Suspenso

‘Guerra mundial Z’, correcto entretenimiento

Guerra-Mundial-Z

Hablar del género de zombies, hoy en día ya aceptado en las vertientes cinematográficas, es hablar de un tipo de cine de fantasía y horror para públicos que buscan un entretenimiento fácil, por decirlo de alguna manera. Esto no quiere decir que sea un género menor o poco serio, sino muy por el contrario representa una simplicidad básica para los estándares del cine moderno. Si bien George A. Romero se le podría considerar el padre de los zombies, es el pasar de los años y los nuevos tiempos los que han consolidado a los muertos vivientes como personajes icónicos retratados en el celuloide. Romero se encargo de presentarlos de la forma clásica y en el nuevo milenio Danny Boyle fue el responsable de reinventarlos en la estupenda Exterminio.

¿Cuál es mejor? Es una pregunta un tanto engañosa pero a la vez muy divertida. Y es que de una forma u otra inconscientemente deseamos algún día atestiguar un acontecimiento como este, quizás sea el evento que más se desee. Y con este viene mi conclusión: en realidad poco importa si un zombie o infectado puede caminar por ahí siendo muy torpe o pueden correr como bestias atléticas, lo que en verdad importa es el contexto mundial que lo rodea y que ha ocurrido con la humanidad ante tal desastre. Vivimos tiempos muy diferentes a los de hace 50 ó 60 años y las cosas cambian para bien o para mal, lo importante es que la esencia siga siendo la misma y habiendo visto Guerra Mundial Z creo que el propio Romero tendría una pequeña sonrisa en su rostro.

Brad Pitt

Basada en la novela de Max Brooks del mismo nombre y que a diferencia de la película narra desde el punto de vista subjetivo, en primera persona por medio de entrevistas, la adaptación de Marc Foster dista mucho de ser un aburrimiento o un clásico cliché. Si bien el propio Brooks y los miles de lectores de la novela recriminan el poco o nulo parecido de este mismo con la película es agradable reconocer que las cosas que hicieron con la película no son del todo desastrosas, muy por el contrario son muy entretenidas. Los principales cambios con respecto a la novela son dos: el primero es el mero enfoque en un solo personaje ( en la novela tenemos el punto de vista de decenas), y el segundo, y más importare, el aspecto y funcionamiento de los zombies. El la novela son el estereotipo clásico de Romero, lentos y torpes; en la película se opto por un zombi veloz y casi imparable. Esta última modificación acierta al enfrentarse a las nuevas generaciones que verían al zombie clásico como algo aburrido y no tan peligroso, dato curioso si tenemos en cuenta el impresionante éxito comercial de la serie The Walking Dead.

No me molesta ver a zombies corriendo por ahí ni tampoco que en su mayoría sean generados por computadora, un hecho evidente que se nota durante toda la película. Es exagerado, quizás, y posiblemente se compenetre con el mayor error de la película del cual tampoco hay que hacer mucho drama: el guión. Se sabe de antemano las enormes dificultades que tanto los productores como el equipo técnico tuvieron no solo con la filmación sino con el maldito guión el cual llego a necesitar hasta de cuatro diferentes guionistas. El resultado se ve en pantalla y por ende las mismas fallas. Por momentos la historia se vuelve algo inverosímil y hasta poco creíble y puede restar emoción y dramatismo a lo que vemos pero hay que tomarlo con la justa medida. Vamos, que si ves a muertos vivientes no te puedes poner muy exigente. Es la ventaja de este tipo de películas, te dan chance de meter cosas fantasiosas a la trama y el público lo acepta. En este caso más pues en realidad no afecta en absoluto a lo que estás viendo en pantalla.

World-War-Z3

Otro punto un tanto flojo podría ser el elenco, quitando a Brad Pitt que siempre cumple en sus papeles. Y es que tanto la familia del protagonista como los diversos personajes que irán apareciendo, a excepción del grupo final, se sienten vacíos y ocupan espacio en pantalla sin llegar nunca a conectar con el espectador y mucho menos te llegan a importar si viven o mueren. Afortunadamente eso queda olvidado con la sencilla pero interesante trama principal que resulta muy lógica y que ve su punto más emocionante en el asedio final a la ciudad de Jerusalén, y que culmina en forma estupenda a manera de suspenso muy bien logrado con la secuencia en las instalaciones de la OMS. La película esta estructurada de tal manera de cada vez vaya in crescendo y por ende el espectador disfrute y se emocione más, y eso se agradece. Encima la banda sonora es un acierto total, añade ese fatal suspenso desde los acertados créditos iniciales hasta el clímax final.

Guerra Mundial Z es una película que a pesar de sus errores, que son mínimos, se disfruta de principio a fin y que resultará en una agradable experiencia de entretenimiento en el público, más en aquel que es fanático de los zombies. Quizás no tenga sangre ni tantas secuencias espectaculares de acción o de horror mismo pero cumple a la perfección su simple premisa. Una cinta para ver en familia sin ningún problema y que quizás les saque un pequeño susto por ahí. No es la mejor película de zombies ni de lejos ni tampoco de lo mejor que nos ha llegado en el verano fílmico pero sin duda es una historia bien contada y que no pretende más que entretener y hacerles pasar un rato agradable en el cine. Recomendable.

World-War-Z4

‘Argo’, misión imposible a la Affleck

Tony Mendez - Ben Affleck

Si vamos a hacer una película falsa, quiero que sea un taquillazo falso”

Con tanta buena publicidad de parte de la crítica, uno pensaría que ya tiene en la bolsa el Oscar a mejor película. Argo ha sido sobrevalorada en parte por la hazaña de realizar una cinta de algo tan increíble y a la vez por encender el sentido patriótico que tanto ciega a los norteamericanos. Tampoco voy a demeritar el trabajo hecho por Affleck, es sólo que no es tan fabulosa como se dice por ahí.

En pocos minutos conocemos el contexto político de Irán con la profundidad y análisis equivalente a leer la parte trasera de un cereal. Acto seguido por un grupo de furiosos protestantes apostados en las afueras de la embajada de Estados Unidos en Teherán. No conocemos motivaciones personales de tales individuos y si llegan a decir una palabra, ni tan siquiera son de las que se merecen ser traducidas. Esto no es una clase de historia y conforme transcurre la película se darán cuenta que es una producción que sigue la fórmula del cine comercial.

El director Ben Affleck no pierde la oportunidad de crear suspenso. Esta es la mejor cualidad que se tiene y por lo cual es tan venerada la película. El hecho de que aún conociendo el final de esta historia lograr crear momentos de peligro es lo que ha fascinado a la audiencia, ¿qué tanto se los crean? Eso depende de cada quien, pero es evidente que ha logrado seducir a una mayoría que esta dispuesta ha aceptar la propuesta.

El enfoque de la trama está en lograr sacar del país a un grupo de seis funcionarios estadounidense que lograron huir de la embajada y que se encuentran escondidos en la casa del embajador de Canadá. Contrario a lo que podemos pensar, los protagonistas no son los fugitivos, si no el agente de la CIA, Tony Méndez, lamentablemente interpretado por Ben Affleck. Pensaba que era una exageración decir que es de lo peor que ofrece la película, pero conforme pasaban los minutos uno se da cuenta como es opacado por el resto del elenco.

El plan por más absurdo que parezca, es fingir que los seis refugiados son parte de una compañía de cine dispuesta a filmar una producción en Irán.  Con identidades falsas proporcionadas por los canadienses, hasta se darán el lujo de salir del país por el aeropuerto y no en bicicletas hasta Turquía.

Después de una serie de escenas donde actores interpretando altos funcionarios gubernamentales discuten los riesgos involucrados si los llegan a descubrir. Es que da paso a lo que para mí fue lo más agradable del asunto, que es como logran llevar a cabo el plan de crear una producción ficticia para lograr el objetivo.  Para eso tenemos a John Chambers (John Goodman) y  Lester Siegel (Alan Arkin), quienes son los encargados de elaborar la farsa en Hollywood de que una película llamada ‘Argo’  esta buscando locaciones en tierras exóticas del medio oriente. Ambos actores con su carisma, además de unos diálogos con ciertos tintes de comedia, hacen que este tramo de la cinta sea amena.

Interesado más Affleck en entretener que en basarse en hechos reales, se las ingenia en crear situaciones que logren exprimir el suspenso. Literalmente nos vende la idea de una inexistente bomba de tiempo, la cual raya hasta en ser un insulto para la historia. La mitad de la cinta esta plagada de escenas en donde se pretende dar peso a las futuras amenazas que serán liberadas justo a tiempo en el desenlace. Más evidente es en la persecución inexistente en medio del aeropuerto.  Y saben lo peor de todo , que aún así la película funciona.

Argo-los secuestrados en Irán

El ser director tiene sus ventajas y Affleck abusa al ser el protagonista. El hombre no aporta nada a su película y se vuelve en un hoyo negro a la mitad de la cinta cuando pretende darle importancia a la vida del personaje que interpreta.  No existe interés en que este hombre salga con vida de la misión y lo lamentable es que absorbe una buena cantidad de tiempo.  El colmo del asunto llega cuando los seis actores que interpretan a los fugitivos  con los pocos minutos que tienen logran crear simpatía en su causa. Algo que el Sr. Ben nunca logra hacer.

Es absurdo pensar que ‘Argo’ es una representación fiel a los hechos históricos que dice honrar. Si así fuera, tendría la decencia de mostrar las dos caras del asunto y no sólo el lado patriótico norteamericano.  Lo que tenemos aquí es una cinta 100%  Hollywood que pretende vender suspenso. Aunque para ello necesitas creer en las circunstancias que se nos presentan y la inocencia de los fugitivos que huyen de una país en revolución. Es aquí donde se topa pared, al no tener esa sensibilidad, patriótica, uno como extranjero sólo ve un grupo de metiches que ya no tenían nada que hacer en un país que reclamaba su expulsión.

Lo que más me sorprende que aún con sus errores exista una prensa ansiosa de colocarle nominaciones y premios. Tanto que hasta me estaba creyendo que era la nueva venida del género ‘thriller’.

Es una buena cinta, no más.

Crítica Poderes Ocultos

Cillian Murphy- protagonista de Poderes Ocultos

Ni tanto

Es fascinante buscar respuestas a lo desconocido. No por algo Jaime Maussan tiene su legión de seguidores, aún cuando nada de lo que dice tiene sentido. Por eso en parte esta película es interesante al involucrar un par de científicos que tienen como misión desenmascarar charlatanes que presumen tener poderes especiales.

Al frente de esta cruzada se encuentra la siempre sensacional Sigourney Weaver, donde su personaje de Margaret Matheson se asemeja demasiado a la versión de Scully con su característica de incesante búsqueda de la verdad científica. Como asistente tenemos al rostro conocido de Cillian Murphy, ahora en el papel de Tom Buckley, otro de los especialistas dispuesto a atrapar los farsantes. Ambos me recuerdan demasiado la serie de los ‘Expedientes X’, con los agentes visitando hogares, recolectando datos y dando las más obvias explicaciones. Si alguien se le prende el foco y decide hacer una serie de televisión con estos dos, estaría más que dispuesto a ser su fan número uno.

Las actuaciones es de lo mejor que tiene esta película, más cuando se une Robert de Niro como el psíquico con podereres llamado Simon Silver. Es cierto que tiene un nombre de alguna historieta, pero su interpretación se aleja de ser una caricatura y nos ofrece un personaje que se alimenta de la atención del público que los idolatra casi como un dios.

Después de una emocionante secuencia en donde los científicos estrella detectan la frecuencia de radio de un charlatán, es que la trama gira a la persona de Simon Silver con el objetivo de refutar todo lo que representa. A partir de este instante la película se comienza a desmoronar al no tener un objetivo claro, minuto tras minuto se nos presentan nuevas posibilidades que van desde lo paranormal, la tragedia y hasta persecuciones en auto. Todo lo anterior hacen que no sepamos que es lo que sucede o a donde esto se dirije, haciendo que las escenas por venir pierdan el efecto deseado.

Luego divaga en una serie de pruebas científicas de parte de una universidad, que funcionan como relleno, ya que la revelación que obtenemos de dos personajes secundarios vienen de la nada. – ¿Por qué me pides que divida la pantalla?, pregunta uno de ellos. – Nada más para ver que encontramos. ¿Y adivinen que pasa? Logran encontrar lo que buscaban, nada más porque el libreto lo demanda.

Mis respetos para Cillian Murphy que logra mantener nuestro interés aún cuando nada de lo que pasa tiene sentido. Lo vemos envuelto en un ambiente de actividad desconocida que van desde apariciones, pájaros, luces, temblores;  bueno ya sólo faltaban cacerolas voladoras. En vez de que todo lo anterior nos causara asombro, nos deja con un sin sabor de que fregados esta pasando. No tanto por curiosidad de saber los misterios, si no que de plano todo ese espectáculo no tiene sentido.

El libreto de Rodrigo Cortés es un desastre al no tener un objetivo claro de que es lo que pretende hacer. Por un lado trabaja en hacer de los fenómenos paranormales eventos casuales que se explican con sentido común y luego en el desenlace lo tira todo a la basura con una revelación de la cual presume en una secuencia de escenas que afirman que las respuestas estaban a la vista de todos. Si hubiera mantenido control de tantos elementos que se disparan para todas partes o tan siquiera dado señales de que es lo que el personaje de  Tom Buckley buscaba, lejos de una obsesión por destruir charlatanes, entonces la revelación hubiera tenido el impacto deseado y no el de piquetes en en los glúteos para levantarnos del asiento.

 

Como director, Cortés tiene sus aciertos en lograr que algunas escenas tenga una intensidad inesperada, sólo que no en donde debería o en el momento apropiado. En pocas palabras, se hace bolas al no poder crear una narración coherente, llegando inclusive a la necesidad de una batalla a muerte en un sanitario con humanos que tienen cráneos de titanio, capaces de romper tazas y lavabos. Es difícil creer que esta cinta sea del mismo director  de ‘Buried’ (Sepultado) con Ryan Reynolds, porque si algo ha dejado claro es que puede exprimir una buena interpretación de los actores, nada más no le ofrezcan extensos guiones porque se confunde.

Crítica Posesión Satánica

Madison Davenport en Posesion Satanica

La cajita feliz

Después de haber visto ‘El Exorcista’ con el fin de redactar nuestro especial de cine de terror, esta cinta tremendamente palidece al utilizar la misma fórmula que la mayoría ya conoce.

Para empezar tengo un gran interés por conocer el aspecto verídico de una trama que se auto denomina ‘basada en hechos reales’.  No se si es porque se trata de humanos o de plano para convencer a la audiencia  de que esto tipo de actividad paranormal es posible. Es triste saber que desde el inicio pretenda obtener algo de credibilidad en vez de hacerlo con el transcurso de los minutos por méritos propios con su talento y no con una advertencia que raya en el insulto.

Jeffrey Dean Morgan como Clyde

Ni que decir de tan engañoso título que involucra a la representación del mal para la fe cristiana, cuando se trata de un demonio con inclinaciones de la fe judía. Así es, ahora los entes paranormales tiene preferencias regiosas y con ellos diferentes métodos para desalojarlos de los cuerpos humanos. Por lo que a la próxima, favor de llevar un manual y un directorio que le ayude a contactar la persona indicada para remediar sus males.

El guión de Juliet Snowden y Stiles White utiliza la misma fórmula patentada que hemos visto en varias ocasiones. Otra vez tenemos un demonio que toma posesión de una nina de 11 años de edad, llamada  Em (Natasha Calis),  que tiene que soportar al invasor y de paso el divorcio de los padres. Parece una contradicción a lo que tanto escribo sobre como una película debe de desarrollar sus personajes para después llevarlos a la catástrofe, pero aquí abusan al dedicarle casi la mitad de la película a situaciones familiares que van desde la rebeldía infantil, hasta la psicología del divorcio de una pareja.

En medio de tanto relleno, existe algunas escenas que se supone deben de amortiguar tan descarado letargo de banalidades, el problema es que no nos llevan a ningún lado, se tarda demasiado esta película en llegar al meollo del asunto. Luego las escenas que pretenden espantar el aburrimiento son tan fastidiosas con su incesante aumento en el sonido de la música de fondo, que cuando llegamos a la culminación de la escena, termina con un sonido ¡pum!, muy parecido al de la serie ‘La ley y el orden’ o la música en Chespirito que nos invita a reírnos.

Diversión familiar en la película Posesión Satánica

En la necesidad de obtener reacciones de la audiencia, el director Ole Bornedal recurre a trucos muy aparentes para lograr tal efecto. Hasta cierto modo me siento manipulado con su terquedad de filmar con tonos oscuros que llegan al punto de que no haya ni un rayo de Sol en alguna escena, ni que decir de la ineptitud de los personajes para encender las luces de su propio hogar.  ¿En dónde carajos viven? ¿En cuevas? Una escena tras otra se vuelve en un ejercicio tedioso, que para colmo tenemos personajes demasiado pasivos por descubrir la verdad. Mi molestia no esta en el uso de la fórmula, si no que pretende obtener los mismo resultados con lo que ya hemos visto anteriormente y de mejor forma.

Después de la niña, el centro de atención en esta historia es su padre Clyde (Jeffrey Dean Morgan), quien es la única persona dispuesta a  buscar la verdad y luchar contra el demonio. Para eso tiene la asistencia de una caja con inscripciones que le ayudan a descifrar el origen del mal, hasta llevarlo con los especialistas espirituales que nos explican el método para combatirlo. Es como escuchar un burócrata explicándote los requisitos para para realizar un trámite. Es así que con la asistencia de Tzadok (Matisyahu) el dúo se prepara para realizar el exorcismo que tanto se veía venir.

Rabino y niña gritando

 

Como era de esperarse, la batalla final no se limita en el uso de los efectos de luz y sonido para maravillar a la audiencia. Es tal la exageración en su uso, que le resta importancia a un asunto que debe de ser manejado con el respeto y seriedad que merece. Ni que decir de los elementos religiosos judíos que sin explicación terminan siendo más que un montón de palabras con un hombre columpiándose de un lado a otro. Es cierto que ‘El Exorcismo’ no se la paso todo el tiempo explicando los detalles, pero era de común conocimiento de las herramientas que se utilizaron para combatir el demonio.  Para terminar pronto, por lo menos entendíamos lo que los sacerdotes hablaban, aquí el rabino parece un merolico. Es tal su inseguridad de lo que hacen, que mejor tienen a la poseída corriendo por los pasillos para supuestamente aumentar la emoción.

Lo que me desconcierta es en algunas críticas positivas que elogian el desarrollo de la historia y en los elementos utilizados en la película. Es cierto que sigue al pie de la letra una fórmula preestablecida con los muertos, sangre, insectos y fenómenos paranormales, pero dista de ser una experiencia satisfactoria. Al menos esa es mi opinión personal. Si debo de ser más objetivo tendría que decir que aún con sus fallas, hay otras cosas peores que siguen exprimiendo un legado que permanece con el paso años. Y esta es una que después de cinco minutos pasará al olvido.

‘El Exorcista’, una obra maestra

El Exorcista-excavacion

Continuamos con la segunda entrega del especial de cine de terror, en donde gracias a sus votaciones la película ganadora ha sido nada más y nada menos que  ‘El Exorcista’ del director William Friedkin. Para darnos una idea del impacto que tuvo esta cinta no sólo dentro del género del terror, si no en la industria del cine en general, sólo es necesario preguntar a nuestros padres la afortunada experiencia que tuvieron al presenciar la obra en una sala de cine. En lo personal, mis padres ni ganas tienen de entablar conversación, porque en su tiempo fue tan perturbadora que hasta la fecha es un referente para todas las películas de terror que han seguido.

¿Cuantas veces no han leído o escuchado que algún estreno es mucho mejor que ‘El Exorcista?¿ No ahora con ‘Posesión Satánica’ (The Possession) resulta que también es el mismo ejemplo de la nueva venida del terror que se ha profetizado? Lo único que hacen con tales juicios es seriamente ser evidentes en su manipulación por medio de la mercadotecnia, que por cualquier merito que podamos presenciar en la gran pantalla. Pero, ¿por qué después de 39 años de estreno sigue siendo referente a la perfección como lo es la gimnasia a  Nadia Comaneci? Pues de eso es lo que me voy a encargar en los siguientes párrafos.

El Exorcista-Hospital

No existe otro filme en la historia del cine del género del terror que haya recibido 10 nominaciones al Oscar, incluyendo mejor película. Aún en la actualidad es una anomalía que con tantas vacantes disponibles a nominación, pueda haber algo digno del reconocimiento de tan prestigiados miembros de la Academia. Si podemos comparar lo que hizo el director William Friedkin, sería a lo que Christopher Nolan estuvo a punto de lograr con Batman en  ‘The Dark Knight’. Literalmente trascienden cualquier  preconcepción que tenemos del género, llevándolos a niveles más allá de lo que se pensaba era posible.

La trama comienza en medio del desierto de Irak, con el religioso Lankester Merrin (Max von Sydow) encontrando un objeto que se asemeja a la representación del mal. Es de ahí que pasamos a conocer la carismática actriz Chris MacNeil (Ellen Burstyn) y su hija Regan (Linda Blair), en lo que parece un inocente juego de mesa con desagradables consecuencias. Por último, vemos al sacerdote Damien Karras (Jason Miller), preocupado por la declinante salud de su madre, lo cual le ocasiona un sentimiento de impotencia al no poder hacer mucho para ayudarla. Después de algunos minutos uno pensaría que tales escenas no tiene nada que ver con lo que ha de seguir, sin embargo, son esos momentos que pueden pasar desapercibidos como relleno, lo que le da más fuerza al de por sí impresionante desenlace. Además que el director Friedkin no desperdicia la oportunidad de crear un inquietante sentimiento de zozobra que prevalece a lo largo de la cinta.

El Exorcista-Regan

Al tomar en consideración a los personajes, todo lo que ha de venir es mucho más impactante en comparación a lo que se ve comúnmente en el cine, con la plantilla prefabricada de grupos de adolescentes desconocidos charlando cinco minutos para luego lanzarnos a un monstruo digital que aterroriza  y que uno al salir del cine se olvide del asunto. Si acaso las escenas iniciales de Chris MacNeil y su hija Regan no funcionan del todo al ser una colección de incesantes jugueteos que parecen sacados de alguna publicidad de Colgate, el desarrollo que se tiene a partir del cambio temperamental de la adolescente, es con el propósito deliberado de hacer de los hechos paranormales creíbles y hasta posibles en el mundo real.

Mucho merito tiene la templanza con la que se maneja la condición de Reagan, sin olvidar que de vez en cuando un susto no hace daño. La sugestión comienza con las palabras altisonantes que salen de la pequeña dama, para después convertirse en actos espeluznantes: como cuando desciende de una escalera imitando a una araña o ya de plano darle una buena golpiza a su angustiada madre. La ironía llega cuando un grupo de médicos al no encontrar solución a su condición, le sugieren a Chris que de plano considere métodos nada convencionales. Es por fin que entra en acción el padre Damien Karras, quien con todo y su mentalidad espiritual refleja serías dudas de lo ocurrido.

El Exorcista-Madre desesperada

No saben lo refrescante que es ver como ante el material tan increíble que se presenta se le busca el lado lógico con la clara misión de refutarlo. Es en ese aspecto donde recae el valor del libreto de William Peter Blatty, a quien no le fue suficiente sólo mostrar los eventos paranormales, si no que también de desarrollar personajes incrédulos a lo que sucede, ayudando a ser el reflejo de lo que piensa el público. Es por eso que la película resulta tan impactante, al lograr lo que otras películas ni con sus efectos visuales de  última generación han podido, que es convencernos que un demonio puede introducirse a una persona hasta manipularla al grado de ser una marioneta.

La transformación que sufre Reagan en su rostro es uno de los aspectos que descuadran en la producción, recordándonos que después de todo esto es ficción. Tampoco es posible ignorar que los trucos que tiene el demonio son demasiado fantásticos: desde el vómito verde que libera en grandes cantidades y la inconfundible capacidad contorsionista que hace a un búho morirse de envidia; si no fuera por la impecable dirección de Friedkin la farsa no sería posible. Es cierto que cuando sucede todo lo que mencione, no lo consideramos porque resulta tan repugnante que reaccionas instintivamente. Ni que decir cuando se cruza el límite de lo tolerable con la poseída cometiendo una acto indeseable con un crucifijo. Es de locos lo que llegamos a ver, dejándonos como única elección retorcernos en nuestro asiento.

Después de una hora y media de conjeturas, por fin llegamos al show principal con el padre Lankester haciendo acto de aparición. Las escenas del inicio toman significado, no sólo como presagio o para lucirse con la fotografía del desierto, si no que nos ofrece una perspectiva de un hombre que a buscado los orígenes del mal para combatirlo. El hombre atiende al llamado en una noche de intensa neblina, llega a la puerta de la casa para detenerse en una imagen que ha quedado grabada en la historia del cine .

El Exorcista-callejon

 

El padre Karras aún con su frágil fe en Dios, esta dispuesto a proseguir con el exorcismo porque ignora o no quiere reconocer los riesgos con tal de querer salvar a la chica. Mientras Lakester inicia el ritual, el demonio no se limita en su lucha por mantener su conquista. Lo que sigue es una maravilla en dirección, fotografía, arte, edición, sonido, efectos visuales y actuación; todo unido en una armonía sin presendentes, que hasta hoy permanece como ejemplo de lo que debe de ser una película de terror.

Desde la sorprendente actuación del dúo de actores recitando pasajes de la Biblia con demasiada convicción y atacando al demonio con tanta agua bendita como sea posible. Hasta la caracterización de en aquel entonces niña actriz Linda Blair, quien aún con la ayuda de maquillaje y la terrible voz interpretada  por la actriz Mercedes McCambridge, paso a la historia como un personaje icónico de la cinematografía. Son momentos de absoluta tensión que el borde del asiento se queda corto.

Luego tenemos los efectos visuales tan sencillos, pero a la vez tan efectivos. Que mejor ejemplo que la maravillosa levitación de Reagan, en uno de tantos trucos del demonio por salirse con la suya  A eso hay que agregarle filmar en un cuarto congelado para que salga vapor de la boca de los actores, nada de efectos digitales, esos eran tiempos en donde la inteligencia se imponía a los problemas de filmación. En sí,  ‘El Exorcista’ es simplemente una fuente de anécdotas que comprueban la audacia de un equipo de producción que hizo historia sin saberlo.

El Exorcista-sacerdotes

Lo impensable llega varios minutos después de tanta verbolera religiosa, cuando los sacerdotes salen de la habitación derrotados. Ambos con serias dudas de su labor, un veterano que ha luchado incontables batallas y otro con un gran dolor personal que lo hace desquebrajarse ante cualquier tentación. Esa escena en el pasillo contemplando su desesperación, mientras que la cámara nos da una visión amplia de su soledad, es profundamente dolorosa. Lo que más debo de reconocer , es que no cae en el melodrama, siempre desde el inicio con una perpetua templanza de parte del director William Friedkin que aún después de tanto tiempo varios quisieran conocer la fórmula para repetirlo.

El desenlace es el precio justo a la épica batalla por un alma. Mientras que Reagan se reía de su victoria  frente a un fallecido Lankester, el padre Karras no se detiene en su venganza y reclama que el sea el poseído. De repente sale lanzado por la ventana y rueda violentamente por las escaleras del callejón, sacrificando su vida por el alma de la niña. Sinceramente no se de quien fue la idea de filmar en esa ubicación, y sobre todo darle un protagonismo a unas escaleras que espero algún día tomarme una foto en ellas.

Ya sea por curiosidad, necesidad de sentir correr la adrenalina, maravillarse de los aspectos técnicos o de plano tener miedo; resulta ser una de las pocas películas que no es posible perderse. No por nada es y sigue siendo una de las mejores cintas de terror.

Especial: Gran cine de terror…del público

Así es. Hace unos días publique un articulo en la pagina del Facebook del sitio, propiamente un video, una recopilación de las frases mas célebres del cine de terror, horror y suspenso de la historia del cine. Es evidente que ni estuvieron todas las que tenían que estar, ni estaban las que en verdad se lo merecían; eso es lo que ocurre al intentar recopilar cine de género, en especial uno tan complicado como lo es el terror, del cual se pueden derivar otros subgéneros, que personalmente considero una parte de lo mismo.

Hace algunos meses había comentado con Cristóbal la posibilidad de hacer un «especial» en el sitio sobre el cine de terror, desde sus inicios hasta la actualidad, repasando las películas cumbres y mas representativas del genero a través de los años, analizando la importancia de cada una en la cultura popular y en la historia del cine. Por diversos motivos personales, dejamos de lado tal planteamiento, hasta hace unos días cuando se nos ocurrió la idea de retomar ese especial de terror, pero con una variante: el público, los usuarios, ustedes, decidirían que películas se analizarían.

La mecánica es simple, nada de otro mundo, es casi como una encuesta: a lo largo del año iremos publicando en la página del Facebook una votación para decidir que película quieren que analicemos e incluyamos en este especial. La película con mas menciones, puede ser su titulo en ingles o español, o la que tenga mayor cantidad de «Me gusta», será la elegida. Les recuerdo que nosotros, tanto un servidor como Cristóbal, no mencionaremos ninguna película, todas y cada una de las que sean publicadas en el sitio, serán sugeridas por ustedes. Es decir, cierto día pondremos un aviso que dirá mas o menos así «Ya pueden poner el nombre de la película que quieren que analicemos», tendrán un lapso de 24 horas, y cualquiera de ustedes puede poner el nombre de la película que quieran, siempre y cuando sea de Terror, de Horror o de Suspenso. La que mayor menciones tenga, o «Me gusta», será la ganadora.

El motivo de realizar esto es debido a que deseamos mantener una mayor comunicación con ustedes e intercambiar gustos y opiniones. Si en cierta votación su película sugerida no resulta ganadora, no se preocupen, en la próxima votación podrán volver a nominarla, por decirlo de alguna manera. Ojala y tomen este ejercicio como algo divertido y espero que ambos, tanto nosotros, como ustedes, podamos aprender algo de este maravilloso género cinematográfico que últimamente se ha devaluado vergonzosamente. Un género que tiene una rica historia y que nos ha entregado cintas para la posteridad.

Halloween

Cualquier duda que tengan pueden hacérnosla saber por este medio, o en nuestra página de Facebook, les responderemos a la brevedad. Esperen la primera votación, la realizaremos en los próximos días en el Facebook. Sobre el quien escribirá el análisis de la película, será por turnos. Yo comenzare, y en el segundo análisis irá Cristóbal, y así sucesivamente. Les recuerdo, por si aún hay confusión, que podrán sugerir libremente cualquier película acorde al género, y que dependiendo del numero de votos, de más usuarios, como ustedes, se decidirá cual es la triunfadora. Suerte y esperamos pasar un agradable rato.