Crítica: Como Perros y Gatos 2

Imagen de la película Como Perros y Gatos 2

Extraño a Mr. Tinkles y creo que ustedes lo harán también, es que sin él nada de estos juegos de espía tienen chiste. La nueva villana es sólo una escusa para que un dúo de perros vayan tras de ella, al menos con él anterior te hacía reír.

La cinta es inocente y muy familiar, digna de llevar a distraer a los peques. Quizás sean ellos los que acepten más la secuela que de nuevo vuelve a humanizar a nuestras mascotas con el fin de buscar alguna sonrisa; es con los adultos que puede que no se sientan tan satisfechos con los cambios realizados, es como si los creadores quisieran empezar desde cero, porque no reutilizan a muchos de los anteriores personajes que lograron que la primera parte sea tolerable.

Una y otra vez vemos los estereotipos de los perros , gatos y hasta un palomo, ser explotados visualmente al máximo. Al principio resulta gracioso, pero a la larga pierde el efecto deseado, es cuando para distraernos deciden agregar persecuciones que para aquellos que paguen el 3D sentirán que no han sido estafados. Pero son los personajes los que no encajan, no tienen la energía necesaria para lograr satisfacerme, hay momentos que siento que le exageran, claro ejemplo es Kitty Galore con sus modismos de gran diva traumada que no llevan a ningún lado.

Hay momentos en donde comienzan a sentirse los minutos , en especial cuando las palomas comienzan a disque chistear, en serio que nadie les contó que no eran graciosas. Luego agregan a un dúo de gatos asesinos que no se comparan contra el gato ninja de la primera parte. En serio que no se que les paso, al parecer no todas las personas de la anterior estaban disponibles, no había mucho ingenio en esta ocasión o simplemente ya la novedad de ver hablar perros y gatos no es la misma.

Es así como de nuevo se demuestra que no es fácil realizar secuelas, al menos que exista un motivo para llevar a tus personajes a nuevas aventuras. Espero que la tercera parte sea de nuevo agradable como lo prometió Mr. Tinkles en los últimos dos minutos de la película, que para mí fueron clara evidencia que sin él nada de esto vale la pena.