Crítica: Una Noche Fuera de Serie

La comedia al estilo norteamericano es difícil de entender, más cuando hacen referencias a terminos que sólo ellos conocen. Por algo existen las risas grabadas en sus programas de televisión, simplemente no existe nada gracioso y tienen que hacerte creer que lo es para que te brote la sonrisa. Algo parecido me paso con esta película, la cual hace demasiados esfuerzos para hacerte reír, pero su contenido a la larga aburre si no fuera por sus dos protagonistas de calidad que hacen todo lo posible por sacar a flote este proyecto.

Resulta que Claire y Phil Foster (Tina Fey y Steve Carell) son confundidos en un restaurante, por una pareja de extorsionadores. A partir de entonces se la pasarán toda la noche siendo perseguidos, baleados, golpeados, humillados y solamente faltó que los haya miado un perro. El orígen de tanta desgracia junta en tan pocas horas, es la necesidad de la pareja de salir de la rutina diaria al ver que sus mejores amigos se están divorciando.Justo cuando esperaba escenas románticas en exceso, resulta ser todo una comedia. En ese aspecto resulto correcta la decisión de enfocarse menos a lo amoroso y más a lo que nos hace reir.

No existe mucho de originalidad en el libreto, son las expresiones y la buena química entre los protagonistas lo que hacen entretenidas las escenas de vergüenza a las que tienen que ser sometidos los personajes. Los creadores de la cinta no se pueden quejar de la falta de apoyo económico , porque se ve reflejado claramente en un tercer acto lleno de acción que involucra una decena de autos destruidos a lo largo de la calle, hasta el carrazo usado en la escena tiraba billetes a cada segundo. Es en dicha escena donde fue el único momento en que sentí emoción y auténticas risas de mi parte por los constantes gritos del taxista involucrado en tan peculiar persecución, quizás el semi-desnudo en el bar segundea el asunto. Pero de nueva cuenta regreso a los actores que son los que se ganaron su buen salario que han de haber cobrado, sin ellos esto hubiera sido una profunda decepción.

Cuando no te hace reír la cinta, el guión pretende llenar el tiempo con persecuciones de acción light , en donde hasta existen disparos de armas de fuego que por lógica nunca, ni tan siquiera llegarán a rosar la piel de los Foster. Todo se vuelve tan rutinario, hasta el final con la llegada de helicópteros con todos los ineptos delincuentes esperándolos en la azotea.

Esta decente para pasar el rato, pero esperaba más carcajadas. Espero que los actores vuelvan a trabajar juntos en otro proyecto con mejor material y estaremos hablando de un auténtico éxito.