30 minutos o menos, irreverente intento de comedia

Protagonistas de 30 minutos o menos

El por que algunas películas llegan a las carteleras de nuestro país y otras no, me resulta en realidad algo interesante de analizar a detalle y a fondo. Mi hipótesis principal, quizás la más aterradora, es que las distribuidoras, habiendo visto las ganancias con cierto tipo de géneros, den por echo, algo atroz, que tipo de películas prefiere el público mexicano. Algo que si analizamos es más bien contraproducente, pues dan por sentado, las distribuidoras, que una cinta es igual a la otra y por ende nos gustara. Nada más alejado de la realidad.

Con `30 minutos o menos’ puede ocurrir algo parecido o similar a lo que dije arriba, pues no encuentro una explicación palpable o incluso lógica de su presencia en nuestra cartelera. Inclusive hasta su estreno, que ocurrió éste fin de semana, no habían pasado ni un solo trailer ni siquiera una imagen promocional afuera del cine. ¿Raro? Quizás. Para mi no tanto, y es que he llegado a la conclusión de que el humor gringo, americano, gusta al público de por acá, quizás no tan a fondo pero si cómo sátira o forma reírse de nuestros vecinos americanos.

`30 minutos o menos’ nos cuenta a manera de anécdota, el cómo un introvertido repartido de pizza llamado Nick, interpretado por el cada ve más buen actor Jesse Eisenberg, es involucrado, de la manera más elocuente, por dos risibles delincuentes, a robar un banco o de lo contrario explotara en mil pedazos, esto debido a un dispositivo explosivo colocado sobre su cuerpo. Con el tiempo en su contra, Nick, con la ayuda de su mejor amigo Chet, interpretado por Aziz Ansari, deberán hacer hasta lo imposible para lograr su objetivo y salir vivos de esta surrealista situación.

Eso es en si toda la trama, al menos la principal, obviando la sub-trama del par de estupidos delincuentes, que más que serlos, son unas sabandijas de la sociedad. Pero volviendo en si al argumento principal, repleto de clichés y chistes racistas y con énfasis a la cultura popular, uno cabria esperar un poco más de ingenio u originalidad, y si bien hay chispazos de la ultima, no alcanza para rellenar una historia que bien se pudo haber contado en 30 minutos o menos. Lo único rescatable aquí es el propio Eisenberg, el cual se cree su personaje y lo borda con amplia naturalidad. Su compañero por otro lado, Ansari, es un estereotipo que bien podría divertirlos cómo desesperarlos. Cuestión de gustos.

Cómo consejo les diré que no esperen un producto a la altura de `Zombieland’, trabajo anterior del director Ruben Fleischer, quien dicho sea de paso vuelve a trabajar con Eisenberg. Supongo que por amistad. Por lo menos aquí esa amistad rinde frutos y salva, a medias, un producto que se hunde en sus pretensiones pero que logra entretener y divertirnos en su corta duración e hilarante historia. Para los gustos menos exigentes y para los que quieran reírse un poco una tarde que no tengan nada que hacer en domingo.

Por ultimo quisiera comentarles que no les recomendaría cómo primera, quizás ni cómo segunda opción, esta película, pues siento que hay otras opciones más frescas y satisfactorias en cartelera. Más sin embargo si les gusta el típico humor gringo, el sencillo e irreverente, esta puede ser una buena opción para divertirse con los amigos. No esperen nada del otro mundo ni originalidad, pues no la encontraran por ningún lado. Es solo otra comedia americana. Nadamas.