Crítica Los Vengadores

Marvel Los Vengadores

Inquense ante Loki… perdón, los Vengadores

Es agradable todavía estar sonriendo mientras escribo está crítica y creo que los fanáticos que han experimentado en los últimos años una explosión de películas de superhéroes, se llevarán una grata sorpresa. No existe esa pesadez existente en otras producciones que cae en inseguridad por el material fantástico que se presenta. Esto debe ser espectacular, un evento y que bueno que los creadores lo saben.

El director Joss Whedon se merece todo el reconocimiento por lograr superar las expectativas y hasta las desventajas de su propio libreto. Es su gran pasión de todo lo referente a historietas lo que sobresale sobre cualquier defecto. Literalmente somos testigos de sus ilusiones infantiles hechas realidad con una indescriptible alegría jamás antes vista por cualquier cinta de Marvel. Todo esta diseñado para lograr satisfacer a los que se dicen fanáticos de los cómics, brindando una buena dosis de momentos de acción que dan justicia a cada uno de los superhéroes.

La historia comienza con el regreso del misterioso cubo multiusos que fue la fuente de poder para Red Skull y que ahora resulta ser un portal a diferentes mundos, listo para ser utilizado por el necesitado de amor de Loki (Tom Hiddleston). Varias explosiones y un mega agujero después, es que Nick Fury (Samuel L. Jackson) decide iniciar el protocolo ‘Vengadores’ y con ello las necesitadas introducciones para ensamblar el fenomenal equipo.

Sin sufrir el síndrome X-Men en donde Guepardo es la estrella y el resto las chicas del coro que lo acompañan, cada quien recibe su porción de tiempo tanto en diálogos como en peleas. ¡Y que peleas! Cada una diseñada para las capacidades especiales de sus participantes que van desde Hulk (Mark Ruffalo) vs. Thor (Chris Hemsworth), hasta Black Widow (Scarlett Johansson) vs. Hawkeye (Jeremy Renner). Quizás ayuda que Zak Penn también haya escrito la fabulosa secuela de X-Men 2 que igualmente goza de esas peleas en igualdad de poderes.

Están equivocados si piensan que Black Widow y Hawkeye son relegados a ser espectadores de las hazañas, no por ser el aderezo de otras películas significa que se la pasan en la mediocridad. La maravilla de todo esto es que cada quien tiene su momento y que sobretodo se refuerza la necesidad de que la misión de los Vengadores es un trabajo en equipo. Claro que hay instantes en donde es requerido el malentendido o las discusiones infantiles que terminan en desastre para luego transformarse en que no siempre todo estaba perdido y todos listos para el final. Lo más obvio en este tipo de aventuras.

Otra sorpresa es que no hay motivo para discusiones por una mala actuación o caracterización equivocada. Hasta el gigante verde llega a sorprender considerando que este es el tercer actor que se elije para interpretarlo. Es de creer que Hulk,  quien de todos no ha tenido un tratamiento tan digno que digamos, casi ser roba por completo la película con momentos que pasaran a la historia. Yo hasta me había resignado a que Robert Downey Jr. sería lo único rescatable y quede gratamente sorprendido que no hubo nadie que me resultara irritante, hasta me entró el sentimiento de aceptación por Loki.

Lo que más me ha fascinado es la grandeza con la que Whedon pinta a los superhéroes. Por fin se a hecho realidad la promesa de ver un cómic llevado a la pantalla en toda su gloria. Esas tomas de cámara en donde combaten innumerables enemigos en un caótico Nueva York, es lo más representativo que he visto de las páginas de las historietas. Literalmente quisieras tener un control remoto y congelar la imagen para apreciar cada cuadro. Desde Capitán América combatiendo con su escudo, Thor con su electrizante martillo, Iron Man volando por los aires y Hulk destruyendo todo a su paso, es un paraíso de ilusiones hechas realidad.

Ahora, es tiempo de molestar algunos y hacer pensar a otros. La película no es perfecta. De una vez les aclaro que tanta verbolera que existe en internet referente a ser la mejor cinta de cómics es falso y hasta se los puedo debatir. Si les gana el sentimiento porque lloraron de alegría y eso fue suficiente para negarse la realidad de que existen serias deficiencias en el libreto cuando se trata de explicar los detalles, o que todo es un gran relleno hasta que por fin llega la amenaza, entonces no hay mucho que discutir. Les va a gustar y no van a ver más allá de ‘Hulk smash’ y ‘pequeño dios’.

Debo de reconocer que Whedon logra literalmente planchar las deficiencias cuando se le presentan y rellenarlas con brillantina para verse magnificas, pero no las elimina por completo. En vez de darles una retocada o mejorar lo que sus antecesores hicieron con los superhéroes, prefiere darle continuidad a todo, incluyendo los odiosos discursos de Thor que por lo visto no aprendió a hablar en su visita al planeta. Lo malo, es que también tiene que arrastrar con el fabuloso Loki, reducido a ser una caricatura digna de hacernos reír, sin demasiadas tácticas dentro de su arsenal más que llorar junto con su hermano. Una forma de evasión preferida, fue la de cortar los ridículos diálogos con bromas o de plano reducirlos al mínimo, ante lo tedioso que puedan ser.

No es hasta después de dos horas, que tenemos el gran evento esperado al puro estilo de Michael Bay, pero refinado. ¿Qué diferencia hace que sepamos quienes son esos pixeles a los que innumerables criaturas desean aniquilar? Hasta da gusto emocionarse con tanta explosión y ver los enormes gusanos intergalácticos destruir por undécima, centésima, infinitésima vez Nueva York. Sin queja alguna por los efectos visuales, todo se reduce a golpes y explosiones sobre los rechazos de momia, que al puro estilo de historieta, la amenaza se elimina mágicamente después de haber destruido el centro de mando. ¡Que sorpresa!

Mi mayor decepción recae en la supuesta amenaza épica que se reduce a ser un simple trabajo de limpieza. Sin un verdadero villano o tan siquiera una amenaza creíble, digna de los Vengadores, eso pierde la importancia que debe tener, creo que hasta los X-Men lo pueden hacer. Loki digamos que fue un distractor interesante, nada fuera de este mundo que nos haga temblar del asiento, y la supuesta venganza por la cual todos los héroes están dispuestos a luchar, como que al final no importa tanto, si deberás hubieran querido impactar, yo hubiera eliminado al jefe ciclope.

Después de todo, es la mejor propuesta de Marvel hasta el momento. Pero eso de ser la mejor película de historietas de todos los tiempos. ¡Por favor