Crítica Una Loca Película de Vampiros

Es mi opinión que aquellos que desprecian la saga Crepúsculo serán los más satisfechos con está producción. Puede que inclusive algunas fanáticas de la serie se rían de las escenas chuscas por conocer los detalles de su serie preferida.

Como el humor es relativo, también lo es para que tipo de público va dirigida está cinta. Es obvio que el enfoque es para adolescentes gustosos de pagar un boleto por ver absurdidades, sin importar que el contenido no tenga sentido, o de lo que se valgan para producir una sonrisa.

La cinta sigue las aventuras de Becca (Jenn Proske) en su largos amoríos con el vampiro Edward (Matt Lanter). Paso a paso seguimos casi todo el libreto de ambas películas de la saga Crepusculo con las adecuaciones por parte de los guionistas para ingresar momentos sarcásticos, del cual noto cierta crítica en las escenas que parodian y admito que también certeza en los momentos elegidos para hacerlo.

El problema es que el humor aunque en momentos ingeniosos, es muy infantil y absurdo. Si acaso hubo momentos en que tuve alguna sonrisa, nunca llego a la carcajada; era un constante golpeteo por ingresar chistes a cada momento, que fastidia a la larga y comienza a sentirse el tiempo de duración de la cinta ( que es de apenas 76 minutos).

Otro inconveniente es que si la película original de vampiros es tolerable, imaginense soportar lo mismo pero de peor forma.

La verdad que no tengo mucho que decir de está producción que nunca llega a una verdadera parodia, es simplemente un producto barato realizado en el menor tiempo posible para lograr hacer dinero.

En lo personal, no la recomiendo habiendo otras propuestas en cartelera. Es simplemente otra loca película chatarra.