaborado que no te queda duda de su existencia. Todo lo que se a escrito sobre la tecnología implementada en esta producción es cierto, que no quepa duda que este es un avance en efectos especiales como el que jamás hemos visto, nunca llegas a dudar de su autenticidad, ni te la pasas buscando momentos donde los Na’ vi se vieran falsos. El Oscar en efectos digitales lo tienen ganado y ni lo que George Lucas intento hacer con su última trilogía le llega a los talones, aquí James Cameron le puede escupir en la cara todo lo que él no pudo o quiso hacer.

En un futuro no muy lejano la raza humana se ve en la necesidad de minar un planeta a seis años de distancia del nuestro, todo por un mineral capaz de cubrir nuestras necesidades energéticas.  Por supuesto que los nativos no desean hacerse a un lado mientras destruimos su casa así que un grupo de científicos fabrico avatares capaces de interactuar con los Na’Vi para lograr un convenio satisfactorio.

Hablando de la trama, no entiendo las quejas por la similitud de «Danza con Lobos»  o «Pocahontas». No estoy para defender a James Cameron pero la idea de esta cinta a estado en su cabeza desde hace décadas y si no había sido producida es por falta de tecnología necesaria para llevarla a cabo. Si nos vamos a quejar por cada historia de amor que salga en el cine no se que es lo que vamos a ver. Lo que no puedo pasar por alto son los diálogos insípidos y triviales. James Cameron es un excelente director, creador y es demasiado imaginativo para crear Pandora, pero no es un guionista y lo demuestra para detrimento de la cinta, lo que si esta a su favor es la capacidad de crear personajes que nos interesen sus alegrías y desgracias.

Aún así, existe demasiado de bueno en esta producción de más de dos horas y todo en parte también a las excelentes actuaciones de parte del elenco. Desde Terminator 4 (lo poco redimible de la cinta) y ahora con Avatar, Sam Worthington logra transmitir en la pantalla la personalidad necesaria para trasmitir las emociones del personaje y no existe mejor momento que la escena para domar al pajarraco (los que ya vieron la cinta entenderán).

Desde el «Señor de los Anillos» con el personaje de Gollum sabemos lo posible que es interpretar a un personaje virtual es por eso que debo de reconocer el esfuerzo de Zoe Saldana (Neytiri) por regalarnos un personaje que pudo caer en olvido, pero que con su voz, actitud y modismos hace que se nos olvide que son sólo pixeles.

Se me andaba olvidando el típico malo de la película que ya empieza a FASTIDIAR con el mismo molde usado para todo momento. No puedo culpar al actor Stephen Lang  (Coronel Miles Quaritch) que de nuevo hace lo mejor que puede ante el trillado papel. Es por eso que en esta ocasión no tengo problema con el elenco, es más si no fuera por ellos, (como otros ya han dicho) quitando los efectos especiales esta cinta es nada.

El mayor problema que tengo con «Avatar» es que se tarda demasiado tiempo en establecer un mundo basado en nuestra realidad, pero que al momento de llegar al último acto todo se resuelve con soluciones mágicas.  Si existe un enemigo superpoderoso entonces la magia de la madre naturaleza hace lo suyo. También  el drama de no ser de la raza Na’ Vi se pierde por una solución al estilo Pinocho. Todo muy conveniente porque las reglas no están escritas y James Cameron hace y deshace a su gusto.

Como ya he dicho, aún así con sus defectos «Avatar» vale la pena. Que quede claro que no es perfecta pero tampoco se puede pensar en una porquería u otro producto basura de Hollywood. Es revolucionaria en el aspecto tecnológico, algo que hubiera sido de mi agrado que también en lo que respecta al guión.

«Esperaba que dijeras eso». Jake Sully momentos antes de partirle la cara al Coronel Miles Quaritch.

Crítica: Lluvia de Albóndigas

Imagen de la película de animación Lluvia de Albondigas

Esta es otra de las nuevas películas que busca explotar la nueva tecnología 3D , por lo que en un principio no me importaba ni tan siquiera ver el tráiler. Se a vuelto un gancho el querer ver imágenes borrosas en escenas de acción o terminar con tremendo dolor de cabeza porque no soportas los anteojos.

Admito que he quedado satisfecho con esta primera producción por parte de los estudios Sony: la energía, imaginación y comicidad de la cinta me ha hecho pasar un buen rato. Es que todo se vuelve una mezcla perfecta entre la acción frenética de ver alimentos gigantes caer del cielo y las interacciones de los personajes con un toque de humor infantil que hasta los adultos terminaran riéndose.

Flint es un jóven inventor que por supuesto todo le sale mal, hasta que un día crea una máquina materializadora de alimentos que por accidente sale volando hasta el espacio. De ahí en adelante el menú del cielo es a la carta pero las consecuencias se vuelven reales cuando la avaricia crea mutaciones al grado de formar un tornado de spagueti.

Los temas tratados son los que ya hemos visto con anterioridad en otras cintas y con mayor efectividad, aún así hacen que «Lluvia de Albóndigas» muestre su lado tierno familiar. El ser tú mismo es el principal mensaje que se repite en las situaciones que tienen que lidear cada uno de nuestros personajes, si el mensaje no es tan efectivo es porque es muy light todo, incluyendo las consecuencias de los actos que no pasas del enojo o regaño de los seres que te rodean.

La comicidad fue el elemento principal por lo que no me agradó «Planeta 51» y aquí no falta. No hay escena que se desperdicie en no hacer reír a la gente, llega incluso a ser algo parecido a las locuras de Bob Esponja o hasta los Looney Toons . Incluso el momento en que Flint le pide a su padre enviar un correo electrónico me proporcionó autenticas carcajadas porque es algo de lo más común, no te insulta con chistes fáciles al contrario los personajes son sinceros y realistas en sus conversaciones (algo que agradezco).

El diseño de los personajes es de los más simple sin buscar apantallar con grandes cantidades de pixeles para lograr realismo. Creo que tiene más definición y trabajo la comida que cae del cielo.

Lo que es peor para el filme de «2012» es que esta cinta recrea las escenas de caos mejor que el vómito de efectos que vimos. Existia más emoción en ver elotes gigantes caer del cielo, hasta un panquecillo destruir una escuela que los cientos de edificios derrumbandose en Los Angeles.

Aún así me he divertido demasiado con una película que disfrute plenamente con el chango que habla, el pápa ojos de cejas, el hombre bébe y como olvidar el multitalentoso Manny.