Documental

Crítica: Capitalism a Love Story (Capitalismo una historia de Amor)

Como recuerdo a Michael Moore denunciando el pésimo gobierno de George Bush mientras decía su discurso de ganador al Oscar en aquel lejano 2002. Hubo gente que lo abucheó y hoy años después, no se puede negar la valentía de Moore por haber hecho público lo que hoy todos sabemos referente a la guerra de Irak.

El éxito de sus documentales se debe a la familiaridad de los temas que trata en sus cintas, sus motivos son justificables porque ve a su alrededor gente que sufre por políticas que sólo han beneficiado a unos cuantos.

En esta ocasión el tema es el capitalismo que forma parte de nuestras vidas a tal grado que lo consideramos el medio para lograr nuestra felicidad. Es entonces cuando Moore esta para captar en su cámara todo lo contrario a lo prometido por parte del sistema económico.

Este documental no es tan cómico como los anteriores, te llega en serio y en momentos te enojan las injusticias cometidas por nuestros lideres romanos, aunque es difícil simpatizar cuando Estados Unidos es el causante de tanta miseria en el mundo y te la pasas mirando ciudadanos del imperio sufriendo las consecuencias.

Todo se convierte en un info-comercial para invitar a la rebelión como único remedio de cambio, nunca ofrece una alternativa aunque da a entender que las cooperativas es un modelo razonable de negocio y que en le pasado la alta tasa de impuestos para los ricos era un método de control para el amasamiento de fortunas.

Hubo intentos de lograr el punto de opinión de la oligarquía pero todo se viene abajo todo intento de entrevista cuando el ya conocido Moore dice su nombre en la entrada de la recepción y esto ocasiona que todo se vuelva en propaganda personal y no un documental que abarque todos los puntos de opinión sobre el tema.

Es así como el justiciero de Estados Unidos que nadie quiere escuchar hace un adecuado documental con mucho drama pero con un solo punto de opinión.

Crítica: La Tierra

Existen demasiados documentales así que debe haber algo que distinga a esta producción.

El filme cuenta la historia de tres familias alrededor del mundo , intentando sobrevivir un año en nuestro planeta.

La fotografía es maravillosa. Lugares increíbles de los cuales nunca pudiste imaginar que existían, se favorecen con el trato de la gran pantalla.

La narración es la adecuada, pero el mensaje de moda sobre el calentamiento global se repite una y otra vez. La primera familia de osos polares refleja el claro estado de nuestro planeta y la gran afectación que estamos causando con la constante emisión de bióxido de carbono a la atmósfera. Tampoco la pareja de ballenas y de elefantes ; no se escapan de los efectos de la alteración del clima.

El documental llega a tener momentos trágicos pero nada que no este dentro del contexto de la vida animal.

El inconveniente del filme está en la constante repetición de circunstancias que tienen que enfrentar nuestros héroes, lo único que cambia es la ubicación.

Debo de agradecer una frase dentro del filme que si me hizo meditar: «Ellos (la vida animal) están tratando de sobrevivir de nosotros mismos.

Al igual que otras cintas ecológicas , el mensaje se reduce al tiempo que tenemos para resolver el problema de calentamiento global. Una y otra vez se está propagando la idea que no es tarde para actuar.

Pero al final, definitivamente es un excelente filme para pasarlo en familia, adecuado para chicos y grandes.

Crítica: Religulous

La tolerancia que predican los cultos religiosos se pone de manifiesto en el documental «Religulous».

El comediante Bill Maher está en busca Dios pero se pregunta la coherencia de las principales creencias religiosas del mundo. Para lograrlo, Maher entrevista a decenas de personajes, algunos sinceros, chuscos e irreverentes.

En su largo trayecto alrededor del mundo en la búsqueda de respuestas y es digno de reconocer que las preguntas hechas en su recorrido no son fáciles de responder por ser la base fundamental de las creencias de las personas. Algo positivo que debo recalcar del film es querer cuestionar todo dogma que se nos ha presentado he inculcado como hecho pero suena tan absurdo para alguien no creyente que te hace pensar que estamos locos por creer tanta idiotez.

El documental es recomendable para aquellos que quieran divertirse con las respuestas tan absurdas de los entrevistados y una que otra situación chusca que el comediante realiza. No es apta para buscar respuestas sobre las religiones, ni como estudio teológico pero por lo menos pasaras un buen rato.