Infantil

La Invasión Muppet

Los Muppets la pelicula

Sólo por «You Tube» he visto algunas escenas del programa de televisión  «El show de los Muppets» (o «El show de los Teleñecos» en España) transmitido entre 1976 y 1981. Es sorprendente que unos muñecos sean capaces de entretener, pero no es sólo porque están hechos de telas y colores llamativos, es su ingenio y la calidad de los sketches lo que al final gana la simpatía de la audiencia.

El siguiente video es una muestra de como se volvieron virales en aquellos tiempos. Aún en estos días, quien no ha escuchado la siguientes notas musicales en infinidad de anuncios de televisión.

Nunca he visto he visto alguna de sus películas o programas especiales, lo único que conozco de los muñecos fue porque en la infancia llegue a ver la serie animada «Muppet Babies» y no puedo negar que eran entretenidos. Siempre quise saber que fregados eran esas criaturas, sabía reconocer al oso, a la cerdita y la rana, pero el resto no sabía que pensar. Gonzo resultaba ser un misterio con su trompa de ya se imaginaran que.

Desde el anuncio de su nueva película, ha sido imposible no notar la gran campaña de mercadotecnia que los estudios Disney han lanzado a nivel global. A llegado a tal grado que los muñecos no sólo han invadido el internet con sus constantes videos, si no que se dan el lujo de modernizarse con un nuevo disco titulado «The Green Album», con la banda de Ok Go , Weezer y Andrew Bird.


.

Su conquista por la atención de la audiencia no conoce fronteras corporativas, tal y como lo demostraron el 31 de octubre en WWE Raw de lunes por la noche, en un programa que pudiera uno pensar que es incompatible al tener en su mayoría adolescentes en su público. A momentos resultan incompatibles, como si fueran un estorbo a lo que comúnmente es el programa, requiere de tiempo asimilar que personas adultas estén dialogando con muñecos, pero de nuevo son esas personalidad únicas hacen que nos olvidemos de la farsa y aceptar el entretenimiento

Después de tanto tiempo, ¿será posible que los muppets todavía sea relevantes? Al parecer su sentido de humor a quedado intacto con el paso del tiempo y aún se puede ver un humor blanco que se ha vuelto escaso en estos días. Hasta la publicidad nos recuerda que hacer reír a la gente no es fácil, más si intentan lograrlo con personas pretendiendo ser muppets.

 

Se esta volviendo difícil resistirse a los Muppets, lo que al principio era repulsión a su simple nombre ahora se ha convertido en curiosidad. El trailer que promociona la película no hace mucho para convencerme, pero cada vez que hacen una entrevista o salen en televisión admito que se vuelven carismáticos.

Y no quiero empezar con el debate del cambio de nombre de la rana René con «Kermit». ¡Jamás se llamará asi en latinoamérica! No importa por más que lo intenten con tal de conservar los derechos de comerciales del nombre y evitarse la pena de poner una etiqueta en los juguetes. Ahora me entra la duda de que harán con el cambio de nombre en España, porque allá le llaman Gustavo.

Mientras, no hay que esperar mucho en México para el estreno de la película el 25 de noviembre.

Trailer Viaje 2: La Isla Misteriosa

Protagonistas de Viaje 2 La Isla Misteriosa

Otra vez tenemos a Dwayne Johnson (The Rock) en otra película familiar. Poco les duro el gusto a los fanáticos por verlo en películas de acción o de suspenso, el hombre tiene que comer y está dando indicios que necesita dinero para su retiro,  porque también regreso a la WWE.

El elenco involucrado es interesante, desde la continuamente en la corte por demandas: Vanessa Hudgens. El joven Josh Hutcherson, quien recordarán por: Bridge to Terabithia,  Zathura y  Cirque du Freak, entre varias otras películas del mismo género familiar y hasta Sir Michael Caine , de quien espero que le hayan pagado una seria suma de dinero.

 Los efectos especiales se ven llamativos, aún cuando los vayan arruinar con la opaques del 3D.

La película se estrena en febrero de 2012.

Crítica: Winter – El Delfín

Después de haber visto ‘Operación Delfín’, me imagine que seria la historia de otro mamífero atrapado en un estanque con el propósito de entretener a los humanos. Aún cuando así lo es, hay que reconocer que son otras circunstancias las que lo obligan ha estar en cautiverio y con pocas posibilidades de volver al mar.

Camino a la escuela, Sawyer Nelson (Nathan Gamble) se encuentra con un delfín herido a la orilla de la playa. Su aleta está atorada en una trampa de pescar y por fortuna un grupo de rescatistas llevan al mamífero a un centro marino para su tratamiento. No pasa mucho tiempo para que el niño se vea involucrado en la rehabilitación del cetáceo y seamos testigos del método innovador utilizado para poderle salvar la vida. Si lo anterior les suena algo imposible, entonces es de gran utilidad que en los primeros minutos se nos informe que la película está basada en hechos reales, porque existen tantos elementos fortuitos, que nos hacen suponer la intención de los creadores por manipular nuestros conductos lagrimales. El hecho de que todo el asunto no resulte insoportable a pesar de lo predecible que es la trama, es en gran parte a los actores y la dirección de Charles Martin Smith que se mantiene al borde de lo sentimental que tanto plaga a este género de películas familiares.

«Winter: El Delfín» se mantiene a un ritmo adecuado para el público infantil, nunca llegándose a complicar con términos científicos o situaciones de adultos con el fin de hacer más emocionante el guión. Si acaso existe el drama del primo de Sawyer que se enlista en el ejercito con el fin de continuar su carrera como nadador olímpico, este tiene la función de ayudarnos a conocer el carismático Dr. Cameron McCarthy (Morgan Freeman) y permite comprender las circunstancias emocionales por las que vivía en ese momento el chico.

El guión de Karen Janszen y Noam Dromi juega mucho con fechas próximas a cumplirse o de lo contrario todo es una catástrofe. Al no tener escenas de acción depende mucho del vinculo emocional creado entre el niño y el delfín con el fin de lograr cierta tensión. Entonces el poder del filme radica en lo carismático que es Winter y para hacerlo se tuvo que humanizar a la criatura al punto de que estaba esperando que hablara y  nos diga «te quiero». Es aquí donde cae en fantasía y evita ser un documental de «Animal Planet», lo cual hasta cierto punto es acertado, después de todo necesitas entretener a tu audiencia , pero lo más correcto hubiera sido dejarse guiar por la acertada actuación del niño Nathan Gamble junto con su mejor amiga Hazel (Cozi Zuehlsdorff) y no hacer de Winter una caricatura.

Ya cuando la protocolaria vida escolar del niño y su relación afectiva con su madre me estaba cansando , es que llega la presencia de Morgan Freeman para darle la importancia necesaria que nos lleve a interesarnos en el desenlace. En serio que el actor todo lo que toca se vuelve oro, creo que podía verlo hablar en una caseta telefónica y la película sería nominada al Oscar. Es su candidez al hablar lo que nos permite involucrarnos en lo difícil que resultó su trabajo, más con un animal que no habla, pero como es una película, milagrosamente el niño descubre el problema y lo soluciona justo a tiempo.

No es posible saber que tan verídica resulta la película y que tanto fue relleno para poder satisfacer la duración. Por eso es mejor ver el lado positivo del mensaje que logra transmitir, aunque para lograrlo, tiene que librar una serie de clichés como es que los niños logren ser directores de mercadotecnia natos, capaces de recaudar el dinero necesario para salvar el centro marino o por lo menos que una caritativa persona logre comprar la propiedad.

Crítica: Los Pitufos

Los Pitufos Película

Contrario a las expectativas, resultó ser una experiencia entretenida, énfasis en la última palabra, no quiere decir que sea apropiada, ni la nueva venida triunfal de los Pitufos y mucho menos con algo de clase o dignidad, mucho menos que va ha revolucionar la forma en como deben de revivir los clásicos de Hanna Barbera. Pero, ¿cómo será posible si es del director Raja Gosnell? El mismo responsable de Scooby-Doo y Beverly Hills Chihuahua; después de Home Alone no ha podido crear algo capaz de halago.

Tristemente Alvin y las Ardillas y ahora los Pitufos tienen algo en común: han sido reducidos a una centena de chistes de inodoro para seducir a su público objetivo. Es vergonzoso que aquellos dibujos animados con los que crecimos hayan sido victimas de la ambición de las casas productoras. Era la inocencia de las caricaturas los que hacia ver cada episodio, además de ser ingeniosas en sus historias, sin buscar chistes fáciles. Es deprimente lo que ahora se considera una película infantil.

Después de una introducción con la cámara voladora que nos muestra la Pitufialdea, somos testigos de que al menos no han alterado las características de los personajes: Gruñón sigue siendo gruñón, Filosofo es… bueno ustedes se llegan a dar una idea. Te toma algunos minutos aceptar la animación digital, lo cual debes de superar porque no había otra forma posible de traducir a los Pitufos a la pantalla grande. En el área de los villanos, Gargamel se mantiene sin cambios con quizás la mejor sorpresa de la película en la imagen de su malévolo gato Azrael, se puede decir que es uno de los aciertos del filme es reproducir lo más posible los personajes que conocemos.

La trama es una escusa para llevar a los Pitufos a Nueva York, con todos los escenarios incluidos que hemos visto una y otra vez en la cinta, parece que no hay nada más que ver en la ciudad. Para lograrlo se necesita la ayuda de Tontín, que será utilizado como chivo expiatorio durante toda la cinta, todo lo que ocurre es por su culpa, así fue de ingenioso el guionista. Pensar que no lo quería muerto a los primero quince minutos, estaría mintiendo, llega a fastidiar la torpeza en la que toda la aventura esta basada. Ya instalados en la gran manzana es cuando para no aburrirnos los Pitufos se vuelven excesivamente hiperactivos por regresar a su mundo.

Decepcionante que no haya habido el presupuesto para incluir a la mayoría de los Pitufos, son sólo los que ven en la foto de la crítica quienes se encargan de pitufarnos con tu pitufiprecencia y pitufrases la mayoría del tiempo. Si lo anterior les molesto, supérenlo, porque todos los diálogos están plagados de actitudes que en vez de sentir simpatía por nuestros héroes azules, se vuelven verdaderamente insoportables.

Es triste porque logran reproducir al mundo pitufo en la vida real con éxito, el libreto deja mucho que desear. Si logran mejorar en ese aspecto en la inevitable secuela, es posible que reciba el reconocimiento de fanáticos y críticos.

Trailer Mini Espías 4 y Los Ladrones del Tiempo

Mini Espías 4 y Los Ladrones del Tiempo

A pasado ocho años y aún Robert Rodríguez tiene el valor de estrenar una secuela de su exitosa trilogía. Ahora regresa con sus trucos modernistas con 4D y hasta tarjetas de olor para mejorar la experiencia en el cine, volviéndose en la nueva versión de George Lucas con sus continuas mejoras a la tecnología para la producción de cine.

Aún con el uso excesivo de efectos visuales, siempre existió alegría en las actuaciones de todo el elenco misma que se transmitía al público, además de gran energía en las escenas de acción que permitían olvidarnos de lo falto del asunto

¿Será el Sr. Rodríguez capaz de repetir la fórmula?

Crítica: Hop – Rebelde sin Pascua

En su intento por ser la película de referencia para estas fechas, se le olvida tener el contenido suficiente para sustentarlo. Quiero pensar que el propósito era convertirse en un clásico, lo cual dista mucho de serlo al estar plagada de un guión predecible de inicio a fin que no deja más que bostezos a su paso.

Un punto a favor es el trabajo visual en los escenarios de fantasía que visitamos desde los primeros minutos. Los colores y el concepto fueron muy bien llevados a la pantalla grande, creando el ambiente mágico requerido para creer la ilusión de un mundo fuera de serie.

El asunto no se torna tan espectacular cuando la animación tiene que convivir con el mundo real y hasta el momento no existe cinta que pueda presumir de una excelente integración, siempre esta presente la falsedad de personajes animados que se comportan como humanos. No entiendo la terquedad de querer mezclar dos universos opuestos que funcionan mejor cuando cada quien esta en su lado.

El futuro conejo de pascua llamado E.B. tiene una crisis existencial de tal magnitud que pone el riesgo el día festivo tan desconocido por el mundo que hasta la misma película se burla de que no ha podido penetrar el mercado de China. Y eso es precisamente lo que se vuelve, un producto tan faltó de material que tiene que recurrir a chistes que sólo los adultos pueden entender.

Los anuncios hacen contante referencia de que es de los creadores de «Mi Villano Favorito» y del director de «Alvin y las Ardillas». Como si algo de lo bueno que fue la primera cinta se haya transmitido por osmosis para ser el éxito del año y de la ardillas ni hablar,  porque es precisamente la influencia del director Tim Hill lo que provoca que el barco se hunda como una letárgica experiencia de la que no quieres volver a ser testigo.

El esfuerzo del  actor James Marsden por sacar adelante el proyecto debe de ser reconocido. Sin importar que el personaje que interpreta es más adecuado para un adolescente antes de llegar a sus veintes, al menos intenta brindarnos carisma y alegría, aún cuando el resto de pixeles digitales no pueden hacerlo. Claro ejemplo son el escuadrón de conejitas usadas como escusa para brindar tensión al anoréxico libreto que esta lleno de actitudes negativas; pero con final feliz.

La moraleja según como la entiendo es: si nada te satisface por que eres un holgazán, entonces es que no haz logrado encontrar tu propósito en la vida, como ser el Co-Conejo de Pascua. En serio que se inclina más a ser la película como motivadora de «Ninis» de más de 37 años  (esa es la verdadera edad del actor) que quieren seguir esperando haber que les cae del cielo.