mayo 2013

Grandes películas sobre el amor, Parte I

Hace unos días que revisionaba una y otra vez, como parte de una clase de análisis fílmico, la maravillosa película El día de la marmota (Harold Ramis, 1993), me di cuenta de algo interesante: si bien el género romántico no es de mis favoritos, ni si quiera lo pondría en los tres primeros de mi lista, tengo varias películas que me han marcado significativamente y que contienen cine puro durante toda su estructura llegando a representar significativamente algo trascendental en la cultura popular de hoy en día. Es por ello que decidí inaugurar este nuevo especial, sumado a los otros que llevamos en el sitio, para compartir con ustedes una lista muy personal de filmes que retratan todas las vertientes del amor de una u otra forma. Esta es la primera parte, aún desconozco cuantas serán en total, pero espero pueda ser de su agrado y espero, de todo corazón, que igualmente ustedes compartan sus propios gustos y opiniones con un género fílmico que a día de hoy se mantiene como uno de los más redituables de la historia del cine. Empecemos.

Cinema Paradiso

Cinema Paraiso

Para los lectores asiduos de este blog, sabrán de antemano que está película es de mis favoritas de todos los tiempos y la número uno en mi lista de filmes románticos. Las razones son muchas y las trataré de explicar aquí. Cinema Paradiso, obra maestra del director italiano Giuseppe Tornatore, es un canto poético hacia el significado de la amistad, el amor y a la vida misma. Una amistad entre un pequeño niño y un cácaro, persona responsable de operar el proyector en un cine, a través de los años y de la inminente madurez del niño que sueña con el amor y el viejo que se aproxima hacia la muerte. Un relato de amor pero no hacia una mujer en particular sino hacia el cine mismo y lo que este mismo puede infundir en la vida de una persona. Y un relato sobre la vida que nos rodea y que nos dicta los caminos que seguiremos en este mundo.

Tornatore nos muestra una historia emotiva y sincera, sin jamás caer en el melodrama barato, entre un pequeño niño, Totó, un soñador que ama el cine, y Alfredo (un enorme Phillipe Noiret), un viejo gruñón que toda su vida ha dedicado a servir de proyeccionista en el cine local de la ciudad. Ambos personajes intercambiarán penurias y aventuras hasta formalizar una amistad que definirá en ambos personajes un futuro muy incierto. Luego de un terrible accidente en el cual Alfredo pierde la vista, Totó será el nuevo proyeccionista en el Nuevo Cinema Paradiso. ¿Pero ese es su destino? Totó con la ayuda de un sabio Alfredo descubrirán que el destino tiene planes muy diferentes para ambos, un plan muy diferente cuando una hermosa mujer se atraviese en la vida de Totó y le haga creer que la vida es como las películas cuando la realidad es muy diferente.

Una película que nos enseñara que el amor, en ese magnifico desenlace acompañado por la irrepetible música de Ennio Morricone, uno de los más hermosos en la historia del cine, es aquel que residen dentro de nosotros mismos desde que nacemos y que define nuestra futuro sin importar los tropiezos que tengamos en el camino. Una historia conmovedora que hace homenaje a toda una vida del cine y que nos presenta una historia sumamente humana y real en donde el amor verdadero se puede encontrar en el lugar menos esperado, en este caso una sala de cine. Inolvidable.

 

Casablanca

Casablanca

¿Qué se puede decir que no haya sido dicho de una de las películas más clásicas e inolvidables del séptimo arte? Una historia de amor que ha trascendido los años y que a día de hoy sigue siendo de visionado obligatorio para todos aquellos que amen el cine sin importar sus gustos cinematográficos favoritos. Basada en una obra de teatro, y dirigida por Michael Curtiz y protagonizada por los inmortales Humphrey Bogart y Ingrid Bergman, esta cinta trágica sobre el amor, ambientada en la segunda guerra mundial, ha pasado a la posteridad no solo por la soberbia actuación de Bogart, sino por la ya mítica escena y dialogo final de la película: «Siempre tendremos París».

Esa frase no solo resume el maravilloso guión, que contiene un repertorio de frases para la posteridad, sino que va a acorde a una historia de desamor entre dos individuos de clases diferentes y de caminos claramente muy distintos. Por azares del cruel destino, mismo que siempre juega un papel fundamental en este tipo de historias, los ex-amantes se volverán a reencontrar, luego de haberse conocido y separado en París, en Casablanca (Marruecos), lugar donde él administra una especia de casino-bar de alta exclusividad y ella llega con su esposo escapando de los nazis. Y si, adivinaron. Bogart es el único que puede ayudarlos a escapar del país e irse a Estados Unidos, situación que representa que él la volverá a perder y esta ocasión será para siempre. Esto señores y señoras esta jodido.

No por nada tiene el puesto, bien merecido, a mi parecer, de ser la mejor película romántica de la historia del cine. Un elenco espectacular sumado a una puesta en escena formidable y a una dirección soberbia por parte de Curtiz hacen de este clásico del cine una historia trágica de amor que traspasa la barrera del tiempo y que sirve de referencia para las cientos de otras historias que han intentado copiar la fórmula pero que penosamente no han podido captar absolutamente nada de esta joya fílmica. Si aún no la has visto estas a tiempo ya que ha salido una edición especial por su 70th aniversario, una pasada.

 

Los puentes de Madison

Los Puentes de Madison

Pocos, o casi nadie, podría haber pensado que el tipo duro de las películas del lejano Oeste, como lo era Clint Eastwood, filmaría una de las películas más románticas que se recuerden en la historia del cine y en la época moderna. Basada en la novela del mismo nombre escrita por Robert James Waller, Los puentes de Madison cuentan la hermosa y trágica historia de amor entre Francesca, interpretada por una estupenda Meryl Street, una solitaria ama de casa residente en Iowa que cierto día conoce a un fotógrafo de National Geographic, Robert Kincaid (Clint Eastwood), quién ha llegado al condado de Madison para retratar los famosos puentes que presume aquél lugar.

Mientras el esposo e hijos de Francesa se encuentran fuera de casa, Kincaid entrará en la vida de esta última como un nuevo amor que hará que nuestra protagonista vuelva a tener un motivo para vivir alegremente cada día. Sin embargo es sabido, incluso desde antes de que nos lo digan, que dicha relación nunca podrá ser debido a los caminos tan distantes que los separan a ambos y que hacen referencia a los emblemáticos puentes. Ella tiene la oportunidad de empezar una vida al lado de un hombre perfecto que la trataría como la mujer más afortunada del mundo pero al mismo tiempo tiraría a la basura toda una vida al lado de su familia. Todos sabemos cual será su decisión pese a esa inolvidable secuencia bajo la lluvia que pretende ilusionar al público al hacerles creer que ella se irá con él. Lágrimas chicos, lágrimas.

Eastwood deja de lado su parte más ruda y machista para contarnos con total sinceridad y emoción un relato melodramático bien justificado y ejecutado perfectamente en dos actores que saben muy lo que hacen. Una historia de amor que es recordada con mucho cariño por este servidor y que debería ser obligatoria no solo para aquellos que sigan de cerca la filmografía de Eastwood sino también para todos aquellos que amen este tipo de historias imposibles que nos hacen querer cortarnos las venas.

El día de la marmota

Marmota

La película con la cual inicie este especial dedicado al cine romántico debería de estar si o si en esta lista. De las que componen esta primera parte de la lista es la única que usa la fantasía para contarnos un amor imposible que terminará con un final feliz más que conmovedor y sumamente inolvidable. Bill Murray protagoniza esta fantástica historia de viajes en el tiempo que tiene como único objetivo recalcar una de las preguntas que el hombre se ha planteado por siglos: ¿Qué harías si el tiempo no pasará? ¿Qué harías si vivieras el mismo día una y otra vez? El director Harold Ramis y el guionista Danny Rubins crean esta maravillosa fábula sobre un sujeto amargado con la vida y con los demás, mismo al cual se le da la oportunidad de cambiar para siempre el quien es y quien puede llegar a ser si da una oportunidad a la vida.

Phil Connors (Murray) un reportero que se encarga de dar el estado del clima es asignado, nuevamente, para cubrir El día de la marmota, curioso evento que tiene lugar en el pequeño poblado de Punxsutawney donde cada 2 de Febrero la gente acude al centro de la ciudad para presenciar el veredicto de la marmota Phill, misma que puede presagiar un clima nevado o cálido. El magnifico personaje de Murray acude renuente a dicho evento y pretender irse de aquel lugar lo antes posible pero para su frustración estará más tiempo del que hubiese imaginado. Un encantamiento le hará repetir todos los días el 2 de Febrero y con el aprender más sobre la ciudad, su gente, él mismo y sobre Rita, interpretada por Andie MacDowell, su interés romántico. ¿Cómo enamorar al amor de tu vida un día completo solo para darte cuenta que tienes que hacerlo nuevamente?

La propuesta de Ramis y Rubins es muy acertada y meten todas esas interrogantes que los enamorados siempre hemos estado buscando. Una historia sumamente inteligente, divertida, romántica y trágica que nos hace replantearnos quienes somos y como interactuamos con los que viven a nuestro alrededor. Un amor imposible que hará que muchos se sientan identificados una y otra vez. Fantástico Murray en el mejor papel de su carrera. Una cinta para todos aquellos enamorados que piensan que nunca podrán conquistar al chico(a) de sus sueños.

 

Harold y Maude

Harold y Maude

La película con la que terminamos esta primera parte es quizás la única que ustedes no hayan visto y no les culpo, su distribución y difusión fuera de los Estados Unidos es mínima por no decir nula. Dirigida por el desconocido Hal Ashby y protagonizada por Ruth Gordon y Bud Cort, igual de desconocido que el director por estos rumbos, narra la historia de amor entre un joven adinerado que vive miserablemente con su espantosa madre, la cual lo desea casar inmediatamente, y la septuagenaria Maude, una simpática anciana con toda una vida recorrida y que afronta ahora con la mayor de las alegrías la inminente muerte. Esta claro que la película retrata polos opuestos, vida y muerte, y que además forma una pareja sentimental muy extraña pero que funciona a la perfección gracias al estupendo reparto actoral y a una dirección y guión increíblemente bien desarrollados.

Harold y Maude esta considerada por los expertos y críticos como una de las diez películas más románticas de la historia del cine y eso se nota al haber terminado de visionar la misma y quedarte a ver los créditos finales. Una historia hermosa y sublime, acompañada por una banda sonora perfecta, que nos reafirman otra vez que el amor no conoce barreras y mucho menos edades. La química entre ambos personajes es perfecta y los ingeniosos diálogos y absurdas situaciones la sitúan como una película sumamente divertida y que a día de hoy sigue funcionando a pesar de tener más de cuarenta años desde su filmación.

En estos días es casi imposible de conseguirla por acá subtitulada a menos de que la pidas en uno de esos sitios encargados de «reliquias y cosas imposibles de tener al alcance de tu mano» en EUA, pero si tu inglés anda bien la puedes encontrar completa en Youtube. Un relato sincero sobre dos individuos de clases muy distintos y con objetivos igual de diferentes en la vida, uno esta empezando su recorrido por la vida y el otro lo esta por terminar. Una cinta muy bonita que te sacará una agradable sonrisa en el rostro.

En próximo días la segunda parte.

‘Rápidos y furiosos 6’, sobredosis de adrenalina

Luego de haber visto las cinco películas anteriores de esta sorpresiva franquicia que sigue funcionando entre el público, creo que queda claro que me puedo considerar fanático, no hay otra palabra y no es que tampoco sea malo o bueno pero si es una etiqueta que puede significar un balance erróneo al momento de juzgar un producto al cual le tienes cierto cariño. Mientras transcurrían los créditos iniciales de Rápidos y furiosos 6, en donde recopilan las películas anteriores, me entro un poco de nostalgia al darme cuenta que los personajes de esta historia representan algo en mí de alguna u otra manera. Sin embargo eso no impidió ser crítico a la hora de valorar lo que estaba viendo.

Diversion

Rápidos y furiosos 6 toma lugar unos meses después de lo acontecido en la anterior entrega, cuando el mejor equipo del mundo (nada es imposible para estos tipos) derrocará al hombre más poderoso de Río de Janeiro y de paso le robasen 100 millones de dólares con lo cual aseguraron su futuro, literal. Ahora el equipo deberá volver a ponerse tras el volante ante la noticia de que Letty, Michell Rodriguez, antigua integrante y quien se creyó muerta en la cuarta película, esta trabajando con un peligroso terrorista que al parecer controla a medio mundo, me refiero a Owen Shaw, interpretado acertadamente por Luke Evans. Nuestros héroes serán liderados por el siempre carismático Dominic Toretto (Vin Diesel) y contarán con la ayuda del mastodóntico Hobbs, La Roca, quien en un principio les pidió su ayuda y a cambio los librará de cualquier cargo delictivo que tuviesen. Vamos, el clásico «trabajas para mi y te perdono todo lo malo que hiciste en el pasado».

El director a cargo, al parecer por última vez, es Justin Lin el cual estuvo detrás de cámaras desde la tercera entrega. Tal parece que el estudio confío mucho en Lin y le dejaron hacer lo que fuera en esta ocasión y el resultado es lo que vemos en pantalla: una historia completamente improvisada que usa todos los clichés vistos y por haber pero que de igual manera funcionarán para el resto del público. Y es que Lin se quiere pasar de listo durante toda la película y deja la mayor parte de las dudas e incongruencias de la historia al público y a que este mismo lo resuelva. Me explico. Se da tanta información inverosímil e ilógica y que no cuadra en ningún lado que el espectador tiene que hacerse su propio mapa mental para tratar de ivanar lo que le están contando de errónea manera. Y mientras en tu cerebro las cosas no carburan de ninguna manera viene Lin para dejarte alucinado con sus exageras secuencias de acción que si bien están agradablemente bien construidas después de unos minutos te terminan cansando o mareando.Muy Malos

Los que lean esto seguramente me tirarán piedras y me justificarán que la franquicia nunca tuvo profundidad y todo se trataba de autos, chicas en pelotas y villanos clichés, y si, tienen razón. Y no se preocupen, todo esto lo tiene y de sobra Rápidos y furiosos 6. Si solo deseas ir a entretenerte y pasar un rato cumplidor en el cine creo que esta película puede ser un tanto de tu agrado siempre y cuando estés familiarizado con la franquicia en su totalidad, de lo contrario te recomendaría que mejor te abstuvieras, puedes sufrir daño neuronal irreversible.

Un daño provocado por una sobredosis innecesaria de adrenalina que pretende tirar todos los cohetes al aire y prácticamente no dejar absolutamente nada a la imaginación para las entregas anteriores aunque estoy seguro que se sacarán muchas incongruencias más de la manga. Así como incongruente resulta el punto de inflexión de toda la película: el regreso de Letty. Un forzado argumento que debe meterse con calzador en la película y que en vez de enriquecerla la implosiona en momentos claves de la película restando con esto ritmo y continuidad a la trama principal. Pero bueno, supongo que muchos no verán esto contraproducente, cuestión de gustos. Creo que la franquicia esta agotando sus recursos y es evidente que el recambio actoral, forzado, es prueba ferviente de que las cosas se les están escapando del volante, ya veremos. Por lo pronto queda esperar que puede ofrecernos la séptima entrega, la cual anticipa el próximo villano y del cual estoy seguro muchos, y muchas, gritarán en la sala de cine cuando lo vean.

Explosion

Creo que Rápidos y furiosos 6 es un capitulo final a dos trilogías que tuvieron muchos altibajos y que dependen en gran mayoría en su acertado elenco para sacar a flote una historia que no da para más de 30 minutos. Una saga que poco a poco comienza a verse agotada y que no sorprendería que anunciase su final con la próxima entrega. Un placer culposo que disfrute como niño de cinco años pero que siendo objetivo y crítico razonable dista mucho de ser cine como entretenimiento palomero para este verano. Si no la vez no pasa absolutamente nada, pero si eres fan de la velocidad y de Diesel y La roca, entonces debes verla ya que hay un par de escenas que te dejaran alucinando. Por cierto, para el público masculino basta con recomendarles a Gina Carano, nueva integrante, y que les dejará enamorados.

Star Trek En La Oscuridad, muestra de que los tiempos cambian

Había una vez un programa de televisión que en sus inicios el éxito era sólo una ilusión y que con el paso del tiempo logró cimentar un pequeño y ferviente grupo de admiradores a los que hoy les llamamos «Trekies». Habrán sido sus personajes, el escenario futurista, las tramas disparejas en donde un episodio era una obra de la ciencia ficción y en otro un esperpento de ridiculez; lo que fuera, a partir de entonces se todo lo que tuviera que ver con la exploración del universo tenía un nombre y ese era Star Trek. Aún con sus virtudes y defectos la saga continúo con un poco más de una decena de películas, cinco series y ahora un reinicio más apropiado para el público consumidor que como referente de un clásico de ciencia ficción que me deja reclamando la salida de J.J. Abrams, Roberto Orci y Alex Kurtzman.

‘Star Trek’ (2009) fue el relanzamiento de lo que se había vuelto una saga sin rumbo: las ideas se habían agotado, los guionistas se la pasaban reciclando historias y la audiencia cada vez era menor. La tripulación de la nueva generación comandada por el siempre grandioso Patrick Stewart ya no estimulaba la taquilla, es cierto que jamás Star Trek había sido un éxito taquillero y la sorpresa de Paramount cuando J.J. Abrams logró hacerlo un par de años fue como redescubrir una mina de oro que pensaban agotada. En su momento me maraville de como rendían tributo al legado mientras se prometía nuevas emocionantes aventuras. No voy a negarlo, el guión tenía agujeros de improbabilidades del tamaño de hoyo negro que desafiaba las leyes de la física, aún así había minutos de verdadera nostalgia con el siempre venerado Spock y una nueva tripulación comandada por jóvenes actores que emanaban un carisma que se creía perdido.

Kirk

Ahora me encuentro con una secuela que refuerza una fórmula la cual este nuevo equipo creativo desea perpetuar. Malamente pensé que existiría algo desafiante e innovador, donde los guionistas se rompería la cabeza desafiando todo lo conocido. No por algo existió un retraso de algunos meses en el estreno porque supuestamente hacían ajustes al libreto. Que decepción ver que en lo que estaban trabajando era en reconfigurar la historia del principal villano de la saga y reempaquetarlo con excesiva cantidad de efectos visuales y escenas sentimentales mochas. Lo que antes tenía peso respecto al significado de la muerte, en un tiempo cuando la franquicia estaba a punto de desaparecer y la mayoría de su elenco decidió buscar otros rumbos, hoy se pretende reproducir con tal seriedad que no tenemos que esperar mucho tiempo para que no pase del susto ¿Deberás podemos creernos la idea de que alguien fuera a morir?

Khan

Se que para muchos de los que leen estas líneas lo que escribo no es de mucha importancia, al final sólo van a otro estreno veraniego para divertirse y sin conocimiento respecto a varios detalles que se supone son para salivar a los fanáticos con referencias a la misteriosa Sección 31, Tribbles y el venerado Spock Prime. No hay duda de que Star Trek En La Oscuridad cumple con el requisito de entretener aún con sus poco más de dos horas de duración. La mayoría del tiempo se divertirán y emocionarán con las grandes vistas digitales que hay que reconocer son las mejores hasta el momento. Esta es una película dedicada para hacer dinero, en donde atrás quedó el Star Trek cerebral que invitaba a la reflexión con dilemas morales y que aquí se pretende honrar con cucharaditas de sabiduría que en la suma no nos llevan a nada. Esto es el Transformers de la saga con mucha acción y cero contenido, donde la mayoría del tiempo vemos a nuestro protagonistas corriendo, gritando o evitando una catástrofe de ingeniería.

La pareja dispareja

La dirección de J.J. Abrams fiel a su estilo dinámico nos ofrece interesantes ángulos de cámara que me hicieron en varias ocasiones girar la cabeza. Sus innegables flashes de luz también ya son famosos, pero lo que más admiro es el colorido que tienen sus películas y que aquí explota al máximo. Sus viejos trucos de siempre siguen haciendo de las suyas con un villano de más acción menos palabras (véase MI3) y su terquedad de interrumpir diálogos con choques, movimientos de la nave o un comunicado urgente. Si algo hay que criticarle es su frenético ritmo con el que lleva la cinta, el hombre no deja respirar las escenas y al final en vez de recortar los escasos diálogos, lo hubiera hecho con algunas escenas de acción que sólo sirvieron para rellenar.

Copiando clasicos

Mi mayor tristeza es que con un elenco capaz de trascender el legado de los personajes más icónicos de la televisión, los lleve a una supuesta oscuridad inexistente. Pobres de Chris Pine (Kirk) y Zachary Quinto (Spock) que se ven forzados a escenas dramáticas por parte del libreto que los obliga en especial a Spock a gritar al cielo. Sin tener el tiempo requerido para que esa amistad se solidifique, sin aventuras propias más que la de una magnifica primera secuencia, se pretende dar hilo a un drama sobre la mortalidad que llega en circunstancias forzadas. Si existe algo intocable es el hecho de que el conocimiento de esta tripulación se basa en los preceptos de la ciencia y no en la magia como se nos pretende instruir al presenciar milagros gracias a la sangre de un fulano. Aún así los actores hacen su trabajo convenciéndonos más de la cuenta de lo falso e inútil que fue un sacrificio inexistente y sacando esta película a flote.

Belleza

Otra vez la venganza es la motivación principal de nuestros héroes y villanos, mientras que a lo lejos se ve una promesa de algo llamado exploración espacial muy inexistente al momento. Al centro de esta excusa generadora de divisas tenemos a un Benedict Cumberbatch muy esforzado en rendirle tributo a Terminator que a uno de los principales personajes de la saga. Por cierto no lo culpo, es fascinante como despacha decenas de enemigos con irreprochable precisión, pero dista muy lejos de un gran legado que se supone representa. Josué acertadamente me ha mencionado que esta cinta esta diseñada para una nueva generación, y estoy de acuerdo, pero eso no significa que sea mejor. Cumberbatch es un villano efectivo que en cualquier otro lado se morirían de envidia, hasta tiene sus momentos que hasta hacen a una bella dama gritar de terror, pero de nuevo, sin un vínculo que en la versión original supo tan bien lograr y que ahora se encuentra prefabricado con una muerte vista a kilómetros de distancia; pues pierde mucha relevancia.

Enterprise

Este nuevo Star Trek tiene todos los signos de que los guionistas y el director no se quisieron meterse en problemas para crear algo fantástico y mejor se dedicaron a plantear sus fortalezas. Toman elementos que hacen salivar a los fanáticos con su simple mención, para luego crear escenas de acción con una excesivo uso de efectos visuales que nos llevan a la incredulidad. De cierta forma acepto la forma de ver este nuevo universo alterno como una actualización para una nueva audiencia, una que llena las salas de cines y más redituable para todos los involucrados. Tampoco hay que negar que esta saga tiene varias facetas y una de ellas es la aventura, pero sigo esperando algo nuevo que no tenga que ver con persecuciones interminables en una aparato volador donde los protagonistas desafían la gravedad. Es emocionante, indudablemente, pero también conozco un Star Trek que me hacían pensar, con libretos complejos que cuestionaban la realidad de universo o que hasta para aprender odiosas teorías del espacio y tiempo. Se fueron por la fácil. Nos dieron otro producto preempaquetado y las taquillas han de estar felices.

Spock

Muchos de ustedes por curiosidad o porque no había más en cartelera decidieron ver esta película y en su opinión se les hizo entretenida. Lo es. Quizás al final se desbarata con cada incoherencia y un paso frenético con una supuesta nave haciéndose pedazos, pero es indudable que vale la pena. Para unos mis palabras no tendrán mucha importancia y se dirán lo exagerado que fui comparar con otras películas o en este caso con una serie de televisión. A todos ustedes les digo que respeto Star Trek En La Oscuridad por sus propios meritos, pero no es el Star Trek que me gustaría que se perpetuará como una fórmula a seguir. La primera cinta fue aceptable, la segunda ya esta calando y no veo que vaya a mundos inexplorados por más que promete que lo hará. Es por eso que espero una tercera cinta lejos de las manos de J.J. Abrams, Roberto Orci y Alex Kurtzman, ellos nos han regalado un reinicio que se pensaba imposible, pero es hora de ceder el poder a otros que lleven a nuevas alturas esta saga porque me temo que la tercera se llamará Star Trek el Refrito por más que quieran convencernos de lo contrario.

 

‘Ender´s Game y Gravity’, dos propuestas de ciencia ficción para este año

Se que ambos tráilers andan circulando en la red desde hace algunos días pero no había tenido el tiempo de compartirlos en el sitio con ustedes debido a problemas de agenda. Se trata de dos propuestas que a priori lucen interesantes en cuanto a ciencia ficción se refiere. La primera que nos ocupa es una de las cuales desconocía totalmente su existencia, se trata de Ender´s Game o como fue traducida al español: Los Juegos de Ender. Es una novela escrita por Orson Scott Card y que relata los eventos futuros de una guerra entra la humanidad y una raza alienígena conocida como los «Buggers». El tráiler les explica mejor que yo, sinceramente.

Al parecer tiene millones de fans puesto que cuando se dio luz verde al proyecto estos mismos se dejaron escuchar. Habrá que leer la novela, la cual esta conformada por cuatro libros, antes del estreno de la versión fílmica que a primer vistazo luce espectacular. El tiempo lo dirá. El elenco esta conformado por la ascendente estrella juvenil Asa Butterfield a quien no hace mucho pudimos ver con el protagónico de Hugo, de Martin Scorsese. Acompañándolo se encuentran otras estrellas juveniles como Hailee Steinfeld y Abigail Breslin, así como secundarios de mucha experiencia como lo son Harrison Ford y Ben Kingsley. La fecha de estreno en EUA esta prevista para el próximo 1 de Noviembre. En México se desconoce todo. El director es Gavin Hood, por cierto.

La otra apuesta para finales de este año es el esperado regreso de Alfonso Cuarón a la silla de director luego de la estupenda Niños del Hombre. Poco o nada se sabía de este proyecto salvo que estaría protagonizado por George Clooney y Sandra Bullock y que acontecería en el espacio exterior. Al parecer una falla técnica en una estación espacial deja a nuestros pobres protagonistas a la deriva y con el oxígeno poco a poco agotándose.

Si bien el tráiler no revela más de lo que les acabo de mencionar arriba y que la sinopsis oficial nos dice, muchos, entre ellos un servidor, esperamos mucho del talento que Cuarón pueda brindarnos en esta nueva experiencia fílmica, además de contar con la participación del formidable fotógrafo Emmanuel Lubezki mismo que ha estado trabajando en los últimos años con Malick. La fecha de estreno esta prevista en EUA para, en principio, el 4 de Octubre. En México seguramente nos llegará el próximo año.

Acá abajo les dejó los pósters de las respectivas películas. ¿Alguna les ha llamado la atención?

poster gravity

 

Enders Game

‘Star Trek En la oscuridad’, la aventura que necesitabamos

Spock Suicida

Si bien nunca fui un seguidor constante de la franquicia creada por Gene Roddenberry, Star Trek, titulada en nuestro país acertadamente como Viaje a las Estrellas, si reconozco todo el trasfondo cultural y social que tuvo y seguirá teniendo en generaciones posteriores a la mía. Star Trek es parte de la cultura popular le guste o no a los fanáticos de Star Wars, la gran competidora, y creo que eso es bueno. Hace cuatro años uno de los alumnos más aventajados de Spielberg, me refiero a J.J. Abrams, revivió a la franquicia, que estaba prácticamente muerta, con la emocionante y divertidísima Star Trek, la cual no era un remake ni una secuela sino algo completamente diferente: una reinvención de todo un universo alterado por usar los viajes en el tiempo. La idea gustó mucho y era cuestión de tiempo para una inminente, y necesaria, segunda parte.

Star Trek En la oscuridad retoma los eventos ocurridos en la anterior entrega y nos presenta al mismo elenco ahora ya compenetrado realizando misiones de exploración a través del universo. Sin embargo un nuevo peligro ancestral esta próximo a traer una serie de desastrosos eventos que pondrán a toda la tripulación del Enterprise en serios predicamentos de vida y muerte, literal. Esa es la premisa y de ahí poco o nada Abrams así como los escritores Lindelof, Kurtzman y Orci quisieron revelar. Habiendo visto esta experiencia cinematográfica debo decir que tanto seguidores de la saga así como los que no lo son tanto saldrán con una sonrisa de la sala de cine. En la oscuridad es todo lo que un Blockbuster debería tener: espectacularidad, emoción, acción, extraordinario argumento, grandes personajes y, sobretodo, un villano inolvidable.

Ingenieria

Y es que si algo en concreto hay que recalcar en esta En la oscuridad es la madurez y maravilloso desarrollo de todos los personajes de la entrega anterior sumado a un nuevo peligro que los hará sacar lo mejor, y peor, de si mismos. Y es aquí donde entra el grandioso libreto de la exitosa dupla Kurtzman y Orci, respaldados por Lindelof, quienes al abrir una brecha multidimensional de posibilidades al alterar la historia original ahora pueden jugar de muchas maneras pero siempre respetando los años de mitología de la saga original. Se nota amor y respeto al trabajo de Gene Roddenberry y eso los millones de fans lo agradecerán.

Y lo agradecerán aún más con la estupenda y fantástica incorporación del villano de turno John Harrison, interpretado por el formidable actor Benedict Cumberbatch. Y es que Cumberbatch nos ofrece una actuación para la posteridad y un villano tan complejo y profundo que hace pedazos a toda la flota estelar. Un personaje de libreto que aplica la exitosa fórmula de combatir el mal con un mal aún mayor. No diré más sobre la evolución del personaje porque sería dar un enorme spoiler y no quiero eso. Sin embargo ya es bien sabido la vuelta de turca del personaje y por ende los acontecimientos que desembocarán en el trepidante y emocionante desenlace de la película. Mejor absténganse de leer información que los pueda spoilear y vayan a la sala de cine a ciegas. Se llevarán una muy grata sorpresa.

Miradas que amenazan

Por lo que he estado escribiendo hasta el momento, y si lo han leído, pensarán que En la oscuridad es la mejor película del mundo pero tampoco hay que exagerar con respecto a eso. Cuando salí de la función mi cerebro estaba en éxtasis absoluto y por mi mente solo pasaban palabras de asombro, de perfección y excelencia pero para un crítico objetivo lo mejor es reposar unas cuantas horas y de ahí volver a analizar lo visto, con esto evitarás falsos juicios. En la oscuridad es una película sumamente entretenida y brutalmente bien filmada que cumple el objetivo por el cual fue realizada, sin embargo dista un poco de ser un filme redondo y completo. El principal problema es el innovador guión, se que lo alabe en párrafos arriba, pero teniendo la mente fría hay pequeños huecos argumentales que son evidentes.

Me explico. Lindelof, principal responsable de la serie Lost, y uno de los guionistas más innovadores en la actualidad peca de algo muy severo: dejar a la imaginación del público la resolución de eventos. Esto en algunos casos se podría comprender pero en otros es evidente que deja esos huecos porque ya no supo como terminarlos. En la oscuridad sufre de estos huecos durante la primera mitad y una vez terminada la película siguen quedando incompletos pero afortunadamente no afectan en demasía el eje central de la película. El otro problema, a mi parecer, es la forzada inclusión de Kronos, lugar donde habita la raza alienígena conocida como Klingon, némesis por excelencia de la franquicia de Star Trek. Si bien muchos fans agradecerán esta inclusión, una vez explicados los eventos posteriores por John Harrison, esta misma inclusión se sentirá algo obligada, nada malo pero si muy cuestionable. Fuera de eso, la película es perfecta.

Kirk Aventurero

Y es perfecta porque ofrece el sano entretenimiento que promete su trailer que a diferencia de la tomadura de pelo que fue Iron Man 3 donde tomaron al público como subnormales, acá se espera todo lo que nos veían presagiando y encima le dan una vuelta de tuerca, un clímax, espectacular que a más de uno le sacará lágrimas de los ojos, se los aseguro. Esto es un Blockbuster, lo demás son imitaciones. Creo que después de haber visto esto a muy pocos les quedará duda alguna de que Abrams sea el encargado de traer de la muerte a Star Wars con el esperado Episodio VII. Digo, ya lo hizo una vez, resucitar a una franquicia, así que no veo el porque no pueda hacerlo nuevamente. Este tipo tiene talento y no les sorprenda que en unos cuantos años sea reconocido no solo por películas palomeras sino también por cintas serias que pueden ganar más de un galardón «importante».

Star Trek En la oscuridad es una de las mejores películas que se ha estrenado este 2013 y que sin duda debes ir a ver en una sala de cine para disfrutar de una experiencia de entretenimiento muy saludable y que en años recientes se había perdido por completo. Una película para ir con tu familia, amigos o tu novia(o) y pasarla igual de divertido. Sin dudarlo es la recomendación de la semana y muy probablemente del mes. Para todos aquellos que les dejo un mal sabor de boca Iron Man 3, por favor, vean esta película y observen lo que el verano fílmico debe ser. Pulgares arriba.

Copiando clasicos

‘Iron Man 3’, la primera gran decepción del año

Armadura

Para quienes me conozcan o al menos sigan mis publicaciones constantemente sabrán mi opinión personal acerca del cine de superhéroes. Si bien no es un género del cual sea seguidor asiduo, he recalcado en innumerables ocasiones sus clichés, ha habido ocasiones en que han aportado una alta dosis de entretenimiento muy disfrutable. El año pasado pudimos ver dos cintas muy distintas, Los vengadores y El caballero de la noche asciende, que cumplieron, una más que la otra, en lo que iban a ofrecernos. Y es que es un cine que ha tenido un empujón muy notable en los últimos años y que al parecer el público disfruta en demasía. Este año no iba a ser la excepción y el primer trabajo titánico provenía de la productora por excelencia en cómics, me refiero a Marvel. ¿La película? Iron Man 3.

Luego del espectacular, aunque evidente, éxito en taquilla de Los vengadores, era momento para que Marvel iniciará la fase 2 de su ambicioso proyecto: Los vengadores 2. Desafortunadamente para muchos seguidores, entre ellos un servidor, habría que tragarse por lo menos tres películas antes respectivas a sus personajes más simbólicos: Capitán América  Thor e Iron Man. ¿Era necesario? Habiendo visto el primer paso para el mega proyecto mi respuesta es contundente: No. Y es que Iron Man 3, como sucede con el cómic en el que esta basado, aporta absolutamente nada al universo del propio personaje y de Marvel, salvó por una sola cosa: el poder controlar la armadura con tu mente y que sea una extensión más de su cuerpo. De ahí en fuera poco y nada. Una lástima.

Peper Pots

Mi compañero Cristóbal fue muy optimista en su crítica y su apreciación con la película pero no comparto la mitad de sus argumentos, cuestión de gustos, supongo. Y es que a diferencia de él, yo si esperaba un cierra por lo menos decente en la trilogía del hombre de metal. Si bien la entrega anterior, Iron Man 2, fue un bodrio total, había esperanza en una nueva entrega más teniendo en cuenta lo divertida y entretenida que resulto Los vengadores. El personaje más carismático de Marvel y uno de los actores más buena vibra en Hollywood, como lo es Robert Downey Jr., hacían presagiar un buen producto. No cabe duda de que al igual que en los cómics, la debacle de Marvel es terrible.

«Extremis», cómic escrito por Warren Ellis y dibujado por Adi Granov, narra en resumidas cuentas la aparición de una nueva sustancia experimental que induce en el individuo que la consuma, superpoderes. Ante tal amenaza, Tony Stark, deberá afrontar lo que supone uno de los mayores retos en su vida, al mismo tiempo que desenmascarar un terrible secreto. Si el cómic es fácilmente olvidable, cabe destacar el único elemento que vale la pena: el control remoto de la armadura. La nueva película de Iron Man tomaría parte de Extremis y juntaría a otros villanos para hacer sufrir a nuestro querido Downey Jr., cosa que logra a medias. Principalmente por la falta de talento del director Shane Black de manejar a un personaje tan rico, en trasfondo argumentativo, como lo es Tony Stark. Black convierte al más carismático personaje de Marvel en un simple pedazo de cartón aburrido que es salvado por el talento de Downey.

Heroe

Y es que Black tiene tanto en la mente el universo de Los vengadores, que se olvida por completo de Iron Man. Y en las dos cosas fracasa. La principal queja de los millones de fanáticos es la aparición de El Mandarín, villano del superhéroe, el cual es interpretado por Ben Kingsley. Los primeros tráilers y noticias hacían presagiar un villano antológico y una historia enfocada en el enfrentamiento entre Tony y El Mandarín. Menuda tomadura de pelo y vaya forma de reírse del público. A esto le sumamos personajes simplemente intrascendentes como Rebeca Hall, como la Dra. Maya Hansen, y Guy Pearce, como Aldrich Killian, responsables de la fórmula Extremis y antagonistas del héroe. Ninguno villano tiene peso en la historia ni mucho menos evolución narrativa significativa que contrarrestare al personaje principal. Lo mismo que los secundarios de entregas anteriores como  Gwyneth Paltrow y Don Cheadle repitiendo sus papeles como Pepper Potts y James Rhodes, respectivamente, los cuales se sienten muy forzados en especial paltrow en el tramo final. La película bien no pudo existir y no hubiese pasado absolutamente nada. Pareciera más bien una forma de sacar dinero que una evolución en Iron Man y en la posible trama de Los vengadores, misma que acá no dejaran clara en ningún momento. Favor de abstenerse a los créditos finales o saldrán echando fuego por la boca.

Ante todo esto que dije no creo que Iron Man 3 sea una mala película, creo que a gran parte del público le resultará entretenida, sin embargo como capitulo final, a priori, resulta sumamente decepcionante puesto que no ofrece nada nuevo. Black apuesta por la espectacularidad, como el ataque a la casa de Tony, la destrucción del avión presidencial o la batalla final para dejar contento al público olvidándose de que restan más de 90 minutos en donde simplemente no pasa nada relevante. Por grandes momentos la película se vuelve aburrida y olvidable, situación grave para Marvel y sus futuros proyectos. Me pregunto, ¿si Iron Man 3 fracasa entre los fans, qué les espera a Thor y Capitán América?  Supongo que tendremos que esperar a los números finales del hombre de metal en taquilla.

Colección

Iron Man 3 representaba la carta más fuerte de Marvel y uno de los grandes estrenos del 2013 y desafortunadamente ha fracaso en ambos aspectos. Una película de superhéroes deslucida y terriblemente aburrida que generara en el espectador, después de haberla vista, la sensación de que le robaron descaradamente su dinero. Irrelevante como engranaje para Los vengadores 2 y carente de cualquier emoción para los fanáticos de los cómics y de aquellos que disfruten el cine como entretenimiento. Si la pasan por alto este verano fílmico será mejor para ustedes. A diferencia de Cristóbal yo no la recomiendo ni para un domingo cualquiera. Yes que después del visionado me quedo con dos cosas: la primera, Marvel demuestra una vez más que no sabe crear villanos memorables ni complejos en el cine; dos, y la más importante, lo que parecía sería la caída y levantamiento triunfal de Iron Man queda como una mera ilusión que solo será recordada en los maravillosos tráilers.