Misterio

Maze Runner: Correr o Morir. ¿a favor de la causa?

Han pasado 3 años desde que Harry Potter derrotó a Lord Voldemort y sus fuerzas oscuras, dándole fin a una de las sagas cinematográficas más exitosas no solo de la década pasada, sino de todos los tiempos. A su final (junto al final de la saga “Crepúsculo”), muchas adaptaciones de libros juveniles han intentado surgir aprovechando la situación de ya no tener a estas sagas acaparando al público, y así poder crear su propia franquicia, pero no todo ha salido como las productoras quisieran.

Con excepción de “Los Juegos del Hambre” y “Divergente”, ninguna otra entrega ha podido ser lo suficientemente exitosa para poderse abrir camino en el cine, y además las críticas en casi todas han sido bastante duras, aunque merecidas; y si a esto le sumamos la gran moda que hoy representan las películas de superhéroes, el panorama se nubla de manera terrible para cualquier intento de nueva saga cinematográfica.

Salida Laberinto

Bajo estas circunstancias se estrena “Maze Runner: Correr o Morir”, basada en el Best-Seller de James Dashner que nos cuenta la historia de Thomas, un chico que llega a través de un ascensor a un área llena de chicos de su edad más o menos (todos hombres), donde no hay salida posible. La única salida aparente es a través de un laberinto que se encuentra en el lugar, el problema es que este laberinto cambia constantemente y este lleno por las noches de unas criaturas asesinas llamadas penitentes, que atacan a los habitantes, en caso de que encontrarlos en el laberinto. Pero a partir de la llegada de Thomas (y un visitante más), las cosas dentro del área y el laberinto comienzan a cambiar, lo que provoca que los habitantes tengan que encontrar una manera de salir rápido del lugar, o peligro de muerte.

A decir verdad, fui con muy pocas expectativas a ver esta película: los libros no me terminaron por agradar del todo y el final es decepcionante a mas no poder (o al menos ese fue mi sentir) y nunca sentí conectar bien con algunos de los personajes principales, incluso algunos llegue a detestarlos, por eso no me sentía muy animado con ver esta entrega; pero dada la natural falta de opciones en estos momentos (hay que esperar a Noviembre cuando Christopher Nolan nos lleve al espacio con “Interestelar”), decidí darle una oportunidad al filme. Y mi resultado final es mejor de lo esperado.

Laberinto

Como podrán ver en el tercer párrafo, no hay nada nuevo en la historia: es el típico cuento del “Elegido”, alguien que, sin proponérselo, empieza a cambiar las cosas en el lugar, ganándose algunos amigos y, de paso, enemigos, mientras haya la manera de solucionar un problema que aparentemente los otros (con más experiencia o mayor conocimiento de él) no pueden. Es algo visto en los últimos años y por lo que parece sigue siendo un concepto adaptable, dado la enorme cantidad de películas que han salido con esta trama a través de los años, pero hay que saber reconocer que, dentro de sus limitaciones, “Maze Runner” verdaderamente sale airoso de la situación. Sí, hay cosas que cambian con respecto al libro pero es algo que tiende a ser inevitable en adaptaciones y muchos de esos cambios, lo crean o no, vienen a mejorar la historia que comentan. Uno no llega a sentirse del todo aburrido y por lo menos los primeros 90 minutos la película se desarrolla en buena forma.

Otro aspecto a favor de la película son las actuaciones: no son grandes actuaciones (ni son grandes personajes), pero si lo suficientemente buenas como para resultar algo creíbles; por ahí se encuentran un par de actores que no dan el ancho, pero los demás se desenvuelven lo suficiente para creerles la situación.

the_maze_runner

Y en cuanto a efectos especiales, no hay mucho que decir: es un presupuesto pequeño (cosa que era de esperarse, dado que es el inicio de una nueva saga), pero le saben sacar el suficiente provecho. No son espectaculares, pero se nota el esfuerzo porque se vean bien. Las escenas en los laberintos son lo mejor de la película sin lugar a dudas. Hasta ahí todo bien, parece que estamos ante una buena entrega a la que no hay que achacarle nada, pero también hay que verlo como adaptación y es ahí donde más o menos se topa conmigo.

El primer punto es que los personajes, con excepción de Thomas (Dylan O’Brien) y Gally (Will Poulter), no están bien perfilados con respecto al libro, siendo los personajes de Minho, Newt y Teresa quienes se llevan los peores palos, ya que en vez de tener las características con los que podías identificarlos, aquí son simplemente estereotipos de gente dura que ha pasado por muchas cosas. Esto viene siendo problema porque crea uno peor, las interacciones que el personaje de Thomas tenía con los demás, ya que ninguna se refleja tal y como viene en los libros (de nuevo, con excepción de con Gally), pero incluso haciendo a un lado los libros, uno no siente que se esté relacionando bien con nadie, ni siquiera con Chuck que en el libro era con el que más apegado estaba.

Correr o Morir

Otro punto en contra son los penitentes: su diseño es genial, pero nunca queda en claro cuál es su método de funcionamiento; mientras que en el libro parecían criaturas misteriosas que podían actuar de manera inteligente, aquí son solo unos brutos que matan por doquier.

Pero el punto de mayor problema es el final: como dije, la película se maneja bien en los primeros 90 minutos, pero en la última media hora es donde falla de manera terrible y, para acabarla, expone algunas deficiencias con respecto al libro. Solo puede decirles que, en comparativa a como se manejó la historia al principio, el final lo sentí fuera de lugar.

En líneas simples, es una película decente, quizás no es la gran cosa en comparativa a otras que he visto en el año, pero considerando que no esperaba nada en esta entrega, he de admitir que salí bastante sorprendido con lo que vi. ¿Será la próxima gran saga ahora que lleguen “Los Juegos del Hambre” a su fin y será competencia de “Divergente”? El tiempo (y la taquilla) lo dirá con el tiempo.

Trascender, desconectando a Johnny Depp

Han pasado mas de 3 años desde que “Piratas del Caribe: Navegando en Mareas Misteriosas” estuvo en las pantallas grandes, asaltando la taquilla y convirtiéndose en una de las películas con mayor taquilla en 2011, solo superada por ciertos robots que ya estrenaron “su” cuarta entrega este año y por el último filme del mago más famoso de todos los tiempos. Después de eso, Johnny Depp ha protagonizado en otras cuatro películas, todas como fracaso en la taquilla y repudiadas por la crítica, siendo el punto más bajo “El Llanero Solitario” el año pasado. Aunque yo encontré esta película bastante entretenida y que tiene suficientes elementos para rescatarla, la taquilla no respondió y Johnny no parece encontrar de nuevo esa fórmula que lo llevó a convertirse en el rey de la taquilla mundial.

Transcender-Auditorio

Tratando de salir de ese bache, Johnny ahora nos ofrece “Trascender”, bajo la dirección de Wally Pfister, gran colaborador en las películas de Christopher Nolan como la Trilogía de Batman o “El Origen”, que hace su debut como director con esta entrega; además, no solo se encuentra Depp aquí, también tenemos a Rebecca Hall, Paul Bettany, Morgan Freeman, Kate Mara y Cillian Murphy, es decir hay un reparto de calidad y con una historia que sonaba en un principio interesante.

La película nos llega a México como un fracaso más en el curriculum de Johnny, pues la taquilla no le ha respondido como se debe, y la crítica norteamericana se ensaño con ella, al grado de llegar a tener menos del 10% de aprobación en Rotten Tomatoes, pero decidí verla aun así, ya que a veces la crítica norteamericana no es la más confiable (a mi gusto tienden a caer en la exageración, sobre alabando películas como “Avatar” de James Cameron (así es, no me gusta), o atacando de más otras, como “Hulk” de Ang Lee (no me gusta esa película, pero no me parece mala).

Trascender

Y me encuentro con que si hay exageración de nuevo de parte de la crítica norteamericana sobre esta película; tal y como sucedió con “El Llanero Solitario”, la crítica se fue hasta los extremos con esta película, exagerando sus punto negativos y haciendo menos sus buenos puntos; pero mientras que con el Llanero si encontré elementos suficientes para considerarla una buena película y una aceptable opción de cine, con “Trascender” no hay forma de salvarla. Por muy exagerados que sean los ataques, al final es una mala película, ni donde su punto bueno puede rescatarla del abismo.

El único punto rescatable que siento con la película son las actuaciones, y es que nadie actual mal; es bueno ver a Johnny Depp alejarse un poco de su zona de confort (entiéndase, Jack Sparrow en cualquier otra película), y tome un papel más serio, el tipo verdaderamente trata de salir a flote; los demás no desentonan, ya que tratan de ponerse al mismo nivel de profesionalismo que Depp nos trata de mostrar.

Trascender-Johnny Depp

Por desgracia, aquí terminan los puntos positivos de esta película; el resto de los aspectos no funciona y solo terminan por dejar un sentimiento de decepción brutal, y uno de los primeros problemas es la historia; la historia, cuando no es original, al menos prometía algo mejor, pero conforme esta avanzaba, uno terminaba por darse cuenta que estaba dando tumbos; en un principio parece ser una historia sobre la tecnología, de repente parece entrar el territorio romántico, de repente hablamos de ambientalismo y humanidad, es tan desordenado, que uno termina preguntándose de que estamos hablando. Y el supuesto peligro al que se enfrentan los personajes nunca lo termine de sentir, me pareció mas un vil pretexto para desarrollar un clímax, para acabarla, decepcionante.

Como dije en un punto anterior, las actuaciones son buenas a mi gusto, pero los personajes no están bien perfilados, siendo Paul Bettany y Rebecca Hall los que sufren las peores consecuencias, ya que sus motivaciones nunca quedan claras y sus miedos y preocupaciones tampoco quedan bien descritos.

Transcender-Catastrofe

En cuanto al aspecto visual, algo en lo que Pfister supo cómo presumir en sus colaboraciones con Nolan, aquí fallas de manera monumental; no digo que sean malas, pero decepcionan a simple vista, tanto la fotografía como los efectos (más de una vez me pregunte si este señor fue el ganador del Oscar por mejor Fotografía por “El Origen”. No impresionan y no sientes una sensación de maravilla o terror, depende de cómo lo quieras ver.

Al final, “Trascender”, irónicamente, termina siendo intrascendente; le hace un flaco favor Depp, quien suma su cuarto fracaso al hilo, y no se ve por donde pueda salir del hoyo; no es la peor película del año, como tanto describen en EUA, pero es mala, de eso no queda ninguna duda.

‘Non-stop-Sin Escalas’. Solo Neeson podría salvar semejante desastre aéreo.

Primero que nada, una disculpa si mi opinión luce algo torpe, pero se trata de mi primer análisis en esta forma y espero ir mejorando conforme vea y analice otras películas que vaya viendo (ya sean recientes o algo antiguas, aunque procurando no repetir entregas revisadas anteriormente en el blog).

Aclarado esto, soy Miguel Treviño, vivo en Apodaca, Nuevo León y estudie la carrera de Contador Público, pero el cine es mi actividad favorita por mucho, y ya cuando empecé a ganar dinero propio, comencé a realizar mis visitas al cine más seguido.

Y, ya sin más, aquí va mi análisis a la película Non-stop Sin Escalas, estrenada este fin de semana en a nuestro país.

Liam Neeson-Non Stop

A pesar de tener una larga carrera previa, que lo llevo incluso a una nominación al Oscar a mejor actor por “La lista de Schindler”, Liam Neeson no era reconocido entre el público general sino hasta su participación en la odiada “Star Wars Episodio I: La Amenaza Fantasma”, película que, pese a todo, significo para el empezar a ser más solicitado en todo tipo de películas, incluyendo blockbusters, donde se destacan, entre otras, las películas de Batman de Christopher Nolan (“Batman Inicia” y “Batman: el Caballero de la Noche Asciende”) y protagonizar la saga “Búsqueda Implacable” (de hasta ahora 2 películas, con una tercera realizándose en estos momentos).

Ahora llega la película Non-Stop, donde interpreta, como viene siendo más o menos en Búsqueda Implacable, a un agente amargado que se encarga de la seguridad de los vuelos que suele realizar. En uno de esos vuelos, recibe la amenaza de un desconocido que indica que, en caso de que no se cumplan sus exigencias, matara a una persona cada 20 minutos, lo que implica una carrera que Neeson tiene que realizar para encontrar al responsable antes de que caigan más víctimas.

Bill Marks -Non Stop

Como se podrá ver, el guion no es un monumento a la originalidad, de hecho posee algunos problemas, y desaprovecha una oportunidad que habría vuelta la película mucho mejor de lo que es; pero, esos problemas pueden olvidarse gracias a un Liam Neeson que, pese a todo, logra engancharnos con su personaje, sus problemas y, sobre todo, con su situación de querer salvar a la gente del avión, aun y cuando estos se le vuelven en contra.

Pero si bien, el personaje de Neeson es interesante, la suerte no corre igual con los demás personajes, que simplemente están ahí, llenando un espacio que el libreto necesitaba; este punto resulta un tanto molesto cuando, entre los actores de esta película, tienes a Julianne More, una actriz más que capaz y que en un principio tiene su protagonismo pero que, conforme la trama avanza, su personaje termina sintiéndose como una secundaria más que apoya al personaje principal en el caso.Nancy y Bill

Otro detalle viene siendo la revelación; conforme la película avanza vemos como la situación va provocando pánico y desesperación entre los pasajeros, pero al momento de revelarse el final, uno termina sintiendo una mezcla de sorpresa y decepción; sorpresa porque la película lo va construyendo, pero decepción también ya que, uno siente, pudieron realizar algo diferente aquí y tomaron una decisión que no es mala, pero no es nada de otro distinto a otras películas de este tipo.

Si te gusta el género de acción, como a mí, creo que esta película podría incluso decepcionarte un tanto, ya que esta película no contiene mucha acción (más que al final, cuando el director decide echar toda la carne al asador), ya que se trata más de resolver la identidad del villano, pero si puedes perdonar eso, estamos ante una decente entrega, que solo Neeson podía rescatar con su presencia.

Liam Neeson y Julianne Moore

Espero sus comentarios, una disculpa si sueno un poco fanboy, pero consideren que se trata de mi primer análisis y, conforme avance, espero mejorar en esto.

Y antes de despedirme, quisiera darle las gracias a cinéfilocriticon (Cristóbal y Josué) por darme la oportunidad de intentar realizar esto, y pondré de mi parte para que el blog pueda aumentar la popularidad.

‘Sin City: A Dame To Kill For’, primer tráiler de oscuridad

A veces solo es necesario tener un estilo particular para crear una película que llene a una audiencia anciosa de nuevas experiencias.

Si algo se a vuelto una constante son las secuelas inmediatas sin tomar en cuenta el aspecto creativo. Es por eso que tengo confianza que tanto ‘300’ de Zack Snyder y ahora con ‘Sin City’ de Robert Rodriguez, se hayan tomado su tiempo para no decepcionar.

El tráiler promete las mismas escenas en blanco y negro que seducen, además de impactar por la extrema violencia de sus protagonistas. Pero lo que más agrada es que la dupla de Frank Miller y Robert Rodríguez estén a cargo del guión, que de seguro pondrán a prueba una gran cantidad de actores reconocidos.

Sin-City

Otro acierto es que no se engolosinan con mostrarnos los nombres del elenco, en donde vuelve a aparecer la bella Eva Green, además del suspiro de varias damas con Joseph Gordon-Levitt.

 ‘Sin City: A Dame To Kill For’  por el momento puede ser el broche de oro para cerrar el próximo verano o la decepción que sinceramente no espero que sea así.

Los Ilusionistas, cuando creer no es suficiente

La curiosidad por conocer como se elaboran los actos de magia es lo que en lo personal me intriga y me mantiene atento a cualquier detalle que pueda dar pistas de como fue realizado el truco. Como la mayoría de tiempo, nunca logramos deducir los secretos del mago y aún así quedamos maravillados por la belleza en la presentación o nada más por la emoción que creo en nosotros tanta expectación.

Los Ilusionistas es una película que por si misma pretende realizar un truco de magia. Empieza a seducirnos con unos simpáticos protagonistas haciendo espectáculos que desafían la realidad: El primero (Jesse Eisenberg) hace trucos con barajas, digno de un especial barato de cable; otro (Woody Harrelson) es un mentalista extorsionador; el siguiente (Dave Franco) supuestamente dobla cucharas, pero en realidad se dedica a robar carteras; por último (Isla Fisher) es una Houdini que realiza escapes demasiado arriesgados. Todos ellos tienen en común un personaje que esta en las sombras y que los invita a realizar espectáculos jamás vistos.

Los-Ilusionistas

El primer error que se comete es llevar sus actos de magia al extremo con el propósito de sorprender y no tanto porque tienen una explicación lógica. Es gracias a que el director Louis Leterrier infunde con energía su cinta con diálogos simpáticos, cortes veloces en las escenas y una banda sonora escandalosa; que logra distraernos de los incoherencias de un libreto que pretende ser más inteligente de lo que es.

Lo que no se imaginan es que la película es una casería de brujas para atrapar al grupo de ilusionistas. Resulta que en su misión por elaborar trucos cada vez más complejos, varias cantidades de dinero desaparecen misteriosamente de un banco en Paris. Es aquí que entra en acción Hulk, perdón, el agente del FBI Dylan Rhodes (Mark Ruffalo) y su compañera de la Intepol Alma Dray (Melanie Laurent). Suficiente decir que durante la mayor parte del tiempo sus esfuerzos no son tan fructíferos y se la pasan buscando pistas de un lado a otro, siendo constantemente superados por un aparentemente grupo de ladrones que se sabe todas las reglas del juego.

Policias

Las escenas de acción no serán tan novedosas, pero al menos mantienen la película a un buen ritmo. Lo único que interrumpe la adrenalina son los diálogos de los actores, que obligatoriamente después de un elaborado truco de magia tienen que explicar a la audiencia los detalles. Hablando de explicaciones, para eso tenemos el imprescindible Thaddeus Bradley (Morgan Freeman), que es una especie de destructor de ilusiones porque se la pasa haciendo especiales para la televisión que educan sobre los trucos de los magos. En donde sea que este, Morgan Freeman es como un sello de calidad, donde mínimo puedes decir que la película resultó regular, aunque se esta volviendo una constate que el hombre batalla en estos roles por la falta de material, hay ocasiones como que no se siente seguro ni de lo que dice. Sinceramente le quedan chicos los papeles de relleno que interpreta.

El filme en su afán de mantener en secreto quien esta detrás del asunto, evita darle profundidad a los personajes y sus motivaciones. Los cuatro ilusionistas principales con todo y que son interpretados por actores decentes, no tienen mucho tiempo dedicado para ellos mismos. Es el carisma lo que destaca sobre cualquier contenido. Menciones especiales son para Jesse Eisenberg y Woody Harrelson, quienes con sólo estar parados en medio de un escenario transmiten alegría. Lástima que no les ofrezcan más minutos, porque al final es un desperdicio de talento.

Morgan-Freeman

Es el desenlace es donde se derrumba la ilusión de ser algo más que la simple película veraniega. Con explicaciones que no son del todo convincentes, casi te imaginas a los guionistas sonriéndote de frente, como si hubieran sido tan listos en crear un gran libreto que solo pide el aplauso del público. Los últimos cinco minutos con un Morgan Freeman estupefacto ante la explicación de la mente maestra del complot, resultan ser más el reflejo de mi cerebro luchando por creer en lo que he visto, que cualquier brillante interpretación actoral.

La película de ‘Los Ilusionistas’ lleve en el nombre su penitencia, porque disfraza sus debilidades con luz y sonido proporcionado por el mago personificado por el director, pero cuando te das cuenta de como se realizó el truco, pues no es tan emocionante como parece. Depende mucho de que tanto aceptemos las explicaciones y en verdad hasta te sientes decepcionado de que no hayan podido cerrar de mejor forma.

La película es una digna opción de entretenimiento cuando no hay demasiadas opciones en la cartelera de cine. No será lo suficientemente convincente, pero tampoco es un desastre total como para ignorar.

‘Prometeo’, formidable aventura cinematográfica

Creador Prometeo

Existen películas que sirven para hacer pensar al espectador, quizás las mejores, otras para entretener con una trama previsible y sin sorpresa alguna, comedias románticas, cintas de acción, entre otras; existen los tan temibles blockbuster, año con año cada vez mas peores; el cine independiente, entre el que se puede encontrar el de oriente y el del viejo continente y del cual posiblemente podrás ver una o dos, con suerte, películas al año en tu país, y existe Crepúsculo. Lo siento, tenia que hacer esa broma. Lo cierto que es de vez en cuando aparecen joyas cinematográficas que si bien toman algo de las secciones que les mencione, no se les puede etiquetar como algo prefabricado, suelen ir mas allá, generalmente en oposición a los gustos del publico, lo cual no es siempre malo.

Prometeo llega a nuestras carteleras con la etiqueta de ser una película veraniega, mayormente un Blockbuster, esto en su mayoría, erróneamente, a que fue vendida de mala manera. Posiblemente muchos de ustedes conozcan a Ridley Scott, director norteamericano ganador del premio Oscar a mejor director por Gladiador. Los que sean un poco mas aficionados de la ciencia ficción, conozco a varios, lo consideraran un padre del mismo genero, al entregarnos dos películas que ya son clásicas en el cine mundial, me refiero a la escalofriante Alien, y al parteaguas conocido como Blade Runner, para muchos la mejor película de ciencia ficción que se ha hecho. Aquí nos enfocaremos en la primera.

Exploracion Prometeo

Alien, estrenada en el lejano 1979, supuso un antes y un después en el cine de horror y de ciencia ficción, mayormente por la celebre criatura, a día de hoy un icono, y por mostrarnos a una de las heroínas del cine mas entrañables, como lo fue la teniente Ripley, interpretada magníficamente por Sigourney Weaver. Ahora, casi mas de tres décadas después, Ridley Scott vuelve al universo mitológico que el mismo creo, para darnos otro escalofriante recorrido ante la infinidad del oscuro espacio. Desde que comenzó el proyecto surgieron mil preguntas con relación a Alien, y Scott preferentemente las esquivaba, hasta que cierto día dijo lo que millones querían oír: “Si, Prometeo, estará ambientada en el universo Alien”. Nadamas. Supongo que los fanáticos dieron por hecho muchas cosas, entre ellas una relación casi obligatoria con la cinta de 1979. Ante esto, nuevamente Scott dijo que la cinta seria una precuela y que estaría desarrollada unos treinta años antes.

Les daré un consejo, si son fanáticos de Alien, vayan a ver la película con la mente en blanco y sin la ridícula idea de que verán Aliens, o cosas similares. Si poco, o nada sabes de Alien, pero te fascina la ciencia ficción, bienvenido, pasaras un rato maravilloso. Prometo, haciendo alusión al Dios griego que robo el fuego del Olimpo y se los dio a los humanos, nos presenta la historia de la búsqueda del origen del universo, principalmente el del hombre. El origen de todas las cosas. Por ello que la nave espacial que va en busca de respuestas se llame Prometeo. Pero, ¿en realidad Scott tiene esa respuesta? Es obvio que no, y el que piense eso se esta engañando. La película va mas allá de eso, por eso me sorprende que mi compañero Cristóbal, y demás personas que he podido leer sus opiniones, tengan el argumento de que la película no logra responder su premisa. La realidad es que nunca lo pretendió. Y si lo hubiese echo, la decepción habría sido mayor.

Prometeo Vickers

La razón es muy simple: nadie conoce el universo ni sus terribles, y maravillosos, secretos que puede esconder. La humanidad sustentada en la ciencia siempre ha tenido curiosidad por saber que hay más allá. La idea de creer en un Dios es simplemente risible, pues necesitan verlo para creer. Esta interrogante, muy interesante, fue la excusa perfecta para que Scott abordara, con maestría e ingenio, la historia que nos incumbe. No es coincidencia que nuestra protagonista Elizabeth, una hermosa y talentosa, Noomi Rapace, sea una creyente, una persona de fe (maravilloso el recuerdo al lado de su padre, y que sirve para sustentar gran parte de la historia misma). Es la única dentro de la nave que cree en algo milagroso, casi divino, a excepción de su interés romántico Charlie, un cumplidor Logan Marshall-Green, quien espera algo más “científico”.

Mención aparte el personaje de David, un formidable Michael Fassbender, quien interpreta a un robot en si, mecánicamente, pues en su exterior tiene tejido humano, inclusive logra expresar reacciones y comportamientos similares al de un ser vivo. Su personaje es esencial, quizás fundamental, pues es el único de la tripulación, de un total de 17 integrantes, que piensa usando la lógica y no con sus emociones, pues carece, en apariencia, de las mismas. El no ve esta planeta ni la raza alienígena que encuentran, el clímax de la película, como algo divino o que de respuestas científicas, el solo quiere saber más, sin importar los costos. Por ello la conversación sobre la creación de las cosas que mantiene con Charlie es tan relevante, pues nos habla mucho de su perspectiva. Lo mismo que lo que hace después, que no revelare aquí.

Prometeo Androide

Quizás el motivo principal por el cual muchos se sientan decepcionados o confundidos, en el mejor de los casos, sea el principio de la película. ¿Ese lugar que vemos es la Tierra u otro lugar? ¿El alienígena que vemos  al beber un recipiente desconocido tiene alguna relevancia? ¿Su muerte es el nacimiento de la vida? Esas interrogantes son normales y Scott nos las deja para pensar, durante los primeros minutos, lo mismo que la relación que existe entre las culturas del mundo con un sistema planetario en común, y a donde nuestros protagonistas deciden ir para buscar respuestas. Todas y cada una de esas preguntas están destinadas a reflexionarse, no a que te las respondan. Scott sabe a la perfección eso y decide que nosotros tomemos un juicio. Fuera de eso, la película como tal se logra entender a la perfección, y cumple de principio a fin, respaldada en una labor titánica y perfecta técnicamente, la música de Marc Streitenfeld es portentosa y exquisita;  el aterrizaje del Prometeo es impresionante, lo mismo que la secuencia final, cine puro.

Prometeo es una cinta perfecta en su género que puede ser malinterpretada por razones mas obvias, pero que si se piensa detenidamente y se hace reflexión alguna, esta correctamente desarrollada. La búsqueda del hombre por respuestas que terminara en un horror absoluto ante la insignificancia del ser humano en un universo indescifrable, con monstruos y numerosos misterios que nadie conoce, perdonadme pero eso es una idea escalofriante y tan verdadera que no queda mas que felicitar a Scott por tal atrevimiento.  Y por si esto fuese poco, el mismo director nos entrega el personaje mas triste e ingenio de todos, pero que a la vez representa tantos sueños del hombre, hablo de Guy Pierce, encarnando al propietario de la empresa que financio el viaje del Prometeo, y que busca, en su ignorancia, la vida eterna. Simplemente una genialidad. Si amas el cine no debes perderte esta audaz, y hermosa, cinta que nos enfrenta a la curiosidad del ser humano(trasformada en arrogancia e ingenuidad) contra los misterios de la vida misma. Recomendable verla mas de una vez.

Prometeo Nave