Archivo de la categoría: Críticas

Perdida. Suspenso a la mexicana.

La comedia en los últimos años se ha convertido en la principal fuente de ingresos de las películas mexicanas. Seguro que existirán algunas obras de diferente genero, pero 9 de cada 10 películas comerciales mexicanas en los busca que la gente trate de reírse de lo que sea, funcione o no.

En cierta manera uno puede comprender porque se hace esto: si la gente prefiere mas películas como «Mirreyes vs Godinez» o «No Manches Frida» en vez de «Chicuarotes» o «Museo», pues los estudios van a seguir apostando por comedias que se conviertan en ganancias y no por géneros que podrían arrojar nuevos e interesantes resultados.

Sabiendo este detalle, sorprende que la primer película mexicana de este 2020 sea de suspenso, genero algo descuidado por la audiencia. Y lo cierto es que los resultados son mas positivos de lo que uno esperaba.

Luego de que su esposa Carolina (Paulina Dávila) lo abandonara y desapareciera, Eric (José María de Tavira), director de orquesta en la Ciudad de México, conoce a Fabiana (Cristina Rodlo), con quien comienza una intensa relación. Pero al momento que Fabiana se muda a la increíble casa de Eric, ella empieza a percatarse de cosas extrañas que ocurren y que podrían ocultar algún misterio detrás de sus paredes.

He de admitir que cuando leí el titulo por primera vez, creí que estaríamos ante un remake de «Gone Girl», película del 2014 dirigida por David Fincher y que protagonizaran Rosamund Pike y Ben Affleck, pero el único parecido con aquella película es el titulo. Mas bien, esta entrega seria el remake de la película colombiana «La Cara Oculta», entrega del 2011 dirigida por Andres Baiz.

Uno de los primeros puntos positivos de la película recae en los aspectos técnicos; el diseño de la casa es impresionante y tétrico al mismo tiempo, aunque siento que se pudo usar un poco mejor. El hecho de que sea una casa muy grande contribuye a cierto sentimiento de soledad y vulnerabilidad al mismo tiempo, sin mencionar la lúgubre sensación de estar siendo observado.

La musica es otro punto a favor de la película, utilizando orquesta de manera tranquila al principio, pero que conforme avanza la película mas dramática se termina volviendo.

Pero quizá lo mejor de la película es el giro que la historia toma inesperadamente (por lo menos para los que no hemos visto la entrega original), que cambia completamente el desarrollo de la trama. No lo menciono aquí para quienes no han visto la película y les entra la curiosidad, pero créanme que les gustara.

Ahora, la película no esta excenta de problemas; y uno de sus principales problemas es en el nivel de actuaciones. Paulina Davila esta bastante bien en su papel, pero su papel se encuentra muy limitado por el desarrollo de la historia. José María de Tavira da sensaciones mixtas: mucho tiene que ver la manera para perfilar a su personaje, quien por momentos parece sufrido y en otros parece indiferente a la situación que experimenta. Pero quien da la actuación mas débil es Cristina Rodlo, quien interpreta a Fabiana; el cambio drástico que sufre su personaje se siente apresurado y se nota en lo forzado que se vio Rodlo casi al final.

Aunque quizá el punto mas débil que tuvo esta película y que contribuyo a que poca gente la viera en cines fue su publicidad. Si ustedes vieron «Gone Girl» recordaran que parte de su publicidad fue publicar posters de desaparecida con la foto de Rosamund Pike; bueno, aquí intentaron hacer lo mismo con el rostro de Paulina Davila, pero fue una acción muy criticada por miembros feministas, sabiendo de la situación de las mujeres en México. Personalmente me pareció una pésima idea, no por el tema de las feministas, sino porque el enfoque de la película no se centra mucho en la investigación sobre la desaparición del personaje de Carolina, sino en como se comportaba Fabiana en la casa de Eric; como que esos posters pudieron dar una idea equivocada de lo que es la película.

«Perdida» es una buena película, con aspectos técnicos bastante buenos y con una historia muy bien contada. Un poco mas de trabajo en los personajes y estaríamos ante una de las mejores películas del año. La gran pregunta que se viene es, ¿cuanto pasará para que otra propuesta así llegue a los cines mexicanos? Viendo el éxito que «Cindy la Regia» (comedia) ha tenido, todo parece indicar que tardará un poco.

Star Wars: El Ascenso de Skywalker, y de muchos fantasmas

Después del mal sabor de boca que dejó ‘Los Últimos Jedi’ a los que se dicen ser fánaticos de hueso colorado y que se encargaron de maldecir al ese entonces alabado director Rian Johnson por intentar hacer algo diferente, regresa de emergencia el director J.J. Abrams para darle conclusión a una trilogía necesitada de su talento refritero.

Es que el experimento no funcionó. Solo comprobó que en esta época de nostalgia donde Star Wars debe hacerte recordar infancias, erizarte la piel y sobre todo provocar orgasmos al mirar los soles binarios de Tatooine en el horizonte, no hay de otra que seguir la fórmula establecida y J.J. Abrams es un especialista consumado. Lo hizo con Misión Imposible, Star Trek y no tiene motivo para cambiar con Star Wars.

La trama esta hecha de retazos de otras películas de la saga y sigue el mismo patrón: visitas un planeta, persecusión, pelea de espadas de luz, explosiones por naves piloteadas de la gente más incompentente de la galaxia, y huida para volver a luchar otro día. A eso agregas la bien ponderada y reutilizada búsqueda del McGuffin, y tienes listo El Ascenso de Skywalker.

Lo que salva a esta secuela es el uso de un elemento nuevo, algo impensable que como siempre J.J. Abrams le importa un bledo por explicar pero le encanta utilizar como factor sorpresa y en este caso serían el uso de fantasmas. Si, una buena dosis de fantasmas que dan solución a los arcos narrativos de Rey (Daisy Ridley) y Kylo Ren (Adam Driver). Estando en el cine no te importa, hasta te emociona ver una que otra cara conocida. Es después cuando te das cuenta que está peor que el Sexto Sentido.

Lo que pasa es que ya no tiene a donde moverse Star Wars y si para lograr algo de trascendencia tienes que volver a tus mejores éxitos, entonces que importa. Y conforme transcurre la cinta no solo se utiliza un fantasma para salir de un callejón narrativo, si no tres veces, a tal grado que todo mundo puede regresar para cambiar el destino de unos protagonistas que no pueden tomar decisiones por cuenta propia. Un fantasma tiene que regresar para decirles que hacer y por desgracia al igual que los personajes de ficción el elenco está condenado a un pasado que no les permite crecer o explorar nuevas facetas. No importa que se cuente con un elenco con carisma o promesas del futuro, tienes que traer de vuelta a tal actor porque estos nuevos no venden.

Pero también hay fantasmas en el aspecto del libreto donde producto del mal tratamiento dado a los origenes del Rey en ‘Los Últimos Jedi’ , es que J.J. Abrams desecha a la mitad de la película lo que se supone ser el misterio que mueve a esta trilogía. En una escena tan falta de drama en donde la orquesta debió de haber sonado todo volumen por lo menos para hacer vibrar la sala de cine, se nos informa quien es en verdad Rey. Y admitó que vale la pena. Hasta quede sorprendido de lo bien que cuadra y hasta luce elegante con eso del tema del equilibrio de la fuerza. Pero J.J. Abrams no le importa más que jugar con lucecitas y a lo que sigue.

Y vaya que sigue. Hay momentos donde hubiera querido que extendiera más las escenas para degustarme de las emociones que se supone tratas de provocar en la audiencia, pero ya conozco el estilo de este director y tiene un trauma que se lo impide. Si acaso un punto a favor es la despedida de Leia Organa (Carrie Fisher) que se entiende su partida por razones de fuerza mayor, sin embargo logra darle trascendencia y hasta una reacción auténtica de un Chewbacca (Joonas Suotamo) que a perdido demasiados amigos en esta guerra sin fin.

Si hasta ahorita la crítica parece ser negativa, creanme que no lo es. Hay elementos positivos que me hicieron disfrutar la película. Por más problemas de lógica que tenga sigue siendo fiel al espiritú de la saga, hay instantes donde se refuerza el sentimiento de compañerismo, esperanza, perseverancia y perdón. No tengo ningún problema con el elenco que hace su mayor esfuerzo en contra de fanstamas del pasado que en serio necesita exorcisar. Pienso que Daisy Ridley tiene un gran futuro fuera de la saga, al igual de la revelación que es Adam Driver. Si el resto no los nombro es porque al final está trilogía comprueba que nunca fue para crear una nueva generación, si no para rellenar el tiempo mientras aparecen los viejos.

J.J. Abrams tiene mis respetos porque tuvo que terminar una obra la cual nunca se imaginó tener que hacer. Nos brinda acción , bellos paisajes, momentos de alegría, peleas intensas; más no mucha imaginación. Recae en la fórmula que la conoce al pie de la letra, no es necesariamente malo, solo que han pasado 42 años y la industria que inspiró a muchos, incluyendo a él, ahora no lo hace.

Star Wars necesita innovar, por más que les duela a los que se supone son fanáticos de hueso colorado, pero se que eso no va suceder, entonces lo único que queda es nostalgia, bebé Yoda y muchos fantasmas.

La Forma del Agua. El Metodo Oscaril

 

Estamos a unas semanas de que se realice una nueva edición de la entrega de los premios Oscar; para ese entonces han pasado muchas cosas entre la anterior y la que viene: se vinieron algunos de los mayores éxitos en la historia, como «Vengadores: Infinity Wars», «Aquaman», «Jurassic World», en México son días de cambios en la política, las crisis económicas que suelen abundar por estas fechas, por lo que la euforia de los Oscar pasados ya habrá sido olvidada para una gran mayoría, aun y con lo latinos que fueron estos premios: desde el triunfo de la película chilena «Una Mujer Fantástica» en la categoría de película extranjera, las celebridades latinas apareciendo para anunciar premios, el triunfo de «Coco» en sus categorías respectivas y, por supuesto, los triunfos que consiguió Guillermo del Toro como Mejor Director y Mejor Película por «La Forma del Agua», película que el propio Memo se ha encargado de encumbrar al decir que se trata de su mejor película, lo mejor que ha hecho en su carrera, su carta de amor a la humanidad. En fin, todo lo que los directores dicen sobre su entrega al momento de buscar premios y nominaciones.

Pero mas allá de los aplausos que Guillermo del Toro se ha llevado en donde exhiba esta película, «La Forma del Agua» (la versión live action buena de «La Bella y la Bestia»)  se siente como un elemento muy extraño dentro de su Filmografía . Tiene todos los elementos característicos de las películas del tapatío: los grandes diseños, una buena producción, un casting fenomenal, personajes interesantes, una buena historia y jugada eterna de poner que los verdaderos monstruos en estas historias son los humanos y sus ambiciones. Tiene todos los elementos característicos de Guillermo, pero en el proceso se siente que algo falto en la película: alma.

Se que sonara medio tonto para ustedes que uno escriba que le falto alma a una película, pero a lo que voy es a esto: la película es escrita, dirigida y producida por Guillermo, pero se siente mas como si estuviera recibiendo consejos de como convencer a los expertos de la Academia de que su película es la buena (a lo mejor aconsejado por sus amigos ya ganadores del Oscar en Dirección, Alfonso Cuaron y Alejandro Gonzalez Iñarritu). Lo que debió ser, en el papel, la película mas arriesgada de la carrera de Memo, se convirtió en la mas predecible.

El principal punto en favor de la película es sin lugar a dudas la actuación de Sally Hawkins como Eliza Esposito, la bella en cuestión. Hawkins, quien tiene que estar callada el 90% de la película, solo necesita mirarnos a los ojos para podernos cautivar con su historia de la chica muda que solo a través de lenguaje de signos y, como dije, miradas puede comunicarse con la gente, aunque sean pocos los que entienden a la mujer. Una actuación digna de Oscar, que desgraciadamente no gano.

Pero no nada mas Hawkins demuestra una actuación de nivel, todos los secundarios están en gran forma, incluida una siempre efectiva Octavia Spencer, como la amiga que siempre la ayuda en todo lo que puede; un encantador Richard Jenkins, como el amigo gay de Hawkins y quien mas la comprende; y en enérgico aunque algo caricaturizado Michael Shannon, como el jefe embriagado de poder que no duda en usarlo para sus planes.

En cuanto a detalles técnicos, el diseño de la criatura es fantástico: no sera original (me recuerda bastante al Monstruo de la Laguna Negra), pero es bastante llamativo y muy bien actuado por parte de Doug Jones. La fotografía de Dan Laustsen es excelsa y la musica de Alexandre Desplat en gran nivel.

El principal problema de la película es la historia que maneja: en si, no hay nada nuevo bajo el sol: el romance prohibido, con un claro mensaje en contra de prejuicios raciales, que a cada rato salen a relucir en Estados Unidos, y si bien es loable el intento de del Toro, también es cierto que no varia mucho la manera en que avanza la historia.

También tiene claros momentos en donde no se que esta realizando con algunos personajes, especialmente con Shannon, de gran actuación pero que por momentos raya en lo ridículo, mas parecido a su General Zod en «El Hombre de Acero».

Al final, «La Forma del Agua» es una muy buena película, pero que te deja la sensación de que pudo haber sido mejor, y de que había mejores opciones de triunfo en aquellos premios (personalmente, le habría dado el Oscar a «Dunkirk»). Solo espero que este triunfo no deje mareado a nuestro fanboy favorito de monstruos y siga realizando mejores trabajos.

Star Wars El Último Jedi Poster

Star Wars: Los Últimos Jedi, el miedo al futuro

Los fanáticos de Star Wars no aceptan que Han Solo, Luke Skywaker y Leia Origana no estarán con nosotros para futuras aventuras. Si bien la nueva trilogía a buscado cerrar sus capítulos, muchos nos sentimos insatisfechos con las decisiones que se han tomado, lo cierto es que nada nos llenará. Por más que quisiéramos, no tenemos el control de una saga adquirida por una corporación dispuesta a controlar todo el contenido del entretenimiento.

Entonces, el afortunado director Rian Johnson, quien tiene al mando de seguir la saga establecida por JJ Abrams, se cree que tiene la obligación de resolver los misterios planteados en ‘La Fuerza Renace’, algo que Johnson no estuvo dispuesto a responder del todo. Para el pobre hombre, lo único que le importaba era narrar la lucha de los rebeldes contra los remanentes del imperio. Todo ese rollo de los padres de Rey o el origen de Snoke le estorbaron al punto que se reflejo en la película. No culpo a los fanáticos que se sintieron traicionados a no obtener respuestas, pero así es la vida. Su único consuelo es esperar a que JJ Abrams cierre la trilogía con algo de decoro.

En sí, esta segunda entrega no esta mal, tampoco quiero decir que es perfecta. Se toma demasiado tiempo con escenas en donde Luke trata de disuadir a Rey en buscar el conocimiento Jedi. Luego Finn junto con Rose no convencen de todo como pareja sentimental , y ni su distracción al planeta casino, la absurda pelea a muerte con Phasma hacen mucho como para hacer que quiera más a los personajes.

El futuro de Star Wars está en problemas y Rian Johnson solo intento darle un nuevo rumbo a una saga necesitada de personas capaces de experimentar. Y hay ciertas escenas que le funcionan, más al final donde la destrucción de una nave nodriza con un método nada común hace que la pantalla se quede en silencio. Luego la despedida de un Luke, aunque dolorosa, es inevitable, porque se intenta perpetuar el mensaje de que no podemos vivir en el pasado.

Con ‘El Último Jedi’ se experimento con algunas ideas, lo lamentable es que se regresa al lo seguro con JJ Abrams, quién para muchos será un signo de que es el individuo adecuado para resolver preguntas que nunca debieron ser tan vitales para disfrutar una aventura espacial donde personajes combaten con sables de luz.

Stranger Things – Truco o Trato, bicho raro, ¿de amor?

El haber hecho un lado a Once (Millie Bobby Brown) durante el primer episodio fue para reintroducir los personajes y darle espacio a los nuevos que llegan como MadMax. Habiendo tolerado tal ausencia, la revelación final con Hopper (David Harbour) protegiendo a Once en su cabaña escondida del bosque abre interesantes posibilidades a dos personajes necesitados del uno y del otro.

La estrategia de los hermanos Duffer con la historia de vida de Hopper al haber perdido su hija, es por fin utilizada para ofrecer un arco narrativo necesario para lo que hasta ahora se ven como piezas dispersas de ajedrez. Las escenas de Once y Hopper me tienen enternecido porque ambos han sido tan heridos, que merecen esos momentos sentados en el sillón mirando el televisor.

Pero el factor misterio es requerido y para eso iniciamos el episodio con un flashback a los instantes después de que Once aniquiló a Demogorgon y eso involucra más escenas en el mundo de al revés.

Los hermanos Duffer siguen exprimiendo la experiencia de vivir en esa extraña dimensión, con sus atmosféricos corredores oscuros, repletos de un musgo que cubre todo a su alrededor. Es aquí donde Once recorre pasillos de la escuela para encontrar un orificio que le permite regresar a nuestro mundo. Con esta escena se puede confirmar que tal dimensión tiene entradas por todas partes, el detalle es que son tan pequeñas que pocos pueden pasar.

Mientras Will sigue desfasándose entre la realidad y el otro mundo, con más escenas dramáticas que sirven de avances previos a lo que esta por venir. Si es que viene o nos dejan colgando. Esta por verse.

En el departamento de la nostalgia tenemos el recordatorio de lo grandes que fueron los Cazafantasmas, dignos representantes de una década marcada por grandes obras de fantasía. Y nada más apropiado que en plena fecha de Halloween para que la pandilla se disfrace y disfrute de su infancia. Además de por fin incluir a Mad max (Sadie Sink)  en el grupo de amigos. Progreso

Lo que no sigue funcionado es Nancy con su rebeldía post traumática que involucra emborracharse en una fiesta y estar de malas con su novio Steve, quien por cierto su actitud de que no pasa nada es lo más acertada si es que quieres seguir vivo, si agentes secretos tocando la puerta. Pero Nancy no acepta nada de eso, está en perpetuo conflicto, que , aunque aceptable, no han sabido interpretarlo mejor o por lo menos de tal forma que me importe.

Nancy en Stranger Things

El misterio del genocidio de calabazas avanza de forma lógica, con Hopper sospechando la presencia de un ser del mundo del revés como el responsable. Un evento que espero rompa la tregua con los el centro de investigación, quienes por cierto no dejan de entrar por el portal, ahora para reparar una estación de medición.

Pero lo más importante del episodio sigue siendo el progreso que ha tenido Once como personaje. Es fascinante su transformación como objeto de estudio en un laboratorio a un ser humano que siente, y que como va descubriendo a lo largo de horas viendo televisión, tiene profundos sentimientos por Will. Que mejor historia de amor que dos adolescentes separados por lo sobrenatural.

El episodio pudo haberse terminado con tal revelación, más eso no fue posible porque el show debe de continuar y para eso Dustin al regresar de pedir dulces en la noche de Halloween, descubre algo dentro del bote de basura que le hace exclamar una profanidad. ¿Qué será? Yo digo que un gato.

Imagen de niña en brazos de la película Geotormenta

Geotormenta, de conspiraciones

Cuando deseas ver una película tienes ciertas expectativas dependiendo del genero que representa. En el caso de ‘Geotormenta’ esperaba efectos visuales, catástrofes a no poder y cientos de extras gritando por su vidas. Eso tenemos de alguna forma, más no del todo porque que se tiene que rellenar con otros aspectos que no son de lo mejor.

Al inicio la narración nos informa que la Tierra ha sufrido un drastico cambio climático al grado que ha dejado al borde de la extinción a la humanidad, para evitarlo, científicos diseñaron un sistema satelital que logra controlar los elementos que alteran el clima y así hacer de vuelta el planeta habitable.

Nuestro protagonista Jake Lawson (Gerard Butler) es un científico encargado de la estación espacial que alberga el sistema climático, un hombre dedicado a su hija y mantener una enemistad con su hermano Max Lawson (Jim Sturgess), la cual continuara porque los jefes burocráticos remueven el cargo de Jake por uso indebido del sistema y le ofrecen el mando a Max.

Algunos años después el sistema climático comienza a fallar, lo que hace suponer desperfectos tecnológicos, pero por supuesto que resulta ser algo más peligroso, tanto que involucra una conspiración en las altas esferas del poder. ¿Cuál será el motivo? ¿Quiénes son los responsables? Pues de eso se trata todo.

Es en ese cambio de propósito donde ‘Geotormenta’ no funciona. No tanto porque sea algo diferente a lo que la mercadotecnia vendió, si no porque el contenido que sostiene esa premisa no es el más adecuado.

El director Dean Devlin es un alumno de la escuela de Roland Emmerich, eso implica utilizar los efectos visuales al máximo sin considerar lo improbables que resulten ser. Pero a diferencia de su mentor que ignora por completo los personajes, Devlin pretende hacer todo lo contrario, solo sin capacidad para desarrollarlos y menos con un libreto decente para lograr salvar este filme.

A todo lo anterior, tenemos que agregarle una trama de conspiración secreta tan absurda, donde nuestros protagonistas que habitan en el planeta tienen que sobrevivir fenómenos naturales , mientras que la tripulación de la estación espacial debe de solucionar los desperfectos del sistema climatológico.

Es en ese contexto donde por el bando planetario conocemos a la agente Sarah (Abbie Cornish), quien es novia de Max y encargada de la seguridad del presidente de los Estados Unidos. Suficiente decir que gracias a su gran capacidad de conducción automovilística tenemos una escena de persecuciones para la posteridad, donde el termino acción de videojuego queda corto.

Eugenio Derbez en la película Geotormenta

Mientras en la estación espacial las cosas no son tan agradables porque existe un saboteador dispuesto al asesinato con tal de que se logre el objetivo de una Geotormenta. Es aquí donde conocemos un diverso grupo de científicos que incluye a nuestro querido Eugenio Derbez como un especialista en robótica. La película sufre tanto en su contenido, que el comediante resulta ser lo más característico de la película, no tanto por su capacidad, si no por su espontaneidad con frases que solo él es capaz de crear.

Entonces, si tus personajes no logran hacer valer la película, los efectos visuales deben entrar al quite porque de lo contrario no veo el motivo para su existencia. Y es en eso donde al menos que quieras divertirte, debes olvidarte de toda lógica. Hay escenas totalmente ridículas y no de esas que te hacen reírte, más bien de pena.

Los tan nombrados fenómenos naturales se salen de lo convencional al punto en que miles de rayos por minuto azotan una ciudad, piedras de hielo caen del cielo o individuos son congelados al instante. Todo lo anterior nos recuerda ‘El día después de mañana’ de la peor forma posible, al menos en esa producción tenías el carisma de los actores sobreponiéndose al clima y algunas escenas locas con tsunamis o gente huyendo a la frontera sur. En esta ocasión ni eso.

Este es el caso donde el mayor desastre es la propia película que tiene un libreto que raya en lo absurdo a niveles apocalípticos, encima agrega actores pretendiendo generar drama inútil y sobreviviendo a catástrofes que hacen ver la hazaña de ‘Gravedad’ como un paseo en el campo. Así no se puede pues.