Crítica: X-Men Orígenes: Wolverine

Durante la trilogía de X-men, siempre se tenía presente el problema de sobresaturación de personajes. Me acuerdo que Halle Berry no deseaba continuar mas en X-men 3 porque una actriz de su categoría no iba a ser reducida a el papel de extra. Lo demás es historia: Jean Grey mató a Ciclope y el Profesor Xavier , dejando un vació de liderazgo suplantado por Tormenta y Halle Berry obtuvo lo que quería, salir en el filme.

Con el lamentable cierre de la trilogía, las historias que habían que contar eran la de decenas de mutantes que habitaron la serie. Los productores de la FOX comenzaron con el mas famoso de todos: Wolverine.

Como todos los orígenes, la historia comienza cuando Logan era apenas un niño , en el remoto año de 1845, exactamente en un momento crítico de su vida en el que descubre sus poderes. A partir de entonces es cuando inician unos excelentes pero nada coherentes créditos de la vida de Logan y Victor a través de las diferentes guerras, (que no justifican razón o motivos por lo que están luchando) hasta llegar a nuestros días cuando William Stryker recluta a nuestros protagonistas en un grupo élite de soldados al mando del gobierno de Estados Unidos.

Cuando anunciaron esta serie de películas basadas en los personajes de X-men, pensé que el enfoque sería exclusivamente en Wolverine y no en el resto de sus amigos. Volvieron a cometer el error de llenar un filme con personajes de la gran galería de héroes de Marvel y olvidar a su personaje principal. No me importa Gambito, Deathpool, John Wraith, Blob y el resto. A nadie de los anteriores se les dio el tiempo necesario para conocer sus personajes , solo fueron un claro ejemplo de la mercadotecnia para la venta de juguetes.

Lamentablemente como público hemos sido malcriados con buenos filmes de superhéroes en estos últimos años (Batman, Hombre Araña, Iron Man). Es por eso que Wolverine cae en la categoría de mediocre y apenas lo logra.

Tenemos un personaje que solo esta pendiente a la siguiente catástrofe y parece reaccionar a lo que ocurre a su alrededor. Nunca me dio indicios el libreto de que Wolverine pensaba, no existe un momento en el que sabes porque realizó tal decisión en su vida, simplemente lo hizo y debes de aceptarlo. ¿Por qué seguía a su hermano Victor, decidió unirse al grupo paramilitar, se enamoró de Kayla Silverfox? ¿Qué era lo que pensaba al momento de ser voluntario del experimento X? Nada. Era como si estuvieras viendo un videojuego llevándote de situación a situación con solo lo mínimo de explicación.

En el aspecto de la acción deja mucho que desear, si vieron el tráiler con la gran explosión aérea por parte de un helicóptero, considérense servidos, ningún momento se va a comparar a lo que vieron. El resto del filme tiene sus escenas pero nada que valga la pena presumir, lo único que logran es mantener la atención y créanme que existen muchas durante todo el filme ya que no hay nada de caracterización por parte de nuestros héroes.

La producción supuestamente tuvo un costo de $150 millones de dólares que no aparenta. Quiero pensar que fue por pagar a tantos actores porque por ningún lado se ve el derroche de dinero, ni en efectos especiales, escenografías, vestuarios. explosiones, ustedes díganme que no lo veo.

Sabretooth y Wolverine se reducen a solo gruñir y rasguñarse inútilmente al ser casi indestructibles, el motivo de su lucha se reduce a una muerte que pierde sentido al final y su rivalidad termina siendo en solo pleito de hermanos. Nada que me interese.

La actuación de Liev Schreiberv (Sabretooth) es respetable, te mantiene entretenido y no se ve tan ridículo haciendo gruñidos -no como el niño del inicio del filme- brincando o amenazando. En cuanto a Hugh Jackman, es él que tiene el nada glorioso papel de darle sentido al personaje tan mal escrito por los guionistas. Logan resultó tener más personalidad amnésico y hasta me dio gusto cuando Stryker le dispara.

Al final resulta ser una película que entretiene, no esperen nada grandioso. Si son leales al personaje, adelante puede que les agrade. En lo personal me dejo mucho que deber.