Crítica: Saga Crepúsculo – Eclipse

Protagonistas de la Saga Crepusculo Eclipse

Lejos de la insoportable segunda parte que fue Luna Nueva, por lo menos con está nueva entrega nos dirigimos alguna parte: La amenaza que representa Victoria (Rachelle Lefevre) por fin tiene su desenlace, el dúo dinámico se decide por el matrimonio y la absurda distracción de Jacob (Taylor Lautner) es eliminada de la forma más humana posible (que lástima).

Les advierto que existen a continuación demasiados spoilers, lo positivo es que la mayoría ya vio la cinta, por lo que espero sus comentarios.

Los incesantes diálogos entre el triángulo amoroso continúan, pero ahora son intercambiables con escenas recuerdo de algunos vampiros que tanta falta nos hace conocer sus historias, una fábula de la tribu Quileute muy cursi y una adecuada batalla final, hacen que la tercera parte sea más aceptable que su antecesora.

Los actores también hacen lo que pueden para mejorar, al menos las caracterizaciones no han sufrido cambios, se notan los intentos por parte de la protagonista de aligerar sus gestos de angustia y hasta Edward (Robert Pattinson) demuestra una serenidad de un ser que supuestamente ha vivido casi un siglo. El único que no cambia con sus insoportables berrinches es el hombre lobo con sentimientos, sus escenas son repetitivas: habla con Bella, le grita, se enojan, se acontentan, se vuelven a encontrar, le grita, se enojan, se acontentan, etcétera.

Pero como había dicho antes, al menos vamos algún lado sin importar lo absurdo que pueda ser. Creo que el mayor dilema lejos de Jabob y Victoria fue la negociación de como Bella iba a perder la virginidad, porque la señorita para el final ya tenía un plan muy organizado de como realizar tal acontecimiento.

Los Volturi, quienes considere lo mejor de Luna Nueva, regresan para decepcionar. Sólo se aparecen ya cuando todo acabo y para demostrar lo malos, pero muy malos que son, Jane (Dakota Fanning) da una orden de aniquilación cuando todo se pudo haber resuelto desde que descubren a los jóvenes vampiros, pero si eso hubiera ocurrido no tuviéramos escenas de acción que debo admitir son muy entretenidas.

Otro absurdo es el beso que Bella le da a Jabob mientras Edward los observa. En serio, hasta ahora usa sus poderes este último para saber que no lo quiere tanto como a él. De veras que respeto a las fanáticas de esta serie, pero que paciencia el soportar tantas escenas de ese tipo con diálogos que sólo pueden ser leídos, de lo contrario caen en lo cursi o exagerado.

Es así como sin dejar de ser la saga crepúsculo, llega la tercera parte con algunas mejoras que hacen la experiencia mucho más tolerable.