Archivo de la etiqueta: Romance

Serendipity: Señales de amor. Juegos del Destino.

En estos momentos todas las mujeres en México están hablando maravilla y media sobre la adaptación de “50 Sombras de Grey”, pero antes de que comente sobre eso quisiera dejarles una pequeña crítica a una de mis películas favoritas.

A veces el ver películas al azar ayuda mucho, ya que puedes toparte con una buena película pero que no resulta ser muy popular, o puedes toparte con una terrible entrega pero que tiene su famita. Afortunadamente para mí, este fue uno de los primeros casos: la película es bastante buena, con buenas actuaciones, buenos diálogos y una interesante historia entre otros puntos, pero que no tiene la popularidad que otros filmes de comedia romántica tienen.

serendipity-kate

El primer punto a favor de la película es, sin lugar a dudas, la historia: Jonathan (Cusack) y Sarah (Beckinsale) se encuentran en Nueva York en Navidad neoyorquina en búsqueda de regalos para sus respectivas parejas. Pero el destino hizo que los dos se juntaran y pasaran un inolvidable paseo por la Gran Manzana. Sin embargo, por azares del destino y porque Sarah cree mucho en eso, terminan por separarse y no vuelven a saber de ellos jamás. Pasan los años, Jonathan y Sarah han continuado con sus vidas y todo parece en orden, pero parece que el destino les tiene otra jugada para que puedan estar juntos.

El primer punto a favor que tiene la película son las actuaciones de los personajes principales: tanto John Cusack como Kate Beckinsale están increíbles, cada uno adorable a su forma y mostrando una muy buena química entre ellos, cosa que me sorprende considerando que no comparten mucho tiempo la pantalla.

Otro punto que me agrada aquí son los secundarios: Jeremy Piven como el mejor amigo y soporte de John resulta ser una gran elección y Molly Shannon igual, solo que como la amiga de Sarah; Eugene Levy, como ladrón de escena, es simplemente divertido en cada aparición que tiene como empleado de una tienda.

serendipity-beso

Hay muy buenas tomas en Nueva York, la música es agradable, en fin hay varios elementos que en verdad hacen que me guste esta película; pero si hay un hay algo que reclamaría a la película es que el personaje de Cusack, al final, es un tanto idiota con su prometida. No voy a revelar nada por si alguno quisiera verla, pero eso podría hacer enfadar a algunas personas.

Con todo y eso, recomendaría esta película antes de ver cualquier otra cosa. Ese detalle del personaje de Cusack puedo hacerlo a un lado por el hecho de que el tipo sigue viéndose agradable en cada escena y la buena química con Beckinsale es innegable. Así que, dense un tiempo para “Serendipity”, yo creo que al final no se arrepentirán.

En tus ojos. Romance al estilo Whedon

Este 2015, Joss Whedon regresa a la dirección con el estreno de “Vengadores: la Era de Ultron”, una de las películas más esperadas del año. Con todo el trabajo que debió tener al momento de empezar de esta producción, sería sorprendente que Whedon tuviera tiempo para trabajar en otros proyectos. Y si lo tiene.

Aquí nos encontramos ante una película romántica producida y escrita por el propio Whedon, a través de su propia empresa Bellwether Pictures. Cabe decir que esta es la segunda de esta compañía, que ya antes estreno una comedia romántica en 2012, dirigida por el mencionado Whedon. Lo curioso del caso es que Whedon nos regala un libreto que demuestra que tiene imaginación para todos los tipos de película, pero que aquí hizo falta pulir un poco más al guion para contar la historia.

Diapositiva1

La historia nos habla de Rebecca y Dylan, dos personajes que, físicamente, no se conocen, tienen vidas y problemas diferentes, además de vivir en lugares diferentes (Rebecca en Nueva Inglaterra y Dylan en Nuevo México), pero que comparten una conexión que les permite sentir a uno lo que al otro le está pasando. Pronto se dan cuenta de la existencia de esa conexión y entablan en una amistad que, conforme pase el tiempo y convivan más, se va convirtiendo en un aparente amor imposible, dadas las circunstancias en que ambos se encuentran.

Así como suena la película, no suena a algo completamente distinto a lo que hemos visto en más de una ocasión, pero Whedon a través de su libreto se encarga de meterle algunos giros que la hacen en verdad muy entretenida, aunque con algunos detalles que me parece no debieron ignorarse. Quizás el mayor detalle aquí ocurre cuando Rebeca y Dylan empiezan a hablar entre ellos. Dado que se encuentran solos al momento de hablarse, la gente alrededor, por lógica, empieza a verlos de manera extraña; y es aquí donde me topo con mi primer problema con la película: la gente no reacciona contra estos casos sino hasta el final, como para agregar un clímax muy de acción, pero antes de eso estas personas están hablando solas la mayor parte del tiempo y los demás que lo ven, o no se dan cuenta o de plano no hacen nada ante el asunto; a estas alturas, ¿no deberían tener bien vigiladas a estas personas? Digo, ya ven lo peligrosos que las personas con problemas mentales suelen ser.Diapositiva2

El otro problema que veo es que nunca explican el porqué de esta conexión entre los personajes; la idea es bastante buena, uno puede ver lo que el otro en esos momentos, pero nunca terminan por explicar cómo surgió esa conexión: vemos como ocurre por primera vez, como se fueron afectando (sin saber) a lo largo de sus vidas, y como se descubren mutuamente, y en un principio parecía que empezarían a investigar de esa, pero la idea rápidamente Whedon la desecha.

Quitando ese problema, nos encontramos ante un filme bastante notable: me agrada el aspecto de película Indie que le agrega Whedon, pues ayuda a que los personajes se sientan como personas reales. Además, está la cinematografía, tenemos muy hermosos escenarios tanto en Nueva Inglaterra como en Nuevo México, que curiosamente podría reflejar la vida que han tenido ambos personajes: Nuevo México representa la dureza que tenido que pasar Dylan, mientras que Nueva Inglaterra vendría siendo la vida un poco más tranquila, aunque igual de complicada de Rebecca.

Diapositiva3

Hay muy buenos personajes, y mucho apoya también las actuaciones, que es el punto más importante de esta película. Dado que se encuentran en dos locaciones diferentes, Zoe Kazan (Rebecca)y Michale Stahl-David no comparten muchas escenas juntos, y aun así despliegan una gran química, cada vez que los vez hablar o que en silencios parecieran compartir el mismo pensamiento. Quizás falto un poco más tridimensionalidad a los personajes secundarios, pero no afecta el resultado final.

A lo mejor el clímax pudo ser mejorado (lo sentí un tanto fuera de lugar en comparativa al resto del filme), pero eso no le quita méritos a una película que, creo yo, merece ser más conocida por mucha gente. Si les gustan las películas románticas y desean algo un tanto distinto a lo que suele haber en la pantalla grande, les recomiendo ampliamente esta entrega, la pueden encontrar en YouTube. Denle una oportunidad, y quizás puedan ver después en los ojos de alguien más.


.

The Spectacular Now. eSPECTACULARmente inconsistente.

Podría hablarles sobre la tercer película de los Indestructibles, después de todo la vi este fin de semana, y ahí bastante que comentar, pero hace tanto rato que tenía curiosidad por esta entrega. Había tantas críticas positivas hacia ella e incluso varios críticos de internet la colocaban como una de las mejores películas del 2013.

Y así, he revisado esta película con la mejor predisposición y me he encontrado con una película bastante irregular sinceramente. No digo que sea una mala entrega, pero para el tema que trata de abordar no siento que lo haga bien; y que todo su fuerte existe gracias al buen desempeño de sus protagonistas. Pero bueno, empecemos con esto.

Sutter Keely

La historia nos habla de Sutter Keely (Miles Teller), un chico que solo vive el presente, quiere ignorar el pasado (pese a que sus problemas se relacionan con un evento anterior) y no piensa en el futuro, para el solo existe el hoy y nada más importa. Pero todo cambia cuando conoce a una chica llamada Aimee Finecky (Shailene Woodley), con quien empieza a relacionarse y empieza a desarrollar una perspectiva muy diferente sobre cómo está llevando su vida. O al menos es lo que la historia dice contar.

A mi gusto lo que hace esta película llevadera son las actuaciones de los personajes principales: tanto Teller como Woodley se ven bien en pantalla y hasta demuestran buena química; uno mostrándose como el independiente pero inmaduro Keely y la otra como la sumisa (o eso nos quiere decir la historia) Finecky. Ambos lucen naturales y puedo aceptarlos en su papel sin ningún problema.

Aimee y Sutter

El problema que esta película tiene es con la historia: se quiere centrar en el proceso de madurez de Sutter, para que empiece a preocuparse por su futuro principalmente, y arregle los problemas que aparentemente acarrea con su familia, pero el progreso en resolver estos problemas parece muy rápido: no comparte muchas escenas con su madre o su hermana (una desaprovechada Mary Elizabeth Winstead) y el cambio de actitud sobre el futuro luce muy apresurado.

Los problemas del personaje de Woodley tampoco están bien resueltos que digamos: la historia aparentemente nos cuenta que se deja mangonear por todos aquellos que lo conocen (su madre, su amiga, etc.), y Teller va a trata de cambiar esto; pero si con el personaje de Teller el detalle fue que tardo en mostrarse ese cambio, con Woodley ocurre casi instantáneo: en una escena se deja ordenar, y en la siguiente ya es más independiente; y para acabarla, fuera de pantalla.

SPECTACULAR-NOW

En cuanto a lo demás, no hay mucho que decir: el resto de los actores cumplen (a pesar de lo desaprovechados), bonitas escenas, canciones agradables. Si hay un punto más que poner, es que hay escenas que me parecen innecesarias (las escenas con la ex novia de Sutter se pudieron cortar sin ningún problema). Tal y como me paso con “Bajo la misma estrella” y “Un invierno en la playa”, no recomendaría a todos esta película, y no porque sea mala; es solo que me parece algo sobrevalorada. O será que hubo algún detalle en que no me fije. Ustedes díganme.

Ella, metiendo actualizaciones al amor

Y después de varios comentarios provocadores que deje por Facebook, he decidido dar mi opinión sobre “Ella”; no de la mujer de mis sueños, si no de la película del 2013 (estrenada en México este año) que estuvo nominada a Oscares y fue aclamada por todos.

Cuando esta película salió me entusiasme con verla, y las razones sobraban: una historia interesante, una gran legión de actores y, además, contaba con críticas que la ponían como una de las mejores películas del año; por desgracia, la pésima distribución de película, combinado con una pequeña carga de trabajo, me evitaron poder verla en cine. Pero ya quedo lista en DVD, así que puedo dar mi opinión sobre esta entrega.

HER

Ya dicho lo anterior, la película nos habla de Theodore Twombly (Joaquin Phoenix), un hombre que en su último año ha pasado por varios eventos (entre ellos, su divorcio) y que se ha refugiado en la tecnología para no lidiar con más de estos problemas. Pero todo eso cambia cuando contrata un sistema operativo que es capaz de adaptarse a la personalidad y a los sentimientos del operador. Este sistema decide tomar el nombre de Samantha (Scarlett Johansson). Durante la película vemos como el lazo entre Theodore y Samantha va cambiando, hasta que terminan formando una relación amorosa también bizarra como tierna.

El primero aspecto positivo que tiene la película es, sin lugar a dudas, las actuaciones: el reparto, como dije en segundo párrafo, es de lujo y estos se encargan de demostrarlo en pantalla: Joaquin Phoenix, como Theodore, esta impresionante, interpretando a un hombre que no sabe cómo afrontar situaciones difíciles, aunque eso no significa que no los reconozca; esos momentos de soledad, donde está llorando, riendo, trabajando, no importa lo que esté haciendo, Phoenix se devora la pantalla y nosotros nos dejamos devorar.

Ella-Amy-Adams

Quien también quiero destacar es a Amy Adams quien, en su personaje de amiga de Theodore, también roba pantalla; así como Phoenix es creíble como el melancólico que no sabe cómo afrontar problemas, Adams es igual como la amiga que apoya en todo momento y que le hace ver que no todo es culpa de él, cuando la situación pareciera indicarle que sí.

Pero quien me dejo completamente sorprendido es Scarlett Johansson, quien presta su voz para Samantha, el sistema operativo de Theodore que, conforme avanza la película, empieza a comportarse como una persona, dado que fue programado para crecer junto a su dueño. Ya se sabía que Scarlett podía enamorar con su presencia, pero que lo haga también con su simple voz es, la realidad, bastante impresionante.

Otro aspecto a destacar es la música y la fotografía; en el aspecto musical, en vez de darnos algunas canciones populares que suele ser común incluso en películas de este tipo, nos dan puras melodías, todas hermosas y que sirven de grandes momentos para la película; en cuanto a la fotografía, es simplemente bella, los momentos en el bosque, la playa, la ciudad de noche, hermoso así de simple; si “Gravedad” no hubiera ganado el Oscar en ese aspecto, no me habría molestado que se lo hubiera llevado esta entrega.

JOAQUIN PHOENIX as Theodore in the romantic drama "HER," directed by Spike Jonze, a Warner Bros. Pictures release.

Además, la dirección de Spike Jonze es más que correcta, agregando las canciones en momentos correctos, los flashbacks, la dirección de la cámara, un gran trabajo, es todo lo que puedo decir; el guion, obra de Spike también, es bastante conmovedor, ya que, junto al trabajo de los actores, te ayuda a comprender la situación de estos y que te metas en sus cuestionamientos. Si hay un aspecto que quiero criticar es el hecho de que viven en un mundo donde, aparentemente, las relaciones entre dueño-sistema operativo no son nada de otro mundo. Ver a Phoenix salir a la calle divirtiéndose con Samantha sin que nadie la diga nada o lo vea raro es algo extraño para mí, pero es solo un detalle menor creo yo.

En resumen, no sé qué más decir de esta entrega, es casi perfecta; el guion está muy bien, la dirección esta genial, la música es agradable, la fotografía bonita, la idea es bueno, las actuaciones impresionantes; yo diría que le dieran una oportunidad a esta entrega, les aseguro que les gustará.

Un invierno en la playa: melosa, pero no tanto.

La primera reprimenda que quisiera aventar hacia esta película es la traducción al español. En ingles la película se llama “Stuck in Love”, que en español seria “Atrapado en el amor”; porque el cambio en el nombre (y uno muy radical), ni idea pero bueno, lo hicieron y ahí queda.

Originalmente la película se llamaría “Writers” (Escritores), pero se decidió cambiarse al nombre mencionado en el párrafo anterior, y viendo el desarrollo de la trama, uno puede entender porque. Con el nombre anterior, todo implicaría que veríamos una película que nos hablara del proceso de un escritor para hacer sus obras: su vida personal, su inspiración, todo el proceso que implica realizar un libro e incluso, de llegarse a dar, los problemas para hacerlo; pero el director Josh Boone (el mismo de mi anterior critica, “Bajo la misma estrella”) mete varios personajes, no todos interesantes o irrelevantes (mismo problema que con la otra película), y se mete poco en el proceso de realización de una obra; de ahí el cambio de nombre de título, me imagino.

Un-invierno-en-la-playa

El detalle con Boone es que esta película se viene desarrollando de la misma manera en que desarrolla su reciente película; los primeros tres cuartos de la película se sienten fluidos y bien llevados, pero es en la parte final donde, de nuevo, el director no parece saber cómo terminar la historia. En su afán de cerrar todos los cabos, Boone parece dejar algunos aspectos que no agradan del todo.

Y de nuevo, igual que en “Bajo la misma estrella”, el argumento de esta película no es del todo original, es simplemente la historia de una familia disfuncional, con la diferencia de que 3 de ellos son escritores o futuros escritores, y estos 3 en particular no terminan siendo personajes del todo agradables. Me atrevería a pensar que el personaje de Bill Borgens (Greg Kinnear) se salva un poco, no así sus hijos Samantha (Lily Collins) y Rusty (Nat Wolff), cuyos personajes no terminan por agradarme del todo; al final son un par de chicos egoístas que no parecen querer comprender los problemas de los otros y convierten los suyos en los más importantes. Los únicos personajes que terminan ganándose mi simpatía son Erica (Jennifer Connely) y Lou (Logan Lerman), pero no son del todo aprovechados.

Invierno playa

Dejando en claro entonces que los personajes son un tanto molestos, ¿cuál es el principal punto fuerte de la película? Fácil, las actuaciones que, a mi gusto, son sólidas en esta película, especialmente Kinnear y Connely quienes demuestran tener buena química entre ellos (no le haría el feo a ver otra entrega con ellos juntos) y también me agradan Collins y Lerman cuando están juntos en pantalla, aunque creo que no se les dio un final adecuado.

Y hablando de final, este es mi problema más importante con la película: como dije, el último cuarto de la película me parece sobre extendido, pero el final más edulcorado no puede ser, un “Happily Ever After” que a algunos podrá agradar, pero que no creo funcione en este caso.

En sí, estamos ante una película genérica, si viste “Bajo la misma estrella”, van a encontrar las mismas virtudes y defectos en esta entrega, solo que con un molesto final. Recomendada a los que les gusten estas películas, pero ya deben saber o adivinar a que van.

PD. Aunque sea en voz, esta el cameo de un escritor que se ha encargado de asustarlos con sus obras en toda su vida, adivinen de quien se trata.

Bajo misma estrella. Casi, casi logran atraparme.

Personalmente tengo un detalle con las películas románticas (ya sea comedias o dramas, especialmente estos últimos), y es que la gran mayoría de estas solo buscan el éxito comercial en vez de contar una historia digna. Es cierto hay un par que me gustan (“Diarios de una pasión” y “Serendipity: Señales de amor”), pero la gran mayoría simplemente se conforman con ser un hit en la taquilla, sin importar la calidad que toda película debería tener.

Además, está el detalle de cuando estas películas deciden hacer que una pareja tenga alguna enfermedad grave (normalmente incurable), ya que manipula las emociones del público a tal grado que, cuando llega el inevitable (y predecible) final, las lágrimas corren a mas no poder, provocando que quede aclamada como una de las mejores películas (aun y cuando tenga seguramente varios defectos).

Bajo misma estrella

Bajo esas circunstancias, nos llega una nueva adaptación juvenil (ya saben, Hollywood cree que aún no tenemos suficiente de estos materiales) llamada “Bajo la misma estrella”, con la participación de actores como Shailene Woodley y Ansel Elgort, y la dirección de Josh Boone, además de que el libreto estaría a cargo de Scott Neustadter y Michael H. Weber, quienes hicieron esa joyita para muchos (no malinterpreten, aun no la veo) llamada “500 días con ella”.

La historia habla de Hazel, interpretada por Shailene, una chica que sufre de cáncer y solo está a la espera de esta ponga fin a su vida, pero sus padres, con tal de animarla, la obligan a entrar a un grupo motivacional; es ahí donde conoce a Gus, interpretado por Ansel, un chico que la ayuda a cambiar la forma de ver su vida, para que la disfrute al máximo posible, mientras dure.

Hazel Grace Sonriendo

Como podrán ver, no estamos hablando del argumento más original de todos, lo del cáncer como enfermedad en esta clase de películas ya ha sido tratado anteriormente; pero he de admitir que, pese a eso, logra mantenerme interesado en ella. Trato de adivinar que puso haber sido, y apuesto a dos puntos principales. El primero son los personajes de Hazel y Gus, tanto Shailene como Ansel logran unas buenas actuaciones y una muy buena química, haciéndome olvidar que hace un par de meses eran hermanos en otra saga adolescente (“Divergente”); además, logran darles una muy buena personalidad a los personajes, que actúan como lo que son: adolescentes; podrán madurar más rápido por la enfermedad, pero son adolescentes y se comportan como tales cuando deben.

El otro aspecto positivo en la entrega es el ritmo: en sus primeros tres cuartos, la película se siente fluida y bien llevada, y no te aburres; los escritores le pusieron un buen ritmo.

Hazel Grace

Pero por desgracia, no todo está del todo bien tratado en esta película, ya que donde empieza a fallar es en el último cuarto de esta entrega; a lo mejor me falta leer el libro, pero siento que extendieron de más el final; pareciera que estaban llevando todo de buen modo y, súbitamente, ya no supieron como terminar con el mismo ritmo con el que empezaron.

El otro aspecto vienen siendo algunas de las actuaciones secundarias: siento que algunos están de más (Nat Wolff) o que, teniendo también una historia interesante a como pintan sus respectivos personajes, se sienten desaprovechados (Willem Dafoe).

Sugeriría ver la película para aquellos que puedan tener cierta paciencia, pero les advierto que, si no son del gusto de las románticas, van bajo su advertencia.