Josue N.

`Attack the block’, una genialidad

En mi crítica hacia ese bodrio llamado `Terror en lo profundo’, subrayaba la importancia de tener unos créditos iniciales interesantes, o a secas, bien hechos, pues te definían, en principio, el rumbo o el trato que la película iba a tener. Con `Attack the block’ sucede todo eso e inclusive mas ya que por ningún lado alcanzas a visualizar lo que te deparara esta maravillosa y original, en toda regla, película de extraterrestres. Si, leyeron bien, extraterrestres. Pero más que una simple invasión con fines comerciales, mercadotecnicamente hablando, cómo suele suceder con películas meramente basura, se me viene a la mente `Batalla: Los Ángeles’, esta joyita del cine independiente, en toda regla concebida para un público amante de la ciencia ficción y cómo homenaje a nuestros vecinos del espacio exterior, resulta en su mayoría, una aventura placentera y gratificante, de principio a fin. Algo que hoy en día se echa de menos, y que se extraña de sobremanera.

La historia nos presenta, a grandes rasgos, la batalla que una banda de adolescentes mafiosos, esto se puede interpretar cómo bandidos, deben afrontar contra una invasión alienígena que amenaza con destruirlos, más adelante entenderemos el porque, motivo por el cual deciden refugiarse y contraatacar desde su fortaleza, llamada “The Block” o El Bloque, el cual es un edificio, repleto de departamentos, donde gira mayormente todo el argumento de la historia. Cómo podrán ver no hay necesidad de filmar en exteriores, en realidad hay muy poco, ni tampoco de aparatosos efectos visuales, quitando a los tan temibles alienígenas, bien logrados por cierto. Y es que el mayor acierto del debutante Joe Cornish es no hacer una película cliché, y con esto me refiero a pánico en las calles, el ejército salvando al mundo, grandes explosiones o batallas épicas, muy por el contrario, Cornish resuelve toda la trama con mucha humildad y extensa genialidad.

Durante toda la película estamos igual de solitarios que el protagonista Moses, un Jonh Boyega que representa todo lo que un antihéroe necesita, y su grupo de amigos, todos y cada uno de ellos con personalidades marcadas y con algo que aportar a la narrativa, y eso ya es un logro más. Aquí no hay personajes planos ni mucho menos, todos y cada uno de ellos, inclusive el casi cameo de Nick Frost, valen la pena. A todo esto creo que es de importancia señalar que la mayoría de personajes son afroamericanos, a algunos les molesta que se use el termino “negro”, cómo si de un insulto se tratase, pero bueno, y digo importante por que nunca había visto una película donde los héroes fueran de color, ya saben, el típico americano blanco siempre ganaba, y aquí eso no esta.

Algo que también resulta muy interesante, y divertidísimo, es el estupendo guión, a manos de Cornish también, el cual se nota aprendió mucho de trabajar con Frost y Simon Pegg, además de Edgar Wright, éstos tres, responsables de las divertidas `Shaun of the Dead’ y `Hot Fuzz’. Hay infinidad de diálogos referentes a la cultura popular, y lo mejor de todo es que se sienten perfectamente naturales a los personajes y a las circunstancias, y eso hará que te saquen más de una sonrisa, cómo sucedió conmigo. Además de comprender el cómo y para que sirven los diálogos, y el cómo éstos, sin necesidad de prolongarse ni de aburrir, sirven para contar bien algo, cómo la explicación que se da en menos de un minuto del por que de la invasión alienígena. Maravilloso.

El apartado técnico tampoco hay que dejarlo de lado, sería un grave error, más teniendo en cuenta que es muy bien logrado. Desde la música de Basement Jaxx, todo un orgasmo a tus oídos, y si no me creen, presten atención cuando el titulo de la película aparece. La fotografía de Tom Townend sin ser en realidad algo sorprendente, capta de manera muy efectiva la personalidad y vida de éste grupo de jóvenes y su relación con su entorno, además de que la paleta de colores me hizo recordar en demasía a `Super 8′. Y a todo esto le añadimos el apartado visual y artístico, y tenemos cómo resultado una muy bien lograda historia de ciencia ficción que dejara con un muy buen sabor de boca al público amante de éste género. No los defraudara, lo prometo.

Por ultimo quisiera decirles que esta película no la encontraran en cartelera, al menos no en sus países, y si llegase a aterrizar en salas comerciales, lo haría mas que por un tiempo de risa. En México no tiene fecha de estreno, y no creo que logre hacerlo, principalmente por lo que les dije: no es una película comercial. Sin embargo no creo que eso sea problema para ustedes cinéfilos de hueso colorado, en Internet la pueden hallar en cualquier sitio, inclusive se encuentra en Youtube. También pueden encontrarla en lugares de compra de multimedia, cómo lo son Mix-up o parecidos. No se preocupen, dar con esta joyita no será problema. Y en caso de que tuviese estreno en cines, no se la pierdan por nada, es probablemente una de las cintas, sino es que la más original en lo que va del año. Y lo mejor de todo, no es una «gringada».

Terror en lo profundo, la estupidez también da mucho miedo

Lo confieso: soy cómo un niño iluso y tonto que le atraen éste tipo de productos casi siempre inservibles, cómo lo son películas con temáticas que involucren criaturas asesinas o monstruos gigantes que están ansiosos por despedazar a los pobres humanos. Y digo pobres, porque a pesar de ser en su mayoría adolescentes sedientos de sexo, alcohol y drogas, siempre son los buenos, y el animal, o criatura, es siempre el malo. ¿Raro? No. Desde que tengo uso de razón, en cuanto al cine se refiere, la humanidad siempre ha retratado a los animales, cómo la mayor amenaza posible, y el público, ósea nosotros, le agrada ver éste tipo de historias, hombre contra bestia, así se llegasen a filmar cuarenta historias diferentes en el año. `Terror en lo profundo’ representa lo que les dije líneas arriba.

Sin embargo, cómo suele pasar, casi siempre, la mayoría de películas de este tipo, son una pérdida total de tiempo. Esta no es la excepción. Y no solo porque sea una mala película, que lo es, sino porque es extremadamente aburrida y estupida, tanto que tu, cómo espectador, en tu butaca, piensas si te están tomando el pelo, o si en realidad los que trabajaron en semejante bodrio, se esforzaron en algo. Personalmente me lo tome todo cómo un gran chiste, y es que tampoco entre a la sala con la intención de encontrarme con algo meramente bien echo, sino cómo un espectáculo o mero divertimiento. Y es que tampoco hay mucho de donde escoger en la cartelera, desafortunadamente. Y si todavía la dichosa película es en 3D, formato que ya empieza a cansar y molestar, esas ganas de entrenamiento se van apagando.

`Terror en lo profundo’ se centra en un grupo de jóvenes, que novedoso, que deciden irse a parrandear a casa de uno de ellos, que novedoso, pero lo que ellos veían cómo un fin de semana de desmanes, se convertira en un infierno, cuando sean presas de hambrientos tiburones, que no descansaran hasta merendárselos. A esto le sumamos unos villanos de risa, mujeres en pelotas, diálogos penosos, y escenas estúpidamente ridículas, y ya tenemos una película basura para consumir por el público joven o el masoquista, cómo yo. No les mentiré. Después de una noche de copas con los amigos, al día siguiente es bueno ir al cine y distraerte un poco, comer palomitas y dejarte llevar por la película. Eso pensaba. Pero mientras consumía mis productos alimenticios ridículamente caros, unas palomas llegan a costar casi cuarenta pesos, y veía los créditos iniciales, me di cuenta a lo que me enfrentaba, y me dio mucho miedo.

Un miedo que se acrecentó aun más cuando era testigo del plagio descarado que el director David R. Ellis le hacia a esa obra maestra de Spielberg, me refiero a la tan famosa escena inicial. Mientras que Spielberg usa el suspenso y la música de Williams para que el público sienta el ataque del escualo, Ellis no sabe ni que filmar. Ni suspenso, ni mucho menos miedo. Mediocre, es la palabra. Luego se nos presenta a los estereotipados personajes, y uno puede ir haciendo lista de quien morirá primero y quien es el héroe o protagonista. Nada difícil. Apenas trascurridos quince minutos, me di cuenta de algo muy importante: no me importaba lo que veía. Conforme fue avanzando la penosa trama, escrita por niños de primaria, más miedo me daba en mi butaca, y no porque se me habían acabado las palomitas, sino por que era tanta la estupidez y descaro en la pantalla, que no sabía que más podían hacer.

Quizás te estés preguntando si hay algo chistoso o que valga la pena aquí, digo, al final de cuentas, éste tipo de películas se prestan a exagerar y ridiculizar al máximo todo lo que retratan. Y aquí si hay de eso. Hay dos escenas en particular que no se me borraran de la mente, y no es el hecho de que haya tiburones en un lago de agua dulce, sino dos secuencias tan bochornosas que no sabes si reír o llorar. La primera radica en el enfrentamiento, si, enfrentamiento, entre uno de los jóvenes héroes, contra el temido escualo. ¿Qué es lo ridículo? Que nuestro héroe solo tiene un brazo, y solo con el funcional, y una lanza, logra matar, dentro del agua, al tiburón, esto, sin recibir un solo rasguño. De risa. Pero lo mejor vendría más adelante, cuando uno de los pobres personajes, en su intento de escapar, a bordo de una moto acuática, de los dientes del temido tiburón, es devorado, en una de las escenas más absurdas y épicas, en el mal sentido de la palabra, de la historia del cine.

Por ultimo, ya para olvidar esta película por completo, y terminar la crítica, he de recomendarles, con la mejor intención, que se abstengan de ver semejante estupidez. Un ridículo relato de alto grado de aburrición, sin la menor pizca de emoción o terror, sin nada de sangre, lo cual es imperdonable para éste tipo de cintas, y una historia inexistente por donde la veas. Es mejor quedarse en casa y rentar unas películas que le hagan justicia a los pobres escualos, mismos que si vieran esta “cosa”, hablando surrealistamente, se morirían de pena.