Suspenso

Actividad Paranormal 4, primer tráiler de la envidia del conejo Energizer

Es triste que las secuelas sean producto del éxito en los ingresos de taquilla, que cualquier necesidad creativa por relatar una historia para llevarla a su conclusión.

Con el tiempo llegamos a aceptar que las segundas partes no son buenas, y ha sido con el paso de los años que el record de secuelas exitosas a mejorado, porque los guionistas han aprendido a ampliar el universo donde conviviven sus personajes y no valerse de los mismos trucos de siempre.  Este no es el caso de Actividad Paranormal, que esta atrapado en un constante loop hasta que la audiencia diga basta.

Lo que empezó como una genuina sorpresa, digna de su fama, esta terminado en un producto barato de producir con la única misión de recaudar millones de dólares.

Actividad Paranormal 4

 

De nuevo tenemos a  «Katie» (Katie Featherston) como herramienta del  ‘Noseque’,  el cual siguen siendo una sombra genérica con intenciones desconocidas. Como siempre, todas su maldades están siendo videograbadas convenientemente para nuestra satisfacción, el cual me hace suponer que es el espíritu de alguna superestrella.

Lo único que  el tráiler nos ofrece, es la idea de otros  80 minutos en baja definición, con una cámara zangoloteándose para crear emoción y al parecer la continuación de una excusa de trama.

 

Las Mejores Secuencias del Cine. Parte 1

Creo que es justo advertir que lo siguiente contiene spoilers, por los que le pido precaución a quienes aún no han sido expuestos a esto icónicos momentos, ya sea porque no están disponibles en DVD, no tiene computadora (ni yo me la creo) o de plano viven dentro de una cueva.

Star Wars: Episodio V – El Imperio Contraataca

El Imperio Contraataca

«No. Yo soy tu padre»

Si no les late es porque la más famosa versión es: «Luke, yo soy tu padre, lo cual se ha vuelto un mito propagado por la infinidad de parodias que existen en internet. Hasta Toy Story 2 hizo lo propio con los ocultos lazos paternales de  Zurg y Buzz Lightyear.

Lo que no se puede evitar es ser referencia a una de las mejores revelaciones. Ya estábamos más que al borde del asiento con Han Solo congelado en carbonita, luego la súper batalla de espadas con Luke al borde del precipicio mientras que Darth Vader le ofrece adelgazar unos kilos al dejarlo manco, para luego afirmar que es su padre. ¿Qué más uno podía soportar? Ese instante pudo haber sido de lo más ridículo porque sale de la nada, si uno lo piensa, es comparado a una telenovela en donde lágrimas había de sobra por parte de Luke y hasta tiene su famoso ¡Nooooooooo!,  que se sale de la escala de sobreactuación. Sin embargo todo funciona. Inclusive los horribles diálogos.

Hasta la fecha nadie sabe de donde sacaron esa magia para crear ese momento que ha quedado grabado en la historia. Porque si de una cosa podemos estar seguros, es que George Lucas ha tratado de replicar dicha fórmula sin buenos resultados.

 Psicosis

Psicosis

La escena de la ducha

En las películas no es extraño ver un asesinato, es más, ya estamos tan acostumbrados a que existan que hasta forman parte de los requisitos a la hora de escribir el guión.

Por eso me resulta tan interesante el caso de esta cinta que durante una hora nos presenta la trama de la bella Marion Crane (Janet Leigh), para que en sólo segundos todo lo que creíamos sea destrozado enfrente de nuestros ojos.

La legendaria escena de la ducha, cambia por completo las expectativas de la cinta y sin querer también lo hizo en la industria del cine, al ser el origen de tantas películas «slasher» como Halloween  y Viernes 13.

Lo que más fascina aún en nuestro días, es en los modos y las formas que hicieron de ‘Psicosis’ todo un clásico. Ni como olvidar el odioso chillido del violín que se ha vuelto un personaje más en innumerables parodias, el aterrador grito de la victima como nunca jamás se ha escuchado y la terrible figura del asesino que acuchilla sin piedad.

Por eso y más se merece estar en las mentes colectivas de todos que aman el cine.

Star Trek II: La Ira de Khan

La Ira de Khan

¡Khaaaaaaan!

William Shatner será recordado después de su muerte por ese ejemplo de sobreactuación llevado a niveles insuperables. Hasta la fecha le ha sido imposible separarse de su álter ego, por más que lo intenta con interpretaciones de un abogado o hasta haciéndose el gracioso como padre de familia en una comedia.

El mítico grito es reproducido innumerables veces como recurso para expresar la impotencia ante una situación imposible o de plano como signo de desagrado.

Sus orígenes remontan a la exquisita venganza de Khan (Ricardo Montalbán) con el capitán Kirk, por la simple razón de haberlo abandonado en un planeta que sufrió un cataclismo de proporciones devastadoras.

La anécdota es que ninguno de los dos actores grabaron su escenas al mismo tiempo, ni tampoco tuvieron contacto personal. Cada quien por su lado hablando enfrente de una pantalla con sus monólogos de grandeza.

Nunca ha existido un mejor villano para el capitán en toda la saga más que Khan, porque por primera vez su personaje se vio opacado por otro, a tal grado de tener que gritar de desesperación porque ya no había otra.

El Hombre Araña

Spiderman

El beso bajo la lluvia

Con todo respeto para la nueva versión, pero no tiene ninguna escena que pasará a la historia como lo hizo el primer beso de Peter Parker (Tobey Maguire) y Mary Jane (Kirsten Dunst).

No se si fue la lluvia, el que estuviera de cabeza el superhéroe o el que Mary Jane luciera terrible toda empapada de pies a cabeza; es indudable que es un instante mágico al cual no es muy agradable buscarle detalles de como fue posible tal hazaña, como el hecho de que no le ingreso agua por la nariz a Spiderman.

Todavía para terminar tan bello momento, la cámara se aleja manteniendo en cuadro a la bella Mary Jane mirando el cielo, sonriendo, sin importarle que la lluvia este mojando su rostro.

¿Qué más se puede pedir?

E.T., el extraterrestre

ET El Extraterrestre

La bicicleta voladora

Uno no es adverso a la fantasía, sin embargo Spielberg se brincó la barda con un niño volando en su bicicleta con todo y extraterrestre incluido.

Si alguien leyera el libreto con tal descripción, uno se imaginaría lo ridículo que se vería en pantalla, sin embargo, todo funciona a niveles indescriptibles.

Toda esa emoción e inocencia de ser niño de nuevo, se transforma en tan breves minutos en uno de los mejores instantes que existe en el cine.

Desde la impecable sublime música de John Williams que por si misma resulta magia, hasta la audacia de poner una gigantesca luna de fondo de dudosas dimensiones; no queda duda que esto es cosa de genios.

Todavía en un acto de soberbia el mismo truco es utilizado otra vez en una persecución que ni varias escenas de Michael Bay con todo y explosiones puede superar.

Espero que hayan disfrutado esta primera, de la que esperamos sea toda una saga de secuencias de cine.

Continuará…

Steven Spielberg: ‘Reto a muerte’, el monstruo de la carretera


spielberg-reto-muerte

Luego del inesperado exito que Spielberg tuvo al dirigir varios capitulos de la famosa serie Night Gallery, los productores de Universal Studios le ofrecieron al por aquel entonces desconocido muchacho, quien ya rondaba los 25 años, dirigir lo que sería su primer largometraje, aunque fuese para la televisión. El reto era trasladar la pequeña historia escrita por Richard Matheson, titulada Duel, que en México fue absurdamente traducida como Reto a muerte, en la cual un incauto conductor, quien vieja solitario por la carretera por un negocio en particular, es atormentado por un temible camión-cisterna, que al parecer es manejado por el mismisimo diablo.

Pese a que la filmación duro apenas trece días, tres mas de lo habitual para un telefilme, los productores ejecutivos de Universal, al ver el potencial del producto que Spielberg elaboro para la televisión, decidieron otorgarle otros días extras para que filmase nuevas escenas y poder estrenar la pelicula en salas comerciales, empezando por festivales. La duración por consiguiente de la pelicula termino en poco mas de 90 minutos, a diferencia de la primera versión, que rondaba los 74 minutos. El presupuesto con el que Spielberg conto fue en realidad muy bajo, pues era un producto destinado al público televisivo. Pese a esta restricción monetaria, Spielberg supo armar a la perfección el relato de Matheson, que por cierto esta basado en hechos reales, y lo abordo de una manera muy audaz y singular, por llamarle de algun modo.

reto-muerte-el-monstruo

La pelicula comienza con la perspectiva no de un conductor, sino mas bien de un automovil en general, algo interesante puesto que marcara la tendencia del resto de la historia. Finalmente vemos a nuestro protagonista, un hombre de edad media, llamado David Mann, interpretado estupendamente por Dennis Weaver, el cual recorre la carretera en el fin del mundo para llegar a un lugar en especifico, pues debe efectuar un negocio. Conduce un Plymouth Valiant de color rojo y escucha la radio mientras se dirige a su destino, al parecer nada esta fuera de lo normal y todo transcurre con normalidad, salvo, claro esta, por el imponente camión Peterbilt 281 que se interpone en su camino.

La narrativa que Spielberg aborda es muy ingeniosa y esta repleta de suspenso, no por algo Hitchcock fue pilar en el desarrollo de Spielberg, motivo por el cual hace tan agradable una historia que podía haberse contado en menos de quince minutos. Si bien técnicamente queda mucho a deber, en referencia a la fotografía de Jack A. Marta, el diseño sonoro y la propia edición ayudan de sobremanera a un producto que parecía del montón y que pudo haber caido en el olvido de no ser por el manejo de los tiempos tan precisos que hace Spielberg para dejarnos al filo de nuestros asientos. Y es que el sufrimiento y la travesía que realiza nuestro portagonista es compartida por el simple hecho de que es un indivuo normal, como cualquiera de nosotros. No es un heroe ni mucho menos.

reto-muerte

Mann es un padre de familia que busca terminar un negocio para poder regresar al lado de su esposa e hijos, motivo por el cual, pienso, decide hacerle frente al monstruoso camión habiendo podido simplemente dar la vuelta y huir. Spielberg sabe lo que cuenta y eso se nota en cada momento, desde la lucha psicológica que mantiene nuestro protagonista hasta el terror que infunde el colosal vehículo asesino. El hecho de no mostrar al conductor del camión es un acierto tremendo, pues le da mas coherencia y significado a que el vehiculo parezca un ente indestrucitble y demoníaco que solo esta ahí para atormentarlo y no dejarlo llegar a su destino. La carretera misma es un metafora que puede ser interpretada por el camino de la vida, si se quiere ver de ese modo, y el camión como los retos que tendremos enfrente. Para llegar a casa solo hay una opción: enfrentar el reto, aunque morir parezca el desenlace mas pertinente.

Algo que me llamo curiosamente la atención durante el visionado de la pelicula fue el poco y nulo uso de dialogos, algo que tampoco era necesario, pues la frenetica edición no da lugar a un respiro en si. El hecho de solo tener a un personaje le permite a Spielberg jugar con él, en el buen sentido. Pues al no tener compañeros ni gente a su alrededor, nuestro protagonista recurre a su mente para aclarar sus pensamientos y plantear los actos futuros, él sabe que esta solo en el infierno mismo, y si quiere salir de ahi, lo tendra que hacer sin ayuda alguna. Pese a que Reto a muerte podría considerarse una pelicula de baja técnica, debo reconocer que contiene momentos espectaculares que son orquestados por la mano del propio Spielberg, como la magistral secuencia de la caseta telefonica, el cruze del tren (aterrador) y el final mismo donde solo podra haber un vencedor. Si bien Spielberg muestra grandes dotes de realizador, al ser su primer trabajo «serio», igualmente deja dudas al no saber manejar o concluir ciertas secuencias.

steven-spielberg-reto-muerte

Una de ellas es la inexistente familia de Mann, al cual es irrelevante en presencia fisica, pues verdaderamente no influyen en nada. Lo mismo que la batalla final entre Mann y el demonio, la cual tiene un climax tremendo pero que en el ultimo acto carece de un toque maestro que se pedia a gritos. Sin embargo son pocos los traspies y muchos los logros y conclusiones que se pueden sacar del primer trabajo en cine de Spielberg, un debut mas que sobresaliente y que muchos cineastas quisieran haber tenido. El siguiente trabajo de Spielberg es considerado como su primer pelicula «formal», la cual no dejo indiferente a nadie, y de la cual hablaremos en los proximos días.