Crítica: Destino Final 5

Protagonistas de Destino Final 5

¿Quién muere durante un masaje?

Evidentemente está es la película en donde todo es posible y además porque ya se están terminando las locaciones originales donde la muerte hace su impecable trabajo.

¿Qué les puedo decir sobre la trama? Es la misma que ya hemos presenciado durante cuatro secuelas. Ahora todo empieza con una catástrofe en medio de un puente colgante, en donde un afortunado individuo llamado Sam (Nicholas D’Agosto) tiene una visión psíquica en 3D del desastre que está a punto de ocurrir. Que importan las circunstancias por las que se encuentra en un autobús con decenas de desconocidos, al final es sólo como mueren después de haber sobrevivido lo que importa. Como siempre este momento es excesivamente divertido por las maneras ingeniosas en como todo los elementos caen como fichas de domino, e impactante por las grotescas muertes consecutivas que no dan ni tiempo para reflexionar. El uso de efectos especiales en está escena y en general de algunas muertes, son prácticamente para satisfacer aquellos que pagaron doble por ver en tercera dimensión la forma incrédula en que brotan decenas de litros de sangre por la pantalla (muy envidiable para un hospital).

Siempre he tenido la duda: ¿Porqué siempre existe alguien que tiene una premonición si de todos modos no existe posibilidad de sobrevivir? ¿Quién o qué es el responsable? Acaso, ¿alguien odia a la muerte para arruinarle los planes? Por favor, espero que los productores consigan un guionista capaz de elaborar una mitología decente alrededor de esta saga , porque si bien se salva en está ocasión de ser un completo desperdicio de tiempo ¿cuantas secuelas más piensan hacer con la misma formula? Se está volviendo cansado ver  un nuevo grupo de jóvenes tratando de averiguar que es lo que sucede.

Aún con el fastidio del excesivo uso del efecto «ping pong» en como ocurren los decesos, debo de aceptar que fue una sorpresa que algunas escenas transmitian un constante sentimiento de tensión por lo que estaba a punto de ocurrir. Es una lástima que minutos después el esfuerzo sea arruinado al excederse en el aspecto «Gore», lo cual me provoco más risa que impacto por lo rículo que se veía el cadáver (¡Cuff! Gimnasta huesos de palo). Mejor ejemplo de lo que debió de haber sido es en la sencilla, frustrante y trágica muerte de «La Chica Lasik» (cuando lo vean me entenderán).

El desenlace será emocionante para unos, impactante para otros y para mi fue una completa confusión de lo que pretendía hacer homenaje el guionista. Por un lado respeta la historia que le precede y por el otro la acuchilla lentamente con nuevas reglas de sobrevivencia en donde para lograr burlar a la muerte es necesario asesinar a alguien para que tome tu lugar. Que yo recuerde y no se en cual secuela fue, pero no se supone que si se lograba salvar una victima como estaba predispuesto en la premonición entonces todo se acaba. Por lo visto es mucho pedir congruencia en una saga la cual no es requisito pensar, sólo sentarse y ver objetos mágicamente cercenar personas. Ya es tiempo de que alguien torture al Sr. Tony Todd ( William Bludworth) para que suelte la sopa y por fin nos explique como está el asunto ¡Quizás pueden hacer una secuela!