Crítica: Monstruos vs Aliens

Frenética acción y comedia nos ofrece esta nueva producción de Dreamworks.

Como no mire el filme en tercera dimensión, no estoy capacitado para opinar de la descarga sensorial que brindan unos lentes de plástico. Lo que si les puedo contar es del buen rato que pase mirando las aventuras de unos monstruos con tan poca caracterización pero buen diseño.

La trama se enfoca en las consecuencias del pequeño accidente que sufre Susan (Ginormica) al caerle un meteorito del espacio. El resto comprende de una serie de entretenidas persecuciones, en especial me agradó la que se realiza en el puente «Golden Gate», y combates contra el nada malvado pero claramente desquiciado Gallaxhar.

El filme claramente fue creado para exprimir la nueva tecnología 3-D, los movimientos de cámara son constantes y las escenas creadas para amplificar los sentidos.

En los últimos años Pixar nos ha acostumbrado a historias fuera de serie pero con moraleja, no esperen nada de eso en esta cinta, es solo para pasar el rato y no esperen más. Dicha compañía entendió que sin una adecuada historia de nada sirve el gran esfuerzo tecnológico que se realice y creo que Dreamworks es tiempo que aprenda lo anterior.