Crítica Super 8

Protagonistas de Super 8

Es un ejercicio por parte del director J.J. Abrams para demostrar al mundo que tiene el talento suficiente para emular el clásico de ET. Vendría siendo lo equivalente a un doctorado ya que Steven Spielberg estuvo involucrado en el proyecto y mejor maestro no puedes pedir. Claro que existen algunos elementos Cloverfield espolvoreados a momentos, aún así la mayoría del tiempo es una demostración de arte cinematográfico evitando así ser una salchicha con diferentes tipos de carnes.

Es cierto que van a ver varios elementos que les harán recordar, el guión podrá parecer original pero en el fondo no existe nada de nuevo que no hayamos visto antes. Lo rescatable es que a diferencia de la mayoría de las recientes películas de ciencia ficción, esta cinta se enfoca más en sus personajes, provocando que cualquier evento por más increíble que parezca nos conmueva. Lo anterior no es nada fácil de lograr, hemos sido testigos una y otra vez que por más que intentan los directores de contar historias apocalípticas, en este aspecto fallan miserablemente.

Gran parte del éxito se debe al las sorprendentes actuaciones de los jóvenes actores, en especial del protagonista Joel Courtney y Elle Fanning (me suena el nombre) que parece que han tenido años de experiencia en este medio. Su prueba de fuego es cuando durante la trama existe cierta tensión romántica entre ambos, un evento que fácilmente se le pudo salir de las manos si no fuera que Abrams con delicadeza y mucho tacto nos regala envidiables momentos de ternura. Es conmovedor ver reflejados en sus rostros la inocencia de una infancia llena de amigos que durante un largo verano se empeñan en realizar una película casera, cada momento que pasamos con ellos es sumamente divertido y en ocasiones hasta emocionante.

Como sabrán la amenaza corresponde a un ser fuera de este mundo que no es como todos los que hemos visto antes. Las premoniciones de su presencia, junto con los actos misteriosos que comete alrededor del pueblo son momentos que deben de disfrutar. No todo es perfecto. Hay algunos detalles que se me hacen muy convenientes por parte de Abrams para no llegar a un callejón sin salida: cubos misteriosos que resuelven el problema de transportación, lectura de mentes para comunicación, basar el incidente en 1979 para que no se vea el anticuado el no poder atraparlo.

El uso del actor Kyle Chandler se me hace un desperdicio para lo trillado que resulta su conflicto con otro habitante del pueblo. Su papel de reprimido emocional ya lo hemos visto antes, claro que su interpretación es sólida, sólo que se ve segregado a ser uno observador más del caos.

Es probable que algunos sientan que es muy lenta la trama al sólo tener dos escenas impactantes de acción, al ver un descarrilamiento del tren y el final que recordara a muchos que con el dinero suficiente podrás hacer explotar un pueblo entero. Spoilers… Literalmente es el final de ET con efectos especiales si es Spielberg hubiera tenido la tecnología en aquellos tiempos.

No pueden creer lo conmovedora que resulta ser Super 8, pero no es impactante. Te deja al filo del asiento y nunca llega ese momento decisivo porque todo ya lo has visto antes. Con lo anterior no quiere decir que salí desilusionado de la sala de cine, simplemente le falto un elemento único que pudiera en un futuro que no es «ET Recargado» o «Cloverfield en Ohio».