Comedia

En tus ojos. Romance al estilo Whedon

Este 2015, Joss Whedon regresa a la dirección con el estreno de “Vengadores: la Era de Ultron”, una de las películas más esperadas del año. Con todo el trabajo que debió tener al momento de empezar de esta producción, sería sorprendente que Whedon tuviera tiempo para trabajar en otros proyectos. Y si lo tiene.

Aquí nos encontramos ante una película romántica producida y escrita por el propio Whedon, a través de su propia empresa Bellwether Pictures. Cabe decir que esta es la segunda de esta compañía, que ya antes estreno una comedia romántica en 2012, dirigida por el mencionado Whedon. Lo curioso del caso es que Whedon nos regala un libreto que demuestra que tiene imaginación para todos los tipos de película, pero que aquí hizo falta pulir un poco más al guion para contar la historia.

Diapositiva1

La historia nos habla de Rebecca y Dylan, dos personajes que, físicamente, no se conocen, tienen vidas y problemas diferentes, además de vivir en lugares diferentes (Rebecca en Nueva Inglaterra y Dylan en Nuevo México), pero que comparten una conexión que les permite sentir a uno lo que al otro le está pasando. Pronto se dan cuenta de la existencia de esa conexión y entablan en una amistad que, conforme pase el tiempo y convivan más, se va convirtiendo en un aparente amor imposible, dadas las circunstancias en que ambos se encuentran.

Así como suena la película, no suena a algo completamente distinto a lo que hemos visto en más de una ocasión, pero Whedon a través de su libreto se encarga de meterle algunos giros que la hacen en verdad muy entretenida, aunque con algunos detalles que me parece no debieron ignorarse. Quizás el mayor detalle aquí ocurre cuando Rebeca y Dylan empiezan a hablar entre ellos. Dado que se encuentran solos al momento de hablarse, la gente alrededor, por lógica, empieza a verlos de manera extraña; y es aquí donde me topo con mi primer problema con la película: la gente no reacciona contra estos casos sino hasta el final, como para agregar un clímax muy de acción, pero antes de eso estas personas están hablando solas la mayor parte del tiempo y los demás que lo ven, o no se dan cuenta o de plano no hacen nada ante el asunto; a estas alturas, ¿no deberían tener bien vigiladas a estas personas? Digo, ya ven lo peligrosos que las personas con problemas mentales suelen ser.Diapositiva2

El otro problema que veo es que nunca explican el porqué de esta conexión entre los personajes; la idea es bastante buena, uno puede ver lo que el otro en esos momentos, pero nunca terminan por explicar cómo surgió esa conexión: vemos como ocurre por primera vez, como se fueron afectando (sin saber) a lo largo de sus vidas, y como se descubren mutuamente, y en un principio parecía que empezarían a investigar de esa, pero la idea rápidamente Whedon la desecha.

Quitando ese problema, nos encontramos ante un filme bastante notable: me agrada el aspecto de película Indie que le agrega Whedon, pues ayuda a que los personajes se sientan como personas reales. Además, está la cinematografía, tenemos muy hermosos escenarios tanto en Nueva Inglaterra como en Nuevo México, que curiosamente podría reflejar la vida que han tenido ambos personajes: Nuevo México representa la dureza que tenido que pasar Dylan, mientras que Nueva Inglaterra vendría siendo la vida un poco más tranquila, aunque igual de complicada de Rebecca.

Diapositiva3

Hay muy buenos personajes, y mucho apoya también las actuaciones, que es el punto más importante de esta película. Dado que se encuentran en dos locaciones diferentes, Zoe Kazan (Rebecca)y Michale Stahl-David no comparten muchas escenas juntos, y aun así despliegan una gran química, cada vez que los vez hablar o que en silencios parecieran compartir el mismo pensamiento. Quizás falto un poco más tridimensionalidad a los personajes secundarios, pero no afecta el resultado final.

A lo mejor el clímax pudo ser mejorado (lo sentí un tanto fuera de lugar en comparativa al resto del filme), pero eso no le quita méritos a una película que, creo yo, merece ser más conocida por mucha gente. Si les gustan las películas románticas y desean algo un tanto distinto a lo que suele haber en la pantalla grande, les recomiendo ampliamente esta entrega, la pueden encontrar en YouTube. Denle una oportunidad, y quizás puedan ver después en los ojos de alguien más.


.

The Interview, y la censuration

Si algo han aprendido nuestros políticos mexicanos, es que con la censura a cualquier tipo de crítica atrae más la atención a tal grado que se logra todo lo contrario. Así que mi estimada Corea del Norte, te falta mucho por aprender de estos occidentales capitalistas que huelen carroña sobre tu miedo.

Se necesita ser un ingenuo para no conocer el tipo de comedia de Seth Rogen y compañía. No se que pensaban todos quienes por curiosidad se atrevieron a ver la película solo porque fue objeto de censura. ¿De verdad esperaban un sátira inteligente? Creo que les hizo falta ser parte del reto de la cubeta de agua fría para que despierten.

James Franco

Lo que tenemos es una producción llena de chistes subidos de tono, con harto doble sentido, violencia, escenas grotescas; nada extraño conociendo de quien proviene. Para aquellos que tengan inclinaciones por la comedia tipo South Park, esto será apenas un aperitivo, porque nunca llegan a perpetuar un mensaje subversivo más allá de lo que conocemos sobre el Gran Líder. A instantes tiene sus momentos como la iniciativa de no querer asesinar al objetivo porque eso implicaría que otro lo remplazará, pero eso es desechado por un desenlace tan exagerado, que mejor no pensar en ello.

Para mi sorpresa, la interpretación del Gran Líder Kim Jong-un (Randall Park), al principio no es tan degenerada como hubiera esperado. Hay escenas en donde llegas a creer que tal personaje pueda existir, con todo y sus excentricidades que son más afines a la comedia que nos vende Rogen. Esto ayuda demasiado cuando se intenta extender la premisa, porque les da tiempo de que establezca una relación de amistad con el entrevistador David Skylark (Dave Franco) con tal de cumplir el tiempo de duración cinta. De que termine de lo más predecible con una revelación tan ridícula en un supermercado, pues es un ejemplo de lo que están dispuestos a ofrecernos.

La entrevista

Por más que duela decirlo, de todas las comedias del año pasado esta tiene la ambición de ser diferente. Que no le alcance porque el talento de los involucrados no esta a la par de Quentin Tarantino con su ‘Inglorious Bastards’, pues no podemos pedirle peras al olmo. Es una secuencia tras otra de eventos tan fuera de serie que mejor no pensar en ellos. Muchos lo califican como basura, y lo es, eso no puedo defenderlo, solo que esta vez es diferente porque se atreve a nombrar a su víctima, meter el dedo en la llaga en los problemas de una nación y de plano reírse en su cara.

De quien estoy sorprendido es de un James Franco dispuesto a pasar un buen rato, e inclusive se vene en algunas escenas sacando de personaje a Seth Rogen, quien se puede ver que casi no puede contener la risa. La forma en que interpreta a Skylark me recuerda a los personajes en donde ha trabajado su hermano Dave Franco (lo han de traer de familia). Para todo los propósitos, su locura es bien recibida y a momentos hasta opaca a Rogen que se nota que se hace un lado para dirigir la película.

Sook

Se podrá hablar demasiado de como Estados Unidos se mete en donde no le importa, le encanta criticar al vecino, más no verse a si mismo. Nada más que esta vez no era para una censura de una obra tan ridícula que nadie la puede tomar en serio, por más que quieran los medios hacer de esto una noticia, simplemente no lo hay. Exageraron por completo la amenaza de un grupo de personas con apenas tener la capacidad de tener conexión a internet.

Lo deprimente es que está película la hagan pasar casi como un documental de la situación geopolítica de la península coreana. Por favor, no es para tanto. Le están dando valor a un trabajo del dúo de Seth Rogen y Evan Goldberg a niveles exagerados, cuando ‘The Interview’ no se puede considerar dentro de sus filmografías como uno de sus mejores trabajos. El más polémico, quizás.

Si están dispuestos a ver el filme por curiosidad, adelante. Solo que les advierto que nos es nada fuera de nuestro mundo o de mismo donde habita nuestro Querido Líder.

La Dictadura Perfecta, del México imperfecto

Esta película me ha dejado deprimido, indignado y sinceramente con una palabra indeseable que no pienso escribir por respeto a los niños y a Helen Lovejoy.

Con todo el relajo que está sucediendo en México, a mal tiempo me decidí ver la nueva obra de Luis Estrada, de la cual esperaba que fuese a la par en términos cómicos, igual o mejor que ‘La Ley de Herodes’ o ‘ El Infierno’. No puedo decir que fue una desilusión, más bien, es algo distinto a lo que nos tenía acostumbrados. Digamos que cambio la cantidad de algunos ingredientes de su fórmula, haciendo variaciones y entronques en especial con quien se ha vuelto su actor de referencia: Damián Alcázar.

Carmelo-Vargas

La trama es un rompecabezas de eventos políticos que han marcado la vida política del país en los últimos años, pero en especial como nuestro Presidente de la nación construyó su futuro a través de los medios de comunicación. Tampoco es un misterio digno de ser revelado por Jaime Maussan, y eso lo saben los guionistas, por lo tanto intentan tejer una historia que permita darnos a conocer la corrupción detrás del poder y los nuevos métodos que utilizan para perpetuarlo.

Esta vez el objetivo de los creadores no es tanto hacer reír, si no que el público se enoje del engaño perpetuado por Peña Nieto y el consorcio de medios Televisa. No hay ni un gramo de compasión para la caracterización del Gobernador Carmelo Vargas (Damián Alcázar), quien se encarga de ser el homólogo del ‘copetudo’ en algún estado corroído por el narcotráfico. Se nota claramente el desprecio de los guionistas por el personaje, pero me hubiera gustado mayor profundidad en los factores que nos llevaron a tener un Carmelo. Es muy fácil dejarse llevar por el sentimiento y de inmediato tomar una antorcha para incendiar medio México, lo cual creo que si leemos la historia, ya se ha hecho antes con resultados dudosos de los que vivimos hoy en día.

Lo que necesitamos es entender que fue lo que nos llevo a tener un país de desigualdades y lamentablemente esto no sucede en este filme. Los otros encargados de llevar la trama, son los que rondan por los pasillos de Televisa o en este caso Televisión Mexicana (TV MX). Es aquí donde tenemos el ambicioso reportero Ricardo Díaz (Osvaldo Benavides) creando estrategias para cubrir las irregularidades del ‘Gober’, todo porque el alto ejecutivo de la empresa fue convencido por una alta cantidad de dinero en crear un paquete de medios con el objetivo de crear un candidato para la presidencia.

Periodista

Otra vez, es muy fácil odiar y los encargados de la televisora son caracterizados como villanos de caricaturas que refunfuñan ante cualquier inconveniente. Nos hace pensar el libreto que la motivación principal es ambición, cuando la realidad de Televisa es una donde debe de mantener a sus inversionistas contentos y si eso involucra aumentar ingresos con campañas políticas. ¡Pues adelante! Teniendo las respuestas a la mano de un periódico, en donde a diario vemos los movimientos que hace el consorcio de Televisa con sus juguetes llamados Cablemás, Sky, Izzi; todo para aumentar rendimientos cuando la televisora no da para más, de nuevo los guionistas evaden lo que pudo ser algo de mayor contenido y profundidad que hombres hablando por el móvil planeando conspiraciones.

Al no tener un personaje central de la talla como lo fue en otras producciones Damián Alcázar, las escenas se vuelven extensas y con alto requerimiento de edición. Es solo cuando regresamos con Carmelo cuando la película recobra su brillo, pero es tan limitado su tiempo que su ausencia se siente. A cambio tenemos que soportar las «ideotas» del reportero Ricardo Díaz para hacer del estado del gobernador uno de progreso, alegría y uno donde el sol siempre brilla. El actor hace su trabajo al interpretar su personaje como uno enfocado en lograr su objetivo, más no tiene la presencia de Damián Alcázar para llevar toda la película.

Diputado

La carencia de un héroe en este filme, es también algo que no le permite ser una experiencia más plena. La mayoría son villanos intentando manipular, si acaso tenemos la reencarnación de Cochiloco (Joaquín Cosío) como un diputado de oposición que intenta hacer el bien; su caracterización es demasiado ingenua y su fin resulta hasta masoquista. Es así que tenemos una producción donde los personajes no resultan tan interesantes porque sus motivaciones son absolutas y sin profundidad, haciendo los giros de una ingeniosa trama como el motor que nos lleva a un clímax interesante con el secuestro de dos niñas.

El desenlace para mi es donde esta el valor del filme porque deja de hacer inútil comedia y nos brinda una perspectiva nefasta de como se construye una realidad a través de las cámaras. Lo que pudo ser desastroso con la farsa de un noticiero que no es sencillo hacernos creer, se salva por la velocidad con la que transcurren los eventos en la última parte. Ni tiempo tenemos de pensar en lo falso que se ve el actor Saúl Lisazo como una versión light de Jacobo Zabludovsky, cuando la telaraña que se construye alrededor del sufrimiento de una familia intriga por las piezas que encajan en eventos ya conocidos.

‘La dictadura perfecta’ no la puedo considerar comedia, más bien es una crítica con el objetivo de hacerte despertar de una realidad constante. ¿Que si la visión de los creadores es correcta? No en todo, creo que fallan porque su sentimiento de ‘ardidez’ sobresale ante cualquier intento por profundizar en el origen de nuestros problemas. Tampoco quiero decir que mejor hubieran hecho un documental, pero al menos darnos algo con más contenido que perdure al momento de salir del cine.

Birdman. Crisis superheroica.

Estamos en la edad de oro de los superhéroes, al menos hablando de cine. Hoy en día la gran mayoría de los blockbusters exitosos surgen precisamente con tipos musculosos, vestidos con trajes ridículos y con poderes que todo el mundo deseaba tener de niño (y que algunos aun desearían tener siendo adultos); hay una gran expectación entre el público con esta clase de entregas: llenan salas (incluso semanas antes de su estreno), generan millones en mercancías, provocan el delirio de fans cuando aparecen en público. Simplemente son películas que hoy tiene convertidos a los protagonistas de ellas en las grandes estrellas del momento.

Pero, ¿qué sucede cuando toda esa popularidad te termina acabando? ¿Qué sucede cuando el protagonista trata de salir adelante en su carrera y la gente, para bien o para mal, no lo deja de relacionar con el personaje? ¿hay vida después de una “super” carrera? Estas son solo algunas preguntas que el nuevo filme de Alejandro González Iñarritu nos propone responder. Y no me equivoco al decir que estamos ante una película con varios premios ya asegurados el próximo año, ya que simplemente se trata de una obra magistral.

Diapositiva1
Ciertamente, no es un secreto muy grande saber que sucede con estas personas al momento de abandonar una franquicia: o encuentran alguna nueva que los ayude a mantenerse vigente entre el público, o quedan encasillados y se pierden sus carreras. Y ese el caso de Riggan Thomson (Michael Keaton), una viaje estrella de Hollywood que, años después de abandonar la supermillonaria franquicia “Birdman”, trata de demostrarle a todo el mundo que es algo más que una estrella del momento al tratar de llevar a Broadway una obra que escribe, dirige y protagoniza, con ayuda de su amigo y productor Jake (Zack Galifianakis). El problema para Riggan es que la gente aún no deja de verlo como el personaje que alguna vez fue y, peor aún, la crítica sigue encima de él pensando que no podría lidiar con este asunto. Para colmo de males una pequeña parte de el insiste en continuar su búsqueda por ser de nuevo el héroe que lo dio a conocer.

Diapositiva2
El primer gran punto a favor de esta película radica en las actuaciones: simplemente fantásticas, empezando por un sublime Michael Keaton, quien verdaderamente se luce interpretando a Riggan, uno puede sentir pena por el personaje, que simplemente trata de mostrarse ante todos como un actor de verdad, y no uno del momento (¿otro “Oscar” para un “Batman”?). Edward Norton, como el problemático actor Mike Shiner, también se ve que goza de su papel, ya que despliega una enorme arrogancia que sería digno de odiarlo, pero al mismo tiempo uno termina simpatizando con el personaje. Zack Galifianakis también demuestra una gran capacidad actoral con su personaje de Jake, lo que me da gusto, ya que solo lo tenía relacionado con películas tipo comedia como “¿Qué paso ayer?”. Y las demás actuaciones, cortas pero solidas (Emma Stone, Naomi Watts, Andrea Riseborough), lo suficiente para tener una gran película.

La dirección de González Iñarritu es otro punto a favor ya que, apoyado por Emmanuel Lubezki, nos encontramos con una película que pareciera hecha en una sola toma: seguimos a los personajes a todos los lugares a donde se dirigen, mientras discuten o analizan sus problemas, para de repente cambiar el seguimiento a otro personaje.

Diapositiva3

La música, producida por Antonio Sánchez, es otro gran punto a favor de la película. Los momentos que parecieran de días normales; las melodías en momentos de tristeza, o incluso la música “super” heroica ayudan a que uno capte el momento en el que se encuentran.

Y el punto final queda con el libreto, escrito por el propio Alejandro, con ayuda de Nicolas Giacobone, Alexander Dinelaris JR. y Armando Bo. Ellos eligen muy bien cuál es el punto que debe interesar, el de Riggan, y si bien hay vemos algunos momentos de los otros personajes, es siempre Riggan en quien debemos interesarnos. Esta gente lo capto bien y lo plasmo de gran forma.

Y no hay más que yo pueda decir, simplemente estamos ante una gran película que, creo yo, estará llevándose algunas estatuillas el próximo año, y que hará que algunos nos interesemos más en los futuros proyectos de estas personas.

PD. Como alguien que le gusta ver películas de superhéroes, fue una gran gozada tener juntos a “Batman”, “Hulk” y “Gwen Stacy” en una película que parodia este género.

The Spectacular Now. eSPECTACULARmente inconsistente.

Podría hablarles sobre la tercer película de los Indestructibles, después de todo la vi este fin de semana, y ahí bastante que comentar, pero hace tanto rato que tenía curiosidad por esta entrega. Había tantas críticas positivas hacia ella e incluso varios críticos de internet la colocaban como una de las mejores películas del 2013.

Y así, he revisado esta película con la mejor predisposición y me he encontrado con una película bastante irregular sinceramente. No digo que sea una mala entrega, pero para el tema que trata de abordar no siento que lo haga bien; y que todo su fuerte existe gracias al buen desempeño de sus protagonistas. Pero bueno, empecemos con esto.

Sutter Keely

La historia nos habla de Sutter Keely (Miles Teller), un chico que solo vive el presente, quiere ignorar el pasado (pese a que sus problemas se relacionan con un evento anterior) y no piensa en el futuro, para el solo existe el hoy y nada más importa. Pero todo cambia cuando conoce a una chica llamada Aimee Finecky (Shailene Woodley), con quien empieza a relacionarse y empieza a desarrollar una perspectiva muy diferente sobre cómo está llevando su vida. O al menos es lo que la historia dice contar.

A mi gusto lo que hace esta película llevadera son las actuaciones de los personajes principales: tanto Teller como Woodley se ven bien en pantalla y hasta demuestran buena química; uno mostrándose como el independiente pero inmaduro Keely y la otra como la sumisa (o eso nos quiere decir la historia) Finecky. Ambos lucen naturales y puedo aceptarlos en su papel sin ningún problema.

Aimee y Sutter

El problema que esta película tiene es con la historia: se quiere centrar en el proceso de madurez de Sutter, para que empiece a preocuparse por su futuro principalmente, y arregle los problemas que aparentemente acarrea con su familia, pero el progreso en resolver estos problemas parece muy rápido: no comparte muchas escenas con su madre o su hermana (una desaprovechada Mary Elizabeth Winstead) y el cambio de actitud sobre el futuro luce muy apresurado.

Los problemas del personaje de Woodley tampoco están bien resueltos que digamos: la historia aparentemente nos cuenta que se deja mangonear por todos aquellos que lo conocen (su madre, su amiga, etc.), y Teller va a trata de cambiar esto; pero si con el personaje de Teller el detalle fue que tardo en mostrarse ese cambio, con Woodley ocurre casi instantáneo: en una escena se deja ordenar, y en la siguiente ya es más independiente; y para acabarla, fuera de pantalla.

SPECTACULAR-NOW

En cuanto a lo demás, no hay mucho que decir: el resto de los actores cumplen (a pesar de lo desaprovechados), bonitas escenas, canciones agradables. Si hay un punto más que poner, es que hay escenas que me parecen innecesarias (las escenas con la ex novia de Sutter se pudieron cortar sin ningún problema). Tal y como me paso con “Bajo la misma estrella” y “Un invierno en la playa”, no recomendaría a todos esta película, y no porque sea mala; es solo que me parece algo sobrevalorada. O será que hubo algún detalle en que no me fije. Ustedes díganme.

Los 10 personajes más entrañables de Robin Williams

Han pasado apenas un par de días y parece ser que no es una broma de mal gusto ni mucho menos una noticia falsa, de esas que abundan hoy en día en internet. Robin McLaurim Williams, mejor conocido simplemente como Robin Williams, ha fallecido a la edad de 63 años y el mundo del cine aún llora a uno de sus más queridas celebridades, y no es para menos. Para la gran mayoría del público, incluyendo a un servidor, Williams fue una gran influencia durante nuestra infancia, pues la mayor parte de sus películas, o al menos aquellas en las que sobresalió, sucedieron durante finales de los años 80´s y la década de los 90´s. Si bien es cierto que hacía más de una década que Robin no aparecía en alguna película “decente”, lo cierto es que su legado fílmico ahí esta y esta plagado de talento, comicidad y carisma.

Una disculpa puesto que tenía la intención de publicar este artículo el día de ayer, pero por pequeños problemas en mi agenda no pude. El artículo es completamente personal y no quiero cubrir sus mejores películas, que las tiene, sino aquellas en las cuales dio una interpretación tan mágica, increíble, memorable y entrañable que simplemente jamás lo podremos olvidar. Puede ser que la película en cuestión sea buena o mala, es lo de menos, mi intención es recordar, a manera de un pequeño homenaje, el legado para la posteridad que nos deja este gran actor, aquél que hizo reír a tanta gente y nos enseñó que en esta vida la felicidad puede esconderse detrás de una sonrisa. Descansa en paz, capitán.

Adrian Cronauer (Buenos días, Vietnam)

Buenos días, Vietnam

No fue su primer aparición en el cine pero si su primera gran interpretación, tanto así que obtuvo su primera nominación al premio Oscar. Williams venía de una excelente etapa en la televisión norteamericana y había sobresalido como comediante en varias series y programas hasta que finalmente dio el gran paso a la gran pantalla y aunque tardó un tiempo en tener un papel importante, fue su papel como DJ de radio en Buenos días, Vietnam, lo que lo puso en el radar de Hollywood para no volver a irse nunca más. Su Adrian Cronauer es un ataque preciso y certero a la oposición contra la guerra de Vietnam por parte del pueblo estadounidense. Su improvisación, humor negro y crítica hacia el gobierno americano hicieron que su personaje fuera amado, algo que le sucedería constantemente en su carrera. Cabe mencionar que la construcción dramática que Williams hizo para interpretar a Cronauer se basó principalmente en su exitosa trayectoria en la televisión. Un papel que solo él podía hacer.

John Keating (La sociedad de los poetas muertos)

La sociedad de los poetas muertos

Posiblemente su papel más recordado y las razones sobran. Es bien sabido que en la corta vida del ser humano, desde su nacimiento hasta su formación adulta, necesita un guía, un maestro, que lo oriente en los caminos de la vida, y esa figura es la de un padre, aunque no necesariamente biológico. La necesidad del hombre del tener a un maestro que sea su faro de esperanza y luz hacia su futuro es parte fundamental del crecimiento de toda persona en esta vida, por ello John Keating se gana un lugar muy especial en nuestros corazones pues era, es y será el maestro que todos desearíamos tener. Dotado de una libertad interpretativa formidable, Williams da vida al recién llegado profesor de literatura en la prestigiosa academia Welton. Un lugar horrible y aburrido en donde los estudiantes son poco menos que desprendidos de emociones y libertades para inculcarles leyes opresivas e inadecuadas. Keating romperá todas esas barreras, situación que le costará su trabajo, dejando un legado extraordinario en un grupo de alumnos que le estarán agradecidos por toda su vida.

Parry (El pescador de ilusiones)

El pescador de ilusiones

Uno de sus trabajos más aplaudidos por la crítica aunque quizás no sea tan conocido por la mayor parte del público, esto debido en gran medida a su director: Terry Gilliam. Y es que el cine de Gilliam no tiene una buena relación con la taquilla, situación que ocasiona, mayormente, que la gente no vea sus películas pues nunca se enteran de su existencia. Una lástima pues El pescador de ilusiones es un relato de cuentos de hadas fantástico en donde Williams sobresale en un papel hecho a su medida. Se dice que hay papeles creados para actores y actores nacidos para papeles, pienso que Williams cumple las dos leyes. Parry es un vagabundo, con un terrible pasado, que tiene una nueva oportunidad de ser feliz esto gracias a un inesperado amigo. Una película hermosa, de visionado obligatorio.

Peter Pan (Hook)

Hook

Para muchos es la peor película de Steven Spielberg, no es mi caso. Es una película que tiene muchos aciertos pero que peca de sentimentalista y de infantilismos, nada que importe cuando eres un niño y la vez por primera vez, la verdad. El relato de Spielberg reunió a un multipremio reparto actoral que rodeo a Williams pero fue este último quien más brilla con un memorable Peter Pan ya crecido, un hombre adulto que olvidó quién era y lo que representó hace ya tantos ayeres. Si bien la versión de Disney es todo un clásico, esta divertida e interesante visión de Spielberg no se queda atrás pues ofrece muy buenos momentos en los cuales Williams ofrece lo mejor de si y en ningún momento deja de ser aquél niño que nunca quiso crecer. No sean tan duros, verlo vestido en ese traje ajustado, con unos kilos de más, y volando por los aires no esta tan mal.

Genio (Aladdin)

Aladdin

Si bien es cierto que muchos tuvimos la oportunidad de ver este clásico de Disney en versión español puesto que es muy raro que las películas animadas lleguen a México o a países de habla hispana con idioma original, principalmente por el humor entre culturas, la creación que hace Williams del querido genio es para aplaudir, sea cual sea el idioma en el que la veas. Los gestos, movimientos y sensaciones que Williams le inyecta al mítico personaje siguen ahí y no cambiarán pese a que la voz sea diferente. Recomiendo que la vean, aunque sea una sola vez, en inglés y así se darán cuenta que no existe prácticamente ninguna diferencia con las versiones que hayan visto, el corazón del genio es de Williams y eso se nota cada vez que el personaje se roba escena tras escena.

Daniel Hillard/Sra. Doubtfire (Papá por siempre)

Papá por siempre

Otro papel por el cual se convirtio en un actor amado y querido por millones: un padre que para no perder a sus hijos decide hacer hasta lo imposible por seguir viéndolos, aunque ello incluya tener que disfrazarse de mujer. Lo interesante de Williams era no solo su naturalidad para interpretar cualquier papel sino que que además nos evocaba humanidad a un nivel muy alto, me explico. Williams tenía la peculiaridad de ser un hombre cualquiera, no parecía ni una celebridad ni una súper estrella sino todo lo contrario, un hombre común y corriente que se sube al autobús y se sienta a tu lado. Entonces, ¿por qué era tan querido? Bueno, siempre tenía un optimismo desbordante que a pesar de las dificultades de la vida diaria siempre mostraba su mejor cara, eso se puede reflejar a la perfección en la doble interpretación que realiza aquí, siendo su papel de mujer el que más exigencia demandaba, y vaya que cumple ambos roles de acertada manera.

Alan Parrish (Jumanji)

Jumanji

Mi película favorita de Robin Williams, de lejos, y no precisamente porque sea una buena película sino porque significó tanto para mi durante mi niñez que habré pasado incontables horas frente al televisor viendo esta absurda fantasía una y otra vez. Alan Parrish era un reflejo del niño, y adulto, que todos somos: una persona asustada frente a su padre y un cobarde absoluto al no poder expresarle su amor a la mujer que amaba. Por si fuera poco queda atrapado en un juego demoníaco quitándole toda su vida, para cuando finalmente queda libre solo se da cuenta que el mundo a su alrededor ha cambiado pero él sigue siendo el mismo miedoso y cobarde. Ahora deberá hacer un cambio en su vida y tratar de ayudar a dos pequeños niños que al igual que él quedaron marcados por ese juego, al mismo tiempo el amor de su vida volverá nuevamente a él para quizás esta vez cambiar las cosas. El guión es muy irregular y la dirección nada sobresaliente pero la actuación y carisma de Williams hace que la película sea divertida, emotiva y muy conmovedora.

Sean Maguire (Mente indomable)

Mente Indomable

El único papel por el cual ganó un premio Oscar, en la categoría de mejor actor de reparto. Nuevamente Williams interpreta a un guía paterno, esta vez en la piel de psicólogo, y su labor es magistral. Sean Maguire, como viene siendo costumbre en los personajes entrañables de Robin, es un hombre común que tomó sus decisiones en la vida y nunca se arrepintió de la persona que terminó siendo; un sabio consejo que da al protagonista de esta historia es que sea lo que sea que vaya a hacer con su vida, su futuro, que use sus dotes para algo que disfrute, no para aquello que la sociedad le dicte que haga. Las sesiones que comparten Maguire y Will, interpretado por Matt Damon, son maravillosas y valen la pena por si solas, especialmente la secuencia en el parque y aquella del emotivo llanto del protagonista. Williams vuelve a demostrar su naturalidad tan contundente en esta conmovedora película de superación humana.

Hunter «Patch» Adams (Patch Adams)

Patch Adams

El único papel de la lista en el cual Williams no interpreta a un personaje de su propia creación sino que decide basarse en un individuo ya existente, un médico. De igual manera es la película de la lista con peores calificaciones por parte de la crítica, esto debido al excesivo uso del melodrama, situación que a la mayoría le importa lo menor posible. Lo cierto es que es una película con muchos trucos y una distorsión de la realidad que cuesta creer que sea verdad, al menos para aquellos que piensen que el tratar a los pacientes con serias enfermedades debe ser algo divertido y alegre. Pero no estamos aquí para hablar de la calidad de la película, eso queda a consideración del público, sino para mencionar que el papel de Williams vuelve a ser tan lleno de vida y amor que es imposible no sentirse identificado con él, es quizás de sus papeles más queridos y recordados, más por el actor que por el personaje en el cual se basó, interesante.

Andrew Martin (El hombre bicentenario)

El hombre bicentenario

Una película con una premisa muy interesante pero que debido a una torpe dirección y a una excesiva duración termina por ser una oportunidad perdida. Lo único rescatable de aquí es Williams, dando vida a Andrew, un androide de última tecnología que adquiere sentimientos humanos, algo muy extraño según su creador, pero que parece no importarle mucho a sus nuevos dueños, una familia de clase media americana. Williams no tiene la culpa del rumbo insípido del guión y de lo que esta a su alrededor, razón más que suficiente para aplaudirle su entrañable actuación pues es el único dentro de esta historia que sale limpio, por algo será.

EXTRA: Acá les dejo un par de vídeos de Robin, uno es cuando recibió el único Oscar en su carrera, por su papel en Mente Indomable, el otro es un corto, pero emotivo, vídeo recopilatorio donde se rinde homenaje a su carrera actoral, tanto en televisión como en cine. Denle play, y recuerdenlo con cariño.