Archivo de la etiqueta: Fantasia

Star Wars: El Ascenso de Skywalker, y de muchos fantasmas

Después del mal sabor de boca que dejó ‘Los Últimos Jedi’ a los que se dicen ser fánaticos de hueso colorado y que se encargaron de maldecir al ese entonces alabado director Rian Johnson por intentar hacer algo diferente, regresa de emergencia el director J.J. Abrams para darle conclusión a una trilogía necesitada de su talento refritero.

Es que el experimento no funcionó. Solo comprobó que en esta época de nostalgia donde Star Wars debe hacerte recordar infancias, erizarte la piel y sobre todo provocar orgasmos al mirar los soles binarios de Tatooine en el horizonte, no hay de otra que seguir la fórmula establecida y J.J. Abrams es un especialista consumado. Lo hizo con Misión Imposible, Star Trek y no tiene motivo para cambiar con Star Wars.

La trama esta hecha de retazos de otras películas de la saga y sigue el mismo patrón: visitas un planeta, persecusión, pelea de espadas de luz, explosiones por naves piloteadas de la gente más incompentente de la galaxia, y huida para volver a luchar otro día. A eso agregas la bien ponderada y reutilizada búsqueda del McGuffin, y tienes listo El Ascenso de Skywalker.

Lo que salva a esta secuela es el uso de un elemento nuevo, algo impensable que como siempre J.J. Abrams le importa un bledo por explicar pero le encanta utilizar como factor sorpresa y en este caso serían el uso de fantasmas. Si, una buena dosis de fantasmas que dan solución a los arcos narrativos de Rey (Daisy Ridley) y Kylo Ren (Adam Driver). Estando en el cine no te importa, hasta te emociona ver una que otra cara conocida. Es después cuando te das cuenta que está peor que el Sexto Sentido.

Lo que pasa es que ya no tiene a donde moverse Star Wars y si para lograr algo de trascendencia tienes que volver a tus mejores éxitos, entonces que importa. Y conforme transcurre la cinta no solo se utiliza un fantasma para salir de un callejón narrativo, si no tres veces, a tal grado que todo mundo puede regresar para cambiar el destino de unos protagonistas que no pueden tomar decisiones por cuenta propia. Un fantasma tiene que regresar para decirles que hacer y por desgracia al igual que los personajes de ficción el elenco está condenado a un pasado que no les permite crecer o explorar nuevas facetas. No importa que se cuente con un elenco con carisma o promesas del futuro, tienes que traer de vuelta a tal actor porque estos nuevos no venden.

Pero también hay fantasmas en el aspecto del libreto donde producto del mal tratamiento dado a los origenes del Rey en ‘Los Últimos Jedi’ , es que J.J. Abrams desecha a la mitad de la película lo que se supone ser el misterio que mueve a esta trilogía. En una escena tan falta de drama en donde la orquesta debió de haber sonado todo volumen por lo menos para hacer vibrar la sala de cine, se nos informa quien es en verdad Rey. Y admitó que vale la pena. Hasta quede sorprendido de lo bien que cuadra y hasta luce elegante con eso del tema del equilibrio de la fuerza. Pero J.J. Abrams no le importa más que jugar con lucecitas y a lo que sigue.

Y vaya que sigue. Hay momentos donde hubiera querido que extendiera más las escenas para degustarme de las emociones que se supone tratas de provocar en la audiencia, pero ya conozco el estilo de este director y tiene un trauma que se lo impide. Si acaso un punto a favor es la despedida de Leia Organa (Carrie Fisher) que se entiende su partida por razones de fuerza mayor, sin embargo logra darle trascendencia y hasta una reacción auténtica de un Chewbacca (Joonas Suotamo) que a perdido demasiados amigos en esta guerra sin fin.

Si hasta ahorita la crítica parece ser negativa, creanme que no lo es. Hay elementos positivos que me hicieron disfrutar la película. Por más problemas de lógica que tenga sigue siendo fiel al espiritú de la saga, hay instantes donde se refuerza el sentimiento de compañerismo, esperanza, perseverancia y perdón. No tengo ningún problema con el elenco que hace su mayor esfuerzo en contra de fanstamas del pasado que en serio necesita exorcisar. Pienso que Daisy Ridley tiene un gran futuro fuera de la saga, al igual de la revelación que es Adam Driver. Si el resto no los nombro es porque al final está trilogía comprueba que nunca fue para crear una nueva generación, si no para rellenar el tiempo mientras aparecen los viejos.

J.J. Abrams tiene mis respetos porque tuvo que terminar una obra la cual nunca se imaginó tener que hacer. Nos brinda acción , bellos paisajes, momentos de alegría, peleas intensas; más no mucha imaginación. Recae en la fórmula que la conoce al pie de la letra, no es necesariamente malo, solo que han pasado 42 años y la industria que inspiró a muchos, incluyendo a él, ahora no lo hace.

Star Wars necesita innovar, por más que les duela a los que se supone son fanáticos de hueso colorado, pero se que eso no va suceder, entonces lo único que queda es nostalgia, bebé Yoda y muchos fantasmas.

Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar….y de la audiencia contra Sparrow.

Era el año 2011 cuando Johnny Depp estrenaba en los cines «The Rum Diary», película que protagonizara junto a Aaron Eckhart y su ex-esposa Amber Heard, y la cosas no salieron como el seguramente esperaba: la película fue un fracaso en taquilla y la crítica no fue precisamente bondadosa con la entrega de Bruce Robinson. Cuando la prensa cuestionó a Depp sobre esta situación el simplemente respondió (según leí en un articulo años atrás) algo que indicaba que la película era demasiado buena para la gente y que apenas hiciera otra película de «Piratas del Caribe», todos estarían rendidos a sus pies, porque no conocían algo mejor.

Sera que la gente supo de esta entrevista o sera que en verdad se cansaron rápido del «raro» Depp, pero lo cierto es que después de esas declaraciones Johnny no ha podido encontrarse con una película que sea la combinación éxito un taquilla y éxito en critica, al menos no en un papel estelar pues las películas que han tenido esa combinación son aquellas en donde es secundario o invitado especial («Comando Especial», «En el Bosque», «Animales fantásticos y como encontrarlos»).

Entre esos numerosos fracasos que Depp se ha apuntado tenemos un par de colaboraciones con Tim Burton («Sombras Tenebrosas» y «Alicia a través del espejo»), su versión de piratas en el Oeste («El Llanero Solitario», que a mi gusto no es tan mala) y otra seguidilla de películas que se veían venir el desastre o que tenían potencial, pero circunstancias como el libreto y los personajes lo arruinaban. Viendo esta racha negativa, se entiende la urgencia de Johnny para regresar al capitán Jack Sparrow a las misteriosas aguas en el Caribe.

El problema es que han pasado ya 6 años desde la ultima vez que vimos a Jack Sparrow hacer payasadas para sus fans en la pantalla grande, y en ese periodo de tiempo la popularidad de esta franquicia a venido a menos (a la par de la catástrofe en que Depp ha caído) y otras franquicias (mejor realizadas o con mas potencial) han atrapado a la audiencia que espera más de esas películas que de las desventuras del famoso pirata; aun así, decidieron continuar con el estrafalario pirata y, para tratar de inyectarle algo de vida a esta franquicia, se decidieron por contratar nuevos directores, siendo Joachim Ronning y Espen Sandberg, creadores de la aclamada «Kon-Tiki», los elegidos para inyectarle vida a la franquicia.

Pero los directores, cuya única experiencia en blockbusters gringos («Bandidas») no tuvo mucha aceptación, decidieron hacer un reinicio a la franquicia (en cierta forma). Uno puede ver esta película y la original del 2003 y vera que, salvo por un par de nuevas adiciones, la película sigue casi los mismos pasos que «La Maldición del Perla Negra», solo que sin la «innovación» y la «magia» que esta llego a tener.

Si bien no borran nada de las películas anteriores, la sensación que deja esta entrega es de temor de esta gente a generar algo nuevo, por lo que se decidieron por hacer lo mismo de la primer película: una vez más, Jack está sin bote y tripulación, una vez más un desconocido busca a Jack para rescatar a un ser amado, una vez mas interviene Barbosa, y una vez mas tenemos imágenes de acciones imposibles que ya no impresionan como hace mas de 10 años.

Puede que el problema mas grave de esta película recae en los actores y personajes. Los viejos miembros de la franquicia lucen apagados, como que esperando que los directores digan que terminó el día para ir a cobrar su cheque, y los nuevos no terminan por despertar. Johnny Depp luce visiblemente harto de su personaje, y Geoffrey Rush luce peor incluso, lo que es triste considerando que era el mejor actor en la franquicia. Los nuevos tampoco aportan mucho que digamos: Brenton Thwaites y Kaya Scodelario tratan de transmitir romance, como lo hicieron en su tiempo Orlando Bloom y Keira Knightley,  quienes fracasan en el intento; juntos no producen nada, y separados no funcionan bien. Pero el mayor pecado aquí recae en Javier Bardem como el villano: no le niego que hace el intento, pero no genera la simpatía que Rush si generaba en la primera, no tiene un gran aspecto como Bill Nighy en las secuelas, ni siquiera tiene la presencia que ciertamente ponía Ian McShane en la anterior secuela. Da pena, y lo cierto es que no era una mala elecc

Curiosamente, lo mejor de la película vendría siendo su duración, al ser la entrega mas corta de la franquicia, pasando apenas las 2 horas. Lo que hace que todo transcurra de rápida forma, aunque eso también termina exponiendo a los personajes. La trama tampoco ayuda bastante ya que, aunque no es tan confusa como las anteriores entregas, pareciera que se esforzaron por hacer eso. Todos esta en búsqueda de un artefacto que les ayudara con sus planes, pero deciden sub-tramas que en verdad estorban el desarrollo de esta película (lo de los personajes de Scodelario y Rush, de pena). Incluso los efectos especiales no lucen espectaculares, con unos Tiburones Zombies mas dignos de una película del canal SyFy que de una producción Hollywoodense.

Pero el final es sin duda lo que mas dejaría molestos incluso a un fan aguerrido de la franquicia, ya que acaba exactamente igual que la original. Solo traten de recordar como acabaron los personajes principales en «La Maldición del Perla Negra» y sabra que aquí acabo todo igual. ¿O sea que todo el trayecto que estos personajes tuvieron fue acabar igual que hace 14 años?

Es una pena que la película haya quedado en tan mal estado, pero eso tristemente era de esperarse: hace años que Disney no sabe que hacer con esta franquicia y Depp solo la utiliza para generar billetes y revivir un poco su alicaída carrera. Difícilmente recomendara esta película y diría que seria mejor que se pierda ahí en alta mar, opacada por mejores opciones en cartelera.

Animales Fantásticos y Donde Encontrarlos. El regreso mágico al mundo de Rowling.

Luego de 10 años de películas con resultados de aceptables a excelentes, la franquicia de Harry Potter llegó a su final en el 2011 con la octava película (bueno, segunda parte de la séptima) de la franquicia: “Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, Parte 2”, película que fue amada por la crítica (la mayor parte) y que se convirtió en un enorme éxito en taquilla, llegando a convertirse en su momento en la tercer película más taquillera de todos los tiempos.

Con esta última entrega, parecía que una etapa se cerraba y que todos los involucrados en esta aventura continuarían con sus respectivas carreras y proyectos. Y así fue para muchos de sus productores, sus protagonistas y la propia autora de los libros; solo hubo uno a quien no le fue muy bien, y ese fue a Warner Brothers: la casa productora de estas películas, al cerrar la franquicia potteriana, cerro al año siguiente con su trilogía de Batman-Nolan y después no ha tenido un gran éxito con sus nuevos proyectos, que incluyo volver al mundo de J.R.R. Tolkien con resultados contraproducentes y competir en el mundo de superhéroes con su universo de DC, donde la falta de humanidad en sus personajes y la mediocre estructura en sus historias son el pan de cada día. La desesperación de Warner debió haber sido muy grande, que me imagino que la cantidad de dólares que le abran ofrecido a J.K. Rowling para reabrir el mundo mágico de Potter debió ser muy grande.

Y con ese marco de desesperación, se decidió crear una película más del universo potteriano pero con un movimiento muy particular, y ese fue adaptar la obra “Animales Fantásticos y donde encontrarlos”, que no es más que una extensión al universo potteriano, donde hablan sobre las criaturas que no salen en las películas y algunas de sus características. Básicamente, es una mini enciclopedia sobre animales, ¿como adaptas una enciclopedia en una película de 2 horas y media, que es lo que suelen durar las entregas de Harry Potter?

Para poder resolver esta gran incógnita, la gente detrás de esta película decidió elegir como encargada del guion ni más ni menos que a la misma Rowling para el trabajo. Así que, si eres fan de los libros de la autora inglesa te vas a encontrar con los mismos defectos y virtudes que suelen tener sus obras. Aquí te vas a topar con unos personajes entrañables, combinado con un par de historias que no parecen cuajar. Cuando vemos al personaje de Newt Scamander (Eddie Redmayne) buscando esas criaturas que se han escapado (que es cuando cumple con el nombre del libro) es de hecho algo interesante, pero cuando lo vemos siendo perseguido por las autoridades mágicas ya que creen que sus criaturas han causado problemas con los muggles, es algo genérica.

Quizás un detalle interesante con la historia es el hecho de que la franquicia, por primera vez, deja territorio inglés para adentrarse en territorio norteamericano, y algo que me agrada es ver como Rowling se las ingenia para darle su propia identidad al nuevo lugar que explora, donde podemos encontrar magos gangsters, presidentes y hasta empresarios.

Las actuaciones son un punto que resaltan bastante bien en esta película, con Eddie Redmayne haciendo un trabajo magnifico como Newt Scamander, pero por mucho mi personaje favorito en esta película vendría siendo Jacob Kowalski, interpretado por Dan Fogler, el encargado de los momentos cómicos de la película, algo que abundaba mucho en las anteriores películas de Potter pero que aquí se siente un poco mas naturales que en las adaptaciones anteriores.

Pero con todo y las solidas actuaciones que se tienen en la película, no es suficiente para rescatar a algunos de los personajes: el personaje de Colin Farrell me pareció increíblemente desperdiciado, y más con el giro que le dan, que a mi gusto raya en lo patético. La aparición de Johnny Depp forzadísima, mas para indicarnos que tendremos más películas en camino.

La trama con la familia anti magos me parece relleno y, luego de los graciosos resultados de la elección estadounidense, como que una historia contra la discriminación me parece muy molesta (como queriendo criticar las actitudes de una sociedad que ya no son, y que los eventos recientes demuestran lo contrario); quizá si la película solo se hubiera centrado en la búsqueda de los animales, que destruyeran algo de la ciudad, y convertido el tema anti magos en el material de la secuela, quizá esa hubiera sido mejor, pero decidieron gastarse parte de sus cartas aquí y no funciona bien.

Al final, “Animales Fantásticos y Donde Encontrarlos” es un sólido entretenimiento, con carencias típicas de todo material que trabaja J.K. Rowling. Me gusto este inicio, pero espero que se corrijan errores a futuro, ya que Warner depende de esto prácticamente. Es una bella introducción que promete mucho para el futuro.

‘Cazadores de Sombras: Ciudad de Huesos’, la fantasía ha muerto

Ser aficionado al fútbol es una ardua labor, por no decir masoquista. Y si encima el equipo que apoyas es un desastre total, en mi caso, la cosas no pueden terminar bien al momento de realizar una maldita apuesta. Perdí, por supuesto. Y mi recompensa fue visionar una de las peores películas que yo recuerde en muchos años. En serio, muchos años. The Mortal Instruments: City of Bones (título en inglés), es la adaptación cinematográfica de la saga literaria de fantasía creada por  Cassandra Clare allá por el año 2007. Como viene siendo costrumbre en años recientes, a raíz de Los Juegos del Hambre, el género literario conocido como Young-Adult, un disparate traducido como Jóvenes-Adultos, ha ganado inexplicablemente una horda de seguidores en todas partes del mundo.

Cazadores1

La saga de Cassandra Clare, conocida como The Mortal Instruments, bautizada en español como Cazadores de Sombras, lleva publicados hasta el momento seis libros…¡seis libros! Y eso no es todo. La propia escritora ha seguido expandiendo su universo con más precuelas y secuelas de su obra original y tal parece que el final luce muy lejos. Mientras las ganancias sigan siendo redituables Clare podrá seguir por tiempo indefinido. Ojo, no estoy criticando a la escritora ni a los fans sino a la industria, misma que ha caído en una zona de confort de reciclar la misma historia una y otra vez, promocionándola de paso. La fórmula base es bastante simple y tal parece que muchos listillos por ahí la venden como algo nuevo y el público cae en la trampa por culpa propia. Una tristeza pero es lo que hay. Y si te gusta la saga o eres seguidor asiduo no te culpo, son tus gustos. Adelante. Yo voy a hablar de la obra fílmica no de la literaria, la cual no pienso leer. Tengo muchos otros libros pendientes que planeo terminar en el transcurso del año como para agregar otro que sinceramente poco me interesa. Vamos pues a la película.

Horrible adaptación

Aquí me estoy metiendo en terreno peligroso pues desconozco el universo de Clare a fondo. Sin embargo me he informado, gracias a esta poderosa herramienta llamada Internet, del contexto de la historia, personajes y el conflicto presente a lo largo de la saga. Basta con un click para saber completamente todo sobre la vida de alguien o de algo. De Cassandra Clare sé que es un fanática de Harry Potter y que inclusive ha escrito historias acerca del mundo de Rowling, algo que acabaría por plasmar en su primera saga de fantasía como lo fue Ciudad de Huesos. Evidentemente el género fantástico goza de muchos seguidores y si encima lo metes en el mismo saco (Young-Adult) que Los Juegos del Hambre, Maze Runner y demás similares, el éxito está asegurado. Obviamente la temática puede variar de una obra a otra pero los elementos seguirían siendo los mismos con los que el lector se identificara: Un mundo en crisis, un villano bastante pintoresco y una o varias historias de amor juveniles. Repetitivo pero efectivo.

Cazadores2

Dicho todo eso, ¿en qué se equivocaron al adaptar una obra de fantasía para jóvenes que ya tenía sus bases contadas mil veces? Por increíble que parezca, en todo. Lo más básico de cualquier historia, sobretodo una ambientada con monstruos y criaturas fantásticas, es tener personajes plenamente identificados con el espectador, sobretodo si este último desconoce la obra en cuestión. Cuanto mejor desarrollado esté el personaje principal, con sus virtudes y defectos, así como el resto de personajes secundarios que lo (a) ayudarán o impedirán a concretar su destino (misión,objetivo,etc.) mucho más fácil resulta para el espectador promedio interesarse por lo que le están contando. En Cazadores de Sombras: Ciudad de Huesos, eso nunca pasa. Un gravísimo error pues ahí radica su fracaso.

La protagonista principal, Clarissa Adele Fray (Lilly Collins), tiene tan poco peso en su propia historia que resulta preocupante cuestionarse si en verdad los encargados de producir la película sabían de la importancia de Clarissa en el relato. Esto es culpa también, evidentemente, de la actriz seleccionada para el protagónico y de un director inexperto cuyo máximo logro fue hacer el olvidable remake de Karate Kid. Si, ése con Jackie Chan y el odioso hijo de Will Smith. Pero de ellos hablaré un poco más adelante. Sigamos con nuestra protagonista. Bien, ¿por dónde empezar? Se supone que Clarissa es una adolescente de 16 años común y corriente que vive junto a su madre, interpretada por una sosa y desaprovecha Lena Headey. En ocasiones los visita el mejor amigo de su madre, Luke, una especie de figura paterna para Clarissa. «Clay» va la escuela, tiene amigos y hace cosas que una chica de su edad haría. Inclusive nunca le pasa por la cabeza que su mejor amigo está enamorado de ella. Hasta ahí todo bien, cliché pero bien. ¿La virtud de nuestra protagonista? Sabe pintar. ¿Su debilidad? Nunca la sabremos pues durante toda la película no se molestan en mostrárnosla, simplemente la hacen ver inútil y dudo que ésa sea su debilidad. Así que tenemos a un personaje unidimensional. Empezamos mal.

Cazadores3

¿La historia? Se supone que Clarissa tiene poderes divinos, o es una especie de Semi-Ángel que debe combatir a los demonios que habitan la Tierra, pero no a los hombres lobo o vampiros pese a que estos mismos también existen en este mundo ficticio. Lo sé, es algo confuso. Pero bueno, lo digo en términos muy generales, está claro que es más profundo que estas líneas pero en esencia esa es la gran revelación que tiene nuestra protagonista: ella es una Nefilim, término bíblico que hace referencia a los ángeles caídos del cielo sobre la Tierra. Dentro del contexto de la obra creada por Cassandra, hace mucho tiempo hubo una guerra entre ángeles y demonios; uno de los ángeles fue el responsable de mezclar su sangre con la de los humanos, dando como resultado la raza Nefilim, mitad humano y mitad ángel que se encargarían de combatir a las fuerzas demoníacas por toda la eternidad. Clarissa descubre que su madre es una Nefilim y que su difunto padre, interpretado por un borracho Jonathan Rhys Meyers, es el responsable de un terrible mal que amenaza por completo el mundo del hombre y de las demás criaturas que lo habitan. Ésa es la idea general. Bien, pues nunca se ve reflejado de manera coherente en la pantalla. Lo digo de verdad. Ni tampoco por qué los hombres lobo y/o vampiros no califican como demonios o como una potencial amenaza para el humano.

Resulta un tanto decepcionante tener que investigar por otros medios la historia básica de la película que acabas de ver y que no te pudieron explicar, sobretodo en una historia que es el comienzo de una saga con múltiples personajes, escenarios y situaciones. No diré mucho más sobre la trama porque quizás quieran ver la película e ir descubriendo el mundo de posibilidades que tenían por abarcar y que al final terminaron desperdiciando épicamente. Las ideas están ahí pero nunca las explotan ni mucho menos se interesan por ellas. ¿Resultado? Fracaso en taquilla y en crítica. Y tal parece que la adaptación que hicieron de la misma obra pero para televisión no le fue muy diferente. Tengo dos teorías: O los libros son muy malos o los responsables de adaptarlos no sienten ni la más mínima pizca de emoción y amor hacia el material literario. Porque fans hay y me cuesta trabajo pensar que un grupo de gente le agarre cariño a personajes basura e historias mediocres, pero bueno, ahí tenemos los casos de la saga Crepúsculo y Cincuenta sombras de Grey, recientemente.

Un mundo muy aburrido

Cazadores4

Lo menos que puedes hacer al recrear un mundo de fantasía es procurar que este mismo sea mágico y espectacular, algo que te queda en la memoria y que desearías estar ahí. Ya saben, como La Tierra Media, Hogwarts o Narnia, mundos de sueños llenos de vida, peligros y desafíos que inducen al espectador a plantearse la posibilidad de vivir ahí. En Ciudad de Huesos tenemos a Nueva York siendo pues eso, Nueva York. El diseño de arte y escenografía no tuvo ni el más mínimo interés en innovar algo en el apartado visual. No hay un solo plano o momento que luzca mágico dentro de la película. Todos los set pieces lucen sin vida, planos y comunes. Recuerda que el cine es imagen y sonido, a diferencia de la literatura donde todo está recreado en tu imaginación. Entonces, pese a que en las páginas del libro las descripciones de los lugares sean muy torpes o vagas, CREA e INVENTA.

Las criaturas que habitan este dichoso mundo: hombres lobo, vampiros, ángeles, demonios etc., lucen tan simples y monótonos que provocan más pereza que asombro. No existe la menor relevancia o cuidado al momento de crear a las criaturas, sin nada trascendental ni innovador, simplemente copias baratas de míticos personajes ya vistos antes en infinidad de medios visuales y literarios. Basta con decir que los lobos vistos en la saga Crepúsculo están más trabajados que aquí. Ridículo pero cierto. Entonces, si en tu mundo de fantasía todo lo que lo habita luce tan gris y pobre, ¿cómo esperas que el espectador se interese?  Y lo que es más importante aún: ¿Cómo esperas que tu película sea memorable o digna de visionado si no ofreces absolutamente nada interesante en su contenido?

Cazadores5

Y no estoy atacando solo por atacar, eso se los dejo a medios amarillistas que lo único que desean es rating. Yo escribo desde una perspectiva imparcial y con un sano juicio, justificado. La fantasía es un género cinematográfico excepcional, es hermoso. Puedes crear mundos y criaturas inverosímiles y que solo ves en sueños; es una salida a la realidad en la que vivimos, es en esencia una falsa realidad pero al mismo tiempo es una crítica jodida y cruel hacia nuestra sociedad vista desde un punto de vista irreal. Ciudad de Huesos no es ni remotamente eso, parece un trabajo amateur digno de serie B que no se esforzó en lo más mínimo en impactar a las audiencias. He visto más fantasía en las telenovelas que pasan en la televisión que en esta película. Ahora bien, si no tienes el presupuesto ni los recursos para crear algo muy vistoso, entonces trabaja en la parte narrativa y en tus personajes. Star Wars: Una nueva esperanza, por poner un ejemplo, no tenía los mejores efectos del mundo puesto que el presupuesto era muy limitado sin embargo eso no te importaba porque querías y te identificabas con los personajes, te importaba la historia. Aquí no pasa ni una ni otra cosa.

Lilly Collins y  Harald Zwart, responsables de la hecatombe

No sé hasta qué punto un actor puede ser considerado malo o bueno teniendo tan pocas películas sobre su espalda. Tal es el caso de Lilly Collins, hija del conocido cantante Phil Collins, quien hasta el protagónico de Ciudad de Huesos llevaba poco más de cinco películas en las cuales en una sola había sido protagonista (Mirror, Mirror). Por ello me cuesta trabajo afirmar o juzgar su trabajo aquí. No quiero ser un maldito desalmado y decir que es la peor actriz que he visto en mi vida pero sin duda su «trabajo» aquí es vergonzoso. Desconozco el acuerdo que la actriz tuvo con los productores o con la obra como tal pero está claro que nunca le interesó ni su personaje ni la película. Basta con verla en dos o tres escenas donde su personaje debe mostrar una evolución dramática y Collins luce desinteresada y aburrida. Quizás se dio cuenta a mitad de la filmación que esto iba a ser un bodrio. Quizás.

Cazadores6

Y es aquí donde entra el otro gran culpable: el director Harald Zwart. Es probable que muchos de ustedes ni lo conozcan y no tienen la culpa, en verdad es un personaje del que se sabe muy poco y que se ha mantenido lejos del cine por lapsos prolongados de tiempo. Como dije párrafos arriba, su película más importante fue el remake de Karate Kid y antes de eso, poco y nada. ¿Por qué lo eligieron para este proyecto? No sé. Así como tampoco sé que tanto peso tuvo dentro de la producción y desarrollo de la película pero por lo visto en pantalla creó que poca. Mi razonamiento me lleva a pensar que fue una simple marioneta que pusieron en la silla del director, una marioneta que podían manejar a su antojo. Dudo que Zwart haya hecho un casting a Collins y la haya elegido. Digo, eso pudo pasar, siempre y cuando Zwart estuviera drogado. Para mí que Collins fue escogida por altos mandos y lo demás lo fue tratando de solucionar Zwart. Poco puedes hacer si tu actriz es un desastre y no la puedes despedir y contratar a alguien más que tenga, no sé, emociones.

Es una pena puesto que con un mejor director, uno con trabajos que lo avalaran con anterioridad y con personalidad, la película pudo tener una mejora muy sustancial. Se nota que tanto Collins como Zwart querían cobrar el cheque e irse a casa lo más pronto posible y que se jodan los seguidores de los libros. No encuentro otra explicación. No encontré ni una sola secuencia, un solo momento, un solo dialogo en que tanto actriz como director estuviesen interesados en lo que hacían. Y si a ellos no les importa lo que hacen, ¿por qué debería importarnos a nosotros la película?

La fantasía está herida de muerte

Cazadores7

Aunque parezca difícil de creer, el haber perdido la apuesta y visionar esta cosa me trajo algo bueno: supe apreciar el buen cine. Y eso es algo de lo que no muchos somos conscientes. Al ver cine de mala calidad, y me refiero al verdaderamente malo, apreciamos el esfuerzo que tantos otros proyectos le pusieron a sus ideas. Pudieron tener un par de cosas desafortunadas y fallidas pero al menos se esforzaron. Esforzarse. Es una palabra que en el cine debería ser usada más a menudo pero que parece ya no importa en lo más mínimo. ¿No es lo mínimo que deben hacer los grandes estudios, actores y directores al hacer cine? Digo, los precios para entrar a una sala de cine no son nada económicos y encima el tiempo que invertimos en ver el producto por el cual pagamos no regresa nunca más. Entonces, pregunto sinceramente yo: ¿No es deber de los involucrados en el cine esforzarse en su trabajo? No importa si el resultado final es bueno o malo pero que al menos se noten ganas por querer hacer las cosas con convicción, sudor y ganas.

Desconozco la profundidad de la obra literaria, como ya lo he recalcado varias veces, pero supongo, y estoy asumiendo, que hay un trabajo por parte de la escritora por dotar su mundo y a sus personajes de vida, emociones, miedos y otras singularidades. Y debe ser una falta de respeto que productos como el mencionado aquí se burlen de todo aquello por lo que una persona (escritora) dedico tanto tiempo así como también por todos aquellos (fans) que fueron con vagas esperanzas e ilusiones a ver algo mínimamente bien hecho y terminaron aterrorizados. Una pena puesto que no solo mataron la posibilidad de representar un mundo de fantasía en un medio audiovisual sino que también alejaron a las millones de personas, me incluyo, que nunca han leído las novelas a acercarse a las mismas simplemente por curiosidad.

Cazadores8

Cazadores de Sombras: Ciudad de Huesos se erige pues como un triste fracaso cinematográfico basado en una obra literaria que hace sangrar ese género tan maravilloso como lo es la fantasía. Se une a películas como Eragon, La brújula dorada o El séptimo hijo, recientemente, en una larga lista de adaptaciones que murieron miserablemente en intentar trasladar la magia de las letras a imágenes y sonidos. ¡Qué lejos queda La Tierra Media de Tolkien y Jackson! O ese deprimente y esperanzador (al mismo tiempo) mundo que tan perfectamente retrato Guillermo del Toro en la brutal El laberinto del fauno. Ésa fantasía parece estar ahora muy lejos. Demasiado.

Corazón de Tinta. Una fantasía inconsistente.

En la actualidad el género de la fantasía se encuentra muerto, ya sea en ideas originales o adaptaciones literarias. Después de terminada la franquicia potteriana, no ha habido alguna otra fantasía que tenga buenas críticas o que acumule cascadas de dinero que le den algo de vida.

Lo triste del caso es que dentro de esos fracasos hubo algunas ideas que tenían mucho potencial, siendo “Corazón de Tinta” quizá el que tenia mejores posibilidades, pero la crítica no la respaldó, la taquilla tampoco, y por lo tanto terminó hundida en el olvido.

Mortimer “Mo” Folchart (Brendan Fraser) es un reparador de libros que posee un don especial que le permite hacer que los personajes de los libros puedan salir al mundo real, siempre y cuando los lea en voz alta, pero en consecuencia podría meter a alguien de la vida real al libro en cuestión. Una noche mientras leía a su hija la historia ‘Corazón de Tinta’, sucede precisamente lo que explique y su esposa termina atrapada dentro del libro, por lo que Mo se embarca en la búsqueda tanto para regresar a estos personajes, como el recuperar a su esposa, pero uno de esos personajes, Capricornio (Andy Serkis) no tiene la intención de regresar y secuestra a Mo y su hija Meggie (Eliza Bennett) para que le consiga riquezas con su don y aumentar su poder en este mundo.

Corazondetinta

El principal problema que encuentro con la película tiene que ver con las reglas del poder de Mo: si bien, tampoco en el libro queda muy claro cómo funcionan, esta vez  tuvo una oportunidad de solucionarlo, y no lo hacen: de repente Mo parece controlar su poder, pero no sabe como lo hizo;  también puede controlar los destinos de los personajes y darles el trato que quiere; súbitamente pueden cambiar las historias en el momento. Tampoco queda claro por qué motivos salen o entran los personajes en lugar de otros, lo que provoca no entender porque no salen todos los personajes del libro o porque no entran varios.

El otro detalle seria con la elección del actor principal: a mí me agrada Brendan Fraser, pero queda claro que el era la persona menos ideal para el personaje de Mo. Como héroe de acción el tipo es convincente, pero aquí se precisaba a alguien que diera la pinta de alguien rodeado de libros, algo que Fraser no cumple. Las demás elecciones están bien, solo que el queda a deber. Además, el personaje no es muy interesante que digamos: tiene un poder que muchos quisieran, pero solo se dedica lanzar quejas o hablar enojado, algo que no me convence.

inkheart

El resto de los personajes sufren del mismo problema: Elinor (Helen Mirren) solo es una quejosa que no cierra la boca, Meggie es demasiado idealista y Capricornio solo es malo por serlo (aunque Serkis se encarga de sacar algunas escenas graciosas). El único personaje que tiene algo de sustancia seria Dedo Polvoriento (Paul Bettany), quien solo desea regresar a su hogar aun sabiendo que le espera un final trágico; trata de ser una buena persona, pero constantemente realiza acciones que no corresponden. Es de un hecho un buen personaje, pero el solo no puede cargar con lo blando de los demás protagonistas.

La historia también presenta problemas, especialmente el desenlace: podríamos decir que dos tercios de la película se van bien, pero en la parte final todo se vuelve un desastre, tanto que uno no termina sintiendo el peligro o la tragedia que podría venirse. Y al final, termina generando el típico final Hollywoodense donde se soluciona rápido y todos tienen un final feliz, cuando en el libro era todo lo contrario, aunque supongo ya prevenían el desastre en la taquilla por lo que decidieron cerrar todos los cabos posibles.

“Corazón de Tinta” es pasable, pero queda mucho a deber. Se precisaba de un mejor manejo en la historia y desarrollo de personajes, en vez de conformarse con bonitos efectos. Supongo que, dentro de lo que ha entregado el género de la fantasía, esto no estuvo tan mal pero se precisaban cosas mejores.

El Despertar de la Fuerza, renace, recicla y revende.

En el supermercado existen productos que cada cierto periodo de tiempo cambian de etiquetado, anuncian nuevos ingredientes y con frases rimbombantes nos convencen que es el nuevo y mejorado producto que tanto uno quiere y ama. Pues es prácticamente lo que le sucedió al tan anunciado séptimo episodio de nuestra tan amada saga de Star Wars.

No me lo tomen a mal, me gustó la película y la mayoría está de acuerdo, solo que es difícil de expresar decepción o mucho menos una pizca de crítica a lo que dices querer hasta los huesos. Todos siguen con la fiebre de Star Wars y no seré el Grinch que les arruine Navidad, pero seré el grillo a lado del hombro murmurando que nos dieron lo mismo, pero con diferente empaquetado. Podremos incendiar las desgraciadas precuelas y con justa razón, lo que no se puede negar es que por lo menos George Lucas intento narrar una historia muy diferente a sus antecesoras. Al parecer Disney compró la fórmula y en vez de utilizar los ingredientes para crear algo nuevo, prefirió guardar su inversión y agrégale 10% de Han Solo, una pizca de Leia, un director famoso por reciclar historias, actores carismáticos, y ¡listo!!! Billones de dólares en pre-ventas.

Lo que es imposible de negar es el amor del director JJ Abrams por esta saga, porque es notable cada momento tan detallado y visualmente muy afín a todas la películas. Si puedo quejarme de algo, es que hubo instantes en que pudo haberse tomado su tiempo. Más sin embargo, es bien conocido que el hombre sufre de déficit de atención y le gusta todo rápido y furioso. Por supuesto, que la mayoría ni lo ha de notar, porque digamos que está acorde a los tiempos donde no puedes tener una escena tranquila para mirar el paisaje, o por lo menos pensar. ¡Esa es la palabra!

Capitan Phasma

La mayor sorpresa llega al inicio con la intensidad de la violencia que se nos presenta. Era conocida la brutalidad del Imperio, más no visualmente tan estimulante. Abrams no tiene temor, y en parte celebro la valentía para establecer un villano que no se tienta el corazón con tal de lograr sus objetivos. Es solo que de nuevo lo acelera todo. ¡Por Dios! ¡Se acaba de morir una persona! Hay que darle la seriedad que eso implica. El colmo llega cuando millones de personas mueren en un evento de luz y sonido gracias a los nuevos gobernantes de la galaxia, para luego desvanecer el impacto como la transición de escena a la que estamos acostumbrados. Pequeños detalles, por supuesto.

Si tan solo se hubieran salido del modelo establecido, esta sería una película para recordar, porque JJ Abrams tiene calibrado el sentimiento de Star Wars y cuando vira a lo desconocido como lo hizo en un enfrentamiento clave que ocurre a la mitad de la película, literalmente logra que se me salieran lágrimas de alegría. Claro que son las mismas batallas de siempre, solo que existe innovación en como se presenta, y por fin, después de tanto tiempo se logra la unión de lo mejor tiene que ofrecer la saga con una perfecta armonía entre la nostalgia y lo nuevo que jamás esperaba volver a sentir.

Rey y Finn

Pero el libreto de JJ Abrams y el tan celebrado por ‘El Imperio Contraataca’, Lawrence Kasdan, resulta ser uno para olvidar. Por más que nos recuerde buenos tiempos, muchas de las escenas las hemos visto antes y prefiero ver Episodio IV con todo y su baja definición, donde es más apropiado y no como el compendio de los mejores éxitos. Porque prácticamente en eso se traduce esta película. Es cierto que Kasdan participa y se nota su mano en diálogos entre los protagonistas cuando están involucrados en situaciones extremas, pero hasta ahí, porque no se salen del mismo esquema establecido, más que algunas escenas donde hay flexibilidad y le otorga un necesitado aire de frescura.

Siguiendo la pauta de los anteriores filmes, se entiende que existan dudas sobre ciertos parentescos o hasta la vida de los habitantes de la galaxia lejana después de tanto tiempo, y solo se salva porque tiene dos películas más para rellenar los huecos del tamaño de una Neo-Estrella de la Muerte. Pero esta vez, hay instantes que en verdad parece una telenovela de Televisa, de esas que sabes desde el primer episodio el parentesco secreto del protagonista y tienes que esperar seis meses para que se revele la verdad, o en este caso dos años. Ahora entiendo porque los trailers no revelaban detalles, si todo lo puedes adivinar con una escena.

No hay duda que el elenco es el principal valor de la película. Me cae que si tienen la capacidad para lograr crear un grupo de personajes con actores jóvenes, multiétnicos, carismáticos y talentoso; por lo menos le hubieran puesto materia gris en narrar una historia algo diferente. De los actores de sangre y hueso no tienes alguno que arruine la experiencia, aún hasta con Kylo Ren (Adam Driver), quien aprendes a querer aún con sus complejos de inferioridad.

De quien no hay duda que se anotaron un jonrón es con el nuevo rostro de la fuerza: Rey (Daisy Ridley). Cada instante que esta en escena resulta ser cautivante aunque sea para escuchar otro pedazo de diálogo con Finn (John Boyega), o poner una cara de que pedo. Hasta para eso se necesita tener un don que no fácilmente logras encontrar. Sus parentescos podrán ser predecibles, pero al menos logra ese aire de nostalgia y seguridad de que queremos ver sus aventuras en el futuro. Y creo que es lo más importante.

Leia---Han-Solo

Para legitimar un séptimo capítulo se logra el reencuentro de los rostros que hicieron de Star Wars un rotundo éxito. Quien más aporta con minutos en pantalla es Han Solo (Harrison Ford), quien por supuesto convencieron con el argumento de recordar viejas glorias. ¡Jajajajajaja! Eso y porque tuvieron que ceder una buena parte de los ingresos de película. Pero lo interesante es lo que hacen con su personaje, que al igual que todos, esta envuelto en misterio.

Miren, entiendo lo vital que es Han Solo para Star Wars y para esta película, porque de lo contrario no existe importancia para justificar el capítulo. Por más que nos ofrezcan nuevos héroes a seguir, más batallas o luchas en sable, quienes siguen siendo el corazón de la saga son la vieja guardia, y eso incluye a Solo. Sin entrar en detalles, las escenas claves en donde se encuentra son de lo mejor y a la vez lo peor porque Kylo Ren lo arruina todo, en parte por el libreto que no explica detalles y en parte otra vez porque se plagian escenas donde es obligatorio caer a una fosa del infinito.

Episodio VII es una oportunidad perdida porque a pesar de contar con elementos sólidos para valerse por si misma en una historia original, la inseguridad ofrece una película relleno. Si, es innegable que logra con éxito introducir nuevos rostros, pero todo esta envuelto en lo más anticuado con la batalla obligatoria que su contribución es la de aumentar el factor de efectos y minutos. Si la decisión era recrear, al menos que sea para obtener otro resultado que impulse la historia a nuevos lados de la galaxia, pero se retracta, terminamos en lo mismo, y hace ver a los villanos  como unos ineptos en su estrategia de gobernar.

Finn}

No hay debate en que lugar cabe Episodio VII dentro de la saga, la respuesta es fácil: esta por arriba de las precuelas, pero inferior a la primera trilogía. Por más que quieras modernizar, nuevos juguetes, otros lugares, personajes, mejores efectos; nada se compara y hasta ofende reutilizar los mismos trucos de siempre porque se ve que no hay ideas.  Lo que si existe es talento para reproducir el alma de Star Wars y es por eso que el filme es justamente celebrado por los fans, y por lo tanto se salva del fracaso un Disney productor tan conservador y pichicato.

Aún con todo lo que he explicado, este filme no deja de ser de lo más entretenido, divertido y nostálgico del año. Con todos sus pecados, es una obra que será aceptada por ser el reinicio de una saga que se creía perdida. Lo más esperanzador es que existe la intención de volver al alma o por lo menos recrear el sentimiento que nos inspiró a querer Star Wars, y por eso debemos de estar agradecidos. Les aclaro que esta no es una crítica pesimista y espero, de verdad lo espero, que la secuela a venir nos demuestre que vale la pena continuar las aventuras de Luke y compañía.