Fantasia

Especial en Cinéfilo Criticón: ‘Star Wars: Episodios I-VI’

Como ustedes sabrán, a menos de que hayan vivido debajo de una piedra los últimos cuatro años, el próximo mes de diciembre llegará a los cines de todo el mundo (literal) la séptima entrega de la saga espacial creada por George Lucas en los años 70´s; si, nos referimos a Star Wars. Y no es una película cualquiera ni mucho menos. Para bien o para mal estamos hablando de la película más anticipada en la historia del cine. No es broma. Podrá ser un tremendo éxito o un estrepitoso fracaso, en cualquiera de los dos casos marcará un antes y un después en esa maquinaria gigantesca que es el séptimo arte. Al menos el comercial, el taquillero. Aquél que arrastra masas y genera ingresos monetarios inverosímiles. Star Wars es Star Wars y muchos serán testigos de un contraataque de marketing publicitario como nunca antes se ha visto. En ningún medio. No por nada se ha convertido, en poco menos de dos meses, en la película con mayor recaudación en preventas (para las entradas de medianoche).
StarWars1

Se que mucha gente no ha visto Star Wars, o han visto únicamente las precuelas, y no sienten ese «amor» por la saga. Personalmente fui atrapado a una edad muy pequeña (mi hermana mayor era fanática) y desde entonces he sentido una terrible fascinación por todo lo que rodea al universo y a la mitología que Lucas creó y que con el paso del tiempo ha tenido un impacto profundo y trascendente en la cultura popular. Ríos de dinero han corrido en el nombre de Star Wars desde su estreno hasta nuestros días (libros, cómics, videojuegos, juguetes, accesorios de ropa, etc), y eso solo es una muestra del enorme cariño que millones de personas y generaciones (padres-hijos) han vivido y sufrido a lo largo de los años. Es por ello que en Cinéfilo Criticón nos hemos dado a la tarea de iniciar un breve, pero muy profundo, viaje crítico analizando las seis películas que componen la travesía de la familia Skywalker.

Por una parte me duele en el alma hacer una reseña de las temidas precuelas, debido principalmente a que destruyeron casi por completo el mito que se había formado con la saga, pero también es entendible incluirlas porque de una u otra forma componen la historia completa que Lucas quiso contar. Otra duda que igualmente me traía dolores de cabeza era el orden en el cual reseñaría las películas. Pensé seriamente iniciar con la trilogía original (Episodios IV, V y VI) para posteriormente sufrir las precuelas (Episodios I, II y III), pero luego caía en la razón de que debía ser en orden cronológico pues fue así como Lucas contempló su historia. Una tristeza a decir verdad pero es lo que hay.

StarWars2

Así pues, acompañenos durante los próximos días hasta el 18 de diciembre revisionando las seis películas que componen una de las sagas fílmicas más queridas (y odiadas) en la historia del cine. En menos de un mes conoceremos si la larga espera que supone El Despertar de la Fuerza habrá valido la pena, sobretodo si tomamos en cuenta que hace diez años vimos en cines la última aventura que se desarrolló en una galaxia muy, muy lejana. Ojalá Daniel Fleetwood (el fan que falleció a causa de cáncer pero que pudo ver el Episodio VII) nos hubiese dicho si J.J. Abrams cumplió la titánica labor de volver a enamorar a millones de fans de la trilogía original y reivindicar a Lucas por el pecado tan grande que cometió en sus fallidas precuelas. Pronto lo sabremos. Lo que si es cierto es una cosa: Fleetwood se ha unido a la Fuerza y desde dónde se encuentre confiará en nosotros para ocupar una butaca el próximo 18 de diciembre y presenciar la película más importante de este siglo, o la más decepcionante.

Teaser Tráiler 2 de Star Wars 7: El mejor en años

No somos insensibles al fenomenal tráiler del cual otra vez J. J. Abrams es responsable.

Es más, hemos estado comentado durante todo el fin de semana los detalles de quizás uno de los mejores tráilers en años.

Entiendo el la gravedad de tal afirmación, es por eso que les pido un poco de su tiempo para explicarles porque es que he llegado a tal conclusión.

Todo se traduce a la nostalgia de una serie de fantasía que se creía obsoleta por una trilogía carente de alma. Fue tal sentimiento, que aunque haya estado presente en breves minutos, lo hace tan transcendental para millones de fanáticos que no esperábamos encontrarlo, más sin embargo hemos estado buscando impacientemente.

No es secreto que desde que Disney anunció la compra de la saga y el lanzamiento de una trilogía, he estado a la defensiva. Sobretodo porque es difícil lograr reproducir ese sentimiento de asombro ante un mundo cada vez más repleto de historias de fantasía.

Star-Wars-Imperial-NAVE

Con el nombramiento de J. J. Abrams al mando, mis niveles de optimismo crecieron, más no para darle un cheque en blanco. Su filmografía es una de levantar franquicias de muertos: Misión Imposible y Star Trek, son dos de sus mejores cartas. Aunque logra destilar el espíritu de lo que son las series, siempre tiende a filmar escenas de acción novedosas para mantener atenta a la audiencia.

Eso es lo que espero de esta nueva aventura: un adecuado balance de secuencias de acción, mayormente persecuciones, que logren llenar el apetito. En ese aspecto no creo que hay que temer, porque J.J. Abrams logra cumplir.

Es en lo emotivo donde a veces, dependiendo del material, puede sobresalir y claro ejemplo fue su serie de televisión Lost y hasta Fringe. Sin abusar, es un gran merito que cuando se trata de drama o sentimentalismo, el desgraciado sabe cuando y en que momento, sin saturarnos de melodrama.

Esas tendencias son las que encuentro en este nuevo tráiler, que meticulosamente sin revelar detalles nos ofrece una probadita de lo que J. J Abrams es capaz.

Por favor, disfruten una serie de videos que hemos preparado tanto Miguel, Josué y su servidor, respecto a nuestra opinión del tráiler.

[one_third]

[/one_third][one_third]

[/one_third][one_third_last]

[/one_third_last]

Cenicienta, aquí no hay novedad

No lo voy a negar: de todas las películas animadas clásicas que Disney ha hecho en toda su historia, “Cenicienta” siempre fue con la que menos estuve relacionado. Son dos las principales razones por las que nunca conecte: primera es que es de los clásicos que no veía tan seguido (solo recuerdo haberlo visto un par de veces y listo). Y segunda, es la historia que siempre me pareció exclusiva para niñas; a otros clásicos les puedo encontrar detalles que a un niño podrían gustarles, pero no a “Cenicienta” que es historia exclusiva para niñas, al menos yo siempre lo vi así. Pese a eso, no se puede negar que es un clásico que aún permanece vigente y, por lo tanto, no había mucho entusiasmo cuando Disney anunció que volverían a realizar esta película pero en live action, siguiendo la tendencia iniciada por Tim Burton con “Alicia en el País de las Maravillas” en 2010 y que ha continuado con éxito en taquilla más no en críticas.

Cenicienta Hermanastras y Madrastra

La realidad es que, hablando solamente de re-adaptaciones, Disney ha salido muy mal parado: las películas han resultado nefastas en cuanto a historia y personajes, no capturan la escencia del cuento original y, aunque reúnen mucha taquilla, terminan siendo repudiadas tanto por la crítica como el público general. En mi caso, he tenido una relación con las adaptaciones live action de Disney bastante complicada: no odio “Alicia en el País de las Maravillas” pero me parece simplemente terrible; “Maléfica” es quizá la menos mala, pero sigue siendo una desgracia; “Oz el Poderoso” la deteste a más no poder; así que no tenía muchas esperanzas con esta reinvención de “Cenicienta”. Pero después de ver esta película……salí igual que como entre.

Para esta versión de “Cenicienta”, el director Kenneth Branagh decide ser lo más fiel posible a la versión animada de Disney de 1950, lo que da muy poco espacio para movimientos sorpresivos o nuevos; lo que deja a esta película en ventaja en comparativa a las películas pasadas, pero también queda en desventaja en comparativa a otras entregas en general.

Hada-Madrina

Uno de los principales puntos débiles con lo que se enfrenta esta reinvención es que, irónicamente, no reinventa nada: en sí, no hay algún cambio tan notorio con respecto al clásico animado de los cincuenta, salvo que está hecho en live action. Por un lado encuentro esto algo agradable, ya que no meten “actualizaciones” a los personajes que hagan que se sientan clichés (de hecho algunos si presentan mejoras); pero por otro lado, como dije, eso solo nos hace preguntarnos los motivos por los que se hizo la película, si todo esta exactamente igual que hace 65 años.

Mi otro detalle es con algunos de los personajes: las hermanastras son tan molestas como en la versión animada; por un lado, hacen que los niños se la pasen en grande con ellas, ya que no dejan de decir o hacer tonterías mientras avanza la película, pero una parte de mi piensa que aquí si debieron meter alguna actualización, o algo para evitar convertirse en caricaturas humanas. El Duque, interpretado por un desaprovechado Stellan Skarsgard (pero siendo justos, pudo ser peor como “Thor un mundo obscuro”), agrega una trama innecesaria (y olvidable); y Helena Bonham Carter cuando es solo voz off está bien, cuando está presente como la Hada Madrina me molesta, aunque no mucho.

Cenicienta y Principe

Creo que al final el mejor punto que tiene esta película es por las actuaciones: Cate Blanchett está muy bien interpretando a Lady Tremaine, de hecho le pone mucho a su personaje; Lily James como Cenicienta y Richard Madden como el Príncipe son bastante convincentes y, al menos en mi caso, causan ternura cuando están juntos. Si hay algo que reprocharle a James es que palidece en las escenas que comparte con Blanchett, pero supongo que también tiene que ver con el desarrollo de personajes, ya que en si la Cenicienta no tiene mucho desarrollo de personaje: sigue siendo la misma de hace 65 años.

Supongo que, si la quieren ver en la pantalla grande, puedo decirles que no se van a topar con algo innovador o distinto, pero tampoco van a encontrar algo que los insulte o que se sienta inapropiado. Al final, “Cenicienta” es un cuento de hadas que gustara a los niños y que los adultos podrán ver sin ningún problema, aunque no esperen algo innovador.

El Séptimo Hijo. Magia que no maravilla, épica que no inspira

Enero es un buen mes para películas en México: es el mes cuando esas películas que buscan premios, tienen el reconocimiento de la crítica, de prensa especializada, así como de visitantes casuales; hay grandes actuaciones, grandes directores, buena música, ambiente, historia, en fin, excelentes opciones que ver.

Pero desgraciadamente también suelen estrenarse esas películas que no deberían existir, esas películas que la crítica destroza y que con él publica causa sensaciones mixtas, a veces son éxitos inexplicables, otras son fracasos rotundos. Y lo triste del caso es que estas películas, cuando llegan a México, ocupan una importante cantidad de salas en los cines, mientras que las otras debutan con pocas o de plano no llegan (aun me molesta que no llegase “Boyhood” a Monterrey como se debe).

Julianne Moore- Septimo Hijo

El caso que hoy toca es bastante particular, ya que desde 2013 en los cines venia viendo el tráiler de la película y constantemente sufría de retrasos; en un principio creí que se estrenaría a finales de ese año; luego supe que le hicieron el cambio a principios de 2014; luego a finales de 2014, a cierto yo pensaba que ya no veríamos este proyecto en pantalla. Finalmente, fue en estas primeras semanas de 2015 cuando Universal Pictures y Legendary Pictures se decidieron por fin lanzar a la pantalla grande el proyecto (al menos en México, en Estados Unidos tendrán que esperar hasta Febrero para verlo).

Y el resultado final es tan decepcionante como pudieran esperar. “El Séptimo Hijo” pretende venderse como la nueva franquicia de aventuras fantásticas que necesitamos (ahora que ya no hay planes para seguir explotando las historias J.R.R. Tolkien) y pretende vender personajes memorables; pero el sentimiento en general hacia la historia es de enorme indiferencia o, peor aún, aburrimiento. Uno siempre tiene la sensación de haber visto esto en mejores películas, mucho más inspiradas que esta.

Septimo-Hijo-leyendas

Ignoro como sea el material original en que se basaron para realizar esta entrega, así que no puedo opinar como sea como adaptación; como película, esto termina sintiéndose como una versión “oscura y seria” de “El Aprendiz del Hechicero”, esa donde Nicolas Cage interpretaba a un aprendiz de Merlin y después se dedica a entrenar a su estudiante Jay Baruchel. Pero mientras la entrega de Cage tenía sus momentos en donde te divertías con lo que pasaba en pantalla, aquí resulta todo lo contrario: “El Séptimo Hijo” olvida que su historia es bastante ridícula y por lo tanto su seriedad se termina diluyendo ante los increíbles agujeros de lógica que incluso imperan en su propio universo (así que, ¿el veterano cazador de brujas pretendía encerrar a la más poderosa de todas en un simple hoyo con una tapa agujerada de hierro?).

Las actuaciones tampoco apoyan mucho: mientras que Moore puede decirse que esta pasable, Bridges en verdad parece aburrido en buena parte de la película; hay momentos que parece que lo intenta, pero verlo hablar con esa tranquilidad mientras algo “extraordinario” ocurre no ayuda a mejorar las cosas. Pero si hay alguien peor que Bridges aquí, ese es Ben Barnes: el chico muestra muy poca personalidad durante toda la película y como héroe no saca lo mejor de el sino hasta el final; me atrevería a decir que la desgana de Bridges se debe a que trata de dejar Barnes se luzca, pero este queda lejos de lo que uno espera.Septimo Hijo

Quizás, como puntos a favor, puedo hablar sobre los escenarios: admito que hay algunos escenarios que lucen bastante bien (la ciudad, el bosque, el castillo de la bruja, etc.) y la música no está mal; pero pesa muy poco para rescatar un filme que se hunde con pésimos diálogos (que manera tan fácil de justificar un romance express para el protagonista) o agregando personajes que no aportan nada (el sidekick del cazador de brujas).

No recomendaría mucho “El Séptimo Hijo”, aun y cuando no trates de tomártelo en serio. Su principal problema fue tratar de tomarse tan en serio que termina por desconectar con el público que solo venía a ver una película divertida, algo que no sucede aquí.

El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos, y de un épico sinsabor

Con todo el espectáculo visual que representa ver miles de orcos, enanos, elfos, humanos, gigantes y sepa que más; uno creía que sería suficiente para salir satisfecho del cine, más no es así. Persiste un sinsabor ante lo que sucede en pantalla porque los personajes a los que hemos visto durante horas no lograron cautivarnos o interesarnos y por lo tanto las escenas épicas tan esperadas se empequeñecen más que un Hobbit.

Por lo general el desarrollo de los personajes se ve limitado por el tiempo de duración, pero es deprimente que en esta ocasión con tres secuelas con más de dos horas cada una no se haya podido hacer de sus protagonistas motivo de emoción o suspenso. No crean que voy a rostizar al director Peter Jackson o calificarlo de incompetente, porque pienso que fueron los retrasos en la producción causados por problemas económicos y al final el abandono por parte de Guillermo del Toro, lo que hicieron que esta trilogía sea inestable, fuera de enfoque y con decisiones cuestionables.

Smaug

Para empezar el abrupto final con Smaug a punto de destruir una aldea en la segunda parte me dejó con más coraje que con ganas de ver el desenlace, y creo que tuvieron que hacerlo ante la falta de dinero por los problemas económicos que padecía en esos instantes la casa productora. Eso es lo que quiero pensar, porque de lo contrario no encuentro sentido el iniciar con un clímax que se siente fuera de lugar y hasta decepcionante porque al menos que te hayas torturado en ver la segunda parte de nuevo, todo este drama de la aldea en llamas sale sobrando. Y hasta me extraña que esto viene del mismo Jackson que eliminó ciertas escenas con Saruman en ‘El Retorno del Rey’ porque supuestamente distraían de la trama principal.

Como una forma de compensar las deficiencias con los personajes, ahora sí tenemos un espectáculo visual a la par con la primera trilogía que quizás no será tan novedoso, pero al menos entretiene. Con vistas panorámicas repletas de enemigos hasta donde la colina digital nos permita ver, el sentimiento de nostalgia nos invade y hasta justifica por momentos la aventura de tantas horas. Aún cuando esto se vuelve como una comedia el que aparecen tantos ejércitos que hasta Gandalf se sorprende y reclamaría por plagio al filme de ‘Anchorman 2’ con su batalla épica entre reporteros, si no fuera que las obras literarias tienen ya sus décadas de existencia.

Erebor

Lo que no sorprenden son esas escenas entre tanta batalla donde mejor esperas que terminen pronto de hablar para dar paso a más acción. Ni yo mismo puedo creer lo que estoy escribiendo, pero es cierto. A estas alturas por más intentos que se hacen para que las escenas emocionales entre quienes se suponen son las víctimas de tanta inestabilidad, tengan algún impacto en mi como espectador, lo único que causan es que pida su remoción en alguna versión alterna, editada, resumida y mejorada.

Es triste que con una adecuada planeación no se haya logrado desarrollar la trama de quienes se supone son los que mueven la trama. El más dañado de todo fue el líder de los enanos Thorin (Richard Armitage) que en breves minutos tiene cambios de actitud que podría uno pensar que son hormonales. Ya cuando teníamos la ligera impresión de que rondaba en la liga de la villanía, unos minutos después con una escena lúdica su transformación es más instantánea que una aspirina frente a una jaqueca. Luego esas proclamaciones de amistad con Bilbo (Martin Freeman) y esos minutos finales cuando ciertos personajes hablan del gran hombre que fue Thorin; de verdad parece todo sacado de alguna otra versión desconocida, porque ese personaje no lo vi.

Enanos

Y aún con sus deficiencias, no puedo negar que visualmente la saga de ‘El Hobbit’ mantiene su calidad como una de las mejores interpretaciones del género de fantasía. Desde sus bellos paisajes, hasta los conceptos de un mundo como Tierra Media, si algo tiene el equipo de talento de WETA es su capacidad de hacer posible tanta criatura imaginable para la mente humana. Esas batallas con miles de pixeles luchando sin ninguna gota de sangre derramada, no dejan de sorprender y emocionar.

Es así como termina una trilogía innecesaria que debió de ser por mucho las dos películas que se habían planeado originalmente. Podrán haber tenido los creadores dificultades, pero lamentablemente no se pudo duplicar esa magia de la primera serie de películas que revolucionaron el género.

Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso. Y de las enormes inconsistencias.

Este 2014 se ha convertido en un vuelve a la vida para las adaptaciones juveniles; no todos han sido éxitos gigantes, pero si han sido suficientes para continuar franquicias (“Los Juegos del Hambre: Sinsajo Parte 1”), iniciar nuevas (“Divergente”, “Maze Runner”) o mantener vigente el género (“Bajo la misma estrella”). Pero el 2013 fue un enorme catástrofe para este tipo de películas, debido a la enorme cantidad de fracasos que hubo; hubo un par de éxitos si (“Los Juegos del Hambre: En Llamas”, “Mi Novio es un Zombie”), pero el resto se convirtieron en enormes fracasos: “La Huésped”, “Percy Jackson y el Mar de Monstruos”, “Hermosas Criaturas”, “El Juego de Ender”, y la película que hoy comento.

He de admitir que, aun y con sus fallas, a mí gustan los libros de esta saga; no los llamaría libros de alta calidad literaria, pero mentiría si dijera que no los disfrute: hay ideas interesantes, me agradan los personajes secundarios, en fin. Por lo que, en su momento, estuve esperando bastante esta adaptación. Y he de admitir que me dio algo de pena ver fracasar en taquilla, no solo porque me agradan los libros, sino porque tenían varios proyectos en frente alrededor de esta franquicia.

Pero mi agrado a esta saga no me vuelve ciego a la realidad. “Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso” es un tremendo fallo se mire, por donde se mire. Admito que lo considero como un “placer culposo”, pero las fallas y errores que comete esta película son terribles, y que dejan al descubierto los grandes fallos de la saga.

c04_cazadores-de-sombras-2

El primer detalle de esta película cae, sin lugar a dudas, con los actores. A mí me agrada Lily Collins, pero creo que ella es el más vivo ejemplo de que algunos actores no están hechos para blockbusters; no digo que estos requieran de mayor talento que en películas buscadoras de premios o películas de arte, pero hay una mayor presión alrededor del público en los blockbusters creo yo; aquí Collins se queda corta con su interpretación de Clary Fray, y hay momentos en que su personaje es simplemente molesto, especialmente en las escenas de acción, donde es un estorbo y no coopera el hecho de que en todas sus escenas, Collins esta con la boca abierta, como queriendo expresar emoción. Si quieren ver una película donde Lily Collins actúa bien, ahí les comente en su momento “Un invierno en la playa”.

Pero los cosas en ese aspecto no mejoran con el resto del reparto: Jamie Campbell Bower compone un Jace bastante serio para como es el personaje, convirtiéndolo en un héroe (e interés amoroso) bastante genérico; Robert Sheehan (quien quizás es el que mejor trata de hacer las cosas) solo se encarga de ser el amigo para formar el mal de los triángulos amorosos (típico en estas adaptaciones); Kevin Zegers y Jemima West son adornos prácticamente, Jared Harris totalmente desaprovechado, y ya ni hablemos de Lena Headey, que muchos podrían enfurecerse.

foto-cazadores-de-sombras-ciudad-de-hueso-5-171

Otro tumbo a la película queda en la historia, la adaptación me hace ver lo mal que se encuentra el libro en general, pero incluso así la película se encarga de ponerse peor: de repente esta chica es la única que puede ver a los Cazadores de Sombras cuando matan a alguien y, lo primero que se le ocurre hacer después, salir a platicar con uno de ellos; nadie en la base de estos tipos se da cuenta de Lena Headey (a quien supuestamente buscan ya que en algún momento desaparece) se encuentra ahí mismo; de repente Clary tiene poderes que no explican bien cómo funcionan. Para mí, que he leído los libros y más o menos me acuerdo de lo que sucede a cada rato, no tenía problemas para saber que estaba pasando en pantalla, pero no sabría decir que sintieron los que desconocían el material original.

Y para acabarla, el libreto y la dirección son simplemente malos. El libreto es un enorme reciclado de otras obras más inspiradas o mejores. Aquí, “Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso” se convierte en una extraña mezcla de “Crepúsculo” y “Harry Potter”, con unos cuantos retoques de otras famosas sagas como “Star Wars”, que podría provocar la ira de varios fans por ahí.

foto-cazadores-de-sombras-ciudad-de-hueso-8-609

Entonces, con todo lo descrito aquí, se preguntaran ¿Por qué me gustaría una película con tantos problemas? La respuesta es: como adaptación, la película no esta tan mal, los primertos tres cuartos cumple con el orden del libro (es en el último cuarto donde deciden darse un tiro).

Pero bueno, al final esta película es mala sin lugar a dudas; yo la disfruto, pero estoy seguro que los demás la sufrirían bastante, y es simplemente un fiel reflejo de lo mal que fue el 2013 para adaptaciones juveniles.