noviembre 2014

Los Juegos del Hambre: Sinsajo Parte 1. Las llamas ascienden.

Dividir una película en dos partes se ha vuelto una tendencia bastante popular en Hollywood en los últimos años, especialmente con libros “Young Adult”, supuestamente para reflejar con mayor fidelidad la obra que están adaptando. Se ha vuelto tendencia desde que Warner Brothers lo hiciera con el último libro de “Harry Potter” (Harry Potter y las Reliquias de la Muerte), pero ya antes habían existido casos así, siendo el primero que conozco la primera adaptación cinematográfica de “Superman”. Las películas que hoy conocemos como “Superman” y “Superman II” estaban planeadas como una sola pero debido a la forma de filmar de Richard Donner y al aumento de los gastos, decidieron dividirla en las películas que hoy conocemos.

Como dije, “Harry Potter” fue el que inicio esta moda, continuando en este punto “Crepúsculo”, “El Hobbit” y, este fin de semana, finalmente se unió a la tendencia “Los Juegos del Hambre”. Protagonizada por Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson, Woody Harrelson, entre otros, “Los Juegos del Hambre: Sinsajo Parte 1” viene a contarnos como Katniss Everdeen (Lawrence), luego de los eventos ocurridos en la película anterior, accede a unirse a los rebeldes en su lucha contra el Capitolio y el gobierno opresor del presidente Snow (Donald Sutherland), quien utilizara a todo lo que tenga a su alcance para desestabilizarla, incluyendo a su prisionero estrella Peeta Mellark (Hutcherson).

Senal Singajo

He de admitir que, como alguien que leyó los libros y que le han gustado las adaptaciones al momento, no esperaba mucho sobre esta entrega, y por un par de buenos motivos: la primera es que la saga completa de “Los Juegos del Hambre” consiste en 3 libros muy pequeños, fácil y hasta rápidos de leer, por lo que no sentí que hubiera necesidad de partir la historia en 2, o que hubiera material suficiente para hacer eso; y el segundo motivo radica en que, a mi gusto, el tercer libro es, por mucho, el menos bueno de esta saga: los personajes están bien y la historia no está mal pero, para lo que venía prometiendo en las libros anteriores, se queda corto.

Aclarados esos puntos, he de admitir que salí bastante complacido y hasta sorprendido con el resultado final. No creo que esta tercera entrega sea mejor que la anterior (“Los Juegos del Hambre: En Llamas”) pero considerando mis problemas iniciales, el resultados es mucho mejor de lo esperado, empezando por las actuaciones. Jennifer Lawrence vuelve a demostrar su rango actoral regalándonos a una Katniss Everdeen que trata de lidiar con la situación en la que se encuentra, donde debe liderar un rebelión contra el Capitolio cuando su plan original era proteger a sus seres queridos.

Presidente Snow

Junto a Jennifer, se encuentra un cast bastante sólido aunque un tanto desaprovechado, empezando por Josh Hutcherson, Liam Hemsworth, Woody Harrelson (otro de mis favoritos), Phillip Seymour Hoffman (QEPD),Elizabeth Banks, Julianne Moore, entro otros grandes. Todos dando un gran peso a sus personajes y, por las modificaciones habituales al libro, extendiéndolos en buena forma, especialmente Moore como la presidenta Alma Coin.

El nivel de producción es bastante bueno, con paisajes naturales que lucen muy bien; con imágenes de ciudades destruidas, y marcando en buena la diferencia entre el Capitolio y los demás distritos. Los efectos especiales, sin ser lo más espectacular, son efectivos. Y la historia está bien llevada: hay cambios (tuvieron que extender escenas o agregar nuevas para justificar la división a 2 películas), pero uno no siente que estén demás.

Simplemente es un trabajo bien hecho tanto por el director como el guionista.

Pero todo lo que está bien no quita algunos problemas algo marcados. El primero es el triángulo amoroso, que no es del todo bien reducido en esta película; aclaro que no es tan malo como otros ejemplos mencionados, pero cuando se lo propone uno lo que hace respirar de aburrimiento.

La resistencia

Otro tema es la edición; de nuevo, no estamos hablando de una edición para el olvido, pero hay momentos en que los cambios de escena ocurren tan abruptamente y tan seguido, que uno puede llegar asentir dolor de cabeza. Hay una escena de acción en particular, que es combinada con un famoso “propo”, que me pareció de lo peorcito de la entrega.

Pero sin lugar a dudas lo más molesto de la película es el final, y no porque este mal, sino porque sabes que ahora hay que esperar TODO un año para ver el final que nos tengan preparados. Puede que se pase rápido la espera, pero el sentir de uno es, al momento, de molestia por esa situación.

Al final, considerando que esperaba graves problemas, el inicio del final de esta saga es bastante bueno, y ahora nos toca esperar a ver si el final es digno de la saga.

PD. Hay una escena al final de todos los créditos pero, como sugerencia, no se queden al final, no creo que lo valgan para muchos.

Birdman. Crisis superheroica.

Estamos en la edad de oro de los superhéroes, al menos hablando de cine. Hoy en día la gran mayoría de los blockbusters exitosos surgen precisamente con tipos musculosos, vestidos con trajes ridículos y con poderes que todo el mundo deseaba tener de niño (y que algunos aun desearían tener siendo adultos); hay una gran expectación entre el público con esta clase de entregas: llenan salas (incluso semanas antes de su estreno), generan millones en mercancías, provocan el delirio de fans cuando aparecen en público. Simplemente son películas que hoy tiene convertidos a los protagonistas de ellas en las grandes estrellas del momento.

Pero, ¿qué sucede cuando toda esa popularidad te termina acabando? ¿Qué sucede cuando el protagonista trata de salir adelante en su carrera y la gente, para bien o para mal, no lo deja de relacionar con el personaje? ¿hay vida después de una “super” carrera? Estas son solo algunas preguntas que el nuevo filme de Alejandro González Iñarritu nos propone responder. Y no me equivoco al decir que estamos ante una película con varios premios ya asegurados el próximo año, ya que simplemente se trata de una obra magistral.

Diapositiva1
Ciertamente, no es un secreto muy grande saber que sucede con estas personas al momento de abandonar una franquicia: o encuentran alguna nueva que los ayude a mantenerse vigente entre el público, o quedan encasillados y se pierden sus carreras. Y ese el caso de Riggan Thomson (Michael Keaton), una viaje estrella de Hollywood que, años después de abandonar la supermillonaria franquicia “Birdman”, trata de demostrarle a todo el mundo que es algo más que una estrella del momento al tratar de llevar a Broadway una obra que escribe, dirige y protagoniza, con ayuda de su amigo y productor Jake (Zack Galifianakis). El problema para Riggan es que la gente aún no deja de verlo como el personaje que alguna vez fue y, peor aún, la crítica sigue encima de él pensando que no podría lidiar con este asunto. Para colmo de males una pequeña parte de el insiste en continuar su búsqueda por ser de nuevo el héroe que lo dio a conocer.

Diapositiva2
El primer gran punto a favor de esta película radica en las actuaciones: simplemente fantásticas, empezando por un sublime Michael Keaton, quien verdaderamente se luce interpretando a Riggan, uno puede sentir pena por el personaje, que simplemente trata de mostrarse ante todos como un actor de verdad, y no uno del momento (¿otro “Oscar” para un “Batman”?). Edward Norton, como el problemático actor Mike Shiner, también se ve que goza de su papel, ya que despliega una enorme arrogancia que sería digno de odiarlo, pero al mismo tiempo uno termina simpatizando con el personaje. Zack Galifianakis también demuestra una gran capacidad actoral con su personaje de Jake, lo que me da gusto, ya que solo lo tenía relacionado con películas tipo comedia como “¿Qué paso ayer?”. Y las demás actuaciones, cortas pero solidas (Emma Stone, Naomi Watts, Andrea Riseborough), lo suficiente para tener una gran película.

La dirección de González Iñarritu es otro punto a favor ya que, apoyado por Emmanuel Lubezki, nos encontramos con una película que pareciera hecha en una sola toma: seguimos a los personajes a todos los lugares a donde se dirigen, mientras discuten o analizan sus problemas, para de repente cambiar el seguimiento a otro personaje.

Diapositiva3

La música, producida por Antonio Sánchez, es otro gran punto a favor de la película. Los momentos que parecieran de días normales; las melodías en momentos de tristeza, o incluso la música “super” heroica ayudan a que uno capte el momento en el que se encuentran.

Y el punto final queda con el libreto, escrito por el propio Alejandro, con ayuda de Nicolas Giacobone, Alexander Dinelaris JR. y Armando Bo. Ellos eligen muy bien cuál es el punto que debe interesar, el de Riggan, y si bien hay vemos algunos momentos de los otros personajes, es siempre Riggan en quien debemos interesarnos. Esta gente lo capto bien y lo plasmo de gran forma.

Y no hay más que yo pueda decir, simplemente estamos ante una gran película que, creo yo, estará llevándose algunas estatuillas el próximo año, y que hará que algunos nos interesemos más en los futuros proyectos de estas personas.

PD. Como alguien que le gusta ver películas de superhéroes, fue una gran gozada tener juntos a “Batman”, “Hulk” y “Gwen Stacy” en una película que parodia este género.

Entre los SHIELD, el Flash y la ciudad de Gotham

Esta temporada de televisión se ha vuelto una en donde las series basadas en cómics se han consolidado como una opción más dentro de la barra de entretenimiento, no solo por éxito que han resultado en la gran pantalla, si no porque por sus propios meritos han resultado ser producciones dignas de nuestra atención.

No es noticia mi desagrado a dos terceras partes de la primera temporada de SHIELD, que con cada episodio desafiaba nuestra paciencia. El resultado de tanta mediocridad nos enteramos después que se debió a la prohibición de utilizar la amenaza de la organización Hydra como villano hasta después del estreno de la secuela del ‘Capitán América’. Ya fue después de tal evento fue cuando la serie recobró vida, empezó a inyectar dosis de emoción y de plano ser relevante. De todas formas, lamentablemente el daño ya estaba hecho, porque lo único que hicieron fue diluir las expectativas del programa de televisión, ahuyentar público que difícilmente da segundas oportunidades y de plano perder nuestro tiempo.

Mockingbird

Aún así, decidí continuar en mirar la segunda temporada y debo decir que han resultado mucho más amenos, concisos y entretenidos los episodios Es inevitable que sigan con la misma fórmula de obtener objetos extraños súper poderosos, pero al menos ya me interesan los personajes porque están en aparente desventaja, usan su inteligencia para derrotar al enemigo y sinceramente patean traseros. Todavía no llega a niveles de grandeza, pero por lo menos existe la esperanza de que algún día existirá un episodio inolvidable; antes ni eso podía pedir.

La gran sorpresa ha sido ‘Flash’, y no la serie Gotham como esperaba. Con un estreno retrasado por parte del canal Warner, que al parecer no puede, o quiere competir con los Agentes de SHIELD que tienen su capítulo de estreno al día siguiente; lo único que hace es poner en evidencia la incompetencia de los altos ejecutivos que no les importa la capacidad de uno como audiencia para consumir contenido al momento y no cuando se les de la regalada gana.

Dejando la amargura de una realidad inevitable, este superhéroe veloz de quien pensaba que no tenía el suficiente peso dramático para atraparme en un ciclo de observación cada semana, ha resultado mucho más ameno que SHIELD y Gotham juntos. Esa alegría que se pensaba había sido prohibida después de que Nolan marco tendencias en el mundo cómic, ahora regresa con un Flash demasiado parecido al Hombre Araña en la primera película de la versión de Sam Raimi. Es agradable ver el personaje de Barry Allen descubrir superpoderes, sentir la adrenalina de combatir criminales y hasta el drama de balancear su vida civil; todo des el primer episodio y en menos de dos horas, siendo esto como una cachetada al arácnido en su nueva serie de películas.

flash

El enfocarse en Flash ayuda demasiado a que la narración sea más compacta y por lo tanto los capítulos se sientan más completos a comparación de otros donde tienes una decena de protagonistas y todavía sigues esperando el clímax. El problema viene después cuando ya no tienes nada más que narrar y las historias se vuelven repetitivas, algo que de seguro intentarán evitar con la inclusión de un buen número de villanos que seguirán apareciendo como vendedores de suplementos alimenticios. Con el paso de los episodios hemos visto como el mundo de Barry Allen se ha expandido al de sus compañeros de aventuras Cisco (Carlos Valdes), la Dra. Caitlin (Danielle Panabake) y el aparentemente villanesco Dr. Wells (Tom Cavanagh), todavía nada trascendental, pero esta serie después de un gran inicio ahora lo que le sobra es tiempo para mostrarlos toda su capacidad.

Aún cuando parecía tener todos los ingredientes para ser la ganadora de nuestra atención y que se ha estancado con episodios mediocres que hacen huir a la audiencia, quien todavía no cuaja es ‘Gotham’. De todas formas decidí darle oportunidad porque el actor Robin Lord Taylor como ‘El Pingüino’ se está llevando la serie como el principal atractivo. La interpretación que hace del clásico villano es cautivante y simplemente quieres saber más de su plan para lograr ser el dueño de la ciudad. Su aparente actitud de ser la víctima cuando en realidad tiene todo bajo control, es lo que está manteniéndome con interés.

Pinguino-Gotham

Eso no quiere decir que no tenga otros elementos llamativos, es solo que los guionistas que se han encargado de rellenar la serie han sido demasiado incompetentes para utilizar los elementos de este universo de una forma inteligente y original. Tuvimos que esperar hasta el episodio 7 para que el creador Bruno Heller hiciera estallar la bomba de que Pingüino estaba vivo para tener el mejor episodio hasta el momento. Es demasiado cuando tienes la competencia entregándonoss cada semana un sólido episodio. Lo positivo es que la audiencia se entero de las consecuencias que tenía que enfrentar James Gordon (Ben McKenzie) y los ratings aumentaron, por lo que la serie todavía tiene vida. Será interesante saber cómo lograrán mantener nuestra atención ahora que el gran secreto es por todos conocido.

Si no escribo sobre ‘Arrow’, es porque intente ver la serie y los primeros episodios son algo pesados y por lo tanto no he seguido las aventuras de este superhéroe. Se que la serie se transformó para mejor y quizás le de otra segunda oportunidad en el futuro. De ‘Constantine’, pues no se ni de lo que se trata , no me ha llamado la atención y ni he visto la película, así que por lo pronto con SHIELD, Flash y Gotham tengo parara satisfacer el lado cómic.¿Por cuánto tiempo? Eso dependerá de ellos.

Interestelar. Demasiada ambición de los Nolan.

Admito que esta película era de las que más estaba esperando en el año. Para empezar una película en el espacio nuevamente, luego del gran éxito que represento “Gravedad” de Alfonso Cuaron un año atrás; además, contaba con un gran reparto: el ganador del Oscar Matthew McConauguey, la ganadora del Oscar (y mi actriz favorita, lo confieso de una vez) Anne Hathaway, Jessica Chastain, Michael Caine, entre algunos otros; y además contaba con la dirección de Christopher Nolan, director de películas como “Memento”, “Origen” y la Trilogía del Caballero de la Noche (la mejor trilogía de superhéroes, aunque hay que reconocer que no hay otra del mismo calibre en existencia).

Tenía muchas expectativas con esta película, tanto que en toda la semana solo deseaba que ya llegara el estreno. Y he de admitir que he terminado un tanto decepcionado con el resultado final. No es mala película para nada: hay buena dirección, hay de buenas a excelentes actuaciones (con una que otra sorpresa), hay un par de ideas fascinantes y los efectos con muy buenos. Tiene buena parte del material para haberse convertido en un clásico moderno de la ciencia ficción en mi punto de vista.

Cooper y Murph
El problema al que se enfrenta esta película es el querer meter demasiadas ideas, que al final no terminan por ser bien explicadas, que terminan dejando a uno con más dudas que nada. Si quizás hubieran tomando solo un par de ideas (como la gravedad o las diferencias de tiempo) habríamos tenido una película más sólida y más emocionante. Pero los hermanos Nolan se empeñan en meter varios problemas familiares, nuevos descubrimientos sobre planetas, agujeros de gusanos y abismos negros, que terminan por no explicar del todo y generan bastante duda.

Además, la primera parte de la película, honestamente, la siento eterna. Entiendo la necesidad de establecer la personalidad o una pequeña historia que nos ayude a entender las decisiones y actitudes de los personajes, pero dura demasiado a mi gusto: a mi gusto dura casi una hora y, creo yo, con media hora habrían quedado las cosas en claro. Y esto lleva a otro problema: la película dura casi 3 horas y se siente. Digo, no lo resentí como con “El Hobbit, un viaje inesperado” o “Transformers, la era de la extinción”, pero se siente y eso afecta el disfrute de la película.

Diapositiva2
Y, por supuesto, están algunos agujeros de lógica: algunos perdonables, otros que te sacan de onda (y te hacen querer cuestionar la película); pero Nolan, gracias a su dirección, provoca que te intereses en la trama y quizás por eso uno termina queriendo más y mejores explicaciones.

Otro punto a favor de la película, que tiene que ver con la dirección de Nolan, son las tomas: los escenarios lucen de hermosos (todas las escenas de los viajes espaciales) a impresionantes (los otros mundos que nos muestran); aunque aquí también tienen que ver los efectos especiales, que nos regalan tomas espectaculares (aunque las considero inferiores en comparativa a “Gravedad” hace un año).

Diapositiva3
Las actuaciones también ayudar a creernos la película: ciertamente McConauguey sigue demostrando que su regreso a las grandes actuaciones es real, Hathaway y Chastain solidas como de costumbre, y Michael Caine atrapa nuestra simpatía como empieza a ser costumbre; pero quien me dio una pequeña sorpresa es Mackenzie Foy, quien demuestra que quiere ser tomada en serio para futuros proyectos en el cine, que no se le asocie con esa saga “vampírica” que molesto a más de uno (no necesito decir que saga, verdad). Es ella la que hace que esa primer hora de la película no me sea odiosa del todo.

Pese a sus problemas, puedo decir que la película me gusto, pero si termine sintiendo un cierto aire de decepción, esperaba más de Christopher Nolan en este regreso al cine, pero supongo que se guardó todo para mejor ocasión. Ahora solo espero que, la próxima semana, el señor Iñarritu me compense con “Birdman” y que Nolan, para su próximo proyecto, entienda que a veces: “menos es más”.

 

Interestelar, incoherencias relativas

El año pasado ‘Gravedad’ nos llevó a la orbita de nuestro planeta y ahora ‘Interestelar’ nos lleva al otro lado de la galaxia con el fin de salvar a la humanidad, si eso no es reto suficiente para un director, no se que más lo será.

Esperaba ser del 70% del Tomatometro que rindiera tributo a esta oda del espacio, más no puedo hacerlo y más vale que lo diga de una vez: ‘Interestelar’ es inconsistente, se hace bolas con su propio libreto, se tropieza en un agujero negro y termina en un melodrama resuelto como una sopa Maruchan.

Cooper

Me extraña de Nolan que se había caracterizado por tener cierto control entre tanta confusión, pero al parecer los síntomas de ‘The Dark Night Rises’ ahora se han vuelto una enfermedad por complicarse más de la cuenta. Se agradece el esfuerzo, su visión por trascender lo conocido con conceptos como el espacio multidimensional y espero que otros por lo menos tengan un poco de ambición de este gran director, es solo que esta vez no le salió y tengo que decirlo como lo que es porque con cada crítica que lo leo es como si hubiera un mensaje subliminal en ‘Gargantúa’ que los hipnotiza con sus efectos visuales, que admito me fascinaron, más sin embargo no lo es todo.

Como director Christopher Nolan se merece nominaciones a premios que están a meses de distancia, el simplemente plasmar en imágenes lo que propone el libreto creado con el mismo y en colaboración con su hermano Jonathan es suficiente para cualquier otro mediocre director huir a simple vista. Le rindo tributo y si pudiera me hinco ante sus pies por llevar su visión de lo que es un viaje a través de un agujero de gusano. Aún con sus problemas, prefiero una película de Nolan que todo lo que está ahora en cartelera. Más no puedo brincar de emoción, ni tampoco gritar a los cuatro vientos que Interestelar me ha dejado satisfecho o llenado las expectativas.

La historia conocida del filme es que la humanidad esta al punto de la extinción por falta de alimentos y debe de localizar un planeta habitable para continuar la especie. En todo esto se encuentra el magnífico actor Matthew McConaughey que como ya es costumbre, es viudo , tiene dos hijos y tiene el encasillado actor John Lithgow como el viejo de la familia. Resulta que la hija Murph (Mackenzie Foy), o para algunos la reencarnación de Renesmee, es tan inteligente cognitivamente, pero emocionalmente deficiente y por lo tanto crece con resentimiento de su padre que fue en una misión en busca del planeta salvavidas. Suficiente hasta ahí, todo en orden y comprensible hasta el momento.

Agujero

Después de un lento inicio que nos muestra la precaria situación del planeta, una subtrama con fantasmas, búsquedas de drones, futuras carreras en agronomía y encuentros con instalaciones secretas; es que por fin el granjero-piloto espacial- padre de familia- héroe de la humanidad y futura paradoja temporal que hará explotar la cabeza de Stephen Hawking, se lanza al espacio y debo decir que es maravilloso. Ese efecto cuando la nave entra a la singularidad es único y transcendental, lo que Nolan logra plasmar es para elevar el alma. Pero esto no se trata de postales en el espacio, por lo que regresamos a los dilemas que tiene nuestro héroe por intentar salvar la humanidad en el menor tiempo posible por los efectos de la relatividad que afecta el valor del tiempo al grado que en un planeta 1 hora son 7 años en la Tierra.

El aspecto de la relatividad y sus efectos es de lo mejor, aún con el drama que conlleva, admito que mis flujos lagrimales llegaron a tener cierta dilatación. Si tan solo se hubiera enfocado en eso, pero no, como el director tiene cheque en blanco este decide meter a la licuadora tanto que ya no sabes lo que tienes. Es así que buscamos otros planetas, complicaciones, más complicaciones, una escena emocionante que involucra que la nave de vueltas, robots súper cómicos que hasta te lamentas de su muerte más que de los protagonistas. Hasta que llegas al desenlace y es donde eliges dejarte llevar por el aspecto visual ignorando las soluciones mágicas o de plano sales echando madres por esa solución de fantasía con fantasmas.

Matthew-McConaughey-Interestelar

Reitero que nos es una mala película, tiene sus momentos, es solo que el libreto utiliza la ciencia cuando le conviene para luego alterar la realidad con tal de salirse con el final deseado. Cuando la mayoría del tiempo te haces pelotas con las explicaciones algo confusas del elenco respecto a los riesgos de viajar en el espacio, la película decide salir del closet para resultar ser una profunda historia de amor entre padre e hija que trasciende el tiempo y el espacio. Esto no se debería de llamar Interestelar, se debió llamar ‘Traumas familiares a través del Agujero’, y ese es el punto. La trama es fascinante cundo nos enfocamos en los exploradores espaciales desafiando los peligros; cuando regresas a la trama de fantasmas del más allá y la ridícula explicación sobre como ha sido trazado el destino de Cooper, perdónenme, pero esto es digno de una estupidez de M. Night Shyamalan.

Y aún así, con tal libreto la cinta flota a pesar de las olas de más de 100 metros porque tiene un gran director, un elenco que nos vende cualquier incoherencia y de plano robots tan carismáticos que quisiera uno de inmediato. Cuando tienes dos de tres ingredientes que sobresalen a niveles más allá del promedio, es que tienes Interestelar aplastando cualquier otra mediocridad en la cartelera. De eso estoy agradecido, solo espero que a la próxima Christopher y Jonathan tomen un campamento para adelgazar ideas, que ya les esta haciendo falta.