Crítica: Presagio

El filme comienza con una trama sobrenatural y termina siendo todo ciencia ficción. Si solo se hubieran decidido los guionistas el género ha tratar , entonces tendríamos una excelente película.

La primera hora te mantiene atento a la serie de números que una niña escribió hace cincuenta años y que en esta época, John Koestler (Nicolas Cage) descifra como fechas de eventos catastróficos.

Gracias al uso del GPS (Global Positioning System) y por supuesto a los » zuzurradores»( ¿Qué hubiera sido de la humanidad sin ellos? ) El filme nos ofrece suspenso y el típico: nos están vigilando.

Hubiera sido mas lógico que los «zuzurradores» hayan sido fantasmas. No concibo seres tan tontos de llevar rocas negras, vomitar luz, traumar niños, hablar estática y luego ser los héroes de la historia. Sólo Maussan se la cree.

Nicolas Cage vuelve hacer su papel de buscador de la verdad y su cara de shock en momentos críticos, pero falla en el clímax cuando tienen que recurrir a la posición fetal para lograr el extra «ponch» que el guión requiere.

Es una lástima que el director tuvo que recurrir a los mismos trucos del genero , solo nos ofrece escenas intensas gracias a la ayuda de sorprendentes efectos especiales y originales diseños aeroespaciales ( ¡Cough! El día que la tierra se detuvo).

Al final es un filme pasable pero nada del que hay que presumir.