Crítica: La Decisión más Difícil

Basada en la novela de Jodi, recrea el drama de una familia por lidear con la enfermedad del cáncer y el dolor de una madre por no aceptar la realidad del asunto.

Cameron Diaz no es famosa por interpretar papeles dramáticos, por lo que se me hizó una sorpresa que no sólo puede ser otra cara bonita  si no también que sepa actual en algo más que no sea otra película comercial donde se requieran su físico. Todavía no al grado de ganar un Oscar, pero no se le puede reprochar del todo su interpretación de madre desesperada por no perder a su hija de tan terrible enfermedad. A momentos se puede considerar exagerada su interpretación y  con falta de delicadeza de demostrar sentimientos más allá de fruncir cejas, pero que para fortuna no llega a derrumbar una interesante cinta.

La trama se desarrolla con la ayuda de un truco que se a vuelto muy común últimamente, que es la forma de documental.  El director Nick Cassavetes nos muestra los puntos de opinión de cada personaje sin salirse de la narrativa lineal que sigue la historia, es utilizado sólo para ayudarnos a demostrar los sentimientos de los involucrados , lo cual en ocasiones no resulta tan fácil en otros casos.

Desde el principio los jóvenes actores son puestos a prueba cuando la veracidad de la trama recae el Anna de once años (Abigail Breslin) y un dilema no tan común.  Después de todo el ver a una adolescente pelear por su derecho a elegir ante las constantes exposiciones a intervenciones quirúrgicas y lo peor es que haya sido consebida con el fin de ser un banco de órganos y fluídos para que sean utilizados por su hermana, mantienen fija tu atención en la trama.

Para quienes piense que es otra aburrida cinta de gritos y lágrimas , están equivocados. Desde los primeros minutos te ves inmerso en la trama y no es hasta la mitad dela cinta cuando recibes un respiro con el relato del noviazgo Kate (Sofia Vassilieva), llevado a cabo con una sinceridad digna de reconocimiento.

Es en el desenlace donde no estoy del todo satisfecho. Traiciona la supuesta lucha de Anna,  la cual seguimos durante  la mayoría de la cinta y la justifica como parte de un plan por parte de  Kate como la solución final de todos los problemas. Lo peor es que todo se hubiera solucionado con una sincera plática entre madre e hija.

Aún así, es una adecuada película con tantos giros en la trama para mantenernos atentos y al borde de las lágrimas del dolor que tiene que pasar una familia .