Crítica Un Hombre Solitario

Michael Douglas protagonista en Un Hombre Solitario

Hay personas de quienes no puedes concebir que sean capaces de hacer daño a sus seres queridos; pero existen, quizás no entendamos sus motivos y por más que intentemos hacerlo sus excusas resultan ser absurdas e injustificadas para nosotros. Esto provoca que terminemos en discusiones sin fin cada vez que hablamos con dichas personas hasta no volverlas  a ver jamás, al menos que no sean parte de la familia, ahí esta más complicado.

Ben Kalmen (Michael Douglas) es un hombre carismatico, sin inhibiciones , con el poder de convencimiento al grado de hacerte comprar un automóvil. En verdad que parece ser un buen hombre, sólo que sus defectos hacen que todos lo que lo estiman hagan corto circuito y deciden retirarse. Quisiera saber que tanto tuvo que ver el guión de Brian Koppelman para crear dicho personaje, porque Michael Douglas actua tan bien, que pienso que así es en la vida real.

¿Cómo es posible que nos agrade una película donde el protagonista es tan repulsivo?  Una tras otra somos testigos de las consecuencias de sus errores sólo por su deseo a su forma de vivir plenamente.  Conforme transcurria el filme, llegue a pensar que no iban a existir explicaciones hasta la última escena en donde  veo la capacidad del guionista de dar explicaciones que nos dejen satisfechos.

Este es el tipo de drama en donde el exito recae sobre los hombros de su protagonista. No existen escenas de acción, duelos a muerte, o eventos inesperados. Es la simple historia de un hombre que tiene una filosofia de vida que nos mantiene cautivos a cada una de sus palabras, no por que revolucionen nuestra forma de pensar, si no porque lo hace con tanta sinceridad. El resto del elenco tampoco debe de ser menospreciado, porque es gracias a  todos los quien le rodean lo que le dan vida al personaje. Todos son excelentes actores que no sobresalen porque la figura de Douglas los opaca. Los motivos de que no haya recibido reconocimiento,  son porque este tipo de patanes son su especialidad y no esta contribuyendo a darnos otra faceta de actor.

El descelace me dejo mucho que desear. No había necesidad dejarnos colgando esperando a que hagarremos un resfriado.  Quiero pensar que fue la idea del guionista de una salida fácil a tanto conflicto o porque esa era su versión de tener un final feliz.

Esta propuesta no es para todos, se necesita paciencia para que la trama se desenvuelva con el transcurso del tiempo, también tolerancia a un personaje que no gana simpatías; pero después de todo creo que ese era el objetivo.